¡Que viene el temible febrero!

Por Aurelio Pedroso (Progreso Semanal)

Foto: Juan Suárez

HAVANA TIMES – Lo más parecido a cuando niños alguien nos amenazaba o en el mejor de los casos advertía, que el “coco” pronto llegaría si no hacíamos tal cual o más cual cosa. La factura correspondiente, disfrazada del malvado personaje.

¿Estaremos preparados?

Todos, absolutamente todos, se han puesto de acuerdo para pasar factura multiplicada en el mes del amor. Y cuidado San Valentín no se sume también al frenesí del alza y nos cobre 3 o 4 veces más por un flechazo de ocasión porque arco y carcaj son de importación.

De tal forma, que este 14 de febrero deberá ser, como nunca antes, un acto muy íntimo, sin aglomeraciones, a golpe de puro corazón, mucho amor y gastos mínimos sin renunciar a los excesos amorosos no materiales.

Todo este panorama de orden-desorden, sin un cigarrillo para calmar los nervios porque Brascuba ha desaparecido su oferta de cigarrillos negros del mercado tal vez para cuidar de nuestra salud y obviar el efecto positivo que tiene llevarse un cigarrillo a los labios en momentos de tensión, aunque no debemos desconocer la labor de ese poderoso y peligroso caballero que es el mercado negro. Si no fuera así preguntar en el hospital Psiquiátrico la razón por la cual junto a determinados medicamentos se les hace llegar a los pacientes su cigarrito de vez en vez.

Momento tenso y en extremo muy delicado donde cada ministro que comparece en la televisión arranca con el obligado bocadillo de “situación compleja, lo estamos revisando todo y prestando oído al criterio popular.”

Ojalá me equivoque en las consecuencias socio políticas y todo se limite -también retornando a la infancia- a esa primera advertencia del dentista cuando aseguraba que solo era el efecto del primer pinchazo y pueda, cola eterna de por medio, tomarme un helado con mis nietos ahora que decidieron bajarle los precios a la bola.

Lo que está pasando en Cuba lo puede explicar un entendido en sismología, aunque con una salvedad, que el sismo de gran magnitud fue anunciado y no como lo dispone de manera traicionera e inesperada nuestra madre naturaleza.

El primer impacto ha sido con pocos aspectos positivos y abundantes dolores, malestares y preocupaciones de la misma manera que cuando se abre la tierra y engulle casas completas. Luego, las conocidas “réplicas” que obedecen a la reorganización de la infraestructura o placas después de la convulsión. La naturaleza, corrige su posición; el hombre, sus defectos o meteduras de pata de burócratas y otros afiliados a tal pandilla negados consciente o inconscientemente a prestarle oídos a la gente.

Un febrero inolvidable, con la Covid-19 haciendo de las suyas. Que nadie lo dude.

Lea más de Aurelio Pedroso en Havana Times.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *