Visita del Papa a Cuba: “No me alegro ni un poquito”

Yasmin S. Portales Machado

Benedict XVI. Foto: vatican.va

HAVANA TIMES, 21 nov. — El Vaticano informó el pasado jueves (10 de noviembre) que el Papa Benedicto XVI prepara para la próxima primavera boreal (primera mitad de 2012) un viaje a Cuba y México, los dos únicos países de Latinoamérica que visitará en esa ocasión.

El Papa “le ha dado prioridad a Cuba. México era como una deuda, pero Cuba es una prioridad,” dijo el cardenal Jaime Ortega tras hacer el anuncio de la visita papal a los fieles congregados en el templo Jesús de Miramar, acá cerca de mi casa.

Según Cubadebate, el presidente del Parlamento cubano Ricardo Alarcón, dijo al día siguiente (viernes) que la próxima visita del papa Benedicto XVI causa a la Isla una “gran alegría” y es un “honor.”

Para quien dudase del sincero entusiasmo del miembro del Buró Político del Partido Comunista de Cuba, el despacho tiene más comentarios de ricas implicaciones “nos causa francamente una gran felicidad, una gran alegría” y “Esperamos recibirlo para brindarle la hospitalidad y el cariño que los cubanos sienten por él.”

Bueno, ¿cariño? Imagino yo que en Cuba se siente cariño por Barak Obama o Hugo Chávez -según el bando político en que estés-, pero, además de la comunidad católica ¿quién quiere a Joseph Aloisius Ratzinger (Baviera, Alemania, 16 de abril de 1927) en esta isla?

Pase que el presidente del Parlamento diga que nos honra la visita porque los Papas no se cambian cada cuatro años y no representan a una nación física, lo cual implica cierta experiencia mística para toda persona involucrada.

Y, ya en planos de pedestre política internacional, está todo eso del cese de discriminación a las religiones -algunas más que otras-, el ajuste del modelo económico y el punto que se anotó la Iglesia cubana al servir de mediadora para que soltaran a los presos “de conciencia” y, como a Benedicto no lo sacarán del cargo sino muerto, unas promesas menos frágiles en lo que respecta a alineaciones y apoyos mutuos.

En actitud de lo que dicen las malas lenguas -y mi teclado, que no es muy bueno-, Benedicto XVI y varios miembros del gobierno cubano comparten experiencias vitales ¿no?: el hogar humilde, la lucha por los ideales, la integración a una organización social de vocación utópica y praxis político-económica cuestionable, y, finalmente ser elegido, por un grupo selecto de gente muy poderosa dentro esa organización, para un cargo vitalicio. En fin, que habrá oportunidad para el intercambio de experiencias, porque el Papa lleva menos de siete años en el cargo.

Todo eso sirve para alegrar al gobierno cubano, supongo, pero ¿cómo se convierte en “una gran felicidad, una gran alegría” a escala nacional? Intentan explicarlo en Cubadebate quienes se hacen eco a las declaraciones de Alarcón.

Estas personas sacan cuentas de cuánta bilis va a provocar en Miami la visita -aquí si y allí no-, o pronostican los temas de la política interna que Su Santidad tocará en las intervenciones públicas -lo de los viajes sin permiso es Pi constante en estos días.

De verdad que este fervor católico me descoloca, porque yo no sabía que en Cuba hay otro credo nacional además del socialismo marxista martiano.

Confieso que me acuerdo de Santa Bárbara cuando llueve, pero de Eleggua y Yemayá todos los días, porque soy negra de Regla y porque ser ateo -lo que esperaba Lenin de un buen comunista- es asunto de mentes superiores ante una realidad como la cubana.

Opino que puestos en plan de identificar una religión nacional, nadie podrá negar el puesto a la Santería, porque es autóctona, porque sus símbolos y sesgos culturales atraviesan el sentido común de “lo cubano” sin respeto a clases, razas o géneros, porque es popular -en el mejor sentido de la palabra.  Entonces, siento yo un no se qué de ridículo en extender la felicidad de la comunidad católica a la nación.

Ahora, desde el viernes 11 de noviembre de 2011, por orden de Ricardo Alarcón de Quesada, para no quedarme sin nacionalidad tendré que empezar a ensayar sonrisas para la primavera -con lo cansada que estaré después de la Feria del Libro-, cuando tendré que recibirlo con la hospitalidad y el cariño que siento por él.

Bueno, y por fin YO -feminista, no heterosexual, practicante del control de la natalidad y defensora del derecho al aborto, activista por los derechos LGBTI, creyente en la lucha de clases y del derecho a la toma del poder por medios violentos- ¿soy o no soy cubana por no sentir más que desagrado? Digo cubana “de Cuba,” ciudadana cubana, con familia cubana y libreta de abastecimientos -todavía.

A ver, ¿por qué coño tengo que tenerle cariño a un ex-nazi que está en contra del condón, del control de la natalidad, del divorcio, de las madres con empleo, de las familias homoparentales y de las personas LGBTI sexualmente activas? ¿Qué tiene que decirle a Cuba este ex jefe de la Inquisición -Congregación para la Doctrina de la Fe desde 1981-2005 que no clasifique como injerencia en los asuntos internos o cuestionable análisis de nuestras políticas públicas?

No quiero sus explicaciones sobre los escándalos de pederastia, sino una política realista sobre la diversidad sexual en el seno de la Iglesia. No quiero metáforas sobre el castigo divino por reducir el amor a sexo, sino que diga claramente: abstinencia o condón son las respuestas al  SIDA. No quiero cuentos sobre la caridad cristiana, sino que ofrezca una alternativa al capitalismo ya que, según él, el marxismo falló.

¿Por qué sigue nuestro gobierno el juego de reconocerle al Jefe de un micro-Estado prerrogativas que no concede a ningún otro Presidente, Primer Ministro o Soberano?: hablar en plazas públicas y por la TV en vivo ¿Por qué pueden los católicos hacer propaganda a su ideología a costa del presupuesto nacional?: al transformar la visita de su líder espiritual en visita de Estado, parte del costo pasa a Cuba.

¿No es el presupuesto nacional construido con mi salario, y el de mi esposo, mi madre, mi suegro y mi suegra, con los impuestos que aporta mi padre a la ONAT? No quiero pagar en seguridad, banquetes y equipos de audio lo que se debe invertir en medicinas, materiales escolares y campos deportivos -por empezar la lista. En realidad, puesta a elegir, no quiero que se gaste el dinero nacional en promover  una palabra su prédica reaccionaria y conciliadora, sino la de Ernesto Cardenal, Frei Betto o Leonardo Boff -a esos y otros de la Teología de la Liberación si les pago el viaje a La Habana.

En cuanto a Alarcón, con todo el respeto que merece su cargo, creo debo aclararle que no me pienso alegrar ni un poquito. Total, ¿no dijo “Esperamos recibirlo para brindarle la hospitalidad y el cariño que los cubanos sienten por él”? Pues yo soy HEMBRA.


23 thoughts on “Visita del Papa a Cuba: “No me alegro ni un poquito”

  • el 24 marzo, 2012 a las 11:18 pm
    Permalink

    Excelente, el articulo de Yasmin, felicitaciones. Son pocas las mujeres que escriben con el corazòn en las manos. No se puede dejar a un lado la hipocresìa de la Iglesia Catòlica. Saludos.

  • el 24 marzo, 2012 a las 4:44 pm
    Permalink

    Es lamentable que tales opiniones provengan de quien se jacta de alto nivel cultural Siendo escritora debes comprender que existe libertad de pensamiento, de opiniòn y libertad para disentir. Que se puede esperar de quien desde niña le han inyectado sentimeintos por una sociedad perfecta, cuando en el interior de su casa, desgarra su odio, añorando un poco de libertad.

  • el 5 diciembre, 2011 a las 4:05 am
    Permalink

    Hace muchos días que nadie se anima a otro comentario sobre este post que tuvo el mérito de provocar nuestras opiniones. Yo respondí medio indignado ante lo que me pareció posiciones intolerantes, unos días después ya más sereno, sigo estando en desacuerdo con la opinión de la autora. Esta vez les propongo una opinión que obviamente supera cuanto pueda yo decir, es un articulo de Vargas Llosa, que desde su conocido agnosticismo, valora la visita del Papa a Madrid. Que lo disfruten.
    http://espaciolaical.org/contens/28/1415.pdf

  • el 25 noviembre, 2011 a las 8:04 am
    Permalink

    supuestamente a los seminaristas los obligaron a formar parte de.

  • el 25 noviembre, 2011 a las 1:12 am
    Permalink

    ¿La Iglesia promoviendo esterilizaciones?

    Salvatore, creo que vives en la Luna.

    ¡Pero si la Iglesia hasta está en contra de los condones! Vamos, que son partidarios de no desperdiciar ni un espermatozoide.

    Bueno, estoy exagerando un poco … pero no demasiado.

    Está visto que medio siglo de Comunismo en Cuba ha promovido todo tipo de ideas pintorescas sobre la Iglesia Católica.

    ¿Que tiene que ver el Nazismo con las violaciones de los niños?

    El Nazismo tiene todo tipo de defectos, pero en su doctrina no se incluye la violación de niños. En realidad no conozco ninguna ideología política o religiosa que incluya entre sus preceptos la violación de niños.

    Por otra parte me parece abusivo culpar al Papá de los delitos cometidos por sus seguidores cuando actuaron sin su autorización. Es como si culpásemos a Los Industriales de pederastria porque uno de sus seguidores hizo alguna barbaridad.

    Un consejo: para averiguar el pensamiento de la Iglesia Católica lo mas práctico es preguntárselo directamente a la Iglesia Católica. No vale de mucho preguntarle, por ejemplo, a un comunista, que piensa sobre cual es el pensamiento de la Iglesia Católica.

    Vamos, que no es lo mismo que me digas lo que piensas que otro piensa, que preguntarle directamente a ese otro lo que piensa. Porque además me vas a decir que ese otro piensa cosas que no dice y dice cosas que no piensa.

  • el 24 noviembre, 2011 a las 10:10 am
    Permalink

    Mi amigo Isbel,nadie escribe sobre las “misiones religiosas” en A. Latina,donde “esterilizaban a las mujeres aborigenes de la Amazonia,eran proyectos,con el consentimiento de la Iglesia,lo que escribes sobre el dinero es la verdad….pero en fin….es un capitalista mas,y como he escrito ,hasta hay que pagar “impuestos”

  • el 22 noviembre, 2011 a las 11:56 am
    Permalink

    Yasmín:

    Leyendo tu artículo recordé un track d Buena Fé ´´…asesinar la oscuridad, pero amar con poca luz´´ , cre que a tu trabajo le falta equilibrio y como te dicen algunos tolerancia. Me divertí mucho con tus explosiones literarias y de que llames al Papa facista, hayas pretendido lo que hayas pretendio, al final veo que trataste de recomponer lo que habías querido decir, lo que denota poco dominio de la Historia, algo fatal para un periodista. Y vuelvo nuevamente con la Historia.
    Lenin decías, era un intolerante o un ateo? pues el verdadero revolucionario, socialista o comunista, a mi entender debe y es por principios un utópico, un idealista y un soñador, por lo cual debe acaparar la mayor catidad de Fé y eso mi niña lo hace un hombre creyente. Yasmín tú eres creyente?.
    De todas maneras, luego de precisar estos elementos te repito, me divirtió el artículo y los comentarios, saludos y suerte, by the way le di RT a tu artículo desde mi cuenta Twitter.

    El Salva

  • el 22 noviembre, 2011 a las 11:03 am
    Permalink

    El artículo de Yasmín es valioso, en primer lugar, porque desata la polémica. Lástima que algunos la tomen con la mensajera y no con el mensaje. Pero los cubanos tenemos esa manera tan peculiar de discutir, herencia de nuesto pasado y presente autoritario: no dialogo contigo, no escucho tus ideas… te lanzo huevos.

    Yo también estoy en contra de la visita del Papa, aunque me alegro por mis amigos católicos, sobre todo por aquellos que están trazando caminos de reconciliación desde medios como Espacio Laical. La unánime felicidad de los cubanos, declarada oficialmente por Alarcón, me parece tan falsa como cualquier otra declaración proveniente del gobierno que representa y pretende ser vocero de todos los cubanos. Por suerte muchos de los nacidos en la isla ya no pensamos como ellos ni seguimos sus órdenes.

    El Papa debería ser tratado como cualquier otro presidente, como Zapatero si viajara a Cuba en representación de España, que ha mediado entre el gobierno y la oposición.

    Por otra parte, ¿por qué a los santeros no se les permite hacer un tambor en la Plaza de la Revolución? ¿Y a los protestantes –aunque estos han hecho algunas celebraciones públicas de menor envergadura? Estadísticamente es innegable que los católicos son minoría en Cuba y la Iglesia jamás ha tenido tanto peso social como en otros países de América Latina. Y eso no es consecuencia de 1959. Hay estudios anteriores que indican el poco calado de la práctica católica en la población cubana.

    En resumen: bienvenido sea el diálogo sobre este tema… pero, al menos para mí, el Papa no será bienvenido.

  • el 22 noviembre, 2011 a las 9:45 am
    Permalink

    Conozco a Yasmín y se lo que le recorrió por las venas cuando escribió este artículo. Escrito está por suerte porque el debate sobre este tema es muy interesante.
    Yo tampoco estoy a favor de la visita del Papa, pero me da igual si viene, si va, hasta si se queda a vivir en Cuba, g,g,g; no sin vislumbrar la algarabia que será este país durante su visita y que más de una persona me preguntará si voy o no a verlo.
    Como el derecho a disentir existe y la ausencia también es respuesta. No iré y punto. Mi decisión es a nivel personal.
    Slds

  • el 22 noviembre, 2011 a las 6:47 am
    Permalink

    Juan disculpame pero esos numeritos lo unico que hacen es confirmar como es rica y potente la iglesia, p’q todas esas casas de cura, hospitales, escuelas, circulos infantiles etc ect ect son todas privadas si quieres que tu hijo o un familiar asistan a esos lugares de la iglesia te toca pagar p’q de gratis de seguro no lo es una institucion que deberia seguir el ejem de Jesus de Nazaret que murio en la cruz para salvar toda la humanidad, que destruyo un mercado p’q en dias de oracion lo que hacian era vender y asi faltaban de respeto a Dios, en vez de seguir el ejem de Jesus lo que hace es seguir el dios del dinero, parece mas una institucion de mafia que no la casa del Senor

  • el 22 noviembre, 2011 a las 4:27 am
    Permalink

    Ya que me animé a comentar tu artículo por el lado que me molesta me gustaría añadir que tampoco estoy de acuerdo con el modo en que se usa el presupuesto del estado. No sé a ciencia cierta cómo se financia una visita del Papa, pero estoy seguro que los gastos en seguridad, banquetes, equipos de audio y todas las inimaginables maneras en que los dueños del Gobierno usan a su antojo el dinero que producen todos los cubanos, es una barbaridad. Me llama la atención, sin embargo, que Ricardo Alarcón merezca tu respeto, por el cargo de marioneta que ocupa, mientras te arrogas el derecho de insultar al lider de la Iglesia Católica mundial, que merece el respeto de tantos millones de personas en este mundo. ¿No estarás en la plantilla del Departamento Ideológico del CC?.

    Ah, y cuando dices ¨…cubana “de Cuba,” …¨, ¿estás quitándole la condición de cubanos a los que viven en otros sitios?, ¿es que en cada línea de tu comentario haces uso de tu derecho soberano de insultar a quien te plazca?.
    !Que Dios te perdone!

  • el 22 noviembre, 2011 a las 2:47 am
    Permalink

    Que era o es Nazi..lo “era”no puedes tapar el sol con un “dedo”,,unas de las visitas del Papa fue a EEUU,debido a “violaciones! de ninos en las escuelas “dirigidas” por la iglesia…el Vaticano tuvo que “indemnizar” a las familias de los ninos….millones!…pero quien es el Papa?? he leido la biblia,y no encuentro nunca que debe de haber un “representante” en la tierra!,y menos con una ciudad,Creo en la Iglesia,como “empresario”,un capitalista, “creo” en la iglesia como un ente “subliminal””hacia las personas,
    Si entras a una Iglesia,todas las fotos,vitrinas,figuras,incluyendo la de Jesus,”tienen la cabeza Baja”
    Un mensaje “subliminal”significa ” sumision”…Tengo una amiga es alemana,creo que lo he escrito aca,es religiosa,a veces nos encontramos,y hablamos de Dios y la Religion,siempre le respeto sus “opniones”
    Siempre me habla de Dios y que “nos da Amor”,entonces le digo”Dios eres Tu,estas compartiendo conmigo”
    Dedicas tu tiempo,nos bebemos un cafe! hablamos…y nos damos un beso de despedida!! eso es ser DIOS!!

  • el 22 noviembre, 2011 a las 2:28 am
    Permalink

    Acabo de enterarme de que El Papa formó parte de las Juventudes Hitlerianas.

    Por favor, mándanos el enlace a una fuente histórica fiable.

  • el 21 noviembre, 2011 a las 9:42 pm
    Permalink

    Gracias por los numeritos.¿Será que dispones también de la cifra exacta de los millones que tiene el Vaticano en sus arcas?
    Por otra parte, esos méritos, que son ciertos, de seguro pertenecen a los fieles que sostienen a la iglesia, más que al papa en sí mismo. Ojalá la Iglesia continúe profundizando su importante labor de protección a los débiles y la siembra de esperanza, y se aleje cada día más de sus errores y ostentaciones.

  • el 21 noviembre, 2011 a las 7:09 pm
    Permalink

    tratar al papa de ex nazi habla de la falta de argumentos que maneja el artículo, la iglesia catolica es intransigente en sus principios porque cree, y tolerante en su acción porque ama, tu pareces muy transigente en los principios de ella porque no crees pero te presentas intolerante en tu acción sera porque no amas.
    Cuba puede tener la suerte de recibir no solo a un jefe de estado sino al lider espiritual que gobierna una iglesia peregrina en el mundo que tiene 67.848 Escuelas Maternas, 93.315 Escuelas Primarias, 42.234 Institutos Secundarios, 3.088.208 Estudiantes Universitarios, 5.428 Hospitales, 18.025 Dispensarios, 529 Leproserías, 11.902 Jardines de infancia, 34.250 Centros de Reeducación , 15.985. Casas para ancianos enfermos crónicos, minusválidos , 9.962 Orfanatos, 13.945 Consultorios matrimoniales, 10.800 Instituciones de asistencia, será por esto que el mundo lo recibe con honor, hechos no palabras

  • el 21 noviembre, 2011 a las 7:06 pm
    Permalink

    Lo más simpático de toda esta catilinaria ultravenenosa de Yasmín es que ella, su esposo y todos su socitos de Bloggers Cuba se quedaron muy calladitos cuando a un conocido de ellos lo expulsaron de su trabajo o le dieron una sonada reprimenda por algo que publicó o que dijo en Internet. Ahí sí que se quedaron quietecitos, porque estos comunistas son cualquier cosa menos bobos. Echarle con el rayo al Papa es trivial, total, no tiene consecuencias, pero cuidaíto con meterse con los comunistas que mandan en Cuba, ahí sí que la cosa se complica.

    Por otra parte, no sé qué tanto asco le tienen al nazismo los comunistas, bien que se aliaron a Hitler antes de la segunda guerra mundial, y muchos más seres humanos han asesinado que los nazis.

  • el 21 noviembre, 2011 a las 4:40 pm
    Permalink

    Parece que la autora es la que proviene de la inquisición. Sin palabras.
    Nota para la autora: Sé menos grosera, ¿No encuentras otra manera de defender tu criterio?

  • el 21 noviembre, 2011 a las 1:54 pm
    Permalink

    Muy bello tu articulo Yasmin y te apoyo con todo corazon!! un abrazo desde lejos!

  • el 21 noviembre, 2011 a las 11:20 am
    Permalink

    Yasmín. Si los heterosexuales, no miembros de la comunidad LGBTI, pacifistas por vocación, contrarios a la toma del poder por medios violentos, defensores de la concordia entre las personas para encontrar y construir sociedades mejores,…; todos los que piensan diferente a ti, que casi seguro son aplastante mayoría en este mundo, te trataran con la ira y el desprecio visceral que hay en tus palabras, seguramente sentirías violados tus derechos de pobre infeliz minoría discriminada. Esperemos que tu ejemplo no tenga muchos seguidores, por el bien de todos y especialmente de esas comunidades que dices defender desde tu intolerancia. Por cierto, el tono de tus palabras recuerda un poco a las corrientes neofascistas que andan renaciendo por ahí, lejos del Vaticano.

  • el 21 noviembre, 2011 a las 8:02 am
    Permalink

    El término de “ex-nazi” también me parece demasiado fuerte, e impreciso. Hablé de ello con Yasmín. Ya que ella no tiene internet, haré este comentario. Lo que sucede es que el papa formó parte de lo que se llamaron las “juventudes hitlerianas”, y es en ese sentido que ella lo llama ex-nazi, según me explicó. Por supuesto, también reconoce que en aquella realidad, todos los jóvenes formaban parte de ese tipo de agrupaciones, con independencia de sus valores ético-morales. Era una realidad muy difícil.
    No obstante, el resto del artículo me parece muy interesante, y muestra otro punto de vista válido (a mi criterio) sobre la visita del papa.
    No hay que olvidar que este señor ha sido Prefecto de “La Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe”, heredera directa de la Santa Inquisición o Santo Oficio.

  • el 21 noviembre, 2011 a las 7:46 am
    Permalink

    A mi la visita del papa a Cuba no me da ni frio ni calor pero tampoco me convierto en una hiena por ese motivo, si uno no es catolico no esta obligado a sonreir o esperar el pasaje del papa delante de casa o escuchar la misa, no esta obligado a nada de eso, simplemente no le da importancia, es importante para los catolicos que podran disfrutar de la presencia del herede de S. Pedro, puede ser que no traiga nada de bueno a Cuba pero tampoco no es negativo, creo que Yasmin se la coje demasiado con algo que para ella no es importante y ahora soy curiosa de saber como la coje con algo importante

  • el 21 noviembre, 2011 a las 6:24 am
    Permalink

    Estoy de acuerdo con Yasmin; no me alegra la visita. Solo porque es poderoso, jefe de un estado súper rico, no quiere decir que trae algo bueno para Cuba. Siento lo mismo con la mafia y los carteles. ¿Sólo por que tienen plata y poder debemos bailar y aplaudir a su son?

  • el 21 noviembre, 2011 a las 5:57 am
    Permalink

    Llamarle ex-nazi al Papa es un despropósito que solo se puede entender desde la óptica Leninista de quienes entienden que a los que opinan distinto simplemente hay que fusilarlos moralmente.

    Creo que Yasmin debería de practicar todos los días un poquito de una cosa importantísima para la convivencia que se llama TOLERANCIA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *