Se buscan chicas cantantes, pero que sean blancas

Rogelio Manuel Díaz Moreno

Convocatoria-racista-reduxHAVANA TIMES — El cartelito lo encontré en la parada de ómnibus en la esquina de las avenidas 41 y 42, en el municipio habanero de Playa. El origen podía ser de lo más común: una compañía artística joven que necesitaba completar su elenco, convocaba a audiciones.

El problema aparecía en una serie de condiciones físicas, prerrequisitos exigidos a las candidatas. Lo primero es que una chica bajita, por muy buena voz que tuviera, quedaría fuera, aunque eso es más o menos común en el modelaje y tal vez en otras manifestaciones, donde conviene que a uno lo vean de lejos.

Ahora, lo más escandaloso, lo verdaderamente intolerable, es que se exigiera que la muchacha fuera “De tez clara”.

Whitney Houston, Rihanna, Tina Turner, Diana Ross, si en vuestra próxima reencarnación ustedes llegan a nacer en Cuba, no se acerquen a la compañía Habana Joven.

Cuando traten de franquear la puerta del teatro Mariana Grajales, probablemente un empleado les informará que no reúnen las condiciones que exigen en aquel conjunto.

Tal vez si pasan los tratamientos como aquellos con los que el súper famoso ídolo del Pop, Michael Jackson, quedó bien blanquito, reciban la merced de una audición, pero no antes.

Me molesté lo suficiente como para sacar el bolígrafo y poner, sobre el cartel, el tachón y el epíteto “¡Racista!” que pueden verse allí en la imagen.

Estuve un par de días elucubrando una conspiración digna de un serial de héroes anónimos: una llamada al lugar, hacerme pasar por el representante de una chica “que canta muy bien, pero que es un poquito oscura, ¿saben?, a ver si le podían dar una oportunidad”.

No estoy diciendo que la compañía Habana Joven sea partícipe consciente de esta inmoralidad. Puede ocurrir, simplemente, que ciertas actitudes se interiorizan y se tornan tendencias naturales.

Pensaba averiguar hasta dónde eran capaces de llegar los de la malhadada convocatoria, pero al final no lo realicé. Cuando volví a pasar por esa esquina, el cartel seguía allí –con mi añadido. Así que, simplemente, lo arranqué y lo traje a casa, para escanearlo y producir esta denuncia.

No es secreto para nadie que nuestra sociedad, la Cuba del siglo XXI, es todavía racista. La educación, la cultura, pueden hacer retroceder lentamente una lacra, acorralarla hacia los rincones más apartados hasta hacerla desaparecer.

Se ha avanzado mucho por ese camino, convengo, pero en cierto momento pareciera que llegamos a un empantanamiento e, incluso, se comienza a retroceder. Los prejuicios discriminatorios extienden sus expresiones públicas, hasta el punto de plasmarse en un cartel como el de esta ocasión.

Las posiciones retrógradas se ven estimuladas por las desigualdades que se asientan y profundizan en nuestra sociedad. La selva del individualismo y los paradigmas mercantilistas a los que nos abocamos, hacen buen caldo de cultivo para el florecimiento de actitudes egoístas.

Estas, a su vez, implican echar mano de cualquier recurso bueno ¬–por ejemplo, el racismo– para pisotear y adelantar a los demás.

No estoy diciendo que la compañía Habana Joven sea partícipe consciente de esta inmoralidad. Puede ocurrir, simplemente, que ciertas actitudes se interiorizan y se tornan tendencias naturales.

Se pierde de vista –sobre todo, si uno no es el perjudicado de manera directa– la carga negativa que contienen algunas posturas y se busca el acomodo, dentro de lo que se cree que rendirá los mayores dividendos.

Whitney Houston, Rihanna, Tina Turner, Diana Ross, si en vuestra próxima reencarnación ustedes llegan a nacer en Cuba, no se acerquen a la compañía Habana Joven.

Así que uno puede necesitar actrices, y las busca entonces dentro de los arquetipos de belleza preponderantes. Se participa del prejuicio y, con esa actitud, se refuerza.

Los sistemas educativos gubernamentales permanecen arrastrados por la crisis nacional generalizada y anclados a mecanismos petrificados en el tiempo de burocracias y autoritarismos.

Poco pueden hacer para revertir el avance de las nuevas realidades, cuando ni dentro de las aulas se puede contener el avance del racismo.

Sin embargo, con culpar a las nuevas generaciones o a los maestros de un problema de toda la sociedad no se adelanta un ápice.

Este problema, como tantos otros, está llamado a convertirse en un severo reto para todos los actores que se decidan a jugar sus roles, ya sean del gobierno o de la sociedad civil.


15 thoughts on “Se buscan chicas cantantes, pero que sean blancas

  • el 28 enero, 2013 a las 4:53 pm
    Permalink

    Oye…dejen la boberia ya…de que si es racismo o no…si lo que quieren es una chica blanca…pues ..es blanca y mas nada…a quien le debe importar eso…!!….Ademas en el fondo…… fondo…si es verdad…hay racismo y que…?

  • el 28 enero, 2013 a las 1:41 pm
    Permalink

    Kurt, el cuento original de blanca nieves si no me equivoco es alemán. Por lo que entonces si vamos a buscar debe ser interpretado por una alemana.
    He visto a Denzel Washington interpretando “too much ado about nothing” un papel que le corresponde a un príncipe italiano. Dime cuantos príncipes italianos eran negros? La raza no tiene que ver lo importante es la actuación. También AlPacino haciendo de Judío en otra película de Shakespeare y AlPacino no es judío. Lo de blanca nieves en el cuento original si tiene que ver con el color de la piel pero en Cuba no hay blancos así todos tienen un poco de color verdad?

  • el 28 enero, 2013 a las 12:04 pm
    Permalink

    te puse un ejemplo de lo que puede ser un absurdo…y si..el color d la piel es escencial para el cuento….pq se llamaba blanca nieves?…piel tan blanca como la nieve…labios tan rojos como la sangre..y pelo tan negro como no se que cosa…..racista es molestarse por esas pequeñeses..pq eso demuestra lo racista q se puede ser….quizas inconsientemente….

  • el 28 enero, 2013 a las 11:50 am
    Permalink

    Creo que esta vez Kurt no esta tan equivocado yo tambien cuando lei el post la pense igual que el y no me considero racista, Rogelio no llamo a la compania para saber p’q pedian una cantante blanca puede ser que para el espectaculo que proporran la mujer tiene que ser blanca y me gustaria saber si envez de pedir muchachas con tez blanca pedian muchachas con tez negra Rogelio se asombraria de la misma manera ???????

  • el 28 enero, 2013 a las 11:29 am
    Permalink

    Lo que yo veo es falta de habilidad de lectura. Habana Joven esta buscando una ACTRIZ con habilidades de canto y determinados requerimientos físicos, no una cantante. Si la necesitan para un papel en particular -digamos para representar una figura histórica especifica- no veo ningún problema con el anuncio, si por el contrario es para un rol genérico, definitivamente es racista.

    Noten que el resto del personal que buscan (bailarines y músicos) no tienen ningún requerimiento racial, por lo que todo parece indicar que este articulo no es mas que una tormenta en un vaso de agua para llamar la atención a un problema inexistente.

  • el 28 enero, 2013 a las 10:32 am
    Permalink

    Kurt, no veo problema de por que blanca nieves no pueda ser negra. La esencia del cuento no es en el color de la piel verdad?
    Lo que dices arriba es extremadamente racista.
    Así que aparte de homofobico también eres racista.

  • el 28 enero, 2013 a las 9:58 am
    Permalink

    Bueno…..te voy a ser sincero, el q me parece lleno de prejuicios racistas eres tu…..segun lo que veo…Habana Joven es una compañia…y a lo mejor necesitan una cantante q sea blanca para completar un elenco….pq queiren hacer cierto musical q el papel q lleva..es una joven blanca y delgada…..acaso por ello se le podria considerar racista?…soloe stoy especulando…no s puede juzgar son conocer las causas….acaso acusaria de racista al Ballet Folclorico pq hiciera una convocatoria pidiendo un bailarin negro?….o no seria ams ilogico q pidieran una cantante negra para hacer un musical de Blancanieves?……

  • el 28 enero, 2013 a las 8:10 am
    Permalink

    Muy buen post Rogelio, es evidente que el racismo viene ganando terreno.Hay que seguir luchando contra él y no permitir que se banalice. Desde su presencia en la Historia de Cuba,- una invisibilidad del aporte de los negros y mestizos a la historia nacional que ya se está haciendo-, pero también en la cotidianidad (el acceso negado a los puestos en que se pueden ganar divisas) y en las frases e improperios que pululan en la calle.
    Este que narras es otro ejemplo.
    Felicidades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *