Se propone debatir el futuro de Cuba

En la prensa alternativa de la Iglesia católica

por Vicente Morín Aguado

HAVANA TIMES — El Laboratorio Casa Cuba a través de la revista Espacio Laical propuso recientemente un debate sobre el futuro inmediato de la nación, bajo el título Cuba soñada-Cuba posible-Cuba futura. Paso a reseñar una iniciativa que aplaudo, agregando algunas breves consideraciones.

El Laboratorio Casa Cuba (LCC) comienza planteando cinco puntos o pilares básicos de su propuesta: El Ejercicio no violento de la libertad. La socialización de la riqueza espiritual y material que seamos capaces de crear. La consecución de una democracia plena. La mayor estabilidad en el actual proceso de cambios. El resuelto rechazo a la intromisión de poderes extranjeros en los asuntos de Cuba.

Posteriormente los firmantes del documento escribieron 23  enunciados bajo el título de “Instrumentos para afianzar la República en la Cuba de hoy y de mañana.” No pretendo analizarlos uno por uno, los interesados cuentan con la posibilidad de leer la revista en formato digital o impreso en el papel. (No-3 del 2013 o www.espaciolaical.net)

LCC se presenta así mismo como un proyecto inspirado en su nombre, metáfora creada por Monseñor Carlos Manuel de Céspedes, con los auspicios de  la Iglesia católica cubana sin ser de por sí un proyecto católico, pues según sus firmantes “hay marxistas críticos, socialistas republicanos, anarquistas y católicos.

Abundan expresiones generales, la mayoría de ellas recogidas en nuestra constitución o en cualquier otra carta magna, por supuesto, las diferencias vienen a la hora de las precisiones posteriores y el ejercicio de lo plasmado en el papel. A continuación un ejemplo:

IV- Garantizar a la multiplicidad social y política de la nación el derecho a escoger diversas formas para auto-organizarse con el propósito de promover sus metas, influir en la opinión y en la acción de la sociedad, así como participar en la gestión pública.”

Evidentemente de lo que se trata es del pluripartidismo y la libertad de prensa asociada a esta concepción política.

Otro caso es el punto XXIII que dice: “Todo el quehacer social debe cumplir los principios de legalidad, justicia y supremacía constitucional. Los preceptos constitucionales deben ser elaborados y aprobados con la participación protagónica del pueblo.”

Realmente así fue hecha la actual Constitución Socialista, por muy polémico que sea el texto en sí mismo, su posterior interpretación y las leyes complementarias al mismo, además de la práctica política.

Hay sin embargo, proposiciones muy concretas como las siguientes:

III- Acceso masivo y participativo a Internet.

VII- La mayor autonomía posible para las instancias locales entendidas como espacios comunitarios.

IX- Derogar todas las formas de discriminación, precisando entre muchas, las relacionadas al territorio de origen-aclaro que se refieren a la migración interna sin decirlo expresamente- otro caso son los privilegios detentados por los extranjeros frente a los nacionales- deberían concretarlos- y especialmente la figura delictiva llamada en Cuba “Estado peligroso”, norma jurídica al parecer muy exclusiva de nuestro país, asiento para sancionar a una persona sin la consumación de un delito previo legalmente probado.

X- Separación de las funciones legislativa, ejecutiva, judicial y electoral. Aclaro que la actual constitución reconoce textualmente la separación de poderes, el contrasentido está en privilegiar al Partido Comunista de Cuba como fuerza política dirigente, el cual, en la práctica, somete a sus arbitrios a los poderes antes reconocidos.

XII y XIII– Elecciones directas para todas las responsabilidades públicas.

XXI- Autonomía universitaria y académica.

Obvio mis discrepancias puntuales porque es necesario antes una amplia divulgación del documento, así como su estudio pleno. No debo obviar dos limitaciones básicas en los enunciados de Cuba soñada-Cuba posible- Cuba futura:

Primero, la generalización predominante en lo escrito, porque el debate se fomenta partiendo de abordar directamente aspectos neurálgicos para la sociedad hoy en día, por ejemplo, el Partido Único y las relaciones de propiedad, considerando a los que vivimos dentro o fuera del país; segundo, todo lo planteado se nos presenta considerándolo algo nuevo, cuando muchos de los 23 puntos están plasmados de una forma u otra en la realidad pasada y presente de la nación.

De cualquier forma estamos ante un documento valioso, sobre todo porque tiene el propósito de incitar a la polémica, iniciada en el mismo número de referencia, con artículos de varios pensadores cubanos, entre otros menciono a Pedro Campos, Haroldo Dilla y Juan Valdés Paz, nombres familiares a los lectores de Havana Times.
—–
Vicente Morín Aguado: morfamily@correodecuba.cu

2 thoughts on “Se propone debatir el futuro de Cuba

  • // ¿Debate, qué debate? //

    Los enlaces llevan a un documento pdf (bastante incómodo de leer por cierto) con la nota final “Sus comentarios, análisis y propuestas pueden ser enviados a la siguiente dirección electrónica:
    labcasacuba@gmail.com

    Me recuerda las asambleas de “dicusión” que hace el régimen en Cuba, donde “se elevan” las opiniones de quienes se atreven a manifestarlas.

    Para tratar asuntos que nos atañen a tantos tiene que haber COMUNICACION HORIZONTAL. A todo el que llegue una propuesta tiene que poderle llegar las reacciones que provoque.

    Mientras tanto, por favor visite y difunda en Cuba copia del sitio (es fácil) MHECnet.org

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *