Reconciliación post-presidencias (es como en una sinfonía)

Dariela Aquique

Conferenica de prensa de Jimmy Carter en La Habana, Marzo 2011. Foto: Jorge Luis Baños/IPS

Como cualquier cubano de mi prole, me quedo estupefacta ante los cambios que acontecen en el terreno de la política y rememoro el dicho: ..El tiempo lo cambia todo…

Leo las reflexiones de Fidel (“El desastre de Japón y la visita de un amigo”con fecha Marzo 30,2011) y la cito íntegramente: “Hoy tuve el gusto de saludar a Jimmy Carter, quien fue Presidente de Estados Unidos entre 1977 y 1981 y el único, a mi juicio, con suficiente serenidad y valor para abordar el tema de las relaciones de su país con Cuba.”

ADAGIO

Qué no habrían dado tantos cubanos, cuando corrían aquellos años 80, por escuchar algo tan alentador como la posibilidad del diálogo entre los presidentes de Cuba y E.U.A.  Las tensiones de entonces y las intransigencias de los dos sistemas que han costado muchas lágrimas y separaciones.

Ahora el Comandante nos dice:

“Carter hizo lo que pudo para reducir las tensiones internacionales y promover la creación de las oficinas de intereses de Cuba y Estados Unidos.  Su administración fue la única que dio algunos pasos para atenuar el criminal bloqueo impuesto a nuestro pueblo.  Las circunstancias no eran ciertamente propicias en nuestro complejo mundo.  La existencia de un país verdaderamente libre y soberano en nuestro hemisferio no se conciliaba con las ideas de la extrema derecha fascista de Estados Unidos, que se las arregló para hacer fracasar los propósitos del Presidente Carter, que lo hicieron acreedor del Premio Nobel de la Paz.  Nadie se lo obsequió gratuitamente.”

ALLEGRO

Si lo pretérito hubiese contado con un análisis tan inteligente y flexible, creo que nos habríamos ahorrado albergar tantos odios y el sembrar confusiones.  Yo cursaba mis estudios primarios y el primero de los secundarios durante el gobierno de Carter y recuerdo con exactitud cómo cada periódico, revista o boletín de la época estaba lleno de caricaturas con el rostro del presidente estadounidense, calzadas con textos peyorativos y ridiculizantes hacia su persona.

Ahora me pregunto:

¿Si realmente se tenía conciencia de que el otrora enemigo, sobrevenido amigo, no era más que presa de sus circunstancias, por qué se arremetía tanto contra su figura?

¿Si el señor J.  Carter hizo lo que pudo por reducir las tensiones, por qué se pintaban carteles en las manifestaciones y marchas del pueblo con frases como: Carter cabrón, acuérdate de Girón?

AFFRETANDO

Hemos alimentado la animadversión, durante más de medio siglo, de aquí para allá, de allá para acá, para que al final cuando se esté exento de responsabilidades enmendar lo dicho y peor aún, lo hecho.

Es cierto que Carter, fue un estadista bastante coherente y que a su administración no solo se le debe limar las asperezas de los conflictos Cuba-E.U.  También fue en su gobierno que se produjeron los Tratados Torrijos-Carter, en virtud de los cuales Panamá fue ejerciendo paulatinamente el control en todo el territorio istmeño (esto en el área latinoamericana)

Pero por esta fecha (1979) de la misma manera acontecían otros hechos que fueron entonces percibidos por nuestro pueblo a través de los medios de difusión masiva  y comunicados por nuestros mandatarios como: …manifestaciones del gobierno norteamericano en su campaña en extremo hostil y agresiva contra la revolución nicaragüense.  Los Estados Unidos no vacilan en destinar miles de millones de dólares para desatar una guerra sucia contra Nicaragua en el área económica, política y militar, que tiene su mayor expresión en las organizaciones, entrenamiento y financiamientos de grupos contrarrevolucionarios internos.*

Inevitablemente la política depende del cristal con que se mire y del momento y la actitud que se tengan, no se pueden atribuir al antiguo presidente hechos de carácter punitivos para con otros países insubordinados.  Ahora mismo hace parte de su política pacifista abogar por el concilio entre los pueblos, esto en definitiva validará su condición de Premio Nobel por la Paz (2002), justo cuando visitó por primera vez Cuba.

Muchos son de la opinión que su mandato estuvo marcado por importantes éxitos en política exterior, como los tratados sobre el Canal de Panamá, los Acuerdos de paz de Camp David (tratado de paz entre Egipto e Israel), el tratado SALT II con la URSS y el establecimiento de relaciones diplomáticas con la República Popular China.  En política interior, su gobierno creó los ministerios de energía y educación y reforzó la legislación sobre protección medioambiental.  Lo que lo hace clasificar en un buen gobierno.

Para otros no ha pasado de ser el candidato demócrata, poco conocido que finalmente resultó vencedor en las elecciones del 2 de noviembre de 1976, con el 50,1 por ciento de los votos (Ford obtuvo el 48 percent).  Y así, se convirtió en el primer candidato del Sur Profundo en ser elegido presidente desde 1848.

Que de cara a su acción en el exterior, sostenía: …que Estados Unidos debería demostrar, tanto a través de sus palabras como de sus acciones, que entendía y apoyaba las aspiraciones del Tercer Mundo.  Así de cara al futuro su gobierno garantizaría la justicia y los derechos humanos.  En relación a la Unión Soviética consideraba más útil actuar con prudencia, sensibilidad y ética…

Y así lo pretendió al adoptar la nueva postura: …de pasar de la competencia militar a la ideológica, socavando su poder sin necesidad de despilfarrar sus bienes apoyando a dictadores y gobiernos de derecha corruptos…

Hay quienes catalogan su mandato de desastroso e inoperante, con altas tasas de desempleo.  Yo no puedo sumarme ni a uno, ni a otro criterio, muy lejos estoy de conocer los intríngulis de los gobiernos estadounidenses.

AGITATO

Hace años atrás cuando era niña, veía las caricaturas de aquel presidente, “que era el enemigo.” Hoy adulta leo una reseña que lo alaba y que lo llama “amigo.”

Creo que no fue lo uno, ni es lo otro, es parte del papel que representa desde que abandonó la Casa Blanca y se ha dedicado a la labor de mediación en conflictos internacionales y a poner su prestigio al servicio de causas humanitarias.

He querido recoger el estado de opinión al respecto y aquí les van cinco criterios:

Yeneisi, 24 años:

En mi opinión, la visita del ex-presidente James Carter a nuestro país, y su respectivo encuentro con el Comandante, tiene dos puntos de vista principales por donde mirar la cosa; desde un primer impacto para mí es una falta de respeto el hecho de que luego de haber hecho tantas referencias despectivas respecto a Carter, su forma de gobierno y la manera en que llevó la política de su país hacia el resto del mundo y hacia nuestra nación, mientras duró su etapa presidencial, ahora lo estemos calificando de amigo, y por otra parte, creo magnífica la idea de que puede que sea para un futuro no muy lejano, el comienzo de una nueva era entre los EEUU y Cuba; sin embargo, quien quita que como la política es tan sucia, dicha visita no tenga segundas y hasta terceras intenciones…

Wilfredo, 52 años:

A mí me parece magnifica la visita de Carter, su actitud hacia Cuba y que estemos pasando por encima de los rencores y las diferencias de los sistemas.  Carter no fue un mal presidente, desde mi opinión, el creó la Oficina de Intereses para los acuerdos migratorios de los dos países.  En aquel momento él hizo lo que pudo, esa gente allá se deben al Senado, a los grupos que financian las campañas, que son los que tienen el dinero.  Creo que nuestro Comandante lo llamó amigo porque el hombre tiene buenas intenciones, aunque en el pasado fue el oponente, esa es la vida y la política…

José Antonio, 48 años:

¡Eso es un descaro, no me preguntes nada de eso!…

Marta, 39 años:

Para mí es muy buena la visita de Jimmy Carter a Cuba, porque además, esta fue su segunda visita al país, y yo creo que fue bueno reconocer, aunque haya sido indirectamente, el error que se cometió para con él, y si el hombre vino por una segunda vez a reforzar sus relaciones con nuestro gobierno es porque tiene buenas intenciones y no le tiene miedo a las presiones políticas de su gobierno…

Miguel Ángel, 27 años:

Eso es una falta de respeto, respeto que se están faltando ellos mismos; porque, luego de tantos años de despotricar los unos de los otros y viceversa, venir a jugar ahora a que “estamos arrepentidos de todo lo que hayamos dicho o hecho en el pasado, a partir de ahora, seamos amiguitos.” es algo que yo no puedo tolerar; me indigna el hecho de que subestimen mi inteligencia…

PATETICO

Confieso que me agrada esta etapa de reconciliación post-presidencial.  Lo que despierta en mi perspicacia es la parte final de las notas de Fidel:

“¿Podrá hacer honor a ese propósito un sistema que genera con creciente frecuencia presidentes como Nixon, Reagan y W.  Bush, cada vez con mayor poder destructivo y menos respeto por la soberanía de los pueblos?”

¿Cómo sería si mañana uno de estos ex-presidentes se pronunciara a favor de Cuba y alegara, que no respondían más que a extremas presiones políticas?

¿Estaremos asistiendo sin saberlo a la apertura de una etapa de reconciliaciones post-presidenciales?

Es probable, si en fin,…el tiempo lo cambia todo.

—–

* Textos tomados de un discurso de Fidel de esta época transcritos a un libro de texto.

Dariela Aquique

Dariela Aquique: Recuerdo mis años de estudiante como Bachiller, aquella profe que interrumpía la lectura de obras y con histrionismo sorprendente hablaba de las posibilidades reales de conocer más la verdad de un país por sus escritores, que por crónicas históricas. De ahí mi pasión por las letras, tuve excelentes profesores (claro, no eran los tiempos de maestros emergentes) y la improvisación y el no dominio de la materia quedaban descartadas. Con humildes pretensiones y la palabra de coartada quiero contribuir a mostrar la verdad de mi país, donde la realidad siempre supera a la ficción, pero donde un estilo novelesco envuelve su existencia.

Dariela Aquique has 266 posts and counting. See all posts by Dariela Aquique

2 thoughts on “Reconciliación post-presidencias (es como en una sinfonía)

  • Quizas no te acuerdas pq eras pequena pero habia una primera parte q decia: “Carter asesino, acuerdate de Cochinos” a la q seguia la q expusiste. Pq ademas fue la epoca de la Embajada del Peru y mas tarde el Mariel y los mitines de repudios y los golpes y los huevos tirados, etc,etc, y en la q todos los q querian salir del pais eran escorias, “eran los que vivian de nuestro sudor”, etc. Por eso hablan de los errores como si fueran otros los q los cometieron y no ellos, por eso dicen q hay q limitar a los dirigentes a 10 anos ahora q llevan 52 en el poder, “C’mom” -como dicen los americanos, “no te me bajes con ese numero a esta hora”- como decimos los cubanos.

  • Se dice que el tiempo borra todo y asi mismo es, lo que ayer no gustaba hoy si, y despues con la edad se cambia
    En cuanto a Miguel Angel, la inteligencia es como la belleza depende de quien la mira

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *