Yoani Sánchez sobre la campaña de difamación en Cuba

Por Circles Robinson

Cualquiera que critique las políticas del Gobierno cubano o sus líderes es considerado un vendido bajo las órdenes de Estados Unidos. Esta caricatura es de Cubadebate, del 17-1-2021

HAVANA TIMES – El Gobierno cubano está inmerso en una interminable campaña de desprestigio contra cualquiera que se atreva a criticar sus políticas o líderes. La psicología detrás de la estrategia sigue el adagio: si se repite las veces suficientes, la información falsa puede ser percibida como cierta, incluso aunque las fuentes no sean creíbles.

Cuba -no solo el Gobierno-, necesita mitigar de manera creativa y concienzuda la asfixiante crisis nacional. El covid-19 y la gran escasez de alimentos básicos y otros elementos esenciales son la comidilla de los tiempos.

No obstante, el gobernante Partido Comunista prefiere las reuniones de repudio (odio), las detenciones arbitrarias y el asedio domiciliario de artistas, periodistas y otros críticos. Asimismo, usa la calumnia implacable en los medios de prensa, todos controlados por el monopolio estatal.

Tener un enemigo al que culpar, ya sea externo o interno, es de suma importancia para desviar la atención de las políticas fracasadas.

Además de Granma, el órgano oficial del Partido Comunista, el Gobierno de Castro y Díaz-Canel tiene un sitio web llamado Cubadebate.

Este fue fundado en 2003, y es una versión en línea más moderna de Granma, que es el principal periódico impreso de la Isla. Cubadebate agrupa a periodistas pagados por el Gobierno y evita en sus reportajes las opiniones contrarias o noticias no halagadoras.

El programa nocturno de la televisión cubana, la Mesa Redonda, creado por Fidel Castro en 1999, es la principal fuente de información y opinión utilizada por Cubadebate. Este programa invita a funcionarios, reporteros, “expertos” y columnistas que comparten la misma opinión sobre un tema determinado.

Al igual que Cubadebate y Granma, esta emisión televisiva teme cualquier opinión divergente y el debate real es tajantemente prohibido. La difamación de cualquiera que difiera públicamente de una política del Gobierno o critique a los líderes es uno de los favoritos.

Yoani Sánchez ha sido una crítica creíble de la política gubernamental cubana desde 2007, cuando ingresó a la blogosfera. Hoy mantiene su columna Generación X y también es directora del sitio web 14ymedio. En los últimos años, con la ayuda del colectivo Traduciendo a Cuba, el diario asentado en La Habana también cuenta con una sección en inglés con una selección de sus artículos.

Cuando comenzó a bloguear, los medios de prensa del Partido describieron a Sánchez como el enemigo público número uno de Cuba. Sin embargo, su fama internacional hizo que arrestarla y sentenciarla implicaba un gran riesgo para el Gobierno. No se atrevieron.

Hoy en día muchos más cubanos expresan sus opiniones, gracias a los medios independientes online y a las redes sociales. El “Departamento Ideológico” del Partido tiene muchos más enemigos públicos para atacar, pero a menudo incluyen a Sánchez en sus calumnias. Lo importante en todos sus ataques es desviar la atención de un debate real sobre cualquier tema o política.

14ymedio inició sus reportes online en 2014 y es conocido por sus trabajos fiables. De vez en cuando reproducimos algunos de sus artículos para nuestros lectores de Havana Times. Hoy les traemos la columna más reciente de Yoani Sánchez.

El pésimo culebrón de la calumnia

Por Yoani Sánchez (14ymedio)

La lista de artistas, activistas y periodistas independientes señalados el pasado miércoles en el noticiero principal de la Televisión Nacional. (Captura)

La pantalla era en blanco y negro, el televisor de factura rusa y la niña que miraba las imágenes apenas tenía diez años. El locutor hilaba improperios contra un opositor cubano, mientras en la escena se juntaban también un águila en postura amenazante, las siglas CIA y una multitud de puño levantado. Más de 30 años después, aquella niña -ya adulta- sería uno de los protagonistas de otra emisión de tan burdo programa.

Como en una serie interminable y de pésima factura, la televisión nacional ha difundido en las últimas semanas nuevos capítulos de difamación contra activistas y disidentes. La historia de estas emisiones de fusilamiento de la reputación se trenza con los propios orígenes del sistema político imperante en esta Isla, acostumbrado a vilipendiar a sus críticos sin ofrecerles derecho a réplica.

Aunque estos libelos contra opositores forman parte del genoma del castrismo y apenas han variado en sus trucos e improperios, la audiencia se ha transformado bastante en estas tres últimas décadas. De un público cautivo “obligado a creerse todo lo que decían los medios oficiales” hemos pasado a un país donde crece el número de personas que apenas ven la parrilla televisiva nacional y prefieren consumir contenido a la carta.

La manera en que estas campañas de difamación se recibían a nivel internacional también es diferente. La repetida fórmula del victimismo de un régimen que siempre culpa a supuestas fuerzas extranjeras de la existencia de voces críticas en el país ya no convence y genera más indignación que adhesión. A eso se suma que estos ataques contra los disidentes nutren las denuncias en los organismos globales y provocan campañas de solidaridad hacia las víctimas.

Pero quizás los efectos más negativos para el oficialismo son los que se generan en la propia población cubana tras la emisión de estas cápsulas de odio destinadas a satanizar a individuos y grupos. Las reacciones, incluso las que están más en sintonía con la versión de la Plaza de la Revolución, pueden ser absolutamente contraproducentes para el objetivo que busca el poder.

“Si hacen todo eso que dice la televisión lo que tienen que hacer es encarcelarlos”, vociferaba un jubilado de ropa raída a la mañana siguiente en que más de una decena de rostros aparecieron en el Noticiero Estelar como una cartografía de los nuevos enemigos de la patria. Una mujer cercana al pensionado le respondió en voz más baja: “Ah, eso de la televisión es espectáculo nada más, para entretener” y una risa cundió en la cola para el pollo congelado.

Para los más recalcitrantes militantes del Partido Comunista resulta inconcebible que esos presuntos “agentes de una potencia extranjera” caminen por las calles, transmitan sus ideas a través de las redes sociales y hasta trabajen en redacciones periodísticas independientes dentro de la Isla. Así, la reiteración de estas campañas de difamación está extendiendo la idea de que el poder está débil y solo le queda el insulto y “los programitas de televisión”, al decir popular.

También hay otros resultados inesperados, como la convicción de que en la medida en que la crisis económica se hace más profunda la propaganda política se hace más agresiva y estentórea. Muchos recuerdan los durísimos años del Período Especial, cuando las tiendas se vaciaron y las calles se llenaron de vallas encendidas de ideología. “Esto es para tapar que no hay ni arroz”, sentenciaba una joven tras escuchar los primeros segundos de la diatriba televisiva del pasado miércoles y justo antes de apagar el aparato.

Ni qué decir de la publicidad gratuita que traen estos programas de los rostros y fenómenos vilipendiados. Varios de los difamados han contado de muestras de apoyo popular tras ser acusados en el noticiero, mensajes de solidaridad y hasta el emotivo gesto de ser invitados por algún desconocido a compartir espacio en una cola para alcanzar un producto, una verdadera muestra de amistad y altruismo en estos tiempos de escasez.

Entonces, si la audiencia ya no se traga pasivamente estas “papillas” difamatorias, la imagen del Gobierno se devalúa mundialmente cada vez que las difunde y las reacciones populares van de la indiferencia a la empatía con los atacados, vale preguntarse por qué el régimen cubano sigue apelando a tales fórmulas. Qué razón impulsa al Partido Comunista a apostar por unos métodos de resultados escasos o, incluso, contraproducentes.

La respuesta es sencilla: los ideólogos del castrismo no saben hacer otra cosa. Su manera de actuar y de manejar la propaganda sigue siendo la misma que utilizaron ampliamente hace medio siglo. Quienes deciden, por allá arriba, cómo tratar a los críticos siguen pensando en las fórmulas que les dieron algunos réditos hace décadas. La niña frente al televisor creció y amplió sus horizontes, pero el sistema está fosilizado.

Lea más desde Cuba aquí en Havana Times.



3 thoughts on “Yoani Sánchez sobre la campaña de difamación en Cuba

  • el 29 enero, 2021 a las 3:54 pm
    Permalink

    Gracias Jenny por pasar el tiempo para encontrar el único articulo que le guste.

  • el 29 enero, 2021 a las 2:52 pm
    Permalink

    por fin el senor Circles Robinson se digno a publicar un articulo que diga la verdad sobre cuba, lo demas han sido todas tergiversaciones de la realidad cubana.

    bravo por hoy !

  • el 19 enero, 2021 a las 10:51 pm
    Permalink

    Bravo, Mr. Robinson, muy buen post. Lo peor de todo es el estado de absoluta indefensión del ciudadano ante los sesinatos de reputación y las campañas de difamación realizadas en su contra por el gobierno, que sabe que puede actuar con impunidad absoluta. El ciudadano cubano no tiene ante quien recurrir ni como defenderse a través de la ley, ya que en Cuba no hay un estado de derecho ni una separación de poderes que garantice que a cada cual se le haga justicia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *