Refugiado iraní en Cuba describe su desesperada situación

HAVANA TIMES – Esta semana recibimos la declaración de Keivan Esfandiyar. Él es un refugiado iraní que vive en La Habana en una especie de limbo, sin permiso de trabajo, dependiendo de la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR). Las nuevas reformas económicas cubanas y la falta de una tarjeta bancaria para comprar en las tiendas del Gobierno con precios en dólares estadounidenses han reducido su ayuda de supervivencia a un tercio de lo que era.

Esta es su historia:

Me llamo Keivan Esfandiyar. Soy un refugiado iraní que ha vivido en La Habana, Cuba, con mi esposa, durante casi tres años.

Los refugiados no tienen permiso de trabajo y, por lo tanto, siempre dependen de la asistencia financiera del ACNUR en Cuba.

Nos ayudaron hasta enero de 2021 con un estipendio en CUC en efectivo, pero esta moneda ya no existe. Esta fue reemplazada con lo que ellos llaman MLC (monedas extranjeras) que no existen en efectivo, sino únicamente en las tarjetas bancarias. Estas solo sirven para comprar en las tiendas del Gobierno que venden a precios en dólares estadounidenses.

Desde principios de 2021, la ACNUR les ha dado a los refugiados pesos cubanos en lugar de CUC, a una tasa de 24 pesos por lo que era un CUC (la tasa irreal de moneda extranjera que anunció el Gobierno cubano y que la ACNUR tuvo que respetar). Pero el MLC (el reemplazo del CUC) cuesta más de 70 pesos en la calle para ser depositados en una tarjeta de compras.

De hecho, la ayuda financiera de los refugiados se ha reducido a un tercio de lo que era antes de que se extendiera la Covid-19. Además, somos las únicas personas en Cuba que no podemos comprar en las tiendas de divisas, porque no tenemos la tarjeta de débito y no tenemos derecho a tener una cuenta bancaria en la Isla.

Yo mismo envío muchos correos electrónicos a la oficina central de la ACNUR en Panamá para Cuba pidiendo que atiendan este problema o que nos den una tarjeta temporal hasta que podamos comprar alimentos y muchos productos básicos necesarios que solo están en estas tiendas con precios en dólares estadounidenses. Pero o nos ignoran o dicen que no es posible.

Por otro lado, no podemos competir en las colas para comprar alimentos en las tiendas que venden en pesos cubanos, donde debes luchar por tu turno en la fila. Es común que aquí la gente diga “regresa a tu país” o “ve a comprar en las tiendas de dólares”. No se dan cuenta de que nosotros no podemos. No somos turistas y no podemos obtener la tarjeta bancaria.

Nuestros problemas son infinitos. Por ejemplo, mi esposa y yo sufrimos de trastorno obsesivo compulsivo (TOC) y todos los días tenemos que tomar pastillas de 200 mg de sertralina, pero no hay sertralina, al igual que la mayoría de los medicamentos aquí. La ACNUR sabe esto desde hace meses, pero no ha hecho nada al respecto.

Parece que los refugiados importan solo en el Medio Oriente o en cualquier otro lugar, donde los principales medios de comunicación hablan de ello.

Se escuchan noticias sobre refugiados afganos, pero nadie sabe de los afganos que viven aquí de 5 a 7 años sin un futuro claro y esperando el reasentamiento.

En 2021, la ACNUR en Cuba solo aceptó a dos refugiados para el reasentamiento, nadie más (según el sitio web de datos de reasentamiento del ACNUR, hasta agosto de 2021). No somos prioridad. Para concluir, relato el comentario de un refugiado afgano: “Incluso en Afganistán con los talibanes hay más alimentos y medicamentos en comparación con Cuba”.

Sinceramente suyo

Keivan Esfandiyar es un refugiado iraní que vive en La Habana.

 

Lea más desde Cuba aquí en Havana Times


3 thoughts on “Refugiado iraní en Cuba describe su desesperada situación

  • Pingback: 'Incluso en Afganistán con los talibanes hay más alimentos y medicamentos que en Cuba' - Al día con Florencia, Cuba y el Mundo

  • el 28 septiembre, 2021 a las 4:58 pm
    Permalink

    ¿Cómo terminó esta joven pareja en Cuba, que por demás es aliada de Irán y podría deportarlos hacia ese país, poniendo en peligro sus vidas?

  • el 28 septiembre, 2021 a las 12:09 pm
    Permalink

    Cuanta impotencia crea el saber o escuchar este tipo de situaciones, una persona en una posición injusta en un pais tan demacrado como lo es Cuba es algo que llega a preguntarte cuan horrible debe de estar el mundo en si, el sistema en el que vivimos ahora mismo. Es algo completamente desesperanzador, sobre todo siendo alguien que no ha vivido una situación así pero teniendo familiares que luchan para poder trabajar y subsistir en un pais extranjero al de su origen. Fuerza para todas las personas luchadoras del mundo, ya sean en paises extranjeros o en sus propios paises!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *