Vacaciones de verano, ¡tremenda odisea!

Osmel Ramírez Álvarez

Una de la playa de Felton en la bahía de Nipe.
Una de la playa de Felton en la bahía de Nipe.

HAVANA TIMES — Me despierto hoy preocupado, porque quiero llevar mi familia a distraerse un poco y no hallo cómo. Quieren ir a la playa, pero mi bicicleta no puede con todos: ya somos cinco. Pedalear tan cargado y tan lejos tampoco me suena divertido. La playa más cercana está a diez kilómetros de mi casa. Si no fuese por mi bebita, que apenas da sus primeros pasos, lo haríamos como excursión, a pie. El transporte está horrible desde que recortaron el combustible y como mi deseo es divertirme, no sufrir, ni loco me arriesgo a salir con tanto familión a ver qué cojo.

Por estos días ha estado lloviendo y los ríos permanecen sucios: tampoco es buena idea ese chapuzón. Además acabamos de salir de una gripe terrible con los niños, ¿qué tal si se renueva? El parquecito de diversiones de Mayarí es artesanal, hecho  por talleres improvisados. Está viejo y oxidado, casi nada funciona y rara vez venden algo para los niños. Aun así creo que es mi única opción y lo haré ahora mismo.

Que los niños monten cachumbambé un rato, jueguen en el laberinto y se tiren cuatro o cinco veces por la canal. Llevaré una frazada para limpiar la caquita de los pájaros y no pasar lo de la vez anterior. Tal vez tengamos la suerte de que algún aparato funcione. Luego los llevo a la cremería a tomar helados, nos metemos una cola de dos o tres horas y asunto resuelto. ¡Ya nos divertimos!

La televisión está horrorosa y no hay programación de verano especial. Es lo mismo, aburrido, de pésima calidad y cadente de opciones variadas. Menos mal el paquete de la semana que nos saca del apuro para entretenernos. En Cuba dice, un espacio de crítica en el noticiero de la televisión, tocaron el problema de la recreación en el verano y se me ocurrió escribir sobre este tema.

Visitaron en La Habana muchos lugares destinados a los servicios a la población. El parque La isla del coco  también está funcionando a medias, con varios equipos rotos. Sin embargo el director aseguró que “era el de mejor estado, porque estaba priorizado; los otros dos Mariposa y Lenin se hallaban peor”. Los niños salen de vacaciones masivamente en el verano, tuvieron diez meses para reparar y otorgar recursos (que son pequeños) y no lo hacen. No me consuela en nada el saber que el problema es general en todo el país, más bien me disgusta más.

No se debe a la pobreza endémica de las arcas del sistema. No lo creo,  son más bien “gajes de la planificación”. Un parque de diversiones que dicen que “es de todos” y por eso no es de nadie. Necesita entonces que a un jefe se le ocurra la iniciativa y como están muy pendientes de tener buenas estadísticas que mostrar en los informes medibles sobre los lineamientos, estas “cositas irrelevantes del pueblo” ni se ven. Se dan cuenta en julio cuando la afluencia masiva de público insatisfecho les revela el problema.

Si fuese propio o autónomo, el dueño o responsable velaba por eso y lo mantenía bien por contar con su propio presupuesto, libre de contratar a quien quisiese para ello. Pero aquí se sigue dependiendo de la asignación centralizada o de una iniciativa política: un dirigente emocionado puede dar la orden a cualquier empresa con taller y lo ejecutan. Luego es un problema si la empresa que administra el parque no planificó las reparaciones y por ello carece de presupuesto para pagar. Pero si quieren lo sacan por algo político y asunto resuelto. Aquí se hacen locuras mayores de todo tipo y la contraloría nunca ha encarcelado nadie.

En Cuba dice fueron también a restaurantes, campismos, a Ruta y Andares en la Habana Vieja y al Acuario Nacional. Este último me llamó la atención: su nombre dice que es “nacional”,  sin embargo no ofrecen a los visitantes, muchos de los cuales son niños, ofertas de confituras y refrescos en moneda nacional, solo en CUC. Es increíble hasta dónde llega el tornillo suelto de los que nos dirigen.

La entrada del parque de diversiones de Mayarí.
La entrada del parque de diversiones de Mayarí.

No solo mutilan nuestra capacidad de compra al equiparar los precios de productos tan simples, de uso ineludible, sino que obligan a traer CUC como si fuésemos turistas en nuestro propio país. Un asunto que ha sido superado en todos lados, permitiéndose las dos monedas, ¿cómo es posible que en un acuario se obligue a los padres a portar CUC para comprarles a los niños sus chucherías?  Además, aunque los precios de todas formas son exorbitantes, en CUP es ligeramente menor cuando la oferta la hace el comercio normal en pesos cubanos.

¿Acaso no es suficiente que el salario sea tan bajo y que además nuestra moneda sea depreciada 25 por uno? Un “come candela” me diría “en otros países es igual, un dólar cuesta hasta miles”. Sí, hay canje, pero el salario y los precios están equiparados. Si un dólar está a diez pesos y debes ganar mil dólares, entonces ganas 10 mil pesos. ¡Qué importa, solo hay que usar números más altos! La estafa maestra está aquí, donde comprando en CUC o su equivalente en CUP terminas ganando 20 dólares al mes en el mejor de los casos.

Todo conspira para que sea una empresa difícil, casi imposible, distraer a tu familia y pasar unas vacaciones de verano feliz. Es triste, porque cuando comienza el curso los temas de las composiciones son relacionados con esa diversión que debe caracterizar esa etapa del año. Una carga sicológica muy pesada y estresante para nosotros, los infelices padres, porque los niños en su inocencia no entienden el por qué no podemos. Siempre hay privilegiados por una causa u otra, pero me refiero a mi caso particular y a la gran mayoría del pueblo, que comparte mi suerte de cubano “de a pie”.

Apartar el agobio, resolver con lo que se pueda y sonreírle a la vida para no estresarse demasiado: es la receta posible. Los niños, que se diviertan a bajo costo hasta que esto cambie, si tarda mucho, que crezcan y se vayan. Ya desde chiquitos sueñan con eso al ver los “tours” que alquilan los cubanos que vienen de visita desde el extranjero. Saben lo que es bueno y quisieran imitarlo al crecer. Por ahora les doy lo que puedo y les cuento a ustedes por este medio los azahares de un padre tratando de ofrecer a sus hijos sus mejores vacaciones. ¡Tremenda odisea!

 

4 thoughts on “Vacaciones de verano, ¡tremenda odisea!

  • Pues nada Osmel, fijate que ni siquiera puede comentar al texto. Me quedo en shock cuando oigo las vicisitudes por las que pasa el pueblo cubano, y peor aún ver que una pareja de profesionales no puedan darle a sus hijos un simple esparcimiento, es para morirse de la tristeza, especialmente nosotros que bajo este feroz capitalismo eso que tú querías hacer con tu familia, lo puede hacer hasta el más re-pobre en cualquier país fuera de Cuba. Da mucho dolor ver que personas de bien y supuestamente en el paraíso socialista más cacareado en el mundo ni eso puedan hacer.

    Mi amiga justo esta de regreso este lunes, para la próxima le pido a Circles que nos contacte.

  • Miranda: me conmueve tu sensibilidad y tu gesto. Si tienes ese detalle con mis hijos ya hallaré la forma de hacerlo que llegue hasta Mayarí. Bayamo queda a 180 kilómetros de donde vivo pero no falta gente de confianza que viaja allá por trabajo o familia. Me sorprendiste. Puse mi ejemplo personal con mi familia para hacerlo más gráfico.

  • Muy buen post Osmel, esa es la dura realidad de la mayoria de las familias cubanas. Discrepo que la causa del abandono sea por culpa del funcionario de turno que es perezoso, La culpa es del sistema socio politico economico obsoleto y fracasado que impera en Cuba sin que los afectados tengan derecho a cambiarlos.

    En los paises prosperos los gobiernos locales, digase municipios y provincias tienen la responsabilidad de mantener y mejorar el mobiliario urbano y los servicios basicos como agua, alcantarilado, electricidad, transporte, etc y para eso reciben desentralizadamente un presupuesto del estado ademas de los impuestos que recaudan en su juridiccion. La clave esta que para que exista un buen presupuesto tienen que haber prosperidad y negocios que puedan generar los diferentes tipos de impuestos con los que los municipios pueden ejecutar la obra publica. Entonces para que exista prosperidad y muchos negocios el gobierno tienen que crear politicas y facilidades para que todo el que tenga una iniciativa economica la desarrolle, es decir que el desarrollo de un pais tiene que existir la coresponsabilidad de sus ciudadanos en todos los ambitos de la sociedad .

    Es otra vision diametralmente opuesta al sistema socialista cubano donde se sataniza la iniciativa privada criolla y se le da prioridad a la empresa socialista hermanada con el capitalismo internacional como la mayor responsable de crear bienestar en la poblacion y ya tu mismo puedes ver lo mal que funciona este unico motor impuesto a la fuerza tanto en Mayari como en todas parte del pais. Despues de 57 años hay moral suficiente para decirles a los gobernantes eternos que han fracasado y el pueblo deberia tener el derecho de probar otras formulas que funcionan exitosamente en el mundo entero.

  • Osmel, tengo una muy buena amiga que va a Bayamo cada dos o tres meses para ver a su papá que le dió un derrame cerebral, no sé si vives cerca de ese pueblo y si estarías de acuerdo en que te mande películas de muñequitos, creyones y libros de colorear, no va ser nada subversivo jeje, solo cosas para que los entretengas, si aceptas y me aseguras que no te metes en problemas con la gestapo pídele mi email a Circles.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *