Viejas Ventanas en La Habana

Por Ariel Glaría

Sola. Foto: Juan Suárez
Sola. Foto: Juan Suárez

HAVANA TIMES — Se llamaba Felicia y fue prostituta en la época más propicia de La Habana para este oficio y continuó siéndolo después de 1959, cuando fueron prohibidas todas las casas de juego y la prostitución declarada ilegal y perseguida.

Vivía en el balcón de la esquina, tras un ventanal de madera, con una hermosa lucera de vidrio verde visible aun a pesar de la mugre, en un cuarto comprado para ella por un americano. Historia que Pipo el carnicero y el Caña contaban cada vez que los veíamos salir de la escalera del balcón de la esquina.

Tuvo un hijo del cual no se volvió a saber cuándo se fue de Cuba y del que, se dijo, fue el único hombre que mantuvo. Fue condenada a dos años de prisión en octubre de 1974, por la única cosa que se le recuerda, a pesar que alguna vez contó haber sido una gran patinadora en un famoso club de Marianao hoy reducido a escombros y refugio de mendigos.

Volvió de la prisión definitivamente vieja y sin dientes, detalle que, sin embargo, la hizo más popular entre una clientela ávida de su oficio que, a pedido de ella, dejó de esconderse para visitarla.

Fue Mario, el marinero, quien me contó que había sido Paco el responsable de mandar a prisión a Felicia, presentando, como pruebas, viejas fotos de ella que consiguió por Marianao de manos de una antigua rival de nuestra vecina, convertida a la nueva ideología.

Fue la última vez que vi con vida a Mario. Se ahorcó en enero de 1981, meses después que Sonia, su mujer, lo abandonara llevándose a sus hijos en una lancha por el puerto del Mariel para Florida. Fue una muerte sin sepelio y repudiada por el Partido Comunista al cual pertenecía. A su entierro asistieron pocos vecinos y Felicia.

Nadie sabe cuándo Felicia murió. En el verano de 1994 el balcón de la esquina se derrumbó dejando cerrado para siempre el viejo ventanal de luceras verdes. Poco después el portón principal fue clausurado y el inmueble declarado en peligro de derrumbe. Se dice que un antiguo acceso al edificio, tapiado por ladrillos, se descubrió al final de una escalera en un solar de la manzana. Hoy viven en él varias familias y, como cualquiera sabe, existe un cuarto, matizado durante el día por un turbio resplandor, donde se vende desde leche en polvo hasta sexo barato.

 

Nota: La historia y las fechas del relato son reales, los nombres no.

 

Ariel Glaria

Ariel Glaría Enriquez: Nací en la Habana Cuba en el año 1969. Soy orgulloso portador de un concepto en peligro de extinción: habanero. No conozco otra ciudad, por eso la vida en ella, sus costumbres, dichas y dolor son el mayor motivo por el que escribo. Estudie la especialidad de Dibujo Mecánico, pero trabajo como restaurador. Sueño una habana con el esplendor y la importancia que tuvo.


3 thoughts on “Viejas Ventanas en La Habana

  • el 15 abril, 2016 a las 9:10 am
    Permalink

    Ariel, me gusta mucho como escribes. Quiero seguir viendo Viejas Ventanas…
    Adelante!!!

  • el 31 diciembre, 2015 a las 12:09 pm
    Permalink

    Estos relatos traen a cuba, específicamente la habana, en las venas… Son grandes. Gracias Ariel por trasmitirnos desde tu visión la historia del último medio siglo de nuestra isla.

  • el 13 octubre, 2015 a las 3:00 am
    Permalink

    Sordido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *