¡Ya podemos comprar carros!

Haroldo Dilla Alfonso*

Se vende este carro en Cuba. Foto: cubaencuentro.com

HAVANA TIMES — La reciente disposición que autoriza a comprar autos en Cuba, es positiva. Durante decenios los dirigentes cubanos basaron en buena medida su dominación en fragmentar todo: la sociedad, los mercados, la actividad pública, la memoria. De manera que la totalidad sólo se realizaba en el top autoritario que ellos representaban. Y en consecuencia, todo lo que sea desenmarañar la madeja autoritaria del país, es beneficioso para la sociedad.

Obviamente que la medida tiene sus aristas conflictivas.

La primera se refiere a sus implicaciones ambientales y urbanas, particularmente en Cuba, donde existe un déficit brutal de transporte público, y donde, en consecuencia, el auto privado es percibido como necesidad.

En una ciudad como La Habana, por ejemplo, un incremento ligero del parque vehicular va a incidir en embotellamientos, déficit de estacionamientos, insuficiencia de gasolineras y otros problemas propios de una ciudad cuya infraestructura es básicamente la que tenía hace 60 años.

En tal contexto habrá que decidir qué hacer con vías como la Quinta Avenida, esplendorosa arquitectónicamente, pero constreñida en términos viales a dos modestos carriles por cada senda. O que edificios derrumbar en la ciudad para hacer parqueos. Si a ello sumamos que muchos de esto autos serán de uso, habría que aceptar que van a sumar sus tubos de escapes a los de sus homólogos soviéticos, para seguir incrementando los niveles de contaminación de una ciudad que ya tiene tramos irrespirables.

Obviamente, este panorama hubiera sido diferente si los recursos que se dilapidaron en los caprichos del “máximo líder”, en las guerras extracontinentales, en cavar túneles inútiles y en perseguir medallas de oro en las Olimpiadas, se hubieran invertido en un sistema racional de transporte urbano como los que tienen —con mayores o menores deficiencias— la mayoría de las grandes ciudades latinoamericanas. Pero ya esto es historia.

Lo que no es historia, sino futuro, es el propósito de estas aperturas de la “actualización” del General/Presidente. Si observamos las acciones de auspicio más resonantes adoptadas por el gobierno en los últimos años, no es difícil observar que una parte muy grande de ellas se dirigen a fomentar espacios de consumo para la clase media emergente. Lo cual va dirigido a satisfacer a los sectores beneficiados con la apertura (imprescindible si se quiere que esos sectores sigan funcionando como actores económicos) pero también a consolidar una base social para el futuro capitalismo cubano.

La liberalización de la venta de autos —como antes de las viviendas, o del acceso a hoteles y celulares, entre otras— no son acciones dirigidas a la población que permanece al margen de la movilidad social y fuera del mercado dolarizado de consumo.

Son medidas en beneficio de los sectores que han logrado dar algunos pasos para engrosar la legión de los que los tecnócratas llaman “los ganadores”. Y que en esencia se nutre de tres fuentes: negocios privados exitosos (que en Cuba siempre significa aquiescencia política), corrupción pública y recepción de remesas.

En un futuro no lejano veremos nuevos pasos en esta dirección. Una, por ejemplo, pudiera ser la provisión de servicios de cable/TV a precios altos y con paquetes de canales políticamente inocuos. Otra, la provisión de internet en las propias casas, tal y como sugirió recientemente un economista en una charla a altos oficiales del MININT y que curiosamente fue filmada por los equipos del Ministerio del Interior, y colgada sin objeciones en YouTube.

Tan interesante como ello es que el economista también invitó a los oficiales del MININT a realizar en esta área su trabajo de control, “exitoso” le llamó. Un síntoma interesante que pudiera indicar el surgimiento de una clase media conservadora que apoyará o no se opondrá al gobierno mientras se regodea en la magia del consumismo. Al menos por el tiempo suficiente para completar esta nueva transición hacia el capitalismo tercermundista que planifican militares y tecnócratas.
—–
(*) Publicado originalmente por Cubaencuentro.com.



19 thoughts on “¡Ya podemos comprar carros!

  • ¿Y podrán comprar la gasolina? Porque la última vez que fui a Cuba, estaba casi a 5 dólares el litro; y el carro, que yo sepa, no camina con agua.

  • Nunca ha estado el precio a 5 dólares el litro. El galón si.

  • En noviembre la vi a 1.40 CUC el litro, y no creo que desde entonces haya aumentado…

  • Haroldo, creo que todavía está por ver el verdadero alcance de una nueva clase media cubana, que por fuerza deberá desarrollarse como resultado de las actuales reformas. Entiendo que en un futuro pueden ser actores muy importantes en las transformaciones más a fondo de la sociedad cubana, luego que se recuperen de la “borrachera” inicial que les dejará el consumo.

  • ¿Cuantas personas podran comprar carros en Cuba?
    ¿Cuantas personas pueden ir a hoteles en Cuba?
    ¿Cuantas personas pueden viajar en Cuba?
    En fin que un gran grupo de medidas adoptadas por Cuba solo benefician a un 20% de la poblacion, para el resto esas medidas son transparentes.

  • Circles:

    En diciembre de 2009, en la gasolinera de 100 y 51, en Marianao, se estaba vendiendo a 4 CUC y pico el litro. Si se hace la conversión CUC a dólar, eran cinco dólares y unos centavos el litro. Si ha bajado, qué bueno, pero aún a 1.40 el litro, saca la conversión a dólar para que veas que el galón te sale a más de 5 dólares.

    La gasolina más cara que yo he comprado en EEUU, la compré el año antespasado en S. Francisco, California, donde en una gasolinera cercana al aeropuerto, la compré a 4.17 el galón.

    Tiren 1.40 el litro contra los 20 dólares mensuales que es el promedio de lo que gana un profesional cubano, para que vean cuánta gente ‘puede asumir el costo de la gasolina de un carro (Y no hablo ya de los repuestos)

    Pero, si a eso añadimos que las copmercializadoras impondrán un recargo hasta del 20 % en los carros nuevos; y las agencias que los venden, un recargo del 85, más un impuesto del 10%, más gastos de opoeración en el país. ¿Cuánto va a pagar el cubano por un carro? de un 40 a un c50% más que lo que realmente vale: Aquí está lña noticia:

    http://www.diariodecuba.com/cuba/1388576137_6529.html

    Esto está fríamente calculado, señores, no nos engañemos, como dice un amigo mío: “Aquí no hay puntada sin dedal”. La pregunta sigue siendo ¿Cuántos cubanos podrán asumir estos gastos? ¿O todo sigue siendo vitrina para consumo externo?

    Y un detalle: Los precios serán en CUC. Calculen entonces cuántos dólares se van a embolsillar los viejitos.

  • Jorge, no se como viste este precio. Yo vivía en Cuba en este tiempo y entraba en muchas gasolineras y nunca vi el precio que menciones. Que es muy caro 1.40 CUC el litro con relación a los salarios es otro tema, pero de ahi a que costó 4 CUC y tanto un litro es otro. No creo que encontrarás alguien que podría verificar lo que dices. Y consta que publican los precios de los combustibles. Tampoco podemos hablar del mercado negro de combustible porque ahí casi siempre cuesta menos que el precio oficial.

  • En ningún momento de ha vendido a 5 cuc. Hoy mismo escribo desde Cuba y la gasolina estaba 1.40 cuc el litro. Y por supuesto existe un sector que la paga a ese precio y lo seguirá haciendo

  • En 2013 aproximadamente medio millón de cubanos se alojaron en hoteles. Desde qué inició la reforma migratoria han viajado al extranjero unos 250,000 cubanos, para un aumento de 37%

  • En México viaja al extranjero rgularmente aprox un millón de personas lo cual es más o menos el 1 % de la población.

  • Creo que no muchas, acabo de oir que el precio de un Hyundai del 2009 cuesta $37mil cuc

  • Ya vieron los precios?, como chiste de fin de semana no puede ser mejor. Aun asi muchos daran gracias a Raul por poder aunque sea imajinarse que pueden comprarse un carro con un salario de 20 dolares al mes

  • Tengo que reírme para no llorar: Una estafa en toda regla. Ojalá que la gente se llene de dignidad y les deje los carros podrirse en las agencias. Un Peugeot al precio de un Aston Martin.

    No tienen verguenza ¡Pobre Cuba!

  • Con lo que cuesta un Peugeot de porquería allá se compran 3 Porshe “Panamera” aquí o un Bentley con todos los periquitos habidos y por haber. ¡Ladrones!

  • 20 CUC mensuales (al cambio de 24 Pesos de los que paga el Estado a los trabajadores cubanos, por 1 CUC) así, para comprar un carro de 100 mil CUC, tendrán que ahorrar sin gastar un centavo de su salario… 347 AÑOS.

    Socialismo o Muerte.

  • Así las cosas, hemos comenzado el año de la mano de Virgilo Piñera, porque a no dudarlo esto es una broma colosal…

  • Isidro:

    Y, para que te acabes de reír bien de “la broma”, te digo que con lo que vale un Peugeot allá, (Saca la cuenta de que es en CUC, o sea, que es todavía más en dólares) yo me compro un muy buen apartamento en Miami, un carro del año, que pueden ser, un Cadillac Escalade; un Lexus, de los que se parquea solo; un Corvette, un Camaro, un Infiniti, algún modelo de Mercedes, un BMW, un Porshe, y varios etc más, y me sobra todavía buena plata. Y que, com menos que eso, me compro un Bentley Continental del año, si me diera por el capricho de un carro de millonario..

  • No me extraña lo que dices: Con lo que cuesta uno solo de esos Peugeot “cubanos”, en China se pueden comprar al menos (anota) QUINCE (15) automóviles Haima (http://chinaautoweb.com/car-models/haima-freema/). Y en sus versiones eléctrica e híbrida son aún más baratos y serían una efectiva alternativa ante tan deficiente transporte público y tanto almendrón contaminando nuestras ciudades. Hay alguien que tiene la calculadora rota en La Habana…

  • Lo que tienen es la verguenza rota, y una diarrea de desverguenza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.