Un suceso que nos obliga a reflexionar

Osmel Ramírez Álvarez

En la entrada al municipio de Mayarí. Foto: cubadebate.cu
En la entrada al municipio de Mayarí. Foto: cubadebate.cu

HAVANA TIMES — No conozco las estadísticas porque no son públicas, pero aquí en Mayarí, Holguín deben ocurrir varios robos por día. Lo normal es que solo sean pérdidas materiales y casi siempre el delito queda impune. Solo cuando es algo trascendental, o el Estado es el perjudicado, se toman gran interés en resolver los casos.

Ya he comentado en otro artículo lo terrible que se pasa en esta zona del Oriente cubano con el hurto del ganado mayor y las mafias que van surgiendo. Hablé sobre los rescates que piden para liberar los animales y lo peligroso de esta tendencia. Acaba de ocurrir hace dos días un ejemplo claro de lo que se preludia e inquieta a muchos.

En un intento de robo de animales, en la noche, los dueños se despertaron. Intentaron defender su propiedad y los bandidos mataron con arma blanca al señor de la casa. A su hermano lo hirieron y se dice que perdió un brazo. Aún no han dado con los culpables que se dieron a la fuga. Felizmente los reconocieron e incluso uno de ellos tenía libertad condicional. El barrio donde sucedió tiene fama ya ganada por las mafias que operan en este “negocio” de la carne de res ilegal.

Una reflexión:

La semilla de la violencia y del crimen organizado está ya plantada en nuestro país. No solo aquí en el interior asociada al robo y al tráfico; es más grande aún en la capital y las ciudades principales. Existe en esas urbes un incipiente comercio de drogas, ya no tan pequeño ni intermitente como años atrás.

Solo falta que el “río se revuelva” para que se vuelvan virales y desgracien este país todavía más; solo falta que el temor que le tienen al poder represivo que posee el Gobierno se disipe (porque aunque casi nunca actúan, si quieren lo hacen, y cuando lo hacen nada los detiene).

Solo falta que exista un tránsito hacia un estado de derecho que los proteja de la mano dura; solo falta que el capitalismo les posibilite ampliar sus negocios sucios y blanquear sus capitales; que eleve los ingresos del pueblo, al que pretenden venderle masivamente los estupefacientes que enajenan y corrompen; también solo falta que les llegue la democracia, para corromperla y pagar por detrás a los políticos, policías, fiscales y jueces, y así convertir a Cuba en un paraíso para los delincuentes .

Ellos están ahí, apostados como un corredor profesional, rodilla en piso y esperando el disparo para salir a correr su carrera. Tarea grande es la que tenemos los hombres y mujeres de bien de esta tierra: proteger ese precioso momento del cambio, cuando llegue. Para nada debemos de temerlo porque existan peligros latentes. Existen esos y muchos otros acechando la oportunidad de cebarse como flagelos malignos en nuestra sociedad, cuando los buenos anhelos den espacios de desgobierno mientras se reacomoda la Patria.

La prudencia nos obliga a conocerlos bien; a observar otras sociedades y beber de sus experiencias de cambio, positivas y negativas. Es muy grande la misión que tiene por delante nuestra generación y seremos testigos de un momento histórico excepcional y muy trascendental. Tenemos el deber de hacerlo bien y no permitir que los oportunistas le roben el protagonismo a la libertad y a la justicia.


12 thoughts on “Un suceso que nos obliga a reflexionar

  • el 18 agosto, 2016 a las 6:15 pm
    Permalink

    La mano dura nunca ha resuelto nada. en Cuba te echan mas años por matar una vaca que por cometer un homicidio y el robo y sacrificio de reses continúa. No me imagino trasiego de carne de ningún tipo en otro país que no sea Cuba. Ante de 59 las carnicerías estaban llenas de carne y a nadie se le ocurría venderla por fuera, si estaba ahí, Y no me digan que los pobres no comían carne porque mi familia fue pobre y picadillo, ropa vieja, carne con papas, etc. etc. se comía con frecuencia, varias veces a la semana. Más caro y no mucho más, era el pollo. Al estrangular la libre producción agropecuaria y monopolizar la distribución de alimentos transformándola en un engendro ineficiente, el régimen ha provocado todo esto.

  • el 18 agosto, 2016 a las 5:38 pm
    Permalink

    Eduardo, como en muchas ocasiones, regresas de nuevo a los ataques y contra ataques sobre Estados Unidos, alejándose de Cuba lo mas posible. El texto no es sobre Estados Unidos. Que Jorge Alejandro tome nota también.

  • el 18 agosto, 2016 a las 4:45 pm
    Permalink

    …predicar moral en calzoncillos es lo que siempre ha hecho tu pais…lo malo es que cuando no se sigue su “moral” te manda invasiones,conspiraciones,bloqueos,golpes de estado ,terroristas y otros “moralismos” mas….

  • el 18 agosto, 2016 a las 3:41 pm
    Permalink

    Eduardo:

    Te digo lo mismo que a Elio: No se predica moral en calzoncillos, además, el único país donde existe un estado de derecho no es EEUU (Y en EEUU los derechos inalienables de sus ciudadanos se respetan más que en Cuba). Un detallito: En la bolivariana Venezuela, el índice de asesinados con armas de fuego, hoy por hoy, está por encima de EEUU, si tenemos en cuenta el número de habitantes de ambos países.

  • el 18 agosto, 2016 a las 9:55 am
    Permalink

    ….y ahora me pondras como ejemplo de estado de derecho y cumplimiento de la ley a tu pais….no es asi???…el lider mundial en trafico y consumo de drogas y la corrupcion que ello implica…lider mundial en consumo y distribucion de pornografia infantil…lider mundial en asesinos seriales…lider mundial en civiles muertos con armas de fuego en un pais que no esta en guerra…y no hablemos de la mafia y el crimen organizado que controla sindicatos,politicos,jueces y etc,etc porque ,y por loco que parezca,el padrino y otras peliculas de mafiosos no son ficcion…y tampoco hablemos de un gobierno que puede comenzar una guerra basada en mentiras solo por intereses comerciales…pero claro,nadie esta por encima de la ley….

  • el 17 agosto, 2016 a las 11:18 pm
    Permalink

    ¡Qué concepto tan pobre, tergiversado y mutilado tienes de lo que es un estado de derecho! Se ve que nunca has conocido lo que verdaderamente es eso. El estado de derecho se caracteriza fundamentalmente en que nadie está por encima de la ley. Por eso en Cuba no lo hay; pero, ya ves, que a pesar de todo lo que dices en esa lección recitada de memoria y que parece sacada de un folleto de comité de base, en Cuba hace muuucho rato que florece la delincuencia; y si nos ajustamos estrictamente al término, mucho más del 50% de los cubanos delinque de una forma u otra.

  • el 17 agosto, 2016 a las 10:54 pm
    Permalink

    ….simbolos de “modernidad” que estan llegando a cuba y que.solo han podido y podran ser mantenidos en cierto control con la “dictadura” de la que tanto se quejan muchos…se necesita mano dura y todos los recursos y el peso de la ley contra esos delincuentes pero ya veriamos a algunos que los defenderian porque solo son ” pobres” luchadores buscandose la vida…

  • el 17 agosto, 2016 a las 8:50 pm
    Permalink

    Que alguien me corrija, pero ese delito de sacrificio ilegal de ganado mayor es un aporte juridico de la revolucion y una mala maña que se generalizo en los campos de Cuba desde que el ejercito rebelde campeaba por la manigua. En los paises donde he vivido jamas escuche que existieran matarifes de reses y jamas vi a nadie vendiendo carne de res ni de ningun tipo que no fuera en los mercados agropecuarios y en los supermercados de forma legal. En latinoamerica es muy comun que los municipios tengan su matadero de reses y puercos donde le cobran a los campesinos por el servicio de sacrificio, corte, limpieza y disposicion de los desechos.

    Osmel, el fenomeno de que existan bandas organizadas que lucran con matar animales ajenos solo se produce en paises donde el hambre y la escases de alimentos estan a la orden del dia. Cuando Cuba vuelva ser un pais normal los matarifes se exinguiran por su propio peso pues los campesinos legalmente podran sacrificar sus reses para la venta y su carne dejara de ser “la peligrosa” como se le conoce en el comercio ilegal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *