Por Aurelio Pedroso (Progreso Semanal)

HAVANA TIMES – “Usted verá”, como decía el borracho del cuento. En cualquier momento nos sale por todos los medios habidos y por haber el “Yo sí pongo mi brazo”. O algo por el estilo de cara a la próxima vacunación contra la Covid-19 y ante la campañita puesta en marcha para no hacerlo.

Ya la tv local tuvo que abordarlo con pelos y señales de que ha comenzado a fomentarse el interés por no recibir la vacuna Soberana 02 o cualesquiera de sus otras variantes.

Nada raro en estos tiempos de viral campaña mediática en las redes sociales donde concurren toda una suerte de personajes. Desde aquellos que aparecen enarbolando una repintada hoz y el martillo y los que poco menos se dejan crecer el bigote a lo Hitler y piden el exterminio de cubanos residentes en la Isla con sus pocos tocororos, algunas vacas y la gran familia de gatos y perros callejeros.

Humor y malas intenciones sobran. Prefiero lo primero y reproduzco un mensaje de un compatriota en FB: “Cuando salió la viagra nadie preguntó de qué laboratorio venía y fueron y la compraron. Póngase su vacuna y no joda tanto.”

Si nos hemos pasado justo todo un año viendo mañana, tarde y noche cómo debemos lavarnos las manos, cómo guardar la distancia física, evitar el riesgo de adquirir el virus y de qué manera usar el nasobuco o tapabocas, y no pocos han comprendido su necesidad, no es de dudar que algunos escasos de mente no vean con buenos ojos el acto de vacunarse que, en franco criterio, se ha demorado en algo así como que debió preverse vacunar a los vulnerables con la primera que pudiera adquirirse en el exterior.

Cuba goza de merecida fama de expertos internacionales, para nada dedicados a la política, por sus avances en la fabricación de vacunas. Casi un 80% de las 12 que intervienen en el desarrollo de la infancia y la prevención de otros males, como el cáncer de pulmón, son hechas aquí.

A vacunarse en cuanto llegue la convocatoria. Y ya después, inmunes por el período que sea menester. Y meterle caña al tema farmacéutico, a las verdaderas y ojalá convincentes razones de la falta de antibióticos y otros tantos medicamentos más.

Con extremo placer cedo el titular para la campaña. También el brazo cuando me toque, que ojalá no sea con larga cola de por medio y sus responsables sepan organizarla no como otros que todavía lo están estudiando al cabo de 12 meses.

Lea más de Aurelio Pedroso aquí en Havana Times.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *