Aumenta la insurgencia popular pacífica en Cuba

Respuesta a parte del discurso de Raúl Castro en la Asamblea Nacional del Poder Popular el 7 de julio pasado

Penamiento. Foto: Juan Suarez
Penamiento. Foto: Juan Suarez

Por Pedro Campos

HAVANA TIMES — Presidente, efectivamente,  todas esas manifestaciones en su último discurso ante el parlamento cubano están presentes y en aumento. Los partidarios del Socialismo Participativo y Democrático lo hemos venido señalando en distintos artículos hace varios años; pero para nosotros, no tienen la connotación que Ud. les otorga, se deben a otras causas y, desde luego, demandan otras soluciones diferentes a más orden, disciplina y exigencia.

Para usted la causa de todo eso es la “nobleza de la revolución”, la ausencia de mano dura, de más represión; no el desastre económico, político, social y moral que nos ha traído más de medio siglo de capitalismo monopolista de estado, arropado de socialismo, de “dictadura del proletariado”, de  gobierno unipersonal y unipartidista concentrador de la propiedad y las decisiones, donde el único derecho de los ciudadanos ha sido el de “trabajar en agradecimiento y fidelidad para complacer a quiénes le dieron todo y  liberaron a Cuba de la satrapía batistiana y la explotación imperialista”.

No se percatan de que están jugando con fuego, o lo atizan deliberadamente. Prefiero creer que el Presidente es de los que no se percatan, aunque a los efectos prácticos da igual.

Su gobierno-partido-estado, según lo que se desprende de sus propias palabras, enfrenta una oleada creciente de desobediencia pública, de un aumento de la insurgencia pacífica del pueblo, de una variada forma de resistencia no violenta, como resultado de su insatisfacción generalizada con las políticas económicas, sociales y cívicas de su estado corrupto y corruptor.

Pero no. Ustedes ven allí al pueblo maldito, malagradecido, mal educado, marginal, soquete  que no ha sabido aquilatar los sacrificios que han hecho Ustedes por su felicidad y lo culpan de las consecuencias de los errores por Uds., cometidos y, arriba, lo amenazan desde el poder absoluto: O aceptan nuestro orden o les reprimimos.

¡Qué falta de consideración y de respeto con el pueblo que les dio su apoyo incondicional! ¡Qué equivocados están! Los gobernantes no están para juzgar al pueblo. Es al revés.

Siempre tendrá que haber un orden, pero el que consensuemos entre todos, de forma democrática. No el impuesto, no el del cuartel sobre la República.

Confirma Ud., sin quererlo tal vez,  algo que ya hemos planteado: la buro-burguesía político-militar-empresarial que administra para sí el poder económico y político en Cuba se enfrenta no solo a sus asalariados que explota inmisericordemente, sino también a todas las otras capas y clases de la sociedad cubana, a todo el pueblo cubano.

Repasemos algo de lo expresado en ese discurso y lo que hemos expuesto nosotros.

Para Ud. la gente roba al estado. Para nosotros es el estado cubano el que se ha estado apropiando del sudor de sus asalariados, del de los campesinos, del de los trabajadores por cuenta propia, del de los profesionales, intelectuales y artistas, etc. a través de menguados salarios, abusivos impuestos y la doble moneda, no obstante las gratuidades elementales mínimas actuales. Y los que producen la riqueza simplemente aplican la ley de “justa compensación”: se apropian de parte de lo que Uds. les sustraen injustamente.

Donde Ud. ve construcciones ilegales de vivienda, nosotros apreciamos autogestión del pueblo para tratar de darse un techo, ante la ausencia de una política oficial efectiva que  facilite y genere la cantidad de viviendas necesarias.

Bodega.  Foto: Juan Suarez
Bodega. Foto: Juan Suarez

Cuando Ud. mencionan el hurto y sacrificio ilegal de ganado, nosotros pensamos en todas las regulaciones y leyes estatales que han inhibido la producción de carne y leche, en la disminución de la masa ganadera a consecuencia del monopolio estatal de la venta de carne y, sobre todo, en las necesidades insatisfechas de la población que hoy duplica la del 59, pero con la mitad de cabezas de ganado de entonces.

Lo que califica Ud. de vandalismo contra los espacios públicos, la telefonía, el tendido eléctrico y telefónico, las alcantarillas, las señales del tránsito y las defensas metálicas de las carreteras, para nosotros son muestras de desasosiego, de  “sálvense quien pueda”, de incertidumbre, de precariedad de la vida, de decepción, de abandono, del propio caos creado por Uds., en fin evidencias -en distinto grado y nivel-  del descontento y la rebeldía que late en las venas del pueblo, ante la indefensión y  la ausencia de posibilidades legales y democráticas de luchar por  sus derechos.

¿Se olvidan que el movimiento 26 de Julio también saboteaba la electricidad y el acueducto en la época de Batista, por cierto con acciones más violentas y destructivas?

Lo que para Ud. es evasión del pago del transporte y apedreamiento de ómnibus y trenes, es para nosotros un preludio del extremo a que pudiera llegar la reacción popular masiva cuando su impaciencia desborde los límites humanos permisibles de la desesperación ante la impotencia de no poder satisfacer sus necesidades básicas, en este caso  el transporte, cuya solución su gobierno no ha sido capaz de encontrar y no por falta de sugerencias.

Para Ud. la escuela y la familia no están jugando el papel que deben. Pero ¿de quiénes son las escuelas, quiénes han sido los ministros de educación, quiénes han impuestos sistemas educacionales que olvidaron los buenos modales, los derechos humanos y civiles, rechazaron la moral, la éticas y la democracia por  “burguesas”  y priorizaron la exaltación de los métodos violentos de lucha para conseguir sus propósitos?

¿Qué, sino las políticas estatales que generaron el odio a los que se iban; las “internacionalistas” que separaron familias por años;  la creación de contingentes para trabajar en otras provincias por largo tiempo; la destrucción de los patrimonios familiares; el maniqueísmo divisor entre revolucionarios y contrarrevolucionarios; las exclusiones  por razones políticas, de raza,  preferencia sexual o religiosa,  incluido el uso de la violencia contra opositores pacíficos y homosexuales, practicadas con mayor o menor intensidad en distintos momentos y otras, son las responsables de la división y el desastre en que se encuentran los lazos de la familia cubana?

Respuestas similares podríamos dar a cada una de las acusaciones que lanza contra el pueblo. De todas, los únicos responsables son Uds., la llamada dirección histórica,  a la que el pueblo se confió, sin reservas y, en nombre del “socialismo” ha hecho trizas el país.

No es que defendamos la chapucería, la chabacanería, las malas costumbres y conductas, es que todas son hijas naturales de tantas prohibiciones, regulaciones, exclusiones e imposiciones a las que el pueblo cubano ha sido sometido. ¿La gente nació así, hace esas cosas porque genéticamente son malas? ¿O ya olvidaron una de las máximas de Marx: el hombre piensa según vive?  La miseria engendra miserables. El odio, odiosos y la violencia, violentos.

No saben acaso que la gran mayoría del pueblo que critican, nació después de la llegada de Uds. al poder. ¿No sirve ese pueblo, criado bajo su tutela? ¿O son Uds. los que no sirven al pueblo y el pueblo está demandando otro gobierno, otro modelo? Piensen.

Si hubiéramos callado, si no hubiéramos señalado estos problemas antes de que llegaran a su estado actual, analizado sus causas y propuesto soluciones, lo cual venimos haciendo -desde dentro- hace muchos años, pero con examen y sugerencias socialistas más concretas a partir del IV Congreso del PCC en 1991, no tendríamos moral para hablarle así de frente.

Pero lo peor que vemos en este discurso es la persistencia en pretender resolver estos problemas desde la imposición del orden, la disciplina y la exigencia y del llamado deliberado a un aumento de la represión contra ese pueblo humilde que busca sobrevivir como puede, partiendo de que lo que ha habido es flojera por parte de la “revolución” que Uds. siguen, equívocamente, identificando con los que han creado todo el desastre actual.

Camino a la lucha.
Camino a la lucha. Foto: Juan Suarez

Muchas veces se ha planteado desde distintas posiciones en la amplia Izquierda Socialista y Democrática, que Uds. se empeñan en desconocer: de lo que se trata es de cambiar el absurdo sistema estatalista burocrático; democratizar el sistema político; liberar la economía,  el comercio interno y externo de todas las trabas y monopolios estatales; socializar la propiedad a través de la auto y la cogestión de las empresas, promover el desarrollo amplio del cooperativismo; dar verdaderas posibilidades al trabajo por cuenta propia, a la pequeña y mediana empresa; liberar al campesino de todas las regulaciones abusivas; aprobar una nueva ley de impuestos estimulante de la producción; eliminar la doble moneda y otras que haría innecesariamente extenso el artículo, expuestos en nuestros programas y artículos.

Pudiera callar, dejarlos  y no advertir que están en el camino equivocado,  ese  bárbaro que conduce a un inevitable enfrentamiento de incalculables consecuencias contra la mayoría del pueblo. Pero por principio me niego a toda violencia y aspiro a que los graves problemas que aquejan a la nación cubana, se resuelvan pacífica y democráticamente.

Es inocultable que algunos en esa “dirección histórica” parecen dispuestos a correr todos esos riesgos, incluida una eventual intervención extranjera aprovechándose de una descabellada  represión masiva, antes que reconocer el fracaso  de su “modelo” estatalista centralizado y entregar el poder al pueblo y a los trabajadores.

Tales preferirían provocar una agresión externa, para que quede ante la historia, “que fue el imperialismo quien impidió el triunfo definitivo de su revolución socialista” y no sus propias limitaciones. ¿Habrá algo más anexionista? ¿Se prestaría a tamaña barbaridad toda la alta oficialidad de las FAR?

Me recuerdan a los españoles cuando las guerras de independencia: prefirieron rendirse ante EEUU, y no ante el pueblo cubano que los había derrotado en la manigua.

Pero ya, a esos extremistas pocos les creen sus cuentos. Y la historia ya se está encargando de demostrar lo evidente: ni les interesa el socialismo, ni el pueblo, solo sus caprichos y por sus caprichos no vamos a morir más cubanos.

Ustedes mismos tendrán que reconocer su incapacidad y abrir nuevos espacios hacia la democratización y la socialización de la política y la economía, ante la continuación de la resistencia popular pacífica por diferentes vías; pues contrario a sus deseos, el grueso de las Fuerzas Armadas y el MININT, que son parte y carne del pueblo sufrido, no se va a prestar al jueguito macabro, traidor y retroactivo de reprimir al pueblo masivamente.

Gracias Presidente, por sus esclarecedoras  palabras y me disculpa por la personalización; pero es su discurso.

Socialismo por la vida.
—–
Pedro Campós: [email protected]


52 thoughts on “Aumenta la insurgencia popular pacífica en Cuba

  • el 31 julio, 2013 a las 5:41 am
    Permalink

    Cojonudo, directo, sincero, honesto y revolucionario, pero sera reci bidoi con el habitual desprecio y arrogancia de deunos de la patria que los goberantes han cultivado mejor que la peor burguesia antinacional del mundo. Pero se les poniendo la cana a tres trozos

  • el 31 julio, 2013 a las 3:04 am
    Permalink

    Jorgealejandro:

    Ante todo, gracias por los buenos deseos, los cuales reciproco con total sinceridad. Entiendo el sentir de muchos que han partido, como también espero que ellos asimilen los sentimientos de los que se quedaron, y que eventualmente todos podamos caber en un mismo ámbito geográfico, que rebase distancias políticas e ideológicas. Ya sé que es una utopía, pero ¿qué sería del bicho humano sin la capacidad de imaginar? Como no quiero extender en demasía este intercambio, sólo me limito a citar acá un vínculo a un comentario que viene muy al tema que hemos discutido, y que adquiere especial resonancia por el hecho de haber sido redactado en Miami. Me parece muy equilibrado. Recomiendo encarecidamente su lectura.

    http://www.cubaencuentro.com/opinion/articulos/un-puente-demasiado-distante-288387

  • el 30 julio, 2013 a las 7:40 pm
    Permalink

    Muy bueno…la razón en todo…y me permito citar, el pensamiento de un cubano, que acaba de morir, pero que con el humor, retrató ese fracaso perenne…

    “Cuba es un país que ya no existe, aunque yo nací allí”.

    Guillermo Álvarez Guedes (1928-2013)

  • el 30 julio, 2013 a las 6:08 pm
    Permalink

    eduardo:
    Aquí no hay nada de curriculum, porque, para empezar, el primero que trato a los que se iban, no como refugiados políticos, sino como a la peor basura del mundo,. fue tu gobierno ¿O en Cuba ya nadie tiene memoria? “No los quermos, no los necesitamos”. Vamos a refrescar un poco la memoria: ¿A quienes se estigmatizó de traidores y cuanto insulto hubo porque se querían ir del país? ¿A quiénes se prometió públicamente que jamás volverían? ¿A quiénes se hizo víctimas de cuanta bajeza es capaz de idear una tiranía ¡Si todavía en el 80 seguían dándose palizas y actos de repudio en los que se cometieron impunemente delitos que están contemplados en el código penal, al que quería irse el país! ¿Se les dio trato de emigrantes”? ¿Qué país trata así a sus emigrantes ?. ¿O no te acuerdas? Lo cierto es que siguen sin querernos en el fondo, pero ahora ¡Vaya si nos necesitan!.

    Yo me considero un exilado político. ¿Por qué? Porque yo no me fui fundamentalmente por motivos económicos, sino porque considero que tu gobierno ha convertido a Cuba en un lufgar donde yo no quise, ni que creciera mi hijo, ni que nacieran mis nietos; si fuera poco porque el gobierno cubano me ha tratado como un exilado, quiera serlo yo o no quiera. empezando por todos los calificativos y todas las represalias que tomaba y toma todavía en contra de los que nos vamos, o decidimos no volver.

    1- Me obligó a salir bajo la figura de “salida definitiva”
    2- Me privo de mi derecho a seguir trabajando.
    3- Me confiscó mis bienes: vasos , platos, cubiertos, toallas y sábanas incluídas.
    4- Me obligó, a pedir un permiso de salida (llámese tarjeta blanca o pasaporte habilitado) para abandonar Cuba; y me pedía una visa para entrar a mi país.
    5- Me privó de mis derechos ciudadanos, aún violando la constitución.
    6- Me obligó a pagar por tener un familiar de visita en mi casa, so pena de que no podía entrar de nuevo a Cuba; como si de esclavos alquilados se tratase
    7- Aún adquiriendo yo la ciudadaní a nortemericana que poseo, el gobierno cubano viola su propia constitución para robarme el precio abusivo que pide por un pasaporte cubano, sin el cual no puedo entrar a Cuba, a pesar de que la Constitución, en su artículo 32, no reconoce la doble ciudadanía, y estipula que, la condición de ciudadano cubano se pierde automáticamente al adquirir cualquier otra ciudadan
    8- Puede negarme la entrada al país por el motivo que le dé la gana, sea legal o no
    9- No tengo derecho a invertir en mi país, pero los extranjeros sí, incluso a la compra de tierras cubanas a perpetuidad
    10- No tenía derecho al voto
    11- Cuando era ciudadano cubano,en el caso de que me diera un ataque allá, tenía que costear los gastos médicos; no tenía salud gratuita, como dice la Constitución que es derecho de todos los ciudadanos cubanos.

    Entonces, digan lo que digan ¿Qué soy? Ahora, si lo que quieren es cambiar el discurso, porque su política ruinosa ha convertido a Cuba en un ripio; y quieren ahora chulear a los que llamaron traidores, apátridas, gusanos, escoria, lacayos del imperioo, mercenarios, blablabla, para poder seguir administrando el desastre,. ¡Qué se jodan! Yo soy un exiliado, conmigo no cuenten. Cuando ha ido a Cuba es por motivos estrictamente familiares, de otra forma, no me aparezco a buscar nada. Y, si tengo que ser completamente sincero, siento temor cada vez que voy a Cuba; y me aterra la posibilidad de que no pueda salir, porque, suponiendo que ocurra algo que me haga tener que vivir de nuevo allí, tal y como está ahora, o me meten preso antes de 24 horas, o me cuelgo de la primera guásima que vea.

  • el 30 julio, 2013 a las 3:06 pm
    Permalink

    …te agradezco tu tiempo por ilustrarme sobre esos asuntos migratorios pero ahora tengo otra duda…que es eso de refugiado???…que se necesita para ser refugiado???…cuales son las consideraciones para ser declarado refugiado???….mi idea era de que un refugiado es el que huye de algun lugar porque su vida corre peligro ,es perseguido o cualquier otra cuestion humanitaria y es recibido por otro pais mientras no cambien las condiciones o peligros que lo hicieron pedir refugio…no es probable que un refugiado viaje al lugar de donde salio a no ser que las cuestiones que lo hicieron salir hayan cambiado…segun parece tu no eres de esos refugiados y nunca tuviste ningun problema en cuba pues,a pesar de todos los problemas y gastos exagerados,viajas sin temor a la isla…al parecer esa es la tendencia mas comun entre los cubanos….llegan a los usa como “refugiados” y reciben todas esas facilidades que tu mencionas y al poco tiempo viajan como turistas a la isla…el problema es que es se ve mejor en el curriculum refugiado politico que migrante economico y el tratamiento seria distinto….que tu crees???

  • el 29 julio, 2013 a las 9:35 pm
    Permalink

    Eduardo:

    T e lo voy a poner masticadito para que te enteres:

    1- Si llegas por reclamación familiar, no tienen ningún tipo de ayuda, pues se supone que quien te reclama tiene que asumir las responsabilidad económica. (Por eso se pide Affidavit of Support) Si entras por el Sorteo Internacional de Visas, que se hace cada año; y por el que ya entras con status de residente, tampoco. Los cubanos están incluidos en este sorteo, pero también un montón de países; y otros países no son aceptados (China y México, por ejemplo)

    2- Todo el que llega con status de refugiado, tiene ayuda del gobierno, sea cubano, o sea de otro país. la ayuda principal, es la de la tarjeta de alimentos, una suma de dinero, y una tarjeta de Medicaid por un año. las cantidades en concepto de alimentos y de dinero varían según el caso,( las mujers embarazadas, las madres solteras y las familias con niños tienen otras ayudas adicionales) pero cuando empicesa a trabajar y a ganar a partir de una cantidad, se te retira la ayuda (Comida y dinero), así lleves solo una semana recibiéndola. Estas ayudas no te las da la condición de cubano, sino la condición de REFUGIADO, y las recibe al gente que entra en esta calsificación, sea de cualquier país que sea.

    3-Recibes la autorización para trabajar y la tarjeta del Social Security, si tienes el status de refugiado-repito- seas de la nación que seas. Por cierto, el premiso de trabajo se demora mucho más de un mes.

    3- El verdadero privilegio de los cubanos es, si entras ilegal, estar un año bajo “parole” hasta que apliques para la residencia Por supuesto que estás sujeto a que te la invaliden; y no puedas hacer ni el trámite, si cometes delitos, por ejemplo conducir borracho; si eres divorciado, no pagar la pensión alimenticia de tu hijo, y otros más graves: Droga, crímenes, etc.. En este caso, cubano o no, tienes la orden de deportación asegurada (Hay un número no despreciable de cubanos en este caso), el problema es que tu gobierno no los quiere de vuelta. No sé si con estos cambios de ahora los reciba., pero tienes definitivamente cerrada la puerta a la residencia ; y, por supuesto, más cerrada aún a la ciudadanía.

    Voy ahora a las desventajas:

    1- Tengo que pagar el pasaporte más caro de las américas (Renovarlo me cuesta $200 cada dos años: y si se vence el permiso de entrada, $430) Una estafa en toda regla, por las razones que siguen:

    2- Somos los únicos ciudadanos en el hemisferio occidental que necesitan un permiso para ir a su patria: La “habilitación” del pasaporte, no es más que un eufemismo para encubrir una visa bochornosa, que-repito- solo los cubanos en todo este hemnisferio tenemos que obtener para visitar la tierra donde nacimos. Muchos tienen vetada la entrada a Cuba (aunque no sean terroristas , ni hayan cometido delitos de sangre); y en ocasiones, a más de uno que ha llegado lo han vuelto a montar en el avión de regrteso (Y sin una explicación coherente)

    3-Pero el cinismo y el descaro de tu gobierno llega a tal punto, que, en franca violación del artículo 32 de la Constitución, y para expoliarnos miserablemente, si nos hacemos ciudadanos de otro país, tenemos que viajar a Cuba con pasaporte cubano, a pesar de que, según su propia Constitución, dejamos de ser ciudadanos cubanos al adquirir la ciudadanía de otro país, ya que el articulo 32 estipula que no se reconoce la doble ciudadanía. Pero bueno, a nadie que haya vivido en Cuba le extraña: Tu gobierno no se ha caracterizado, precisamente por seguir al pie de la letra sus propias leyes; y no sigo poniendo ejemplos para no salirme del tema.

    4- El pasaporte cubano en el extranjero es unaa desgracia: como tu gobierno, por mantener bien cerrada la jaula, no hizo nunca convenios con nadie, tenemos que pedir visa para ir a más de medio mundo; y con la fama de “quedado”, que tiene el cubano, es muy fácil que se te haga difícil la obtención de una visa para visitar cualquier país.

    5- El precio de los pasajes a Cuba es un atraco: yo he pagado hasta $630 por un vuelo de 45 minutos (Menos que de La habana a Santiago de Cuba). Hay veces en que más barato cuesta ir a España, que ir a Cuba; y definitaivamente más caro que ir de Miami a New York (2 horas de vuelo), o a San Francisco (5 horas)

    6- El precio de una llamada telefónica es otro robo a mano armada. Más barato me sale llamar a Islas canarias, que a Cuba.

    7- Somos los que más altos precios pagamos por mandar una libra de lo que sea para ayudar a nuestras familias. Cuando más barato la pagamos a $8 la comida- medicinas. y entre $10 y $15 lo demás.

    8- Cuando llegamos a Cuba de visita, la aduana se da banquete con nosotros, y estamos sujetos a requisitos que ningún extranjero tiene que pasar. Incluso tenemos, a tal fin, una terminal para nosotros solos, que es diferente a la terminal donde entran los vuelos internacionales.

    Espero que estas explicaciones te hayan servido de ayuda, aunque yo sé que “no hay peor ciego que el que no quiere ver”, pero todo esto es perfectamente verificable. Como ves, no todo es felicidad y alegría, como mucha gente cree.

  • el 29 julio, 2013 a las 5:28 pm
    Permalink

    …tienes razon ,yo no se nada de esos privilegios especiales….lo unico que he oido decir es que solo tienes que llegar a territorio americano por cualquier via…avion,balsa,lancha de traficante,cruzando la frontera de mexico,etc,etc…decir que eres cubano y en unas pocas horas tienes permiso de estancia y ya estas en la calle con una ayuda economica por ,eso si no estoy seguro,x cantidad de meses…en poco menos de un mes ya tienes un permiso oficial para trabajar y en un año permiso de residencia y todos los beneficios adicionales que eso conlleva…eso es lo que me han dicho y si esos no son privilegios especiales no se de que otra forma llamarle…

  • el 29 julio, 2013 a las 3:41 pm
    Permalink

    Eduardo:

    Por favor, que muchos aquí hemos conocido ya algo de mundos: Cubanos hay hasta en Haití. Al cubano, esté donde esté, si trabaja y se abre camino, le va mejor que en Cuba. Y creo que eso está más que demostrado. Vive , según lo que haga, al mismo nivel que el que haga lo mismo en cualquier país. Ejemplos son los que se sobran. Yo vivo en USA igualito que la persona que tiene mi misma profesión, porque da la casualidad que yo hago aquí exactamente lo mismo que hacía en Cuba. Las diferencias, claro está, son los años de trabajo, tu superación, etc lo cual quiere decir que hay colegas que ganan lo mismo, que ganan más, y que ganan menos que yo. Las oportunidades no te las da el ser cubano, te las da el sistema, te las da el gobierno, te las da el país. Y por favor, infórmate mejor sobre esos “privilegios especiales , ayudas y permisos”, que me parece que de eso sabes bien poco. Y de paso, empápate también de todas las limitaciones y las arbitrariedades que sufrimos por culpa de tu gobierno, que esas sí que somos, nosotros los cubanos, los únicos que las tenemos en este hemisferio..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *