Revolución y apoyo juvenil

Rogelio Manuel Díaz Moreno

HAVANA TIMES — Los extranjeros le hacen a uno cada tipo de preguntas, que no son nada fácil. Hace poco, un compañero de otro país me preguntó si yo creía que la juventud cubana apoyaba a la revolución.

Lo primero que me pregunté, fue qué entendería la juventud actual por revolución. Para apoyar u oponerse a algo, conviene tenerlo bien definido.

Por ejemplo, durante la dictadura de Batista, la revolución podía considerarse como derribar el régimen y restablecer el sistema democrático liberal previo, añadidas algunas medidas sociales progresistas. Algo así proclamaba el Movimiento 26 de Julio y lo apoyaba mucha gente.

Para muchos desposeídos y muertos de hambre, la revolución significó luego acceder a estándares de vida mucho más altos que los que podía razonablemente aspirar en el sistema anterior. Con medidas como las reformas agraria y urbana, se repartieron tierras, viviendas, se aseguró empleo universal, se emprendió la electrificación nacional, se asentaron la salud y la educación gratis, etcétera. Ello tuvo un precio, por las deformaciones internas y las agresiones del imperialismo yanqui, pero por lo menos era fácil decir, “esto es la revolución”, y estar a favor, o en contra, o tratar de defender lo positivo y enfrentarse a lo negativo; en fin, tomar una posición.

Muchachos en la cuadra.

Años después, el término revolución se había mezclado tanto con gobierno, Estado, Partido, que ya no se sabía. Defender la revolución resultaba, de acuerdo con los dirigentes, apoyar todo lo ordenado “desde arriba”, así fuera un disparate como la llamada Ofensiva Revolucionaria, la Zafra de los 10 millones o la obligatoriedad y masividad de las escuelas en el campo.

¿Qué noción estructurada de revolución pudieran tener los que llegaron al escenario tras la caída del Muro de Berlín? Parece que la dificultad se hacía patente, puesto que el 1ro de mayo del 2000, el entonces presidente Fidel Castro ofreció unas definiciones que han sido muy glosadas.
“Revolución es sentido del momento histórico… cambiar todo lo que debe ser cambiado… desafiar poderosas fuerzas… defender principios éticos al riesgo de la propia vida… desinterés, altruismo, patriotismo…”

El propósito era claramente programático. Esto fue amplificado y reproducido por los medios oficiales, discursos de dirigentes, en afiches, etcétera.

Cuando sea grande.

Sin embargo, todavía es difícil orientarse. ¿Cómo puede uno sentir que apoya el “sentido del momento histórico”? Es más, ¿cómo puede uno oponerse a eso mismo? Ningún sujeto político tiene el monopolio del cambio de “lo que debe ser cambiado”. El presidente Obama cambió la política de Estados Unidos hacia Cuba. No es un revolucionario, por eso. Fuerzas poderosas son retadas sistemáticamente por otras fuerzas, sin que haya diferencias particulares en el grado de “revolucionariedad” de cada una. Los principios éticos a defender son definidos de acuerdo a la moral de cada clase, que puede ser perfectamente conservadora, anarquista, comunista, socialdemócrata, y así sucesivamente.

Es sintomático que no se conozcan análisis, abordajes, profundizaciones teóricas, de los intelectuales afines al sistema, relativos a esta definición.

En los años que le siguieron, defender la revolución fue apoyar la política de los maestros integrales de formación emergentes; restringir la actividad de la economía privada “cuentapropista”; trabajar en los llamados “Programas de la revolución” que constituían la “Batalla de Ideas”; sacrificarse más sin perspectivas de progreso individual, en pro del futuro luminoso, etcétera. Pero esto no duró mucho y, de pronto, el gobierno dio un giro en dirección opuesta.

El nuevo presidente, Raúl Castro, prometió un nuevo socialismo “próspero y sustentable” y su documento programático lo constituyeron los Lineamientos, proclamados en el VI Congreso del Partido Comunista. Los maestros se volvieron a especializar y a formarse con más cuidado; los programas de la revolución se cancelaron; a los cuentapropistas se les dio una vía más libre.

Artesanias

Al final, todo vuelve al principio. Lo que parece complacer mejor a la dirigencia, cuando convocan a “defender la revolución”, es que se les obedezca. Algunos asalariados de la exégesis, como Enrique Ubieta, tienden a acompañar esta interpretación. Si tienen otra cosa más profunda en mente, es difícil de distinguir, sobre todo cuando se reconocen los propios escándalos de corrupción y deserciones de esa misma dirigencia.

Y la juventud nunca ha sido muy obediente. Se reconoce en la enajenación respecto a las organizaciones políticas oficiales. Es evidente el formalismo en la participación a la que compele el sistema, y la reluctancia a ocupar protagonismos o responsabilidades. Y la emigración diezma drásticamente a las generaciones en ascenso.

Por lo tanto, si existe o no apoyo a la revolución, partirá de concepciones propias, frescas, de tal concepto, que pugnan por abrirse paso en los complejos escenarios contemporáneos.



13 comentarios sobre “Revolución y apoyo juvenil

  • Muy divertido tu artículo Rogelio. realmente es una respuesta muy difícil de dar, aunque yo le respondería –Chico, y por qué no sales a la calle y les preguntas tú mismo? a lo que de seguro él se quedará escandalizado, al menos en mi experiencia hice un pequeño sondeo utilizando la observación participante, en fin, en una charla informal, la mayoría de ellos “con los que interactué” no tenía idea de qué era ser revolucionario, mas lo que hacían era repetir el abc que se encontraba en los carteles y poster propagandisticos. ;).
    Saludos.

    Respuesta
  • Coño Rogelio! as dado un rodeo tan grande y al final realmente no respondiste la pregunta.
    Aun mejor pregunta es que por cierto de cubanos realmente apoyan lo que existe en Cuba y que porciento quiere un cambio que les de libertad de expresión, libertad económica, y todos los derecho humanos. La creación de un estado de derecho. Y la posibilidad real de seguir tus sueños y hacerlos realidad. Sin tener que esperar por órdenes de arriba, ni que un burócrata decida por ti. Claro con todas estas libertades y derechos bien en cantidad de responsabilidades. Y estoy seguro que los cubanos no tendrían problema ninguno en asumirlas y esto lo se por que sencillamente pasa con cada cubano que arriba a este gran país.

    Respuesta
    • Todo depende, Julio, de cómo plantea uno la pregunta. Si tú la vas a plantear así como lo hiciste, y sin aclarar que en todos los demás países burócratas de una u otra índole deciden por los ciudadanos, que la libertad de expresión al fin no es tal como la pintan, habrá muy pocos que respondan rotundamente “no la apoyo”. Tú has planteado una pregunta donde le has sometido valores tuyos ya de entrada, no es una disyuntiva neutral ni remotamente.
      No te voy a decir cómo la debes plantear, eso es tarea tuya.

      Respuesta
      • Jesus,
        precisamente esto es algo que debemos decidir los cubanos. Que es lo que se quiere para cuba. Creo que la cantidad grande de personas que buscan su futuro fuera de Cuba es una muestra de que hay mucha insatisfacción con lo que existe. Si solo contamos los que estamos fuera por las razones que sean somos más de un cuarto de la población Cubana. Y esto es solamente la punta del Iceberg.
        Mi opinión como la de tantos otros debe contar. Si estoy opuesto a que una minoría sea la que decida por todos o nos trate de vender su posicion como que es la unica solucion que es lo que ha estado ocurriendo por estos mas de 50 anos. No han resuelto los problemas que trataron de resolver. Los pobres en cuba siguen siendo tan pobres como antes o más y el país se ha llenado de una clase de gobierno corrupta.
        Estoy bastante seguro que una mayoría de cubanos Jóvenes y hasta viejos no quiere eso para cuba. Es facil decir lo que no queremos el problema es ponernos de acuerdo en lo que queremos. Como bien dices lo que escribi anteriormente son cosas que yo personalmente quiero.
        Para mis es esencial la libertad. Libertad de expresion. Libertad economica. libertad de religion. Libertad de asociación. Creo que ningún estado debe dictar a los individuos lo que deben creer y cómo deben trabajar. Esos no son asuntos de estado. Por otra parte como ya dije no creo que ninguna minoría deba tener tanto poder y especialmente tener el poder de decidir por todos. Especialmente si esa minoría no está en posiciones de gobierno de forma democrática como es el caso de los gobernantes cubanos. Como cubanos nunca hemos tenido la elección de poder decidir si queremos a uno de estos comunistas o a otro que no represente esas ideas. Mucho peor la elección no ha sido tal pues siempre a sido la misma persona en el poder y nosotros sin derecho real a escoger. En fin que hay mucho que cambiar para que cuba vuelva a ser un país de todos los cubanos.

        Respuesta
  • Ejemplo de pais para el mundo entero……jamas se arrodillo ante el imperio……

    Respuesta
    • Bueno, en honor a la verdad, al imperio soviético lo tenían hasta en la Constitución.

      Si eso no es arrastrarse, que venga Dios y lo diga.

      Respuesta
  • Interesante la pregunta que the hizo el compañero. Buena tu respuesta

    Respuesta
  • Escribe Julio:

    Coño Rogelio! as dado un rodeo tan grande y al final realmente no respondiste la pregunta .
    ——————————————————————————

    Julio, Sin animo de molestarte. “Has dado…
    Por otra parte. Es un Buena entrada. Cada cual opina como le fue en la feria.

    Comenta Carlos en Oncuba:
    Hubo gente que se vio tres décadas más tarde. Hubo gente que nunca se vio.
    ————————————-
    “Nuetra revolucion- ironizaba un compañero de trabajo que en sus años mozos habia pasado por la UMAP repitiendo un slogan y ambos sonreiamos- ha sido siempre muy generosa”
    —————-
    Tanto, opino yo, que utilizaban la oprobiosa ley del S M O para separar a las familias
    penalizaban las relaciones familiares del que se quebaba detras con el desafecto que emigraba y se dedicaban, con inaudita bajeza de usar los medios para culpar a los padres de haber abandonado a sus hijos.

    Respuesta
  • Opino que la Revolución es la estafa masiva mas grande de la historia de Cuba. Derrocar a un dictador porque violo la Constitución de 1940 y después desconocer desde el primer día en el poder esa misma Constitución y sustituirla de un plumazo por otra 16 años después.

    Hacer una Revolución para implantar otra dictadura mas totalitaria y cuartar todos los derechos que al menos existían en la anterior.

    Hacer una Revolución “por los humildes y para los humildes” y después llevar a todo un pueblo a la humilde pobreza y desesperanza.

    Lograr hacer todo lo expuesto y convencer a mucha gente que la culpa es de los USA, es un acto supremo de magia y sirvenguenzura jamas visto en el Mundo.

    Vean en youtube el documental “Los nietos de la revolución cubana” que apoya con testimonios este post.

    Respuesta
    • Estimado bobo de abela:

      Estoy completamente de acuerdo con usted.

      Lo triste es que, al parecer, buena parte de los estafados han aceptado la cosa con mucha naturalidad.

      Respuesta
  • Una respuesta podria estar en la edad promedio de los cubanos que salen para radicarse en otros paises. Apoyar desde afuera no es lo mismo que desde adentro

    Respuesta
  • Respuesta inteligente a pregunta tontísima por el nivel de desinformación de “los compañeros solidarios”.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Foto del día

Foto del día
Imagen 1 De 1

Kite Surfing en Río de la Plata, Acassuso, Buenos Aires, Argentina.  Por Peter Lawrence (Argentina).  Cámera: iPhone 6

Usted puede participar en la Foto del Día
No tienes que ser fotógrafo profesional, solo envía una imagen (en blanco y negro o color), con un pie de foto indicando dónde fue tomada (ciudad y país), tipo de cámara o celular que usaste y una pequeña descripción sobre la misma.
Para nuestro formato es mejor que las fotos sean de orientación horizontal, ya que tenemos problemas con las verticales.
Envía tu foto, con tu nombre y país natal o de residencia a esta dirección de correo: [email protected]