Serpiente Negra

Martín Guevara

Canek Sánchez Guevara.  Foto: http://resistensanleo.blogspot.com
Canek Sánchez Guevara. Foto: http://resistensanleo.blogspot.com

HAVANA TIMES – Ha muerto mi sobrino Canek Sánchez Guevara, hijo de Hildita, la mayor de todos mis primos y una de las mejores Guevara sin dudas.

No tengo palabras.

Tanto Hildita como Canek, que significaba en la lengua de los antiguos mexicanos, “Serpiente Negra”,  vivieron a tope, tuvieron los huevos necesarios para hacer lo que creían correcto, fueron libres, valientes, inteligentes, cultos y también dañados por este mundo, tocados en el costado, pero no hundidos.

A Canek no lo veo desde que era un niño, el día que mi padre llegó casi inválido a La Habana con el síndrome de Guillain Barré, mientras mi abuelo Ernesto, estaba en la clínica con un derrame cerebral.

Ese día estábamos cursando una botella de ron Caney que llevamos Evelio y yo al departamento de Hildita. Se fueron a dormir Canek y Camilo, llamaron con la noticia a lo de Hildita y salí corriendo al hospital Almeijeiras, pasé la noche con mi padre, la curda se me disipó al instante que vi al viejo, un tipo duro, necesitando ayuda, no sabía si moriría, el abuelo también estaba a punto. La parca rondó aquella noche gentil y segura.

Me echaron de Cuba al poco tiempo. Cuando me permitieron regresar cinco años después, de visita, Hildita me llamó a casa de mi madre varias veces, me dijo que la fuese a ver, porque estaba muy mal, yo no entendí la gravedad de sus palabras y dejé la visita para los últimos días. Al final, entre las borracheras y las visitas a mi hijo Alejandro, llegó el día de regresar.

A los dos meses me llamaron a Argentina, para decirme que mi prima mayor, la dulce y rebelde Hilda Guevara Gadea, hija de mi tío Ernesto, quien también había fallecido joven, murió de cáncer habiendo tantos hijos de puta que quedaban por ahí.

Hoy en una operación complicadísima se quedó Canek o se fue. Creo que él tuvo más oportunidad de enfilar su barco de la irreverencia hacia buen puerto que Hildita, aunque seguía buscando la misma paz que la madre y el abuelo.

Gran escritor, sincero, valiente, inteligente.

Apestado para todos los obsecuentes de Fidel y Compañia, le dieron la espalda de la manera más abyecta, por ser valiente desde jovencito, punk, rebelde, y perseguir esa verdad interior que te lleva tanto al error, como a la originalidad; consecuente con sus planteos, denunciaba sin titubear las andanzas poco revolucionarias de quienes abandonaron a su abuelo en Bolivia.

No lo volví a ver desde que era niño, pero lo he leído estos años y estábamos en contacto por las redes por similitud y afinidad en pensamiento, puntos de vista y gustos y por afecto familiar. Se había convertido en un hombre en constante búsqueda con una gran honestidad intelectual.

Parece como que hay una línea familiar desde Ernesto tío hasta él, pasando por Hildita, que los lleva a irse del aire persiguiendo fantasmas y sueños que no andan rondando por aquí.

Adiós Canek, recuerdos a Hildita dile que la quiero mucho.

Nos vemos por allí, enredados entre fantasmas y sueños, sobrino maestro.

 


8 thoughts on “Serpiente Negra

  • el 25 enero, 2015 a las 9:53 pm
    Permalink

    mis más sinceros afectos, a su familia y amigos, Canek dejó muchos amigos en Oaxaca, nos dolió su partida pero en algún momento nos volveremos a encontrar. Un abrazo solisario

  • el 24 enero, 2015 a las 6:54 pm
    Permalink

    Lamento mucho la muerte de mi sobrino Canek. Siempre adoré a su madre Hildita, mi prima hermana.

  • el 21 enero, 2015 a las 2:30 pm
    Permalink

    Reciba, Martín, mi sincero pésame por su pérdida.

  • el 21 enero, 2015 a las 9:03 am
    Permalink

    Mis condolencias a los familiares, en especial a Martín, por la evidente cercanía que pareció juntar a ambos primos…

    Gabriel:

    A la larga la familia Guevara tampoco se ha podido sustraer a la división que por causas políticas se fue instalando entre tantas cubanos de la misma sangre…un tema que tenemos pendiente restañar…

  • el 21 enero, 2015 a las 8:21 am
    Permalink

    Muy lamentable la muerte de un hombre joven. Que en paz descanse.
    Lúcido porque entendió de qué se trataba el régimen cubano.He leído su escrito del 2006 que narra sus vivencias y reflexiones y me pareció muy coherente consigo mismo.
    El precio a pagar por la honestidad intelectual y personal es siempre muy alto, pero muy valioso y necesario.

  • el 21 enero, 2015 a las 2:19 am
    Permalink

    Una pérdida lamentable como la de toda vida humana.

    Un día alguien tendría que escribir la historia de la familia del Che.

  • el 20 enero, 2015 a las 10:07 pm
    Permalink

    Sí, en efecto, Kukulkán es en maya serpiente emplumada, parecida a Quetzalcoatl, Canek es lucero, peor también Serpiente negra. Y es esa acepción la que le dieron. Siempre me quedé con lo de emplumada por lo de Quetzalcoatl, que es muy conocida la voz. abrazo

  • el 20 enero, 2015 a las 9:10 pm
    Permalink

    ….lamento tu perdida…no se si sera oportuna una aclaracion…canek es un nombre de origen maya,no mexicano antiguo, y no significa “serpiente emplumada”….segun busque creo significa “lucero” ….

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *