Regla, “La Sierra Chiquita” donde nací

Parque de Regla
Parque de Regla

Miguel Arias Sánchez

HAVANA TIMES – Nací  en el ultramarino pueblo de Regla, donde viví hasta que me casé. Bautizado como La Sierra Chiquita por el entonces presidente Fidel Castro, era un pueblo bonito, conservado y feliz.

¿Qué pasó luego? Basta echar una mirada al centro del poblado para tener una idea. El edificio que ocupa hoy el gobierno estuvo más de nueve meses apuntalado para repellarlo y pintarlo, según ellos. El andamio de madera se pudrió, producto de la lluvia, el sereno y el sol.

El parque Guaicanamar, de Regla, solo por citar algún ejemplo, ya no tiene guarda-parques; sus asientos de mármoles ya no existen; sus farolas están rotas y algunas oscuras. La suciedad es palpable a simple vista, pero lo más doloroso es que la estatua de Miguel Coyula, gran arquitecto reglano, está prácticamente rajada.

BENQ DIGITAL CAMERA
Palacio del Gobierno

Las otras, como la del apóstol Martí y el pequeño monumento a los que dieron su vida en Girón, están tan sucias que la piedra, alguna vez reluciente, luce negra como la lápida donde aparecen sus nombres. Es un descuido y una falta de respeto total.

Del teatro Céspedes, ni hablar, no queda más que el esqueleto y el recuerdo de lo que significó un día para los reglanos. El Estado asigna presupuesto a los municipios para conservación y mantenimiento de sus monumentos e instituciones. ¿A dónde va a parar el del pueblo de Regla? ¿Qué fines le dan?¿Cuán miserable es la cantidad que le asignan que ni siquiera puede garantizar guarda-parques y la cochambre aflora por doquier.

Con gran tristeza tengo que admitir que La Sierra Chiquita de Fidel es hoy un vago y triste recuerdo de lo que un día fue nuestro querido pueblo reglano.

La estatua Coyula.
La estatua al gran arquitecto Miguel Coyula.

 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *