Reaparece la peseta 2019 con un brillante Patria o Muerte

Por Aurelio Pedroso  (Progreso Semanal)

HAVANA TIMES – Después de lustros sin jugar ningún papel significativo —salvo para abordar el autobús público, comprar la prensa o algunos pagos en la cartilla de racionamiento—, ha comenzado con inusual fuerza la aparición de nuevas y relucientes pesetas (moneda de veinte centavos de peso cubano), acuñadas durante el pasado año en clara señal de lo que está por venir.

Quienes peinen canas o luzcan con orgullo su calvicie, recordarán aquellos meses finales de 1959 cuando desapareció la peseta por un tiempo. A la par, se creaba el ICP (Instituto Cubano del Petróleo) y el chiste de entonces era preguntar qué significaban esas siglas para entonces responder: Imposible Conseguir Pesetas. Y ya en otros términos y razones, Imposible Casar a Pastorita.

Los más jóvenes deben conocer que Pastorita Núñez, ler. Tte. del Ejército Rebelde, fue la directora del Instituto Nacional de Ahorro y Vivienda (INAV), a cargo de la construcción de múltiples viviendas en diversas provincias del país y que aun la gente les sigue llamando “los edificios de Pastorita”. Vale apuntar la calidad y confort de esos inmuebles. Quienes trabajaron con ella aseguran que ella, como nadie jamás, llevaban un estricto control casi de cada clavo o saco de cemento que era empleado.

Esta peseta recién llegada no ha sufrido cambios. Por una cara, la estrella de cinco puntas con el número veinte en romano, la fecha de emisión y la consigna de Patria o Muerte. Por el reverso, el escudo nacional, los textos veinte centavos y República de Cuba.

Al menos así está ocurriendo en el centro comercial de 5ta. Avenida y calle 42, en Miramar, Playa, uno de los sitios seleccionados para recibir pesos convertibles (CUC) y devolver pesos cubanos al cliente. Como parece que los cálculos no han sido del todo los mejores, o tal vez el exceso de vueltos también ha sobrepasado los estimados, pues si la devolución corresponde, por ejemplo, a tres pesos cubanos, prepare la bolsa, que le van a disparar 15 de las nuevas pesetas.

Aunque las autoridades del Banco Central de Cuba no han fijado una fecha exacta de la total desaparición del Cuba Convertible, lo que está sucediendo en este enero es un evidente aviso de que 2020 será un año que marcará casi el final de la controvertida moneda para acercarnos más a la necesaria reunificación monetaria, acontecimiento imprescindible para la economía, pero de imprevisibles consecuencias de cara a la población.

Como que no pocas personas aseguran que la historia suele repetirse, pues tal vez entre las sorpresas de esta temporada tengamos también el regreso de la llamada “edad de la peseta”.

Ojalá, que es una de las palabras árabes de más uso en lengua castellana, nuestro peso cubano se reponga y cobre nuevos bríos dentro y fuera de la Isla. Con ello, las cinco pesetas que lo conforman, adquirirán un vigor que todavía recuerdo. Con una de ellas, refresco y hasta dulces, el cine del barrio y hasta una cajetilla de cigarros…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.