Qué seguirá al histórico viaje de Obama a Cuba

Alberto N. Jones

Obama anuncia su nueva política con Cuba.

HAVANA TIMES — Mucho antes de que el presidente Barack Obama pensara entrar en la vida política, la semilla de la discordia se había sembrado en Miami en 1998, con la creación y entrenamiento de grupos anti-cubanos disfrazados de periodistas independientes, bibliotecas independientes, agricultores independientes e independientes de cualquier cosa, con el único propósito de resaltar las desigualdades raciales existentes.

Manejados, financiados, entrenados y dirigidos en el combate por Frank Calzón, director de la subversiva organización Cuba Libre, bajo la mirada acuciosa del US-AID, NED, IRI y la Fundación Nacional Cubano Americana, en la cual se reclutaron a hombres y mujeres, predominantemente negros, para intentar alcanzar el triunfo donde los grupúsculos de predominio blanco habían fracasado.

Líderes negros que emergieron de la nada fueron santificados, fracasaron, fueron reemplazados o se devoraron en virulentas batallas intestinas en la radio de Miami.  La mayoría deambulan desmoralizados, catatónicos por las calles de esa ciudad, donde manejan un taxi o administran un negocio familiar de limpieza de casas y oficinas.

Raúl Castro anuncia el acercamiento el 17 de diciembre de 2014.

Los presidentes Barack Obama y Raúl Castro estremecieron al mundo con la declaración simultánea del día 17 de Diciembre del 2014, en la cual declararon que habían acordado iniciar un proceso de normalización de las relaciones entre ambos países.  Para los cubanos eso significó poder irse a la cama, después de medio siglo, sin el temor de ser ametrallados o bombardeados.

Para los Estados Unidos constituía un paso adelante para comenzar a restituir y limpiar su empañada y derruida imagen en América Latina y  alrededor del mundo, al proponer la paz en lugar de la guerra, la esperanza en lugar de las drogas, la armonía, amor y desarrollo.

Cuando esta bomba de tiempo detonó en Miami, los exiliados históricos reunieron a decenas de grupúsculos moribundos y los urgieron a alzarse a denunciar a Obama.  El efecto fue inmediato, cuando un puñado de miembros de Las Damas de Blanco creció en forma exponencial como si fueran fertilizadas con “Miracle Grow” y su metástasis ocurrió a lo largo del país.

Trabajadores cubanos regresando a casa después del día laboral en la Base de Guantánamo.

Los líderes de estos grupúsculos se convierten “viajeros frecuentes” en las líneas aéreas de Miami, donde venían a entregar sus partes, recoger instrucciones, visitar a Radio y TV Marti, Radio Mambí y Mega TV, para arengar a sus seguidores locales e internacionales.

La difícil relación que el presidente Barack Obama ha tenido desde el día de su inauguración con un Senado obstruccionista, un Congreso fosilizado, que incluso un miembro lo llamó mentiroso en medio de un discurso, la promesa del Partido Republicano de hacerlo presidente de un solo periodo, las constantes acusaciones de haber dado todo a Cuba a cambio de nada y el cuestionamiento de su nacionalidad, pudo haberlo llevado a tratar de demostrar lo contrario a sus partidarios en los Estados Unidos.

Esa desafortunada decisión de expresar públicamente en Cuba la necesidad de que el país mejore sus derechos humanos y el candente tema de la desigualdad racial que no mencionó durante sus conversaciones privadas, elevó su estatura  política en su país, pero dejó un mensaje discordante entre muchos cubanos.

En apoyo a esta hipótesis está su actuación totalmente distinta en Argentina, con su horripilante historia de violaciones humanas durante la dictadura militar, donde Obama optó por callar y refugiarse al día siguiente en Bariloche, evitando así una marcha multitudinaria en recordación al golpe fascista.

Trabajadores civiles cubanos en la salida de la base naval.

Muchos cubanos se sintieron genuinamente ofendidos y otros, oliendo sangre en el agua y sin un mínimo conocimiento de cómo funciona la sucia política de los Estados Unidos, se montaron en el vagón y en forma estridente denunciaron la falta de ética del presidente por inmiscuirse en los asuntos internos  de Cuba. Otros, quienes jamás le pidieron a dignatarios de España, Inglaterra, Francia, Holanda ni al Papa que se disculparan por los crímenes perpetrados en nuestro hemisferio, exigieron que Obama lo hiciera.

Afortunadamente, actuando como verdaderos estadistas, Barack Obama y Raúl Castro se han mantenido por encima de esta diatriba y todo parece indicar que los acuerdos preliminares saldrán ilesos de esta confrontación; ambos presidentes están preparados para salvar estos inevitables encontronazos que intentan descarrilar el camino hacia la paz.

Después de medio siglo de un embargo virulento, asfixiante, que ha causado tanta hambre, sufrimiento, enfermedades y muertes en Cuba, nadie debía esperar que la rectificación de tanta hostilidad, dolor y desconfianza, fuera un paseo.  La imagen de los Estados Unidos está seriamente manchada alrededor del mundo a causa de la Base naval de Guantánamo, Abu Ghraib and otros.

La honestidad, la buena fe y la búsqueda de un mundo mejor, exige que Guantánamo sea devuelto a su legítimo dueño, cerrar esa herida en el corazón de los cubanos y convertir ese infame símbolo de abuso, tortura y muerte en un memorial permanente para la paz, armonía y humanismo.

Millones de personas miopes y de sentimientos estrechos en los Estados Unidos, pondrán en duda o se opondrán a esta inversión necesaria que pudiera revertir décadas de odio y políticas destructivas, mientras que la mayoría de ellos apoyan la inversión de billones de dólares en portaviones inservibles, sofisticados caza-bombarderos, mantenimiento de armas nucleares y su flota, otros sistemas de armamentos y ejércitos en un mundo moderno de guerra asimétrico.

Si estas ideas fuesen consideradas y evaluadas de manera imparcial, la mayoría estaríamos de acuerdo con que esto pudiera convertirse en una poderosa herramienta en nuestro arsenal para sanar y restituirle la fe a millones de hombres, mujeres y niños que viven bajo la injusticia, guerras, odio y un extremismo incontrolable alrededor del mundo.

He aquí algunas alternativas para el territorio cubano que hoy ocupa la Base naval de Guantánamo, y también para otros municipios en el extremo oriente del país.

  • Devolver la Base naval de Guantánamo a Cuba, pagar un precio justo por su uso ilegal durante 113 años, descontaminar el campo de tiro y bombardeo y reparar económicamente los daños ocasionados a cubanos torturados, heridos y asesinados.
  • Convertir entre ambas partes a la Base naval de Guantánamo en un Faro de Luz de Relaciones Humanas, al financiar el gobierno de los USA un gigantesco complejo pre universitario/escuela de Medicina/enfermería y hospital con personal facultativo de ambos países, para miles de minorías y pobres de nuestro hemisferio.
  • El gobierno de los Estados Unidos podría construir el mayor Instituto de Medicina Tropical del mundo, el Instituto de Medio Ambiente y un Centro de Investigaciones Marinas con personal científico de ambos países.
  • El gobierno de los EE.UU construirá y financiará el Instituto de Higiene Mental para ex-veteranos afligidos de Enfermedad Post Traumática, drogadictos y otros pacientes de enfermedades mentales.
  • Proponerle al gobierno cubano que la provincia de Guantánamo sea declarada una zona desmilitarizada de paz, desarrollo humano y armonía.
  • Dedicar 500,000 acres de tierra y entregar en usufructo a 50,000 familias haitianas en los municipios de Maisi, Yateras y Baracoa para el cultivo de café, cacao para mitigar la grave situación económica de su país.
  • Dedicar 500,000 acres de terreno semiárido en el municipio de San Antonio del Sur para 50,000 familias palestinas, para desarrollar olivos, higos,  chivos, ovejos y otros cultivos típicos de su país.
  • Reubicar a 50,000 familias de refugiados de zonas de guerra de Siria, Irak, Pakistán y otros y entregarles parcelas en usufructo para el desarrollo citrícola en el municipio de El Salvador.
  • El gobierno de Estados Unidos podría financiar la construcción de 250,000 casas para jubilados de bajos ingresos del mundo en los municipios de Imías y Niceto Pérez.
  • El gobierno de los Estados Unidos financiará la construcción y operación de un gran Centro de Rehabilitación para reclusos no-violentos, de adolescentes injustamente sancionados y enfrentarlos a los probados métodos de rehabilitación penal de Cuba, donde miles de ellos podrían recobrar su moral, educación y valores, convirtiéndolos en hombres y mujeres socialmente útiles.

Estas y otras razones son las que demandan que la histórica visita de Obama a Cuba y la apertura de relaciones diplomáticas no deben fallar.


11 thoughts on “Qué seguirá al histórico viaje de Obama a Cuba

  • el 15 abril, 2016 a las 7:33 am
    Permalink

    Pues cada cual a lo suyo…y en paz..

  • el 15 abril, 2016 a las 4:32 am
    Permalink

    Por el bien de la salud del debate, y para que no se monte usted en cátedra, si este señor y otros tantos como él y usted mismo continúan con la cantaleta de la devolución de la base, en estos momentos, pues están solo haciéndole el juego a los que necesitan encontrar “razones” y “justificaciones” para que las cosas sigan sin moverse para beneplácito de la Dictadura de los Castro. Lamentablemente, y pareciese que usted no quiere entenderlo, ahora hay otros temas más importantes de los que ocuparse. Ahora hay que alzar la voz para pedirle cosas a los que gobiernan Cuba, pues el “enemigo revuelto y brutal” es el único que ha dado muestras de acercamiento y buena voluntad, por lo tanto considero “no útil” en este momento el estar hablando de la base. Le repito, es cuestión de prioridades: las mías son las del pueblo cubano que son los que hacen al país y a la patria, primero ellos. La tierra, que es solo eso: tierra, vendrá después.

  • el 14 abril, 2016 a las 7:50 pm
    Permalink

    Nathan:

    Por el bien de la salud del debate, le sugiero que comencemos por deslindar temas, pues resulta evidente que hablamos de dos cosas diferentes en esencia:

    Ud. clama por exigencias que se le deben hacer al Gobierno cubano, algo que corresponde a la ciudadanía cubana. Yo estoy hablando de un tema bilateral entre dos estados, que corresponde reparar a la parte que impuso su fuerza en un momento histórico determinado.

    Si partimos de establecer esta diferencia podremos seguir analizando el caso. De lo contrario estaremos condenados a no entendernos…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *