Refresco gaseado

Luis Miguel del Bahia

Refresco Gaseado. Foto: cubadebate.cu

HAVANA TIMES — Me enteré de que habían sacado refresco gaseado y fui en busca de un poco… Cuando estaba cerca de mi turno para comprar, me percato de que una mujer tenía alrededor de 20 pomos (botellas plásticas).

A la pipa, que estaba desde hacía rato, no debía de quedarle mucho. La gente protestaba, incluso uno increpó a la ambiciosa mujer. “El refresco no es censado, esta venta es libre”, contestó ella como a quien no le importa nadie más.

Es cierto su argumento, pero también es verdad que hay que tener un poco de ética. Si no alcanzaba para todos, debía haber comprado menos y dar chance a los demás.

El acaparamiento es uno de los problemas que surge cuando la venta es libre y no hay suficiente.

Cómo se resuelven estas dos legitimidades enfrentadas. Por un lado el derecho a la compra; por otro, el malestar de los que no alcanzan.

La intervención del gobierno suele ser la solución dada en Cuba, racionando artículos de libre comercio.

Y es que hasta ellos mismos (los gobernantes) están atados a una contradicción irresoluble: la conjugación de elementos de las economías de mercado con las características del tercer mundo y del socialismo cubano.

Negar el consumismo, como a ultranza quiere el Estado, es negar la venta libre.

No se le puede decir a una persona: compra cuanto quiera… ¡Oiga, mire a ver, no puede llevárselo todo!

Sin embargo, tampoco puede legitimarse el libre consumo dentro de la lógica socialista, incluso cuando la producción industrial lo permitiera.

Imposible, por otra parte, racionar todo puesto que la libertad, y en ella la de comercio, nos es cultura.

Finalmente fui uno de los afortunados en alcanzar refresco; bastante amargo me supo, más por la falta de ética de algunos que por las contradicciones del sistema.

4 thoughts on “Refresco gaseado

  • el 8 noviembre, 2012 a las 1:37 pm
    Permalink

    las recetas estan todas muy bien esplicadas pero hay muchas recetas que se ponen unos ingredientes que no se entienden y aparte no se encuentran a mi croso modo se deveria poner como en este caso gaseado y entreparentesis ( refresco) y asi lo entendemos mejor. muchas gracias , un saludo.

  • el 2 septiembre, 2012 a las 7:18 am
    Permalink

    Mira para eso! Y el resto del mundo luchando contra el consumo excesivo de gaseosas y bebidas azucaradas.

    Luis, alégrate si no puedes comprar el refresco gaseado. Es muy dañino para la salud. Entiendo que no hay más opciones, que tampoco te venden un jugo, pero intenta prepararlos tú mismo. La humilde limonada es deliciosa.

  • el 1 septiembre, 2012 a las 1:34 am
    Permalink

    Por formas de pensar como la de este articulo es que no hay refresco en Cuba, para no decir lo demas. No aprendemos.

  • el 31 agosto, 2012 a las 11:01 am
    Permalink

    Querido Luis, si todos los días hay refresco no haciera falta acaparar. Así funciona el mercado. Lo demás es “muela” y miseria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *