Se agudiza en Cuba la escasez de medicamentos

Por Osmel Ramírez Álvarez

Ventana indiscreta. Foto: Juan Suarez

HAVANA TIMES — Mi padre regresó de la calle visiblemente extenuado; enmudecido bajó de su bicicleta y se dejó caer en un sillón. Nos alarmamos al pensar que estaba sufriendo un malestar grave y corrimos a auxiliarlo, pero nos detuvo estirando su mano derecha con la palma abierta. Lo interrogamos, angustiados, y nos dijo: “No estoy enfermo, lo que tengo es frustración”.

Había recorrido cuatro farmacias e hizo colas en dos de ellas y no consiguió ningún medicamento de los que necesita. En casa nos enteramos temprano que habían sacado y corrió para intentar comprarlos, pero fue inútil. Desde hace meses, es decir, todo este año, ha sido muy difícil toparse con las medicinas más necesarias.

Mi esposa padece de fiebre reumática y depende de analgésicos y antinflamatorios para sentirse mejor, más aún en tiempos lluviosos como ahora.Y ya hace más de un mes se les terminaron, sin forma de conseguirlos, ni siquiera en el mercado negro. Sin mencionar que todos en mi hogar somos alérgicos: tengo tres niños y solo un jarabe de loratadina pudimos alcanzar junto a dos blíster de dipirona. Fue gracias a la suerte, porque hace poco sorprendimos el instante en que los sacaron y andábamos con la bebita, que tiene prioridad en las colas.

Conversé con la dependiente de la farmacia y me dijo: “Hay 98 medicamentos en falta y entre ellos están todos los de gran demanda: analgésicos, antinflamatorios, antihistamínicos, sedantes, todos”. Un amigo mío, que tiene 71 años, estalló en injurias al sistema cuando dijeron que ya se había acabado el captopril, vital para él y su esposa, porque ambos son hipertensos. “Esto es una mierda” –me dijo desde el fondo de su alma, con el rostro marchito, como negando toda su acostumbrada defensa del sistema por el que tanto trabajó.

Es en verdad terrible la situación con los medicamentos y estos son solo ejemplos cercanos de algo generalizado. Los doctores te dan las recetas y luego las tiras a la basura, al cabo de dos o tres semanas, cansado de ir por gusto a las farmacias: sacan de a poquito y nunca alcanzan. Matazones de muchedumbre como cola de cerveza en los carnavales, brindan un escenario triste y doloroso. Gente luchando a capa y espada por algo que necesitan, precisamente porque tienen dolencias y deben sacrificarse enormemente para comprarlos.

En la calle solo se escuchan expresiones de queja por la situación que empeora, que siempre ha sido difícil, crítica, pero que increíblemente tiene potencial para que llegue a estar peor.

Farmacia cubana. Foto: salud-cuba.bloquea.cu

En tiempos de Carlos Lage y Fidel como presidente, hubo crisis igual que esta y por ello se tomó la tarea del abasto de medicamentos como “prioritaria”. Solo así se logró estabilidad, jamás eficacia completa: siempre faltaban algunos o había que esperar unos días a que los sacaran o este o aquel está en falta.

Quitaron entonces la Empresa de Medicamentos del Ministerio de Salud Pública y la pasaron al de la Industria Básica (actualmente solo de Industrias), para que tuviese más recursos, dinamismo y control directo. Y no había reunión en que no se hablara de los medicamentos en falta.

Solo así funcionaba de manera aceptable el abastecimiento, porque en el sistema cubano, que es disfuncional, lo que sale bien o más o menos bien es porque lo están empujando desde la alta política. Si le quitan la vista o el interés se destruye por completo y deja de funcionar.

Ahora lo que está pasando es eso precisamente, que le quitaron la vista a ese asunto tan neurálgico y tan sensible para el pueblo. Y de seguro tardarán meses en resolverlo de manera estable, porque hay una gran crisis de liquidez en las arcas del Estado cubano, fruto del desembolso de millones de dólares para la compra del petróleo que Venezuela rebajó de la cuota comprometida en los convenios de Petrocaribe, que es a pagar en 25 años.

Y nuestra economía dependía mucho de esa dádiva amistosa, porque no tiene mucha garantía con los que brindan crédito internacional, pues a pesar del gran incremento del turismo el país no crece en los demás sectores, ya que en más de diez años de gestión este gobierno de Raúl Castro que no se atrevió a promover cambios verdaderos que fomentaran un modelo económico capaz de movilizar las fuerzas productivas y desatar la productividad del trabajo, porque le temen al empoderamiento del sector privado, pues automáticamente dejarían de estar “cogidos por el narigón”, por los mecanismos habituales de control social, y a eso le temen, a perder poder y control.

¡Ya vino el pollo! Foto: Juan Suárez

Estos son los resultados de pensar primero como clase política empoderada y no como país ni con el respeto que merece un pueblo que, aun sin ejercerlo, es el soberano. La timidez política al hacer los cambios es señal incluso de que ni siquiera cumplieron con su propio concepto de revolución; porque si hubiesen “cambiado todo lo que debe ser cambiado”, las cosas, seguro, hubiesen funcionado mejor, y no estuviésemos en esta crisis tan aguda, donde la carencia de medicamentos es solo la punta del inmenso iceberg del desastre económico.

Un triste legado el que dejará Raúl Castro si finalmente deja la presidencia el próximo año, como prometió: un país en crisis y sin señal halagüeña para el futuro. Esta carencia de medicamentos que se agudiza y su fallida gestión de más de una década, solo han servido para reafirmar la inviabilidad de su proyecto político-económico.

7 thoughts on “Se agudiza en Cuba la escasez de medicamentos

  • “¡No, no, no, no, coño, no! ¡Tú de lo que hablas es de los tiempos de Batista; no, seriedad, seriedad, hablemos de lo actual, de lo de ahora, que tanto nos costó y tanto luchamos, hablemos de los frutos de la revolución!”

    Ya ni para llorar alcanza.

  • ¡Genial!

  • mira Osmel, llegate al Hotel Manzana de Gomez, en alguna de sus habitaciones esta hospedado el cruel e inumano bloqueo americano que es el culpable de todos los males del pueblo. Si no esta en su habitacion buscalo dandose un chapuzon en la piscina o en el bar tomando un refrescante mojito, si no logras verlo, espera a la tarde y llegate a alguna de las boutiques y quizas lo encuentres comprando una camisa lacoste por 125 CUC o un buen perfume por 95 CUC, eso si, apurate porque al anochecer le gusta salir a pasear por la habana en un descapotable clasico para ir a bailar un poco de salsa o tomarse un buen ron escuchando jazz. En la casa del habano quizas lo encuentres o jugando golf en Varadero con Antonio Castro. Yo se que es dificil empatarse con el bloqueo americano pero vale la ena intentar localizarlo y pedirle explicaciones… ah y el sabado creo que va a salir por la Marina Heminway a pescar aguja y al regresar va a asistir a una gala de algun famoso que anda de paseo por la habana…

    recuerda que el bloqueo es el culpable y vive en la habana, eso que te han dicho de que vive en USA es mentira, el bloqueo vive en la habana a todo lujo y solo afecta al pueblo, solo al pueblo…

  • Fijate si es verdad que a los de la elite verdeolivo nada les falta que los presidentes del socialismo del siglo 21 vienen a sus clinicas privadas a tratarse sus dolencias.

  • Falta el 90% de los medicamentos basicos, los medicos de esclavos en otros paises. La infraestructura de salud en ruinas. Pero para Yusimi somos una potencia medica, segun se puede leer en su post que esta en la portada de HT.

  • Qué horror! Pero a los de arriba nada les falta.

  • Osmel : los indios de la amazonia nunca han visto a un medico…gracias a la revolution tienen medicos y medicinas..!!!Todos a la Plaza !!
    Nota al unico cubano que hablo claro en a Plaza el pasado Primero de mayo, mira como lo trataron…!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *