Se buscan chicas cantantes, pero que sean blancas

Rogelio Manuel Díaz Moreno

Convocatoria-racista-reduxHAVANA TIMES — El cartelito lo encontré en la parada de ómnibus en la esquina de las avenidas 41 y 42, en el municipio habanero de Playa. El origen podía ser de lo más común: una compañía artística joven que necesitaba completar su elenco, convocaba a audiciones.

El problema aparecía en una serie de condiciones físicas, prerrequisitos exigidos a las candidatas. Lo primero es que una chica bajita, por muy buena voz que tuviera, quedaría fuera, aunque eso es más o menos común en el modelaje y tal vez en otras manifestaciones, donde conviene que a uno lo vean de lejos.

Ahora, lo más escandaloso, lo verdaderamente intolerable, es que se exigiera que la muchacha fuera “De tez clara”.

Whitney Houston, Rihanna, Tina Turner, Diana Ross, si en vuestra próxima reencarnación ustedes llegan a nacer en Cuba, no se acerquen a la compañía Habana Joven.

Cuando traten de franquear la puerta del teatro Mariana Grajales, probablemente un empleado les informará que no reúnen las condiciones que exigen en aquel conjunto.

Tal vez si pasan los tratamientos como aquellos con los que el súper famoso ídolo del Pop, Michael Jackson, quedó bien blanquito, reciban la merced de una audición, pero no antes.

Me molesté lo suficiente como para sacar el bolígrafo y poner, sobre el cartel, el tachón y el epíteto “¡Racista!” que pueden verse allí en la imagen.

Estuve un par de días elucubrando una conspiración digna de un serial de héroes anónimos: una llamada al lugar, hacerme pasar por el representante de una chica “que canta muy bien, pero que es un poquito oscura, ¿saben?, a ver si le podían dar una oportunidad”.

No estoy diciendo que la compañía Habana Joven sea partícipe consciente de esta inmoralidad. Puede ocurrir, simplemente, que ciertas actitudes se interiorizan y se tornan tendencias naturales.

Pensaba averiguar hasta dónde eran capaces de llegar los de la malhadada convocatoria, pero al final no lo realicé. Cuando volví a pasar por esa esquina, el cartel seguía allí –con mi añadido. Así que, simplemente, lo arranqué y lo traje a casa, para escanearlo y producir esta denuncia.

No es secreto para nadie que nuestra sociedad, la Cuba del siglo XXI, es todavía racista. La educación, la cultura, pueden hacer retroceder lentamente una lacra, acorralarla hacia los rincones más apartados hasta hacerla desaparecer.

Se ha avanzado mucho por ese camino, convengo, pero en cierto momento pareciera que llegamos a un empantanamiento e, incluso, se comienza a retroceder. Los prejuicios discriminatorios extienden sus expresiones públicas, hasta el punto de plasmarse en un cartel como el de esta ocasión.

Las posiciones retrógradas se ven estimuladas por las desigualdades que se asientan y profundizan en nuestra sociedad. La selva del individualismo y los paradigmas mercantilistas a los que nos abocamos, hacen buen caldo de cultivo para el florecimiento de actitudes egoístas.

Estas, a su vez, implican echar mano de cualquier recurso bueno ¬–por ejemplo, el racismo– para pisotear y adelantar a los demás.

No estoy diciendo que la compañía Habana Joven sea partícipe consciente de esta inmoralidad. Puede ocurrir, simplemente, que ciertas actitudes se interiorizan y se tornan tendencias naturales.

Se pierde de vista –sobre todo, si uno no es el perjudicado de manera directa– la carga negativa que contienen algunas posturas y se busca el acomodo, dentro de lo que se cree que rendirá los mayores dividendos.

Whitney Houston, Rihanna, Tina Turner, Diana Ross, si en vuestra próxima reencarnación ustedes llegan a nacer en Cuba, no se acerquen a la compañía Habana Joven.

Así que uno puede necesitar actrices, y las busca entonces dentro de los arquetipos de belleza preponderantes. Se participa del prejuicio y, con esa actitud, se refuerza.

Los sistemas educativos gubernamentales permanecen arrastrados por la crisis nacional generalizada y anclados a mecanismos petrificados en el tiempo de burocracias y autoritarismos.

Poco pueden hacer para revertir el avance de las nuevas realidades, cuando ni dentro de las aulas se puede contener el avance del racismo.

Sin embargo, con culpar a las nuevas generaciones o a los maestros de un problema de toda la sociedad no se adelanta un ápice.

Este problema, como tantos otros, está llamado a convertirse en un severo reto para todos los actores que se decidan a jugar sus roles, ya sean del gobierno o de la sociedad civil.


15 thoughts on “Se buscan chicas cantantes, pero que sean blancas

  • el 22 julio, 2013 a las 9:07 pm
    Permalink

    Relajense que no es para tanto. Lo que si me dio risa fue el comentario de Isidro “…Eso significa que puede ser una mulata, o una jabada…” eso de jabada me recuerda a un tipo fino que conoci que decia “yo vivo en Marianado” pensando que Marianao estaba mal pronunciado.

  • el 30 enero, 2013 a las 3:48 pm
    Permalink

    Todo en la vida necesita cierto grado de respeto y diplomacia. Si lo que se necesita es una muchacha clara con no aceptarla por ser mas oscura a la hora de la entrevista basta, pero es inaceptable poner una propaganda que para mi es totalmente racista. Por cosas como esas han habido problemas en otros paises.

  • el 29 enero, 2013 a las 9:20 am
    Permalink

    mmmmm

    Pues yo tengo mis dudas en cuánto a para qué es que se necesita que la persona tenga tez clara.

    Recuerdo un para de años atrás salió un anuncio muy raro en el periódico, era algo así: “Se busca empleada doméstica negra para casting”. Se dispararon alarmas de racismo. Resultó que buscaban una mujer común, no actriz profesional, para hacer el papel protagónico de la empleada doméstica en la película “Chance”.

  • el 29 enero, 2013 a las 8:55 am
    Permalink

    No queda otra cosa que ir a preguntar. Tal vez es una cuestión de cuotas, de paridad. Tal vez tienen ya varias muchachas negras y buscan mulatas o blancas. No creo que haya un problemas si es así. Pregunta, Rogelio, y cuéntanos.

  • el 29 enero, 2013 a las 8:06 am
    Permalink

    Mas que desgastarnos tratando de precisar si el articulo es racista o no, cosa esta, -de la que no tengo la menor duda-, la verdadera verguenza radica, en que a 50 años del proceso revolucionario en Cuba, el cual debia ser modelo de justicia racial y ejemplo de solaridad internacional, un simple papelito, multiples expresiones diarias en la via publica en Cuba, la selectividad fenotipica en el empleo, la marginalidad frente a la exclusividad racial de determinadas barriadas, una TV europeizada, las novelas importadas perpetuadoras de la superioridad racial y hasta fecha recientes, un poder politicos-administrativo en Cuba que guardaba mayor semejanza con Valencia o Galicia que con Santiago de Cuba o Ciego de Avila, son la base de estos cuestionamientos.

    Como explicarnos racionalmente, que el racismo que fuese denunciado acremente por Fidel Castro en Febrero de 1959, hoy, este no solo subsiste en Cuba, sino que ha hecho metastasis en cada esfera de la vida nacional, devorandolo todo a su paso.

    Escudandose bajo una falsa politica de unidad nacional y temores de una supuesta division racial que podria derivarse del analisis y discusion de este espinoso conflicto, muchos optaron por centrar los esfuerzos en de la nacion en la educacion, la mujer, cultura, deporte y en otros tan algicos como la problematica religiosa y orientacion sexual, a expensa de la problematica racial, lo cual ha permitido su perpetuacion y diseminacion a traves de la siquis nacional

    Hasta tanto no se erradique en Cuba el supuesto “miedo al negro” que tanto dolor y lagrimas ha traido a nuestro pais desde arribo del primer esclavo en 1512. Mientras los medios masivos de comunicacion, educacion y cultura insistan en opacar los sacrificios, contribucion, luchas y logros de los negros en Cuba y el mundo, seguiremos fertilizando el terreno del prejuicio y el racismo.

    Mientras subsista la falta de desarrollo en las provincias Orientales del pais, lo cual obliga a sus hijos a emigrar al occidente del pais en busca de oportunidades de empleos, continuaremos reforzando conceptos peyorativos como Palestinos, estimulando la delincuencia y validando las preconcepciones e ideas racistas que estos generan.

    El Ministerio de Turismo, por citar una entidad altamente responsable con la existencia de estos males, no ha sido remiso en organizar ferias de turismos, crear agencias promotoras de turismo o estimular lineas aereas para establecer vinculos con Cuba en Europa, Asia o America del Sur, algunos a 10 horas de vuelo o mas, en tanto, JAMAS han levantado un dedo para promover el turismo e intercambio comercial con el Caribe, todos a 2 horas o menos de vuelo de nuestro pais.

    Solo un prejuicio inveterado, racista explica, como algunas entidades economicas de Cuba, promuevan un intercambio turistico pleno con España, Portugal o Grecia al borde del colapso economico, mientras ignoran vergonzosamente la pujante economia de Trinidad y Tobago, Barbados, Angola, Surinam y Ghana o la economia Afroamericana, la cual si fuese tomada como una nacion, ocuparia el numero 14 en el mundo?

    Como Taladrid nos ha enseñado, Saquemos nuestras propias conclusiones!!!

  • el 28 enero, 2013 a las 10:37 pm
    Permalink

    Rogelio:

    Creo que aquí hay un error básico de apreciación. El anuncio dice “tez clara”, no blanca. Eso significa que puede ser una mulata, o una jabada. Quizás hasta asiática o india. Entonces no es un asunto de raza, sino de pigmentación.

    No meto las manos en el fuego por Habana Joven, pero sí me gustaría destacar que ellos, en buena medida, están respondiendo a una tendencia estética mundial. Las grandes figuras negras del espectáculo se están blanqueando la piel, y eso no es ningún secreto. Esta “moda” incluso ha tomado proporciones de epidemia en países como Nigeria y Sudáfrica, por no hablar ya de los propios EEUU.

    Si quieren un ejemplo concreto, vean el filme Think Like a Man (Piensa como hombre), de Tim Story, que cuenta con un reparto mayoritariamente negro. Verán que todas las actrices – y son unas cuantas- se han blanqueado la piel y se han desrizado el pelo. Miren además a la “nueva Beyoncé”, ahora rubia y de tez pálida: http://www.dailymail.co.uk/tvshowbiz/article-1357759/Beyonce-shows-lighter-side.html

    Es decir, el fenómeno está ahí, presente. Ahora toca dilucidar las causas.

  • el 28 enero, 2013 a las 8:59 pm
    Permalink

    coño julio…no la pongas tan calva…..yo vi en la adaptacion libre de Romeo+Julieta…..q Mercucio era negro….y he visto otras cosas…..solo te di un ejemplo……para ver si me entendes…harias un alejandro magno negro?….o un atila rubio?……o un Mandela blanco?…no..pq perderia el sentido..la perspectiva historica….

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *