Por qué hay que defender la democracia en Brasil

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro. // Foto: EFE / Andre Borges

Los demócratas del mundo están atentos a las elecciones brasileñas ante las amenazas de Bolsonaro

Por Paulo Abrao (Confidencial)

HAVANA TIMES – Existe un riesgo real de que el presidente Jair Bolsonaro impida la realización de las elecciones presidenciales en Brasil. La amenaza se ha repetido, aunque se desconoce si habrá un cuestionamiento de las máquinas de votación, si las órdenes de los jueces locales impugnarán los procedimientos electorales o si Bolsonaro detendrá la conclusión del conteo. Tampoco se sabe si invertirá o no en actos de violencia u otros medios.

Lo importante es evitar que esto suceda y asegurar que el país tenga una elección limpia y transparente, crucial para la consolidación de la democracia y la paz, y está en los intereses de la mayoría de la población brasileña.

El respeto al proceso electoral no conviene únicamente a la izquierda o a la derecha, a uno u otro candidato; es del interés de todos, esto es el mínimo indispensable para que el país siga funcionando y no se convierta en un paria internacional.

La erosión de la democracia en Brasil ha estado ocurriendo durante mucho tiempo. Incluye no solo la difusión de noticias falsas y acusaciones infundadas sobre las urnas y los jueces encargados de supervisar el proceso electoral.

Dicha erosión se manifiesta en 125 asesinatos y tentativas de asesinato, 85 amenazas, 33 agresiones físicas, 59 violaciones a la ley, 21 agresiones y 4 casos de detención o tentativa de detención de agentes políticos, precandidatos, candidatos o funcionarios electos, en datos registrados entre 2016 y 2020 por la investigación conjunta de Terra de Direitos y Justiça Global.

Se extiende a través de los numerosos ataques a pueblos indígenas, personas defensoras de derechos, prensa, comunidad LGBTQIA+ y muchos otros grupos con los que el actual Gobierno brasileño mantiene un antagonismo violento, permanente e incesante.

No hay acción que, por sí sola, pueda detener esto. Debe haber acciones conjuntas y contundentes. Y no pueden limitarse solo a Brasil. El apoyo internacional es esencial, ya que esta elección es importante para todo el mundo.

El actual Gobierno brasileño ha internacionalizado su campaña para desacreditar el propio sistema electoral. El colofón de esta campaña fue el pronunciamiento que Jair Bolsonaro hizo el 18 de julio ante una escéptica audiencia de representantes de las representaciones diplomáticas extranjeras en Brasilia.

En respuesta, un grupo de 18 organizaciones de la sociedad civil brasileña estába en Washington hasta el viernes 29 de julio para reunirse con representantes del Departamento de Estado de EE. UU., el Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes, el presidente del Senado de EE. UU. y con uno de los miembros del Comité del Congreso que investiga la invasión del Capitolio, ocurrida el 6 de enero de 2021. Organizaciones de la sociedad civil estadounidense también se unirán a esta importante delegación brasileña.

Los funcionarios estadounidenses han quedado traumatizados por las acciones antidemocráticas de Donald Trump. Por lo tanto, existe un interés mutuo en intercambiar experiencias y fortalecer las fuerzas democráticas para evitar que nadie en Brasil intente copiar esta tragedia estadounidense en las próximas elecciones.

Estados Unidos no tiene ningún papel en interferir con la democracia brasileña, y eso no es lo que exigen las organizaciones brasileñas. Sin embargo, no podemos ignorar cuan interconectado está el mundo.

Todos los países y líderes internacionales saben lo que sucederá en las elecciones brasileñas. Este evento, sin duda, provocará ecos que impactarán en el destino de muchas otras democracias.

El interés y la interdependencia son genuinos. Los opositores a la democracia lo saben. Las fuerzas democráticas de todo el mundo ahora tienen la oportunidad de demostrar que juntas pueden hacerlo mucho mejor.

La delegación brasileña está compuesta por representantes de las siguientes organizaciones: Washington Brazil OfficeComissãoArnsPacto pela DemocraciaArticulação dos Povos Indígenas do Brasil – APIBArtigo 19Instituto Marielle FrancoGeledés – Instituto da Mulher NegraGreenpeace BrasilInstituto Vladimir HerzogInstituto de Referência Negra PeregumABGLTConectas342 Artes/342 AmazôniaInstituto Clima e SociedadeTransparência Internacional BrasilUneafroNave y Conaq.

*Paulo Abrão es el director ejecutivo de la organización Washington Brazil Office. Este artículo fue publicado originalmente en Folha de São Paulo el 26 de julio de 2022 y está disponible en portugués aquí

Lea más Opinión aquí en Havana Times

Seguir y compartir:
Pin Share


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.