Progreso y Memoria

Martín Guevara

Foto: Robert Hills
Foto: Robert Hills

HAVANA TIMES — Da pena la gente que se quiere agarrar a sus mezquinos privilegios de exiliado de oro en EEUU, y sólo por ello desea que no se solucionen las pocas cosas que se puedan arreglar en este tímido primer acercamiento entre Cuba y EEUU, más que nada pensando en sus compatriotas de la Isla, cansados, hastiados, hartos de carencias, de cinturones, de soga.

Pero también me indignan como al que más cuando veo a todos estos oportunistas de tres al cuarto, que fueron lo más obsecuente y pusilánime del mundo que se pueda encontrar en el mercado de la cobardía. Quienes hicieron una profesión de olfatearles el trasero a los gerontes Comandantes “Zanahoria Bros.”, asintiendo ante cualquier aventura o cualquier directriz por contradictoria que fuere, aun cuando para ello debieron pisotear los derechos de todos sus conciudadanos, maldecir a su propia sangre llamándoles gusanos.

Ya fuese porque preferían vivir en EEUU o por pensar diferente a ellos, condenar todo lo que proviniese de la “sociedad del mal” (en público por supuesto, ya que en privado siempre fueron los que más bienes del campo capitalista tenían), toda esa gentuza rellena de materia putrefacta.

O parafraseándolos a ellos mismos con sus dos términos favoritos: esa Escoria, y esa Gusanera, que hoy dejan ver claramente la madera ética de que se constituyeron sus vidas, y van acomodándose para un futuro de cercanía con Estados Unidos mirando con lascivia los genitales del imperio con sus insaciables lenguas babeantes, que ya no lubricarán los glandes soviéticos, chinos y venezolanos.

Expresándoles su amor a los “yanquis” como les llamasen despectivamente, con los cuales de seguro, como decíamos algunos desde hace años, se los verá haciendo pinches negocios, vendiendo hasta los calzoncillos de sus padres, siempre y cuando desde luego, no lo impida una consciente oposición organizada de la parte digna del pueblo cubano, en sus ya descalzas clases trabajadoras, en sus incipientes clases medias.

Siento una mezcla de ambos.

Sólo les digo a los posibilistas que quieran cerrar y mirar hacia otro lado, que miren a España hoy, a cuarenta años de muerto el dictador, hay que revisar toda la Transición, porque el negocio de aceptar la condición de intocables de la dictadura que cedió la democracia como una dádiva postergable, no resultó ser todo lo redondo que prometía.

Progreso sí, pero con memoria.
—–

Foto de portada: Robert Hills

 


10 thoughts on “Progreso y Memoria

  • el 2 enero, 2015 a las 10:25 am
    Permalink

    Jaja.¿la invitación es para Tony o para mí?

  • el 1 enero, 2015 a las 8:28 pm
    Permalink

    Ven acá, y en lo que el palo va y viene, que los pueblos “somos amiguitos ya”, no te das una vueltecita por aquí, te prometemos los de Miami que vas a tener un good time, te lo prometemos, y sin hablar de política, jajaa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *