¿Qué debemos salvar de la Revolución Cubana?

Por Osmel Ramírez Álvarez

La comunicación en tiempo. Foto: Constantin Eremichev

HAVANA TIMES — No cabe duda que este sistema debe ser reformado. La necesidad del cambio es ya reconocida por todos los cubanos, incluso por el Partido Comunista de Cuba y su máximo líder Raúl Castro. La diferencia está en el tipo de cambio que desea cada tendencia política.

Ya es un hecho que más que un cambio real la Dirección Histórica lo que pretende es un reajuste, un mero barniz que no modifique la esencia de su modelo, y quieren con ello un resultado enorme que jamás se podría dar, solo por arte de magia.

En fin, que nada podemos esperar, porque nada significativo ha cambiado y por ello tras diez años en marcha, el plan de Raúl no funciona. Es casi imposible que tras su retiro o muerte deje el legado que pretendía: un país en bonanza económica.

Los restantes agentes del cambio somos aquellos que desde una posición no oficial deseamos y trabajamos por una Cuba mejor, que ha de partir del desmontaje del sistema actual. Unos quieren que sea sobre la base de su anulación total, pero otros no queremos que sea así de drástico, porque hay cosas que deben ser salvadas por ser positivas o simplemente porque ya es prudente incorporarlas a La Nueva Cuba.

A mi juicio, en el momento del cambio sería prudente un Gobierno de Transición que dure de dos a cuatro años para organizar el país y luego hacer elecciones democráticas. En ese tránsito realizar un proceso constituyente para una Carta Magna que satisfaga a todos los cubanos, en la mayor medida posible.

Adios a las armas. Foto: Constantin Eremichev

Considero que lo que debemos salvar completa o parcialmente del sistema actual debe ser lo siguiente:

  • El Sistema de Salud universal y gratuito, sin negar la posibilidad de que el capital privado pueda ofrecer servicios médicos cobrados. Por ejemplo, que los médicos graduados sin costo por el Minsap deban laborar, al menos, 25 años en el sistema gratuito con salarios decorosos (que les permita una vida digna); para luego poder pasar al sector privado si lo desea, presumiblemente con una remuneración más alta. O inmediatamente si pagaran el costo de sus estudios, tomando como referencia lo que cuesta en una universidad privada.
  • Con la Educación lo mismo, pero sin la exigencia del servicio por tiempo obligatorio a los maestros y profesores.
  • El parlamento unicameral. No es necesario un Congreso bicameral como en el pasado, pues no se ajusta a una república unitaria como la nuestra. Lo que debe cambiar es el número de diputados, tal vez reducirlos a un tercio, y su forma de trabajar que ahora es simplemente como auditorio-aprobatorio, para que funcione y tenga poder legislativo real todo el año. Además de constituirse desde la pluralidad partidista.
  • La estructura básica del Poder Popular en los municipios y barrios, pero con poder real para el pueblo y voto directo. No hay necesidad de cambiar nomenclaturas, solo de hacerlas democráticas y funcionales. El presidente de un Consejo Popular equivaldría a un concejal y el presidente de la Asamblea Municipal sería el homólogo de un alcalde.
  • Mantener el Índer (Instituto de Deporte y Recreación) con un nivel elevado de prioridad, aunque con cambios que permitan incursionar en el deporte profesional, sin dejar de invertir en el amateur.
  • El concepto de economía mixta, pero dando una apertura real al capital privado y a la iniciativa individual de nacionales y extranjeros.
  • Mantener los sectores estratégicos de la economía en manos del Estado, al menos, en un 51%; sin ser necesario que empresas Estatales administren, solo cuando muestren eficiencia.
  • También el sistema de Seguridad Social de la forma en que está estructurado, pero haciéndolo más factible con ayudas incondicionales y acordes con la realidad económica.
  • Por último: como soy socialista y creo que la democracia real debe lograrse desde las instituciones y dando cierta dosis de poder a la clase trabajadora para que no se vea anulada por la clase capitalista, que siendo poco numerosa tiene gran poder económico y por ello privilegios. Me gustaría que se mantuvieran los sindicatos oficiales, al mismo tiempo que se permitiera la libertad de asociación gremial espontánea. La CTC y sus ramificaciones hacia la base podrían mutar hacia un Poder Obrero institucionalizado, democratizado y elegible a través del Poder Electoral como cualquier otro Poder del Estado. Con voz y voto en todas las Asambleas municipales, provinciales y en el Parlamento. Creo que la democracia actual necesita algo así para lograr el equilibrio social que tanto se necesita y hasta hoy casi inexistente en los modelos democráticos al uso, por causa de muchos males.
El Yunque, Baracoa. Foto: Constantin Eremichev

Este último punto seguramente es muy polémico: a los liberales le parecerá el fin del mundo porque empoderaría a la clase llana y prefieren dejar todo el poder de decisión en manos de “los iluminados” del capital.

A los extremistas de izquierda les sabrá a demonio, porque pondría a la clase trabajadora a convivir en democracia y equilibrio de fuerzas con la clase capitalista y ellos están aferrados a un dogma infalible, y a un Dios omnisapiente que les escribió hace más de un siglo esa orientación inviolable: destruyan a la burguesía, porque mientras quede un ápice de ella o de lo que la identifica, la justicia social estará amenazada. Prefieren que los “héroes iluminados” gobiernen vitaliciamente, aún sin libertades, como una hipotética garantía.

A los más abiertos, que quieren realmente un cambio real, no de colores; los que creen que es posible y necesario un mundo mejor, se quedarán dudosos, valorando si sería viable o no esta propuesta. Yo les diría en respuesta: -ya lo que ¡sí se sabe! es que no es viable la dictadura del proletariado que deviene en dictadura del Partido único; ya se sabe que no es completamente viable el modelo liberal-democrático que, aunque luce “democrático” y es mejor mil veces a lo que tenemos en Cuba, hasta un ciego ve que no es otra cosa que la dictadura solapada del capital, porque quien manda es el dinero y prima su interés en detrimento del de las grandes mayorías sociales.

Yo creo en la democracia y en el modo de producción capitalista; también en el papel del Estado como protector y nivelador de todos los estratos sociales; creo en la justicia social sostenible: en fin, en un mundo mejor y más justo. Por eso no tengo duda de que muchas cosas de las que tenemos con la Revolución, aunque debamos perfeccionarlas, se deben preservar.

Nota: aquí solo analizo lo que debe ser preservado completa o parcialmente; lo que no menciono es porque con seguridad, si construimos una Cuba mejor, deben sufrir cambios notables o ser eliminado.


31 thoughts on “¿Qué debemos salvar de la Revolución Cubana?

  • el 9 febrero, 2017 a las 7:23 pm
    Permalink

    Que raro que a ese pais desastre que describes todos los dias siguen llegando personas de todo el mundo tratando de mejorar sus vidad y las de su familia que dejaron atras. Sera entonces que a pesar del infierno descrito el mundo esta peor que los USA. Por si acaso voy a mirar por la ventana para ver si es verdad que llego la apocalipsis que siento mucha tranquilidad en mi barrio lleno de inmigrantes.

  • el 6 febrero, 2017 a las 7:23 pm
    Permalink

    Hace años supe de éste portal,y no me recuerdo si participle o no,lo cierto es que esty por acá,debido a la publicidad sobre el tema de Erasmo,y al leer el artículo presente,yo deseo responderles que desde mi visión y percepción por más de 40 años,los Estados Unidos han dejado de ser lo que se vendió a nivel mundial,al menos en términos relacionados con la economia nacional,y el American way of life,el cual ha desaparecido para los soñadores ajenos al conocimiento de la realidad actual…Tampoco es un ejemplo a seguir en términos del cuidado de la salud y el precio a pagar por ella.Ni hablar la inseguridad laboral,inseguridad social en las calles,donde hay 45 millones de adultos y niños con enfermedades mental,la venta de drogas y la industria de la droga supera lo inimaginable en venta,y poder local,suicidios y criminalidad,pandilas y deterrioro de la comunidades y barrios y conduce a más pobreza y trastornos de salud.Las cárceles ocupan 2 millones de seres humanos sin rehabilitación,hay un decempleo cuya cifra actual no es real,indica 12 millones de personas,un % de indocumentados e ilegales suman 27 millones..El racismo de los anglozajones suele ser profundo y bien claro debido al intent de evitar que zonas tranquilas se conviertan en zonas de alto riesgo,pero afecta la vida de cualquier individuo de otros grupos étnicos que pueden ser atacados.La policia no tiene autocontrol, y cuando ven a un hombre de la raza negra o hispano lo pueden detener violentamente
    otra variante,el precio de los alimentos,el pago de los alquileres (rent) muy altos por encima de lo que gana un trabajor ordinario no profesional,que tienen que pagar 4 cheques de pagos para cubrir el costo de su renta de apto,ni hablemos de las utilidades extras,los fármacos y demás necesidades de la vida cotidiana.
    Los 7 millones de mendigos sin bienestar social, sufren de un 9.1% de disfunción mental, y un 4% de posibilidad de crisis diarias.EE.UU esta en crisis,internamente y externamente en todos los niveles,y PuertoRico no visualiza solución alguna a sus problemas internos y son coodependencia de USA.
    Vamos a ver si con Trump se superan algunas incertidumbres e inestabilidad nacional,por que no hay factorias,no hay múltinacional y nacional todas se fueron para no pagar el minimo de $25 dólares la hora..
    y para que Cuba logre entrar en el campo de la actualización dentro de su conceptualización,se require de inversions en la isla del capital extranjero como fuente de lograr un avance realista,y mientras que el bloqueoi injerencista siga lo dudo que podamos ajustarnos a los tiempos actuals y ofrecerles los estímulos materiales entre otros a nuestro herocico y valiente pueblo de Cuba,ese que ha resistido lo que otros no son capaz de resistir sin gravitar a la obsesión made in usa. Gracias pero regreso

  • el 2 febrero, 2017 a las 10:03 pm
    Permalink

    Nada hya que salvar pues nada queda.

  • el 2 febrero, 2017 a las 8:54 am
    Permalink

    Miranda: lo que quiero decir es que sea por lo que sea, ya tenemos un sistema de salud y educación universales, con suficiente personal calificado. Aunque sabemos que tiene sus problemas serios por falta de recursos, que la crisis eterna no resolverá nunca más. El pueblo cubano quiere cambios pero sin perder estos logros: hay que inventar pero en estos temas no puede haber retroceso ni siquiera temporal, de lo contrario seríamos despreciados por el pueblo y la nostalgia por el sistema anularía cualquier logro político o económico. Tampoco respaldo engaños populistas de prometerlo y luego desmantelarlo. Es eso lo que trato, no el cómo se logró ni el precio ni que sea exclusivo de cuba ni su excelencia en funcionamiento.

  • el 1 febrero, 2017 a las 2:45 am
    Permalink

    Osmel, no sé si entendí bien con respecto a que el sistema de salud en Cuba se tenga como que haya sido un éxito que el resto de la region no ha logrado, y que Cuba por “su revolución” lo alcanzó. Tampoco ninguno de los paises de la region han recibido la tamaña cantidad de dinero como la que recibió Cuba, que dicho sea de paso fué lo único que hizo, y sólo para sus fines propagandísticos (porque no creo que de verdad tú pienses que de buena fé, se pusieron a fabricar médicos para que cada habitante tuviese uno), y, con la macabra idea de usarlos después como la industria de esclavos que estamos viendo -$120mil, y quizás más por Doctor al año, y casi todos están en misión- mientras que el resto de la region nos han requete pasado, créeme.
    De antes del ’59 no creo que debemos hablar qué hubiese podido haber sido o no Cubanen éstos 58 años, de no haber sido por ésta plaga que le calló. En aquella época, en los EU todavía se le echaban los perros a los negros, y mira a donde han llegado, a tener un presidente negro. Esos si son exitos por los que una nación debe sentir orgullo, éxitos logrados por el pueblo, con el esfuerzo de todos y para el bien de todos, no lo de Cuba, lo de la revolución fue un gánster que se inventó su propio negocio, el cual ha puesto a Cuba ser la prostituta del mundo entero, y en todos sus bisneos y enredos se ha arropado con el nombre del país, y el daño que ha hecho al legado socialista es tal, que el 99.99% de la población lo que quiere es capitalismo al duro y sin guantes.

  • el 31 enero, 2017 a las 6:31 am
    Permalink

    El yoyo: claro que lo importante no es el nombre, sino la esencia. Democracia, justicia y libertad, no en el papel solamente sino en la práctica, en la realidad, en la mayor proporción posible. Como bien dices, tomar de lo ya vivido por la humanidad aquello que es mejor y funciona bien para la mayoría. En tu propuesta veo que rechazas la idea de los sindicatos oficiales o lo que es lo mismo, del Poder Obrero como uno nuevo sumado a la trilogía (ejecutivo, legislativo y judicial), que yo le sumaría también el “electoral”, ya que en el voto está la esencia de la democracia y hay que votar constantemente y crear una cultura del voto sincero, responsable e ineludible. Con el voto pasa lo mismo que con los impuestos: cuando la gente ve su importancia reflejada en su vida real lo asume con responsabilidad y lo defiende, cuando no, le da lo mismo y lo evita. Así veo yo la democracia en equilibrio social, con cinco poderes: ejecutivo, legislativo, judicial, electoral y obrero. Los primeros dos del voto directo de todo el pueblo, entre los partidos; los otros dos del voto indirecto a través de representantes del pueblo pero con una fórmula bien pensada para evitar parcialismos políticos; y el quinto poder, del voto directo de los trabajadores. Ninguno tendría la fuerza legal ni práctica para ejercer dictadura sobre el otro y entre todos la democracia sería más funcional. Los gremios oficiales tendrían valor político y a su vez ejercerían funciones normales de defensa de los trabajadores, sin contradicción en ello. Su poder es limitado, de contrapeso, de alerta, de empuje, nada que dañe la democracia. No anulan la existencia de otros gremios específicos, espontáneos, con la única misión de defender a los trabajadores asociados; ¿dónde está el problema?, ¿En que no existe ya en un país líder? Cuba puede ser el primero, si acaso termina siendo buena idea, y si el pueblo cubano así lo quiere tras un debate constitucionalista que creo debe haber en medio de un futuro proceso constituyente. Ni yo tengo poder ni deseo de imponer nada, solo creo que no todo lo nuevo en materia social debe salir de Europa, ni todas las tecnologías del Valle de Silicona. Claro que las gratuidades en educación y salud no son ni invento ni exclusividad de la revolución cubana, quien crea eso es un ignorante. Pero no es un logro de la región ni de los países a nuestro nivel económico ni de antes de 1959, por eso debemos hablar de ello antes del cambio y aunque sea oneroso mantenerlo hay que hacerlo a todo costo, sin ceder, buscando fórmulas, y luego mejorarlo al nivel de Singapur, cuando salgamos del bache. Eso es lo que propongo. Para atrás en esos temas, ni para coger impulso. Al pueblo ni lo podemos perjudicar con el cambio ni lo podemos engañar.
    Claro que debemos compararnos con los países exitosos y el ejemplo de Costa Rica es digno a seguir: creo que Cuba debe desmantelar un tercio de su ejército con técnica incluida, en una etapa inicial, con vistas a un día llevarlo a cero. Vender todo eso aunque sea a precio de chatarra y ahorrarnos ese gasto innecesario, para invertir en el desarrollo. Estamos en sintonía, no hay contradicción en lo que queremos.

  • el 30 enero, 2017 a las 2:39 pm
    Permalink

    Excelente respuesta tuya a Rogelio.
    Un abrazo.

  • el 30 enero, 2017 a las 5:28 am
    Permalink

    La comparación no debe ser entre capitalismo y socialismo pues ninguno de los dos es perfecto de manera abstracta. Hay que comparar países y tratar de imitar a los que han hecho de su país estar entre los punteros del mundo. Sin importar como se llame el sistema. Y esta es mi propuesta:
    – No puede haber sindicatos “oficiales”. Su esencia misma los contradice pues son creados para contrapesar el oficialismo. En Alemania los sindicatos son libres y tienen tal poder que pueden frenar cualquier medica así venga de la mismísima Merkel.
    – La educación gratuita y obligatoria no es “un logro de la revolución cubana”. Alemania fue el primer país del mundo en instaurar la educación gratuita y obligatoria cuando aún Cuba era colonia de España. Hoy es hasta la Universidad. Para eso existe un presupuesto nacional.
    – La educación en Cuba está muy lejos de ser gratuita. Los médicos cubanos (y todos los profesionales cubanos) pagan con creces la educación, que se deduce de su salario. El salario de cada obrero y profesional cubano está muy lejos del valor producido en su quehacer. Esta es una lucha de los sindicatos del futuro, establecer el verdadero valor del trabajo y su justa compensación.
    – Viví en Singapur y conocí su sistema medico, que es uno de los más avanzados del planeta. Ellos han convertido cada hospital en empresa, porque los hospitales tienen costos de funcionamiento y costos muy altos. ¡Ah! Pero en el caso de Singapur, cada hospital-empresa es una cooperativa del personal médico hasta el 50% y el otro 50% pertenece al estado. La única función del estado es mantener y velar que se cumplan las leyes, evitar abusos, ventas de órganos, sobre población en las salas, ocupación deficitaria del número de médicos por cama o jornadas muy extensas de trabajo del personal médico, etc.
    Es el sistema de salud más eficiente que he visto en mi vida, los hospitales invierten en manutención equipamiento, re-calificación de sus galenos, etc para mantenerse competitivos… y todos felices.
    – Costa Rica es el país con más progresos palpables en nuestra región. Muy por encima de los progresos de Cuba como nación. Cuba debe cambias su política exterior. Una no alineación real permitiría reducir los excesivos gastos en materia de defensa. Costa Rica ha desmantelado su ejército y reducido sus costos de defensa y orden al mínimo. Hoy puede invertir en otras áreas.

    Por último, si nos comparamos con Haití, terminaremos siendo como ellos. Comparémonos e imitemos a Costa Rica, Canadá, Alemania, Suecia, Dinamarca, Singapur. Quizás no lleguemos a sus estándares en poco tiempo, pero estaremos moviéndonos en la dirección correcta, la que garantice que nuestros ciudadanos deseen vivir en Cuba y no largarse aunque sea a Haití

  • el 29 enero, 2017 a las 10:35 am
    Permalink

    capitalisttas trabajadores? no me jodas, creer eso es igual que creer la famila castro abnegada luchadora por la justicia social bla bla bla.

  • el 27 enero, 2017 a las 10:11 am
    Permalink

    Bobo: perdona porque te prometí en pocas horas publicar el ensayo en mi blog y hasta ahora no pude hacerlo. Llevaba una revisión profunda y demoré debido a un problema personal: mi hija enferma. Pero ya está y espero que lo leas de verdad, con interés y mente abierta. Lo notaré enseguida cuando comentes.

  • el 25 enero, 2017 a las 8:53 am
    Permalink

    Osmel pienso que a tu propuesta te faltó incluir los diferentes poderes del estado y la independencia de esos poderes (ejecutivo, legislativo, judicial) más teniendo en cuenta que el modelo totalitario cubano de partido único, de forma práctica y hasta teórica identifica al estado como un todo y no como la interrogación de los poderes independientes y de sus dependencias de control.

  • el 25 enero, 2017 a las 7:21 am
    Permalink

    Kkkkkk? Por suerte la realidad es terca y no cree en atricheramientos ideológicos. Solo levanta la vista y mira a tu alrededor.

  • el 25 enero, 2017 a las 7:02 am
    Permalink

    Evo y Lula fueron líderes gremiales de sectores campesinos y obrero y ambos utilizando la democracia crezaron sus partidos políticos y llegaron hasta presidentes de sus países. Mandela un preso político después de estar 30 años preso también se convirtió en presidente, lo mismo Walesa en Polonia. Correa profesor universitario igual que Solis en Costa Rica. Quieres más? El incapaz de Maduro chófer de bus.

    La democracia capitalista esta demostrado que no es excluyente para dar poder a gremios, o personas individuales de cualquier color político. Solo tienes que respetar las reglas del juego democrático y eso es tarea pendiente para el socialismo real o sus variantes recicladas, que este año cumple la friolera de un siglo acumulando fracasos en sus experimentos por sustituir la democracia occidental. Negarlo es cosa de necios y solo contribuye a seguir perdiendo tiempo tratando de encontrar los atajos que una y otra vez te llevan al punto inicial como nos ha pasado en los últimos 58 años. Mi consejo a la izquierda trasnochada: vuelvan a leer seriamente a Marx.

  • el 25 enero, 2017 a las 6:31 am
    Permalink

    Salvar? Bueno, con lo que he visto últimamente, no sabría decirte si habría que salvar o renacer, porque para muchos la Revolución Cubana no pasa de ser una palabra vacía, la cual muchos oportunistas usan para congraciarse con el Gobierno Cubano y simular que vivimos en un país perfecto, mientras mucha gente pasa necesidades y otros disfrutan hacerle la vida miserable a sus compatriotas.

    Pero bueno, te seguiré el juego a ver si algo bueno pare esta era, algo más que un corazón. Porque este está que de tantos remaches no se si pueda aguantar otro parto.

  • el 25 enero, 2017 a las 4:44 am
    Permalink

    Saludos, el sistema de salu no se sostiene financieramente, establecer tres niveles de acceso la comunitaria, la cooperativa y la internacional. La educacion, debe permitir la enseñanza religiosa y privada en todos los niveles, multiplicar la empresa privada o mixta en todo el sector de comercio y servicios como preferencia. Disminuir al mínimo la acción del estado en el comercio interior y exterior. Reformular la administración de edificios múltiples, reorganizar las dependencias del gobierno dando mayor peso a salud, educación, comunales y viales. Reorganizar el sistema de seguridad social e independizarlo del presupuesto nacional.

  • el 24 enero, 2017 a las 9:41 pm
    Permalink

    Bobo: tengo que decirte que no fue ahora que descubrí eso que dices del capitalismo, hace más de veinte años que estoy claro de ello y las contradicciones que generó en mí por mi natural tendencia a la justicia, me obligó a pensar en la política sin ser esa mi profesión. Aun no entiendo cómo me convertí en un ciudadano si fui entrenado para todo lo contrario y no he salido jamás de la cápsula; debe ser innato. Lo del poder obrero es una idea imposible de visualizar en esas pocas líneas del artículo; lo propongo para empoderar a la clase trabajadora sin que sea un problema mayor que el que se quiere resolver: es en busca de más equilibrio social y con ello más democracia. No entorpece el equilibrio de poderes democráticos tradicionales, al contrario, lo enriquece, complementa y fortalece. A Atanasio le expliqué un poquito más pero no es suficiente. Léelo, pero en mi blog (https://cubapuedecambiar.blogspot.com/) pondré un pequeño ensayo donde explico más a fondo mi concepto del Poder Obrero dentro de la democracia. Lo estoy revisando para publicarlo, si no lo ves vuelve más tarde y allí estará, es cosa de horas. Ah!, y los regaños no me preocupan, son normales y es parte del debate. Soy centrista y por ello, como dijo la Dama de Hierro, los vehículos de ambos lados me quieren atropellar: debo aprender a esquivarlos

  • el 24 enero, 2017 a las 9:40 pm
    Permalink

    José Darío Sánchez: lo que has escrito prueba de que no solo hay dogmas que superar en la izquierda, también entre los liberales. ¿Así que crees imposible que hayan “iluminados capitalistas”?: ¡los hay donde quiera! Creer que con el capital privado adsorbiéndolo todo y buscando ganancia en todo, y dejando al estado como un adorno formal, se resuelven todos los problemas, es un dogma tan dañino como creer que hay que destruir el capitalismo para conseguir la justicia social. Claro que hay capitalistas con buenas intenciones y buenas ideas, como también los hay con pésimas y peligrosas ideas y con intensiones monstruosas. Hay de todo amigo, no idealices aquello que amas, es un gran error. También hay cooperativistas y obreros con buenas ideas y buenas intenciones, y viceversa. Ah!, y el capitalista malo cae preso en dependencia de las circunstancias como bien acotas, también ha habido demasiada impunidad. Es risible que ahora, (en este foro se ve mucho), parece que la izquierda inauguró la corrupción y la hipocresía: revisen la historia y el presente también, no son estos flagelos patrimonio de ninguna facción política. Yo solo quiero democracia real para la Nueva Cuba y hago mis propuestas: juntos debatimos y nos enriquecemos. Estamos aprendiendo porque la democracia no es un dogma tampoco, puede ser mejorada, de lo contrario estarían viéndola igual que los comunistas ven el marxismo, como “una verdad eterna”.

  • el 24 enero, 2017 a las 9:39 pm
    Permalink

    Atanasio: ya te explico. Los sindicatos espontáneos tendrían solo una función gremial en defensa de derechos puntuales de grupos definidos. Por ejemplo: gremio de tabaqueros, de albañiles, de constructores, e incluso patronales. Ahora los oficiales tendrían (además de esas funciones) otra muy importante y vital para la democracia real y para el equilibrio social: una función política (representación en todas las Asambleas, desde el municipio hasta la nación). Sería un Poder del Estado instituido que daría voz y voto a la clase trabajadora, que es la más numerosa y en estos momentos, en la democracia al uso, no tiene el peso que merece y necesita. No hay peligro de “exceso de poder” en la clase trabajadora que perjudique al capital ni eche por la borda la estabilidad política y económica del país con exceso de prebendas, porque su poder sería solo el justo, solo un contrapeso para ganar en justicia, jamás en despotismo obrero. Hoy la balanza se inclina casi hasta el piso a favor del capital: el capital manda. Los trabajadores se afilian a los partidos y votan pero quien tiene preferencia en la voluntad de los políticos electos son los dueños del capital (que son menos pero aportan más) y con sus aportes ayudaron a convencer a los numerosos trabajadores de sus programas que terminan olvidados. Por la vía partidista los trabajadores no tienen la cuota de poder y decisión que necesitan, por eso es vital ese contrapeso, eso si en verdad nos interesa la justicia y la democracia; si lo que somos es cómplices hipócritas de la dictadura solapada de los capitalistas entonces es otro el cuento. Yo apoyo el capitalismo, pero soy demócrata de verdad, no apoyo la dictadura de los capitalistas, ni siquiera disfrazada de democracia.

  • el 24 enero, 2017 a las 9:39 pm
    Permalink

    Rogelio: quienes tenemos que creer en la democracia somos los seres humanos, no el modo de producción capitalista (MPC), que es otro invento nuestro. Los seres humanos hemos preferido el MPC después de probar otros modos, antes y después también. Es el mejor que conocemos, aunque en exceso como todo puede ser dañino (llámese neoliberalismo). Hay amantes del MPC que prefieren el despotismo antes que la democracia; igual hay amantes del modo de producción socialista que prefieren el despotismo, ¿hace falta poner ejemplos? También donde impera el MPC y se ha conquistado también la democracia, la verdad es que en menor o mayor grado se ve anulada esta última por el poder hegemónico del capital y funcionan en la práctica como plutocracias solapadas. Me imagino que es a ese fenómeno que te refieres. Pero es más fácil resolver ese problema que hacer que funcione el comunismo marxista, que va en contra de la naturaleza humana y por ello necesita “hombres nuevos”; y aun la ciencia no consigue sustituirnos por androides.

  • el 24 enero, 2017 a las 2:59 pm
    Permalink

    El sistema de salud no es ni universal ni gratuito, la educacion tampoco…

  • el 24 enero, 2017 a las 1:29 pm
    Permalink

    «El capitalismo no es un sistema del pasado; es el sistema del futuro ―si es que la Humanidad va a tener algún futuro―». (Ayn Rand)

    «El capitalismo no es meramente práctico, sino que es el único sistema moral de la historia». (Ayn Rand)

  • el 24 enero, 2017 a las 11:34 am
    Permalink

    ¿Qué debemos salvar de la Revolución Cubana? EL GRANMA..!!!, ambos, el periódico y el yate, para meter uno dentro del otro y darles candela..!!!!!

  • el 24 enero, 2017 a las 10:57 am
    Permalink

    Daniel, maquillar el obsoleto socialismo para venderlo como nuevo reciclado es la nueva estrategia de sus ideologos. Ahora aparecen como versiones 2.0 y apellidos raros como de mercado, del siglo 21 y hasta democráticos para dejar claro que esta vez no arrastran con el peor defecto de la versión anterior.

    Pero el engaño dura poco y en cuanto le caen par de aguaceros se destiñe el maquillaje y salen a relucir su habituales defectos como el totalitarismo, el irrespeto a las instituciones, a la propiedad privada y la separación de poderes del Estado. Como destape final vuelven a la corrupción y el saqueo de las arcas públicas, al maquillaje de las cifras oficiales y como acto final intentan atornillarse en el poder hasta que se seque el malecón. Solo dale un vistazo a los nuevos socialistas del siglo 21 en latinoamerica o al putinismo post soviético y dime.

  • el 24 enero, 2017 a las 10:06 am
    Permalink

    ud. cree en la democracia y en el modo de producción capitalista. pues le tengo una noticia. El modo de producción capitalista no cree en la democracia.

  • el 24 enero, 2017 a las 7:39 am
    Permalink

    Estimado el bobo de Abela:

    Coincido con usted.

    Aunque no pienso que sea un “regaño” el recordarle al Sr. Osmel que, con independencia de todos y cada uno de los planes de cambio o hipótesis de transformaciones o ideas o…, la premisa indispensable para tener la esperanza de que algo (que no sea la Dictadura) funcione en Cuba es la salida total, del gobierno, de los Castro y de su estructura dictatorial, dado que son ellos los directos responsables de que el país esté como esta.

    Seguir jugando a “mediar” solo sirve para prolongar y empeorar la situación actual. Situación en la que los Castro y su claque han demostrado como pretenden y esperan seguir dominando y desgobernando Cuba a través de una Oligarquía Criolla.

    Saludos.

  • el 24 enero, 2017 a las 4:19 am
    Permalink

    Todo esta bien claro excepto eso de sindicatos oficialistas e independientes. Que funcion tendrian los oficialistas?, enfrentarse a los independientes?, pedir el mismo trato?, para quien?

  • el 23 enero, 2017 a las 8:28 pm
    Permalink

    ¡¿Hay algo que salvar?!

  • el 23 enero, 2017 a las 7:28 pm
    Permalink

    Lo q hay q salvar es a los cubanos, el sociolismo na’ma’ ha servido para un grupito bien reducido, casi todos con el mismo apellido

  • el 23 enero, 2017 a las 5:54 pm
    Permalink

    Bueno yo creo que los cubanos sin distincion deben de quedarse. Lo demas no.

  • el 23 enero, 2017 a las 5:50 pm
    Permalink

    Osmel : no hay ” capitalistas Iluminados )…hay Capitalistas con buenas ideas ,laboriosos y que crean sistemas eficientes para hacer dinero…ese dinero que hace falta par una buena educacion,una buena medicina,etc,etc.Iluminados son los que creen que son los Mejores y por lo tanto, hay que adorarlos. El Capitalista malo o quiebra o cae preso…si la sociedad esta bien organizada políticamente y socialmente, claro.La Base para la organización de la sociedad y los derechos de los ciudadanos son mas importante que las características técnicas que tendrá el Estado. La posibilidad de cambiar, de explorar, de juzgar y votar son insustituibles

  • el 23 enero, 2017 a las 4:00 pm
    Permalink

    Bienvenido Osmel, acabas de descubrir por ti mismo la sociedad capitalista que lleva 200 años funcionando y mejorandose cada dia. Ese mismo sistema es el que ha logrado los primeros 30 países de mayor IDH del mundo. Es el mismo que construyó en 59 años el 90% de la infraestructura de Mayarí y el resto de Cuba y que en los siguientes 58 años el socialismo ni construyó más nada ni siquiera le dio mantenimiento para conservarla.

    Creo que debes hacer una segunda parte para que descubras tambien la separación de poderes del Estado haciendo énfasis en el poder de la justicia. También que desarrolles más como seria la autonomía de los diferentes niveles de gobierno pues en socialismo los municipios solo son ejecutores de las ordenes de la provincia y el gobierno central totalitario. Yo como capitalista liberal te propongo que incluyas los presupuestos participativos que es una idea de la izquierda latinoamericana que permite empoderar al pueblo en el manejo de lo publico.

    Aceptado en democracia que los socialistas propongan leyes que ofrezcan gratuidades pero tienen que venir acompañadas de un análisis económicos para saber quien las va a costear porque me imgino que sabes que gratis no son. Igual he visto educación, salud y deportes en el malvado capitalismo 100% públicas y ningún político se jacta de ser una conquista del socialismo.

    A no ser tu propuesta de sindicatos oficiales que no se entiende. El resto es un proyecto que puede entrar a competir al ruedo democratico. Creo que esta vez serás regañado por la brigadita de apoyo al castrismo y menos por los capitalistas liberales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *