Respuesta al Falso Obama por su próxima visita a Cuba

Por Osmel Ramírez Álvarez

(A mi bien intencionado señor Elio Delgado, en respuesta a su misiva)

Falso Señor Obama:

Vendedora de chiviricos. Foto: Juan Suárez
Vendedora de chiviricos. Foto: Juan Suárez

HAVANA TIMES — Agradezco en verdad su deseo de tomar el lugar de un hombre tan ocupado como el presidente Obama y ofrecer una posible versión, a su juicio, de lo que sería su respuesta. Su actitud me complace, se lo aseguro, y respeto mucho los criterios expuestos.

Le llamo así, Falso Obama, porque cualquiera nota inmediatamente que las ideas y posiciones no se parecen en nada a las del verdadero. En todo caso serían las de una adaptación fidelista del inquilino de la Casa Blanca.

Al parecer no leyó con profundidad mi carta. No soy un cubano pro-estadounidense; no soy un apologista del capitalismo neoliberal; no me gusta tampoco el sistema político estadounidense, con parlamento bicameral y votos electorales. Podría seguir enumerando disconformidades, pero creo que es suficiente.

Soy martiano e igual que mi Maestro aprecio los valores y la grandeza de ese gran país. También como él, reconozco sus miserias y sé bien del peligro que representa cada una de ellas para nuestros pueblos.

En mi artículo-carta hablé de los EUA como potencia y de sus intereses. Lo hice con respeto, como acostumbro. Como muchos, sueño con un mundo mejor, sin potencias, sin hegemonismos, sin injusticias. Pero la realidad es otra y hay que ajustarse.

Lejos estoy de creer que la democracia estadounidense es perfecta, pero no tengo dudas de que es una democracia. De que está prostituida por el dinero y funciona como plutocracia, todos lo saben. No aspiro a que se implante ese modelo en mi país, me gustaría uno renovado, más efectivo aún.

Debes releer mi carta, mi Falso Obama, porque en ningún momento le pido al presidente que nos ayude a implantar el capitalismo. Ya aquí hay capitalismo de estado y el pueblo tiene lo peor de ese sistema, remontado a sus orígenes mercantilistas: bajos salarios y las vidrieras exponiendo productos inalcanzables. Uno más libre, claro que nos conviene.

Pero es que ni siquiera hablo de capitalismo. Lo que pido es presión para un referéndum. Evidentemente, a una versión fidelista de Obama como la que fabricaste, le ruborizaría la idea de consultar la voluntad del pueblo.

Para ellos, democracia es llevar a miles de personas anotadas en listas, para que con banderitas en las manos den vítores a una proclama. O votaciones controladas por los CDR, donde van hasta tu casa a presionar para que asistas. La gente, aun a solas en la urna, teme que la boleta esté marcada y descubran un voto adverso.

Sobre la democracia, curiosamente usas el mismo argumento que los dirigentes cubanos para justificar su gobierno sin el voto popular: “hay varias formas de entender la democracia y disímiles modelos”. Es cierto, se difiere en algunos aspectos y no hay una sola forma de democracia. Pero en Cuba no hay un modelo diferente, aquí sencillamente no hay democracia.

El pueblo solo aprueba bajo la coacción de los mecanismos de control social. No elige los candidatos importantes, la comisión de candidatura es un chivo expiatorio y el voto es una formalidad bien controlada.

Mencionar la aprobación de la Constitución en el 76 es un “coge-bobo”, como se dice aquí. De Cuba se fue al menos un cuarto de la población, que era la más preparada, poderosa y divergente: quedaron principalmente los humildes, beneficiados por la Revolución, que junto a sus descendientes fueron adoctrinados en el pensamiento único y exacerbado su nacionalismo por la confrontación propia de la guerra fría.

Unido a la esperanza que representaba la Revolución para entonces, sin otra opción que valorar, ni otras voces que escuchar, era evidente que se aprobase todo lo que se pidiese. El adoctrinamiento incluyó la anulación del sentimiento cívico y la confianza ciega en la sabiduría del gran líder y su vanguardia. Sobran los argumentos.

Sobre el referéndum para aprobar el carácter irreversible del socialismo, pondré mi propio ejemplo. Voté “sí” por inercia, como casi todo el mundo. No votar equivalía a marcarse, a ser tildado de apátrida y a cerrarse las puertas innecesariamente.

Ignorábamos las causas, más allá del discurso manipulador sobre unos lacayos asalariados del imperio, que querían aprovecharse de nuestras leyes para destruir la Revolución con un proyecto que profanaba el nombre de un patriota del pasado.

Nadie le vio relevancia a la votación, ni hubo divulgación. Tampoco vimos nunca el Proyecto Varela, ni llegamos a escuchar jamás a sus promotores. Luego, cuando crecí intelectualmente, examiné la Constitución y vi gran contradicción en ese punto, porque el pueblo como soberano puede cambiar la ley de leyes completa, con socialismo y todo.

Entonces Falso Obama, reexamine mi carta y aprenda a ser objetivo con nuestro propio país. Hágalo también, de paso, con su posición política, porque gente que justifique lo mal hecho, que piense que el fin justifica los medios y que la libertad se logra diezmando la propia libertad, es la que tiene el país estancado. ¿Es eso lo que defiende usted?

Fui claro en la carta, no odio la Revolución, ni a sus dirigentes. Les perdí la fe cuando descubrí que les interesa más mantenerse en el poder que el bienestar del pueblo y que no están dispuestos a sacrificar sus privilegios por una Cuba mejor.

Soy socialista, lo digo sin romanticismo ideológico. Creo en la verdadera democracia y en la economía de mercado sin laissez faire. No explicaré aquí los detalles, pero sepa que la mayoría de mis lectores no comparten mi ideología, pero sí mi ética, mi sinceridad y mi desvelo por Cuba. Ya con eso tenemos una conexión interesante y productiva.

Para despedirme de usted, Falso Obama, debo ser más franco aún, no le queda bien, desde su ideología, ponerse en el lugar que se puso. Le prometo que pronto le haré un artículo-carta también a Raúl Castro y así tendrá la oportunidad de sustituirle en la respuesta que él no me dará. Se sentirá más cómodo.

Agradeciendo su comprensión.

Osmel Ramírez Alvarez

14 thoughts on “Respuesta al Falso Obama por su próxima visita a Cuba

  • Usa:

    De acuerdo contigo. Estos no son tiempos de colonizar. Pero ojo, no pases por alto que sólo en noviembre de 2013 ¡primera vez en 190 años! un político de EEUU se hizo harakiri público -Kerry en la OEA- renunciando a la Doctrina Monroe.¡Bienvenido. Mr. Kerry!

  • Vale hizo lo suyo. Yo me refiero a esa peremne confrontacion y ese satanizar a los USA porque Martí dijo.

    Hoy por hoy siento que a los gringos les preocupa mas su jubilacion que ir a colonizar a nadie. Y los países de los alrededores nos honramos si vienen a jubilarse y gastar acá.

    Por otra parte economia globalizada, multipotencia, ya no son los USA el más temido enemigo que pueda haber.

    La simbiosis es mas efectiva que la guerra.

  • Isidro, la santificacion de Marti solo tiene un objetivo, usarlo como herramienta politica , ocultarse tras de el para ejercer el poder, un Marti humanizado, con acierto y desacierto, porque todos los pensadores de cualquier rama del saber han tenido desaciertos y errores , Marti no va ha ser el unico que es perfecto; pues un Marti humano no sirve para gobernar, no sirve para manipular. Por otra parte , ya hay cubanos que ahora mismo se consideran herederos de Marti y desde hace mas de 60 anos tienen el control de las aspiraciones del resto de los cubanos; pero como Marti no dejo nada de como debia ser esa republica en terminos de modo de produccion, relaciones de propiedad o sistema socioeconomico y politico ; entonces importaron otro santo. Asi no se va a ninguna parte , con tanta rigidez de pensamiento, me parece que si queremos darnos un lugar a nosotros mismos, debemos bajar a unos cuantos del pedestal

  • Ojo:

    Tan extraviados en el abordaje del ideario martiano marchan quienes se proponen una “santificación” de la figura y el legado de José Martí, como los que hoy intentan negarle validez a su labor como fundador de las bases teóricas de la república cubana, la que él no logro concretar por su temprana y extemporánea muerte, la que aún sigue siendo un sueño, parte del proceso inacabado – pero tenaz más allá de conyunturas- de la Nación cubana.

    Todo país cuenta con uno o varios próceres que han sentado las bases para su ulterior desarrollo. En los EE.UU. – donde vive la mayoría de lo que aquí comentan – no se cansan de citar a los “padres fundadores” cada vez que se les mueve el asidero ideológico donde hoy plantan los pies sus descendientes.

    De Martí, entre otros temas, hay que celebrar su visión para congregar voluntades, su sentido ético para asumir la política, su renuncia al odio al rival de ocasión, su protagonismo individual en favor de las aspiraciones más caras de la colectividad, elementos sobre los cuales a los cubanos de ahora mismo nos vendría muy bien reflexionar un tanto, por no hablar ya de todo lo que fue capaz de hacer en apenas 42 años en este mundo, que no es poco.

    Sería bueno no montarnos, una vez más, en el bote de los extremismos, pasando de la adoración ciega a la defenestración innecesaria e inmerecida.

  • Ese es otro santo que hay que bajar del pedestal, la santificacion solo sirve para tiranizar. Ademas , muchos de nuestros proceres ya estaban contaminados con el antiamericanismo, o ?Crees que Espana no haria su campagna publica en contra de la nueva democracia emergente? ? Crees que Marti no nacio en una epoca donde la monarquia espanola vio el peligro que significaba ese tipo de republica, republica que por demas trato durante un siglo de implantarse en la propia Espana pero no se logro ?. Pues gusana , duda de todo pensamiento , pues en ellos muchas veces estan tambien los prejuicios de la epoca.

  • Lo de Elio no merecia respuesta.

    PERO tengo un punto que me gustaria debatir.

    ¿Qué tanta vigencia puede tener el antimperialismo martiano de hace siglo y medio?

    Hoy el “monstruo” tiene competidores tanto o mas monstruosos. Además tiene muchos asuntos internos que resolver antes de venir a tomarse a “nuestras tierras de America”, que por cierto ya no son tan débiles ni tan atractivas.

    Cuando un país como Brasil le exige visa a los gringos o cuando a un chileno no se la piden para entrar a Gringolandia hay que quitarse el sombrero. En un siglo nos hemos emparejado.

    En vez de seguir esta pelea mejor unirse y trabajar juntos. (Y dolarizados)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *