Por qué los peloteros cubanos abandonan el país

Foto: Yamil Lage / AFP – Getty Images

Por Benjamín Noria

HAVANA TIMES – El día 7 de octubre de 2021, en la sección de deportes del periódico Granma, de Cuba, se publicó un artículo periodístico que se tituló: ¿Por qué se van los peloteros? En cada deserción también subyace la fragilidad de los valores éticos y morales (así terminó el encabezamiento), escrito por Oscar Sánchez Serra.

En el párrafo cuarto dice el periodista que: “No hay que esconder la bola, lo que sucede con los peloteros forma parte del objetivo del Gobierno de EE.UU., de este y de los anteriores, de destruir la Revolución. En esta pretensión la pelota es un blanco perfecto, porque está en nuestros genes, en la raíz de nuestra nacionalidad; en los valores patrios, desde los mambises en el siglo XIX; es un rasgo distintivo nacional y de nuestra cultura”.

Ahora bien, el Gobierno cubano ordenó (digo esto, pues es consabido que en Cuba no hay libertad de prensa ni de expresión, es el Departamento Ideológico del Partido Comunista quien decide qué se puede decir en el periódico y qué no) escribir este artículo para justificar la deserción de los peloteros cubanos y poner como principal responsable, como ya es costumbre, al gobierno de los Estados Unidos.

Los Estados Unidos tienen siempre la culpa de todos los problemas que suceden en Cuba:

No solo de la deserción de los peloteros, sino también la culpa del fracaso de la Tarea Ordenamiento y de los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido Comunista de Cuba. También, de la ineficiencia de los centrales azucareros, la mala elaboración del pan, el mal aspecto del viscoso picadillo de soya, de que en las aduanas no se puedan pasar hacia adentro del país más de dos celulares y que hasta hace poco no se podía entrar medicamentos y comida, de que sea ilegal adquirir langosta y carnes de res, de que durante muchos años los cubanos no podían entrar en los hoteles, etc.

En cuanto a la fragilidad de los valores éticos y morales que supuestamente también se han quebrantado en Cuba por causa de Estados Unidos, no se puede obviar que los peloteros cubanos que abandonaron el mundial Sub 23 (la mitad del equipo) y que se han vendido a clubes y han firmado contratos para jugar en las grandes ligas, por ejemplo, lo han hecho para vivir como lo hace Sandro Castro, un nieto de Fidel Castro que tiene propiedades lujosas en La Habana como una disco-bar que él mismo promociona en Facebook, o moverse en buenos autos, parecidos a los que tiene este muchachito.

Qué hay de malo en que los peloteros cubanos abandonen el equipo cuando lo hacen para adquirir los mismos autos, yates, cuentas bancarias, empresas privadas en el extranjero y apartamentos en varios países del mundo como los que tienen los Castros, o Mercedes Benz semejantes a los de Miguel Díaz-Canel.

Yo creo que si los Castro y Miguel Díaz-Canel no tienen frágil la moral y la ética después de vivir más de 40 años de Revolución con lujos y opulencias, a los peloteros cubanos no les va a pasar nada tampoco moral ni éticamente por querer largarse en busca de prosperidad, progreso económico y expectativas de vida.

Lea más desde Cuba aquí en Havana Times


2 thoughts on “Por qué los peloteros cubanos abandonan el país

  • el 16 noviembre, 2021 a las 10:10 am
    Permalink

    Al final lo único que hacen es sentarse en su trono para sacar cuanta hipocresía puedan, siempre desde su punto privilegiado porque es imposible pensar en cómo lo vive alguien promedio en un pais como lo está siendo Cuba actualmente.

  • el 12 noviembre, 2021 a las 12:50 am
    Permalink

    La explicacion es simple el mundo se divide entre los hombres que hablan y rezan y los hombres que hacen.
    En lugar de llenar paginas de palabras y rezos, en mi opinion todo se resume en una sola frase:
    “CUBA ES UNA DICTADURA” lo dice el pueblo cubano.
    Quienes los nieguen estan con la dictudura y contra el pueblo cubano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *