¿Somos menos animales?

Kabir Vega Castellanos

HAVANA TIMES — Desde el principio de mi adolescencia he sido más consciente de lo que sucede en el mundo. He podido observar cómo en mi país la vida de los animales se ha degradado con el desarrollo del ser humano.

Los animales, siglos atrás, no necesitaban apoyo del hombre, buscaban lo necesario para seguir existiendo y antes de morir dejaban descendencia.

El hombre es el mamífero más desarrollado y consciente, pero abusó de su poder, transformó el mundo verde y natural, en uno gris y artificial, extinguió especies animales y esclavizó a otras.

De las segundas quiero hablarles, pues mi sufrimiento muchas veces me sumerge en la depresión debido a la impotencia de no poder ayudar a las criaturas que veo padeciendo.

El ser humano transformó el escenario donde antes podía sobrevivir en forma salvaje un perro, un gato. Hasta las aves con sus magníficas alas, que parecen más a salvo, son atrapadas y encerradas en jaulas, incluso por niños, que lo toman como una diversión o un negocio.

Teniendo cada vez menos árboles donde construir sus nidos a veces lo hacen ingenuamente en los postes eléctricos. He visto cómo los mismos electricistas agarran nidos con huevos y pajaritos recién nacidos y los tiran al suelo con indiferencia.

Para los animales, los humanos somos dioses a los que acuden buscando protección. Si les negamos esto, adónde van ir, qué van a hacer, no tienen capacidad para coexistir por sí mismos en el mundo creado por nosotros.

Cada día que salgo a la calle veo a un perro vagabundeando, en muchos se nota que recién los botaron, cuando veo su mirada de angustia no entiendo cómo alguien pudo hacer esto, ojalá sufra lo mismo pienso, muchas veces.

Pero la criatura no piensa así, inmediatamente se consuela siguiendo los pasos de alguien que lo ignora o lo espanta. Aun así el animalito insiste, no parece tener sentimientos de rencor y todo lo que pide es afecto.

Me asombra ver cómo las generaciones se envenenan con el paso del tiempo. Conozco adolescentes a los que les gusta arrojarles piedras a los gatos y lo ven como un entretenimiento. Hay niños y adolescentes que comentan con orgullo que salen por las noches a matar gatos.

Yo solía preguntarme por qué los humanos combaten estúpidamente entre sí o por qué existen los asesinos. Hoy entendí que es muy sencillo: si tienen el valor, mejor dicho si les falta la emoción del dolor y la compasión, la opción de sentirse poderoso es torturar y hasta matar a un animal tan indefenso que no puede responder. Mucho menos escapar.

Entonces por qué no matar a un ser humano, que después de todo ha demostrado ser más animal que los propios animales, quienes únicamente matan para sobrevivir, nunca por el placer de hacer daño.

2 thoughts on “¿Somos menos animales?

  • Hola, Kabir:

    Positivo conocer tu faceta de buen samaritano hacia el mundo animal. En otro orden más práctico, quizás estés encaminando tu futuro por esa senda, y con el tiempo te conviertas en destacado biólogo, o veterinario. Siempre te dejará mejores resultados que una vida encadenada a una pantalla y un joystick

  • Bello,bello artículo, me gustaría tanto contactar con usted,por que al leer su artículo, sentí que aún hay personas con bondad y sensibilidad hacia los animalitos.
    Lo felicito por este artículo, ojalá que el perrito al que se refiere, cuente con su cariño y pueda brindarle un techo con comida.
    Bueno, mi correo es perucuba08@hotmail.com
    Saludos a todos y por favor….no mal traten a los animales, por que eso trae mala suerte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *