Solidaridad, amor y desamparo en Cuba; caía el campo socialista

Xiomara Reinoso Gómez

Xiomara con sus hijos.
Xiomara con sus hijos.

HAVANA TIMES — “¡Se cayó el campo socialista! ¡Se desintegró la Unión Soviética!” Eran los comentarios del personal médico que trabajaba en el hospital. Yo no prestaba ninguna atención, mi hijo de dos meses había sido hospitalizado por diarreas, y en la sala de Gastroenterología se complicó con una infección bacteriana; tuvo que ser trasladado a Cuidados Intensivos.

El médico dijo que si antes de seis horas no lograban canalizarle la vena para transfundirlo y pasarle antibióticos, mi pequeño moriría. En una situación tan desesperada, nada me importaba.

Finalmente, luego de 39 pinchazos en aquel cuerpecito, lograron canalizarle la vena. Pero el peligro no había pasado, había que esperar seis horas más a ver cómo reaccionaba su organismo. Poco faltó para que perdiera la cabeza; por suerte todo salió bien.

Apenas tenía comunicación con mi familia; solo podíamos vernos a través de un cristal, hablar con mímicas y decirnos lo elemental leyéndonos los labios. El único tema posible era la salud del niño, no sabía nada de lo que ocurría fuera del hospital.

Al cabo de unos días le dieron el alta y le indicaron fórmula basal por cuatro meses. Para los que no saben o no recuerdan, la fórmula basal se prepara con plátano verde, malanga, ajo, cebolla, ají y carne de res; y si no hay res, de pollo. Cuando iba saliendo de Cuidados Intensivos una de las enfermeras me dijo que podía ir a buscar la fórmula al hospital durante una semana; ella me la iba a resolver para que yo tuviera tiempo de conseguir los ingredientes.

Le di las gracias -y le estoy agradecida hasta hoy- pero salí de allí pensando: “!Qué tontería!, me es más fácil comprar los ingredientes y hacerla en la casa”. Además, contaba con mi vieja batidora rusa, ¿qué más podía necesitar­?

Cuando llegué al barrio pasé directo por el mercado; con quince días de ausencia mi refrigerador estaba vacío y los calderos ociosos. Fui directo a los estantes de las conservas, con la mente puesta en una comida rápida. Pero ¡Dios mío, los estantes vacíos, todos vacíos!

Le pregunté a una señora qué había sucedido. Me miró extrañada, pensaría que yo venía de Marte. “Es que se lo llevaron todo”.

Quedé petrificada. A mi mente vinieron frases del Apocalipsis: “Abominación desoladora”, “La gran tribulación”. Y si, estábamos frente a una gran tribulación, aunque nada que ver con la profecía bíblica.

Miré al pequeño que llevaba en los brazos y pensé en mi otra niña, de 12 años; no pude evitar las lágrimas.

Al día siguiente fui al mercado agropecuario y todas las tarimas estaban vacías, todas menos una. Un molote de personas esperaba ansioso un camión de malanga, empujándose unas a otras, maltratándose sin consideración. Entonces recordé a la enfermera que con tanta amabilidad me había ofrecido ayuda.

Pero ¿dónde estaban los productos del agro? ¿Es que también los traían de la Unión Soviética? Así comenzó el llamado Período Especial, solo el comienzo.

Hay quien dice que viene otra crisis, pero ya no me asusta; mis hijos son adultos y estoy curada de espanto.


15 thoughts on “Solidaridad, amor y desamparo en Cuba; caía el campo socialista

  • el 3 septiembre, 2015 a las 4:14 pm
    Permalink

    Fue asi. Drastico. Nos acostamos con las estanterias llenas y amanecimos con todo pelado.

    Es bueno escribir sobre eso. No quiero imaginar lo que habrá sido criar un chiquillo en esa época.

  • el 3 septiembre, 2015 a las 3:24 pm
    Permalink

    y otra pregunta interesante: y donde quedo todo lo trabajado,el capital robado,los trabajos sin paga??? Desastre comunista,como para retirarse y no hablar nunca mas….pero,oiganlos!!!

  • el 3 septiembre, 2015 a las 1:45 pm
    Permalink

    …..que yo recuerde las cosas fueron desapareciendo poco a poco…los estantes se vaciaban y no se llenaban con nada…pero no recuerdo esas “compras de panico” que se mencionan en el articulo…..

  • el 3 septiembre, 2015 a las 1:14 pm
    Permalink

    A veces se habla del periodo especial como si antes de el Cuba se desbordaba en abundancia. Desde que yo tengo memoria en el país faltaban muchas cosas, un año abundaba el huevo, otro el pescado llamado chicharro pero jamás sobró la leche, la malaga ni la carne de res. El transporte siempre ha estado malo, el café siempre estuvo por la libreta, etc. Hemos aprendido a conformarnos con tan poco.

  • el 3 septiembre, 2015 a las 9:54 am
    Permalink

    Yo era adolescente cuando se cayó el campo socialista y me acuerdo que por esa época salía al aire en la TV cubana, unas aventuras sobre béisbol infantil ( “Los pequeños campeones”). Me acuerdo de una escena en la que el abuelo del protagonista va a comprar a un mercadito que existía cerca del Hospital Ameijeiras, creo que sobre la calle San Lázaro. Ya en ese entonces y aun con mi corta edad me parecía ridículo cómo el señor de marras paseaba por los pasillos de un mini-mercado completamente vacío, con estantes sin una sola mercancía. No se si el director de esta serie televisiva lo hizo a propósito o no, pero lo que llamaba la atención (más que el mercado sin comida) era la cara de satisfacción y complacencia de este abuelo mientras paseaba con su carrito de compras. La cara de este excelente actor cubano, cuyo nombre no recuerdo, decía: “aquí no pasa nada,…. pero si estamos de lo más bien” . Ya con más años encima, reflexiono y muy bien pudo haber sido un muy buen recurso artístico y de denuncia por parte del director de la serie, a falta de medios para poder expresarse abiertamente.

  • el 3 septiembre, 2015 a las 9:19 am
    Permalink

    Buena pregunta la de Xiomara, y que nos hemos hecho millones de cubanos a través de los años: ¿la malanga también venía de la URSS?

  • el 3 septiembre, 2015 a las 8:56 am
    Permalink

    Asi es Xiomara, cuando Cuba perdio la teta rusa todo el cuento de la superiodidad del sistema socialista se vino abajo. Entendimos de la peor forma que nuestra economia era un chiste de mal gusto y lo peor de todo es que los responsables del desastres siguen impunes en el poder con la misma fracasada estrategia. Solo cambiaron a la teta venezolana que ya le queda poca leche y ellos estan mas decrepitos.

    En el horizonte no se avistan otras tetas de donde engancharse, asi que el proximo periodo especial esta a la vuelta de la esquina y no creo que el pueblo cubano tenga energia para resistir otra crisis similar. No es por gusto la gente no paran de emigrar, pues ya perdieron la esperanza de un futuro mejor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *