Votando en Cuba

Yasmani Guzmán

Presentadores del programa Bailando en Cuba. Foto: cubadebate.cu

HAVANA TIMES – Por estos días, lo que más se comenta en las calles de la capital, además de la escasez de comida, es el programa televisivo Bailando en Cuba. Qué pareja baila mejor, a quién le van a dar su voto para que salga de la zona caliente*, quién tiene madera para llegar a la final, etc. Casi ninguna opinión sobre las elecciones generales de hoy domingo.

¿Por qué será?

¿Será que a la gente no le interesa quién dirija el país? ¿Será que no hay sorpresas y por eso no hay interés? ¿Será que da igual quién sea el presidente si seguirá la misma línea de los hermanos Castro? ¿Será que las personas son conscientes de que su voto no determina nada?

Pocos comentan, no hay clima de elecciones, pero el domingo 11 de marzo, pocos faltarán a las urnas.

¿Por qué será?

¿Será que la gente piensa que es mejor no “marcarse”? ¿Será que existe alguna presión social para quienes decidan no acudir? ¿Será que la rutina, la inercia o la desidia nos han convertido en zombis?

Sin embargo, en ciertos círculos de alguna manera cercanos al poder sí se habla del tema. Hay quien cree que la riña por el trono es intensa, despiadada. Que los viejos no quieren irse, pero otros más jóvenes desean tomar las riendas del país. Eso sucede, según los chismes, en reuniones a puertas cerradas. También de esas reuniones salió el comentario de los cinco posibles candidatos a la presidencia: Gerardo Hernández, Ramiro Valdez, Mercedes López-Acea, Marino Murillo y, no podía faltar, Miguel Díaz-Canel.

Estos cinco -vaya obsesión con el número que tenemos por acá-, son más que conocidos por todo el pueblo, unos más visibles que otros, unos con más “méritos” que otros, pero ninguno con el carisma para llegar a la gran masa y todos relacionados con el gobierno actual. Y como nuestro sistema electoral no contempla la propaganda electoral de los candidatos, nadie sabe qué programa tienen en mente. O bueno, sí se sabe, el mismo que hasta ahora.

En la primera fase o etapa primaria o como quieran llamarle, donde se eligieron los delegados barriales, Raúl Castro junto a su aparato represivo logró eliminar las candidaturas de la oposición.  ¿Será que la ley electoral contempla eso?

Más de 180 nombres quedaron sin incluir en las boletas, aún cuando todo ciudadano residente en el país por un período no menor de dos años puede ser electo. Hostigando a sus familias e intimidando a los propios candidatos, dejaron el terreno limpio para que solo florezca la política oficial. Por lo tanto el “nuevo” Parlamento tampoco traerá sorpresas.

La campaña electoral está prohibida aunque existen sus excepciones. Por ejemplo, sí se puede incitar al voto unido; es más sencillo, dice el presidente del CDR cuando reparte las citaciones para la votación. También nos entregan un volante, tarjeta o publicidad, como quieran llamarle, donde nos informan cómo se debe votar y el énfasis radica en ese circulito donde se debe poner la crucecita que indica que estás de acuerdo con todos. Nos dice que como electores tenemos derecho a votar por uno, por varios o por todos, pero no nos dice que tenemos derecho a anular la boleta o dejarla en blanco. ¿Por qué será?

El programa mediocre de Bailando en Cuba acapara la atención porque a los cubanos les gusta el baile, si, pero también ahí su voto determina algo. En cambio en las elecciones municipales, provinciales o generales, su voto no cambiará nada. ¿Por qué será?
——
*zona caliente: a donde van las parejas de baile que no logran pasar a la otra ronda. Es el voto del público lo que determina si salen o no de la competencia.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *