¿Por qué son tan vulnerables los viajeros cubanos?

Haroldo Dilla Alfonso*

HAVANA TIMES — En un artículo anterior sobre la negativa de visas a tres intelectuales cubanos para atender al XXXI congreso de LASA en Washington, recibí una carga de ataques, como siempre de los extremistas “anti” y “pro”.

Uno de esos comentaristas —un “pro”—me aporreó verbalmente por decir que “…andar hoy por el mundo con un pasaporte cubano es situarse en la parte más baja de la cadena alimenticia migratoria”.

Me calificó de tendencioso, y me advirtió que no puedo “evitar despreciar a los cubanos de la Isla” y que por eso soy a la vez un ser despreciable y sin futuro. Y aunque confieso que he sorteado peores vaticinios, creo que si mi vitriólico antagonista no entendió lo que estaba diciendo, es posible que yo no haya sido capaz de explicarme satisfactoriamente.

En primer lugar habría que distinguir en mi intención argumental a un emigrante asentado de un viajero. Es innegable que el migrante cubano es una persona exitosa cuando logra llegar a su lugar de destino, final o intermedio.

Ese migrante es regularmente una persona en edad laboral óptima y con una preparación educacional considerable, lo que le permite insertarse ventajosamente en la sociedad receptora y aprovechar las oportunidades de movilidad social.

Creo que no existe una comunidad transnacional que muestre tanto desbalance entre su componente radicado en el país originario y su componente emigrado que Cuba, y ello, por supuesto, habla de las capacidades y acometividad de los cubanos y cubanas.

Vale mencionar que ese nivel educacional se ha debido a particulares condiciones históricas, y en las últimas décadas a las virtudes de los planes educacionales cubanos.

Pero la vulnerabilidad de los cubanos que mencionaba no estaba referida a ese cubano ya asentado —en Florida o donde sea— sino al cubano-de-cuba que tiene que viajar, tomar aviones, cruzar aeropuertos y pedir visas, y hacerlo todo con el pasaporte azul marino. Ese cubano-de-cuba es un ser vulnerable por diversas razones, algunas de las cuales, sin intención de exhaustividad, menciono en lo adelante.

La primera es que el empobrecimiento y el secuestro de expectativas en Cuba convierte la acción de viajar/migrar en una aspiración tan extendida que asusta. Es difícil tener una relación en Cuba que no esté lista para emigrar, o lo esté el hijo, o el nieto. Es como una enfermedad nacional que se dispara ante el contraste observable entre la prosperidad relativa de los que salieron y el aburrimiento de los que están anclados en la Isla.

Debo decir que a lo largo del último medio siglo los cubanos han sido vistos, aunque solo sean viajeros, como “personas de interés”. Al principio porque se les consideraba agentes internacionales del comunismo, lo cual, aunque acarreaba muchas incomodidades, siempre dejaba un tufillo épico.

Pero hoy solo se les ve como migrantes potenciales, de manera que cuando una criatura con pasaporte cubano pasa por un aeropuerto recibe una atención muy especial de los oficiales de inmigración.

Son muchos los países cuyos nacionales no requieren visas consulares para entrar a la Isla —solo pagan una tarjeta de turista en la agencia de pasajes o en el mismo aeropuerto— pero los cubanos solo pueden entrar sin visa a un puñado de países remotos sea porque no se las piden a nadie o por inercia.

En este sentido debo decir que a lo largo de mi paso por decenas de aeropuertos en el mundo he visto todo tipo de atropellos y humillaciones con los cubanos, como puede ser, para poner un ejemplo, que ante un vuelo suspendido todos los pasajeros son transportados a un hotel —como las regulaciones mandan— pero los cubanos deben permanecer en el aeropuerto y dormir sobre el piso, porque no les permiten ingresar al territorio nacional.

O que un funcionario se lleve los pasaportes y los retenga por varias horas sin dar la menor explicación a los afectados, que deben permanecer en algún rincón inhóspito reservado para ellos.

Regularmente los países exigen a los ciudadanos cubanos una cantidad muy alta de condiciones y requisitos para otorgarles una visa. En la zona de la Cuenca del Caribe y Canadá ello también está condicionado por las exigencias norteamericanas que imponen a sus vecinos funciones de porteros para disminuir el acceso de los cubanos a sus fronteras y el uso de la Ley de Ajuste Cubano.

Por ejemplo, hasta hace poco México consideraba a los cubanos como “nacionalidad restringida” y mantenía un sistema de visas consultadas. Algo similar ocurría con los países centroamericanos, de manera que los cubanos solo podían llegar a esos países de la mano de un nacional que hiciera la gestión, se responsabilizara con el comportamiento del cubano —como si se tratara de Freddy Krueger— y eventualmente pagara una fianza. Hoy el sistema se ha flexibilizado, pero me temo que aún teniendo dinero y pasaporte habilitado el acceso sigue siendo muy difícil.

Pues ocurre que el nacionalismo testosterónico de los dirigentes cubanos no solo ha sido incapaz de garantizar un presente digno para que los cubanos no deseen emigrar, sino que ni siquiera es capaz de negociar las condiciones de visados con otros países sobre la base de la reciprocidad.

Son muchos los países cuyos nacionales no requieren visas consulares para entrar a la Isla —solo pagan una tarjeta de turista en la agencia de pasajes o en el mismo aeropuerto— pero los cubanos solo pueden entrar sin visa a un puñado de países remotos sea porque no se las piden a nadie o por inercia.

Esto puede justificarse pragmáticamente cuando se trata de grandes emisores de turismo, pero no siempre es así. Veamos el caso dominicano, donde no hay involucrado un flujo considerable de turismo.

Los dominicanos no requieren visados consulares o de ningún tipo para cerca de 60 países, más de una decena en América Latina. No necesitan visas para ir a Cuba, y solo compran una tarjeta por 15 dólares.

Pero para que un cubano visite RD en plan personal debe pagar 90 dólares por la entrevista, 40 por un certificado de no antecedentes penales, ser respaldados por un garante con empleo fijo, propiedades y al menos 7.500 dólares en el banco; y acompañar todo con una carta de garantía hecha por notario y certificada en la Procuraduría General. El proceso de otorgamiento de la visa puede demorar unos dos meses.

¿Perciben el desbalance?

A lo largo de mi paso por decenas de aeropuertos en el mundo he visto todo tipo de atropellos y humillaciones con los cubanos, como puede ser, para poner un ejemplo, que ante un vuelo suspendido todos los pasajeros son transportados a un hotel —como las regulaciones mandan— pero los cubanos deben permanecer en el aeropuerto y dormir sobre el piso, porque no les permiten ingresar al territorio nacional.

Y hago notar que este asunto de la reciprocidad no es una bandera antimperialista, sino una práctica internacional. En Chile —neoliberal y gobernado por una coalición derechista donde abundan nostálgicos del pinochetismo— los americanos deben pagar 160 dólares por la tarjeta de turismo, lo mismo que un chileno debe pagar por una visa americana. Lo justo.

También ocurre que debido a que el gobierno cubano siempre ha mantenido una relación hostil con su emigración, que ahora a cuentagotas trata de mejorar, los servicios consulares cubanos no incluyen la atención a sus nacionales. De manera que si un cubano tiene dificultades en un país extranjero perdería su tiempo tocando la puerta de la embajada.

Permítanme un ejemplo personal. En 1995 estuve varios meses como investigador invitado en la Universidad de California en San Diego, y entré a USA desde México con una visa de una entrada, por lo que requería de otra visa para regresar.

Fui al consulado mexicano con los funcionarios de rigor, pero los mexicanos negaron el otorgamiento aduciendo lo de “nacionalidad restringida”, pero que se podía resolver rápidamente si la embajada cubana intermediaba y me garantizaba.

Llamé a la embajada cubana en el DF y simplemente me informaron que ellos no se ocupaban de esas cosas. Cuando ya estaba calculando como convertirme en el primer espalda mojada al revés me encontré con una amiga mexicana empleada de la cancillería que intercedió y consiguió mi visa en un par de horas.

Y finalmente, como no hay peor lobo que el de la propia camada, el cubano que emigra a la Florida, temporal o definitivamente, debe pasar una última prueba ominosa cuando en el aeropuerto de Miami es transportado a un salón cerrado del Homeland Security en que debe esperar la revisión del pasaporte, casi siempre por funcionarios también de origen cubano.

Nunca he visto un trato menos profesional que el de esa oficina en el MIA. Conmueve ver a las familias cubanas recién llegadas, acogotadas por las circunstancias, sin experiencias aeroportuarias y acostumbradas a una vida en que no hay derechos civiles y los poderes son inapelables, como son humilladas por los funcionarios cubanoamericanos, expuestas a burlas y a chistes impertinentes sobre el hambre y la mala vida que supuestamente tenían en Cuba.

Yo lo sé porque aunque viajo con pasaporte dominicano y tengo una visa permanente, también me hacen pasar al cuartico por mi origen cubano. La última vez, en Miami, protesté por las impertinencias de un joven oficial que preguntó a un anciano en voz alta si la delgadez que ostentaba era por “falta de jama”. Y luego estuve dos horas y media esperando por mi entrevista.

No sé si por lo riguroso del proceso o porque estaba otra vez en esa parte inferior de la cadena alimenticia que pensé había dejado atrás junto con el pasaporte azul marino con el escudo cubano.
—–
(*) Publicado originalmente por Cubaencuentro.com


17 thoughts on “¿Por qué son tan vulnerables los viajeros cubanos?

  • el 29 abril, 2013 a las 10:51 am
    Permalink

    BRAVO, muy buena tu respuesta

  • el 29 abril, 2013 a las 10:39 am
    Permalink

    como se ve que NUNCA has viajado corazon, no quieras tu saber lo que es policia migratoria eficiente, cuando logres viajar alguna vez lo sabras, no es lo mismo eficiente que interesada

  • el 29 abril, 2013 a las 10:32 am
    Permalink

    te apoyo en lo que dices 100%, menos mal que al menos con tu estancia en cuba ayudas a esas familias donde te alquilas, ellos si lo merecen que bastante caros que les cobran los impuestos por alquiler a extranjeros y siempre tienen la policia arriba. bravo por ti, no dejes de ir a cuba es un pais maravilloso, sobre todo por su gente que es maravillosa y muy hermanaza de quien lo quiere bien

  • el 29 abril, 2013 a las 10:25 am
    Permalink

    anormal

  • el 29 abril, 2013 a las 10:23 am
    Permalink

    estoy de acuerdo contigo porque estoy en ese caso y que decir de lo que tengo que pasar cada vez que asomo mi pasaporte AzUL MARINO cuando de tramites se trata, parece que asomara un ovni o algo peor, pero gracias a dios el dinero no me falta para ayudar a mi familia

  • el 29 abril, 2013 a las 10:19 am
    Permalink

    logico, estas en lo cierto cuando a cuba se le ocurra ponerle trabas a los europeos de seguro se queda sin turismo y sin el dinero que dejan los turistas europeos en cuba que se ponen los trabajadores del turismo como frazadas de piso para complacerlos en todo

  • el 29 abril, 2013 a las 10:13 am
    Permalink

    seguro que nunca has viajado y no sabes lo que pasa un cubano cuando arriba a un aeropuerto cualquiera

  • el 26 abril, 2013 a las 5:40 pm
    Permalink

    Hola Magdiel: Cuba no va a hacer eso. Ya por razones del turismo. Obtener una visa cubana es la cosa la menos complicada del mundo. Se paga sus 20 Euros ( en mi pais al menos), no te preguntan nada, solamente tu direccion , no preguntan si tengas Sida, ses gay, miembro de una organisacion terrorist, de la derecha, de la izquierda. Todo dura unos 10 minutos. Son extremadament amable aqui. No hay controle a la entrada, ni policia ni nada. Nunca vi una embajada semejante. en Cuba misa los controles en general son bastante rapido tambien, y cuando quiera estar mas que un mes, la prolongacion de mi visa fue problema ninguno tampoco. Page mis 40 CUC y dentro los 15 minutos tuve mi prolongacion. La policia estranjera era muy amable. Hace ya 8 anos que voy a Cuba, y ya afortunadamente han cambiado la ley , entonces necesito no mas estar en un hotel o casa particular y este dinero se puede utilizar en la familia donde estoy. Mis experiencias con Cuba an cuanto viaje son muy buenas. Y no soy comunista organisado, dicemos tengo un corazon rojo. Nunca me preguntaban que era mi orientacion politica, tampoco cuanto dinero yo tenia, si tuviera casa, coche , cuenta bancara con almenos 5mil euros. Nada de es. Si un Cubano en contra quiere ir a la UE, te preguntan todo eso. Lo mismo si quieres ir a EEUU. Aun peor, porque te chequean hasta el interior de tu c….

  • el 26 abril, 2013 a las 6:48 am
    Permalink

    Ahora piden que Cuba exija visa a todo el que entra? Que cosa tan extrana, cuando generalmente todo el mundo pide que se eliminene ese tipo de cosas. Bueno Cuba simplemente no lo hace porque a diferencia de otros paises somos una isla y no se puede entrar ilegalmente asi tan facil, si eso no fuera suficiente tenemos una policia migratoria muy eficiente a diferencia de la que existe en otros lugares, todo el mundo sabe de la proteccion que existe en Cuba al turista, no creo que sea prudente poner esas trabas innecesarias a la entrada del turismo solo por “reciprocidad”, en ese casi si seria un error muy grande, visas para proteger al pais de que?

  • el 25 abril, 2013 a las 12:08 pm
    Permalink

    Porque sea la culpa de Gobierno Cubano cuando los paises del primer mundo no dejen entrar a los Cubanos. Decadas se quejaron de falta de respecto de derechos humanos. Bueno, aqui hay. Y que hacen estes hipocritas , EEUU igual a UE, no dan visa a cada nadie. Limitando a sus propios ciudadanos tambien, que no pueden invitar a sus amigos. Es tambien una arrogancia de clase, porque en efect se permite unicamente a los ricos entrar a estes paises. No den la culpa a Castro, den la culpa al capitalismo con sus 25 millones de parados solamente en UE, que han causado que las fronteras estan cerrado completamente, Tan que habia el anciano sistema cobn la carta blanca, no habia problema invitar a la gente, porque tuvieron que regresar dentro las 11 meses. Ahora no. Es una buena accion orquestrada para poner en dificultades una vez mas el gobierno cubano por no permitir a los cubanos islenos entrar, Culpar al gobierno cubano es culpar a la victima y no al autor.

  • el 25 abril, 2013 a las 11:52 am
    Permalink

    “En primer lugar habría que distinguir en mi intención argumental a un emigrante asentado de un viajero. ”

    Sí, ayuda un poquito. Pero solo un poquito. Si te nacionalizas en otro país ya es otra cosa, pero mientras mantengas el pasaporte cubano el karma te sigue aunque hayas hecho dinero para comprar el país a donde pretendes viajar.

  • el 25 abril, 2013 a las 11:46 am
    Permalink

    Si Argentina les cobra 210 me parece súper bien hecho. Les van a llegar personas que sí quieren ir allá y eligen ir allí aunque les cueste.

  • el 24 abril, 2013 a las 9:30 pm
    Permalink

    toda las reglas tienen excepción, pero nunca las excepciones son regla, un familiar viajó muchas veces en los 5 años de residente, incluyendo a Cuba, se hizo ciudadano y muy feliz fue a Punta Cana, cuando regresó con su pasaporte USA, !!FUE ENVIADO PARA LA PECERA¡¡,, otro, cuando pasó por el Control de Matamoros y entró por Bronsville el oficial lo rechazó, y le dijo mas o menos: “arriba, arriba pierdete de aquí, que Ley de Ajuste, que es eso, circula”, pero no, no, el estaba bien claro de lo que hacía, deseos no le faltó de decirle: “el que se tiene que perder y circular eres tu” al otro día estaba tomando el omnibus rumbo a Miami, y en ésta, si llegas como español y botas el pasaporte, pues claro que tienes que pasar por un proceso, que a todos les da “tres pitos” lo que preguntan, hacen, se burlan, chillan o patalean, lo importante es que todos despues de algunas horas, para unos mas otros menos, salen con sus papeles, para las diferentes agencias, para aplicar la ayuda en cash, foodstamp, sacar licencia, permiso de trabajo, y se tiran 3 p… para estos funcionarios, recientemente regresé de un viaje a Cuba y el Oficial, joven, buen español y “Pinta” de cubano, me hizo la primera pregunta: A que fue Ud a Cuba. R: a ver a mi madre, que tiene 90 años , 2da pregunta: ? que cantidad de dinero ud. trae de Cuba? R: con semblante risueño, de Cuba lo único que se puede traer es hambre y miseria. Se echó a reir y me devolvió el pasaporte.

  • el 24 abril, 2013 a las 11:31 am
    Permalink

    Amigo Gabriel: Ud sigue siendo parcializado. Para usar el ejemplo de Dilla, Es República Dominicana de primer mundo y manda mucho turismo a Cuba? Porque ellos pagan 15 usd y nuestros compatriotas 130? Y cuantos peruanos -vivo en Peru- turistean en Cuba? Y es que acaso los Americanos no hacen turismo en argentina, donde les cobran 210 usd?
    Por otra parte, hay turistas como Ud, pero hay otros con mas intereses emocionales e intelectuales que no cambian tan facilmente de destino

  • el 24 abril, 2013 a las 10:52 am
    Permalink

    Asdrubal,

    Como Cuba implemente una política de reciprocidad en la gestión de visas con el Primer Mundo se queda sin turismo.

    Como español, cuando quiero ir de vacaciones voy a una agencia de viajes donde tengo que elegir un lugar de veraneo. La agencia de viajes me lo arregla todo en un plazo de una semana. Como la agencia de viajes me ponga la mínima pega para conseguir una visa, cambio de lugar de veraneo.

  • el 24 abril, 2013 a las 6:36 am
    Permalink

    Este es un articulo muy provechoso. La reciprocidad debe ser una condicion por encima de cualquier contingencia. La situacion dominicana que el autor, quien es dominicano, explica, es un ejemplo de la falta de voluntad del gobierno cubano para mejorar la situacion de sus ciudadanos. Muy diferentes a las actitudes del gobierno chileno, pero tambien del brasileño.No es como simplistamente dice el comentarista anterior, un problema de asimetrias economicas. .

  • el 24 abril, 2013 a las 12:56 am
    Permalink

    Las exigencias de visado entre dos países no son recíprocas cuando la migración entre ellos no es simétrica. Por poner un ejemplo, a Cuba no le interesa poner muchos problemas a la entrada de turistas europeos porque las posibilidades de que un europeo quiera aprovechar una visa turística para instalarse ilegalmente en Cuba son muy remotas. Prima el deseo de hacerse con las divisas del turista.

    Por otra parte un turista cubano visitando Europa tiene muchas posibilidades de querer aprovechar la visa turística para instalarse ilegalmente en Europa, en un momento en que el desempleo en Europa es muy alto.

    Esta es una asimetría que se da entre el Primer Mundo y el Tercer Mundo y que condiciona la política de visados; una asimetría que no se resolverá mientras los niveles económicos sean dispares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *