Venezuela/Cuba: ¿fracaso de la vía democrática-chavista al socialismo?

Nicolás Maduro y Fidel Castro. Foto/archivo: estudios revolución
Nicolás Maduro y Fidel Castro. Foto/archivo: estudios revolución

Vicente Morín Aguado

HAVANA TIMES — La noche madrugada del 6-7 de diciembre, amén de histórica, resultó especialmente preocupante para los cubanos. El protagonismo mediático funcionó a través de Telesur. Personalmente la impresión mayor es que nunca escuché tantas veces la palabra democracia, tratándose de un medio de difusión totalmente comprometido con el Castro-chavismo.

Ante el obligado reconocimiento de una aplastante derrota, Nicolás Maduro llegó a la parodia cuando dijo: “Elección número 20 de un ciclo profundo de democracia que se abrió en nuestra patria. Una de las creaciones maravillosas de la Revolución.”

Desde La Habana Fidel Castro escribió más tarde: “Me uno a la opinión unánime de los que te han felicitado por tu brillante y valiente discurso apenas se conoció el veredicto de las urnas.”

En las calles cubanas la gente anda preocupada por repercusiones mundanas, directas al pecho:

“Se acabó el petróleo fácil, prepárense para los apagones.”

“Los colaboradores se retiran, se terminaron los viajes y la pacotilla.”

Entre nosotros la semana iniciada aquel 6 de diciembre concluyó con este dramático balance:

Cécile Pouilly, portavoz de la Oficina de Derechos Humanos de la ONU declaró a la agencia EFE que “únicamente en los 15 días transcurridos desde que empezó este mes se practicaron mil 500 detenciones, mientras que durante noviembre hubo cientos. Se observa un aumento de las detenciones… algunas pueden ser muy cortas y la persona es liberada en un par de horas o en días, pero este es un escalofriante mensaje para los defensores de los derechos humanos y activistas de la sociedad civil”.

Es tiempo de reflexiones:

Maduro con el imágen de Chávez.
Maduro con el imágen de Chávez.

Vale precisar que Venezuela nunca fue, no es un estado socialista, se trata de un proyecto, una aspiración, un largo camino. El país siguió siendo en esencia capitalista, a pesar de la impronta del hombre de Barinas, se trata de casi dos décadas de luchas por el sí o el no de su propuesta.

Maduro habla de 20 elecciones, 18 ganadas y dos perdidas, esencial es reconocer que la otra derrota se enmarca exactamente en una pretendida reforma constitucional que le daría paso directo al socialismo, bajo la sospecha amenazante de los dictados de su padrino de Birán. Dos momentos esenciales del NO a imitar Cuba, uno con Chávez, el otro con su designado sucesor.

La novedad está en el intento de aprovechar la democracia representativa. Hasta hoy, los socialismos marxistas leninistas, vivos, moribundos o desaparecidos, llegaron todos por la vía armada, el paradigma guevariano que reconocía tal exigencia tiende a reforzarse en el pensamiento conservador del octogenario liderazgo revolucionario cubano, aún cuando el simulacro del discurso político mediático no reconozca tales pensamientos íntimos.

En la Plaza de la Revolución están evaluando el asunto, porque es alarmante que ni siquiera los enormes recursos petroleros, totalmente administrados por el estado venezolano, alcanzan para salvar al chavismo. ¿Qué le habría de esperar a otros líderes menos afortunados?

Las crecientes dificultades de varios gobiernos de centro izquierda en América Latina agregan señales contrarias al obligado optimismo de la nueva izquierda cobijada bajo la bandera democrática. La paradoja es Bolivia, tal vez el proyecto de socialismo más estable dentro de la nueva ola que ha sacudido al continente americano. Así y todo, eternizado en sus santuarios de La Higuera y Santa Clara, no se vislumbran oportunidades a otra insurrección al estilo del Che Guevara en Nuestra América.

¿Flujos y reflujos? La “democracia burguesa”, tan vilipendiada por el marxismo leninismo, queda en calidad de única alternativa política; sin embargo, a la hora de evaluar sus fracasos, el discurso irradiado desde La Habana repite viejas consignas: la perfidia de los poderosos imperialistas yanquis y sus aliados nacionales, mercenarios, siempre jugando sucio. No olvidar que el actual líder de los socialistas venezolanos comenzó su largo recuento de las desdichas mencionando al “presidente mártir Salvador Allende”, víctima de los cacerolazos santiaguinos.

Maduro, Cabello, Jauja,… y demás ahijados, tendrán que arreglárselas como puedan, en Cuba es diferente, el poder vino por las armas y así seguirán las cosas. Entre tanto, los hijos de Papá y Mamá invierten en lujosos restaurantes con dinero venido de ¿quién sabe dónde?, aunque realmente se sabe de dónde viene o simplemente se van al extranjero, preferiblemente a Miami.

Nuestra paradoja es otra, sin prisa pero sin pausa; pronto casi nada nos quedará de aquel socialismo proclamado en abril de 1961. Respecto a la democracia, la semana que acaba de terminar confirma que el castrismo juzga “honorable” a la milenaria institución política desde lejos, no es recomendable en casa propia.

Vicente Morín Aguado: morfamily@correodecuba.cu

6 thoughts on “Venezuela/Cuba: ¿fracaso de la vía democrática-chavista al socialismo?

  • A ver, si las cifras son falibles por metodologías es muy difícil que marquen tendencia, casi que por definición, sobre la economía mundial y la regional o latinoamericana, por favor ver el prónostico sombrío de la CEPAL para el próximo 2016 que Alicia Barcena dio hace un par de semanas……
    Brasil, Argentina, Venezuela, Chile etc, todos enfrentan situaciones dificiles que deben empeorar para el próximo año, ………, o sea están todos en el “marasmo”………,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *