Respuesta de lector sobre: “Elecciones en Cuba: Sin falsas promesas”

Por Arnold August*

HAVANA TIMES, 26 abril — Hay algunas afirmaciones erróneas en el artículo “Elecciones en Cuba: Sin falsas promesas”. En Cuba hay elecciones generales, la más reciente tuvo lugar durante 2007- 2008. En estas elecciones, son electos los diputados al Parlamento (la Asamblea Nacional del Poder Popular)  y los delegados a las Asambleas Provinciales para un mandato de cinco años. Como parte de ese proceso de elecciones generales, con anterioridad son electos los Delegados a las Asambleas  Municipales, pero para  un mandato de dos anos y medio solamente. En el contexto de las elecciones 2007- 2008, en enero de 2008 tuvieron lugar (entre otras) elecciones para los diputados del Parlamento. Todos los ciudadanos con 16 años o más tienen derecho a votar.

Las nominaciones de candidatos para las elecciones al Parlamento son preparadas por las Comisiones de Candidaturas a los niveles municipal, provincial y nacional. Estas comisiones están integradas por representantes de las principales organizaciones de masas del país, no del Partido Comunista de Cuba ni de la Unión de Jóvenes Comunistas; estas comisiones se integran a partir de representantes de los sindicatos, los estudiantes, los pequeños agricultores, las mujeres, los comités de vecinos de los barrios, designados por dichas organizaciones como resultado de análisis y consultas al interior de cada una de ellas.

Para las elecciones del año 2008 se formularon más de 45 000 propuestas por parte de las organizaciones de masas, para candidatos a ser electos como Diputados al Parlamento, como resultado de consultas con los miembros de esas organizaciones; estas propuestas fueron enviadas a las Comisiones de Candidaturas desde las organizaciones de masas. Estas Comisiones realizaron también consultas con el pueblo en los lugares de trabajo, en las escuelas y en los barrios donde habían sido planteadas las respectivas propuestas. ¿Por qué se hace esto? Se hace para determinar si las propuestas de candidatos son realmente merecedoras de la confianza de los electores, y si estos potenciales candidatos tienen el apoyo de las bases como para ser nominados candidatos apropiados.

Esta forma de nominación parece ser lo más próximo que se puede tener en comparación con el procedimiento de nominación en los barrios, que se lleva a cabo durante las elecciones para los Delegados a las Asambleas Municipales. En las reuniones que se celebran en los lugares de residencia con los vecinos, en las bases,  para nominar los candidatos a las Asambleas Municipales, que se denominan Asambleas de Nominación de Candidatos, cada elector tiene el derecho de proponer directamente a cualquier otro ciudadano comprendido en la edad electoral, siempre que la persona resida en esa área, en esa parte del barrio que se enmarca en una circunscripción electoral, de la cual deberá salir un Delegado a la Asamblea Municipal.

Volvamos a las elecciones para la Asamblea Nacional. Incluso después que la lista de más de 45000 se redujo en enero de 2008 hasta hacerla coincidir con el número de escaños en el Parlamento, ¿quién tiene la última palabra para decidir quienes deben ser los candidatos? Son precisamente los Delegados electos a las Asambleas Municipales, que fueron electos como resultado del proceso de nominación en los barrios y la posterior elección con al menos dos candidatos en cada circunscripción. . Una vez que la lista de candidatos al parlamento estuvo lista, para ser electo como Diputado cada candidato tiene que recibir al menos 50% más uno de los votos.

Una vez que los diputados fueron electos de este modo, el parlamento se reunió el 24 de febrero de 2008. Uno de los primeros pasos dados ese día fue elegir el Consejo de Estado de entre los Diputados electos que conformaron la Asamblea Nacional, el parlamento cubano, en esa legislatura. Y repito: el Consejo de Estado es electo de entre los Diputados que antes fueron electos directamente mediante sufragio universal directo y secreto, en un proceso en el que normalmente más del 97% de los electores vota.

Y más aún, hasta el 50 % de esos Diputados electos, de acuerdo con la ley, tuvieron que ser electos antes Delegados a sus Asambleas Municipales; es decir, tienen una doble representación, con lo que de un modo innovador propio de Cuba, su sistema integra a los representantes de las bases en los niveles superiores del Estado. Ningún otro país del mundo tiene hasta el 50% de sus Diputados, por ley, provenientes de las bases conformadas por sus Asambleas Municipales.

Cuba no tiene un sistema presidencial como ocurre en los Estados Unidos, además de muchas otras obvias e importantes diferencias. Para elegir al Consejo de Estado y a sus principales dirigentes, incluido el Presidente, el parlamento recesó temporalmente  el 24 de febrero de 2008 en su sesión, de modo que se llevó a cabo un proceso de votación directa y secreta en el cual los Diputados (incluyendo los que son a su vez delegados a sus respectivas Asambleas Municipales) depositaron sus boletas en una urna. El 24 de febrero el Consejo de Estado, incluyendo a su Presidente Raúl Castro, fue finalmente elegido por el parlamento integrado por  los Diputados.

Así que es falso decir que el Consejo de Estado no es electo por el pueblo o el parlamento; igual que es falso afirmar que el parlamento no es electo. Viendo que el autor del artículo parece estar interesado en el sistema electoral de los EEUU, por favor note que normalmente solo el 50-60% del electorado posible vota allí, por lo que estando divididos los votos ente Republicanos y demócratas, el Presidente de los EEUU (el cual NO ES electo directamente sino por un colegio electoral, los llamados compromisarios, – recuerden el caso Bush vs. Gore, etc,) recibe algo así como el 20% de los votos: algo muy lejano del mínimo del 50% más uno requerido para ser electo cualquier ciudadano cubano a un cargo representativo el en estado. Y así los cubanos, a través de las elecciones de 2007-08 para los Delegados a sus Asambleas Municipales y los Diputados a la Asamblea Nacional tienen efectivamente voz acerca de quien debe ser el presidente de su máximo órgano ejecutivo del Estado, y de sus representantes estatales al nivel supremo de dirección estatal.

A partir de que los Delegados municipales fueron electos en 2007 para un mandato de 2.5 años, las elecciones que tienen lugar en estos momentos en Cuba son elecciones parciales, a diferencia de las que los cubanos denominan elecciones generales, la última de las cuales tuvo lugar en 2007-08. Desde el inicio de la nominación de candidatos el 24 de febrero de 2010 hasta las elecciones de  este domingo 25 de abril, es un proceso que no tienen nada que ver con la elecciones del Consejo de estado o de su Presidente, tal como lo concibe su sistema debidamente ordenado en la Constitución de la República y mediante las leyes correspondientes.

Acerca de la queja de que las personas son presionadas para votar, mi propia experiencia en Cuba cubriendo varios procesos de elecciones durante los últimos 12 años me muestra que al mismo tiempo que se hace un esfuerzo para inspirar a los ciudadanos a votar, en ejercicio de un derecho ciudadano, no es obligatorio, y nadie es presionado ni es víctima de represión de algún tipo si decide no votar. Miren, de hecho alrededor de un  3% de las personas no votan; ¿podrían imaginarse los desórdenes y el descontento que se produciría si un 3% de la población fuera perseguida a causa de no haber votado?

En cuanto al derecho a discutir problemas económicos, libertad de prensa, etc., nadie ha reclamado nunca que las elecciones cubanas sean el canal para esto.  No obstante, las personas de muchos otros países podrían verdaderamente sentir envidia en cuanto a las oportunidades que existen cada vez más en Cuba para discutir regularmente en los medios masivos, en los centros de trabajo y de estudio y en los barrios de residencia tales temas y otros como la necesidad de perfeccionar aún más el sistema político y social cubano.

*Arnold August, Montreal,  escritor.


4 thoughts on “Respuesta de lector sobre: “Elecciones en Cuba: Sin falsas promesas”

  • el 29 enero, 2013 a las 7:26 am
    Permalink

    Sr Arnold, está usted muy desinformado.
    Cito:
    “estas comisiones se integran a partir de representantes de los sindicatos, los estudiantes, los pequeños agricultores, las mujeres, los comités de vecinos de los barrios, designados por dichas organizaciones como resultado de análisis y consultas al interior de cada una de ellas”.
    Esto es mentira, investigue y no cuente el cuento por lo que le han explicado oficialmente de cómo ocurren las elecciones.Si la fuente de las candidaturas es un proceso totalmente oscuro en la elección delas propias candidaturas y de los candidatos que proponen, coincidirá conmigo que el resto del “edificio electoral” se erige en bases falsas. Las candidaturas cerradas, el anonimato de las comisiones, y el desconocimiento de los que son elegidos en cuanto a saber qué le proponen a sus electores, hacen un sistema fraudulento y una rutina formal. Ya no estoy hablando del pluripartidismo, estoy hablando del fraude del propio sistema tal cual es hoy en día.
    Antes de escribir infórmese.En el 2012 hubo el 90% de los votos válidos y el 10 % anuló o dejó en blanco las boletas. Como usted no se ha enterado de los mecanismos de control social en Cuba, no entiende un porciento tan elevado de participación.Siga en su ignorancia pero entonces no escribe sobre el tema.

  • el 14 junio, 2010 a las 8:31 am
    Permalink

    He tenido la oportunidad de leer la respuesta que un Señor llamado Arnold ha escrito sobre el artículo de Yusimí Rodríguez acerca de las elecciones en Cuba, y sólo se me ocurre una pregunta para este Señor: En qué parte de Cuba o en qué otro país fue que vivió Usted?, Es que estuvo Usted siempre entre las altas esferas y no vió nunca lo que sucede en la bajas?
    En Cuba sí se persigue a la gente para que vaya a votar, no se les persigue si no van, pero luego se lo sacan en cara y se lo tienen como objeto en contra a la hora de decidir dar un estímulo entre alguien que fue a votar y alguien que no, eso lo estamos viendo desde la primaria, o Usted no pasó por la escuela?
    Eso de que los cubanos tenemos participación directa en las Elecciones Presidenciales, caramba Señor, en que parte del mundo estaba Usted cuando en esas elecciones del 2007-2008 que tanto menciona participaron solamente 614 personas de entre más de 11 millones que somos los cubanos?
    Usted sabe que quien tiene el valor de plantear en la Asambleas de los CDR los problemas que hay en el país, luego va un dúo del Partido a investigarlo a su barrio y a su Centro de Trabajo? Si no lo sabe, entérese, para que pueda entonces tener argumentos dignos para escribir las cosas que ha escrito. En los EEUU hay democracia y lo demuestran cada vez que el pueblo vota por su presidente, y la diferencia de los votos de la que Usted tanto habla entre ese país y el nuestro está radica en que aquel país hay varios Partidos y en el nuestro hay solo uno, y los que se atreven a pensar en otro, o a reunirse siquiera, son perseguidos y encarcelados. Sabe Usted cuántos educadores han perdido el título y estado en prisión por plantear abiertamente su desacuerdo con el sistema. Permítame decirle algo, para expresarse como lo hace Usted, es necesario o al menos digno, que se tenga no solo plena seguridad de lo que se habla, sino además argumento y pruebas. Esto que le cuento de los educadores sucedió en el Pre Universitario de Alto Cedro (Holguín) en el año 1989 municipio de Cueto, pregunte y luego piense antes de hablar de algo que desconoce.
    En Cuba NO HAY Elecciones Generales, abra sus ojos, que la gente que no tiene el valor de reconocer periodistas con el valor político de esa joven que escribió ese artículo, debe tener al menos el pudor de callar ante los que lo tienen, o no ha leído Usted a José Martí?
    Hablar desde fuera del país y viviendo una dulce vida, o siendo…

  • el 27 abril, 2010 a las 4:22 am
    Permalink

    El link que ponen en el texto del artículo lleva a una página con un fotorreportaje sobre el 14 de febrero.
    Saludos.

  • el 27 abril, 2010 a las 4:13 am
    Permalink

    Uh, muy buen artículo. Un punto en la boca de muchos.

    Lo malo es que de nada sirve que existan millones de oportunidades para “discutir regularmente en los medios masivos, en los centros de trabajo y de estudio y en los barrios de residencia tales temas y otros como la necesidad de perfeccionar aún más el sistema político y social cubano” si al final, todas esas sugerencias se diluyen en la nada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *