¿Por qué apoyo a Fernando Ravsberg?

Haroldo Dilla Alfonso

Fernando Ravsberg
Fernando Ravsberg

HAVANA TIMES — Fernando Ravsberg escapa a las clasificaciones, lo cual siempre atrae la atención, pero no es exactamente una virtud. Por ejemplo, en sus miradas a la sociedad cubana ha percibido signos moleculares de inquietud sin prestar atención jamás a las ruidosas protestas de la oposición, ni a como son reprimidas.

Ha sido, en ocasiones, tremendamente condescendiente con los actos más aberrantes del gobierno cubano. Pero también ha logrado ser un crítico incisivo de determinadas situaciones.

Es por esto último por lo que una jerarca de la UPEC ha cargado contra él -que estaba defendiendo a un joven periodista holguinero despedido de su empleo en un periódico local- y lo ha amenazado con la expulsión del país dada su condición legal de extranjero.

A pesar de tener con él muchas más discrepancias que puntos de contactos -confieso que no es el tipo de persona con la que disfrutaría tomarme un café- creo que Ravsberg merece todo -y de todos- el apoyo.

En primer lugar, porque estamos en presencia de un acto represivo, y siempre el agredido merece solidaridad. Y está siendo agredido por lo peor de de la farándula política cubana. Un empleado de Ramiro Valdés denominado Iroel Sánchez la ha cargado contra él y ha prestado su blog para que un engendro moralmente despreciable -Darío Machado- lo ataque despiadadamente.

Y cuando estas criaturas lo hacen, es porque alguien así lo indicó, pues sería ingenuo sospechar en ellas alguna capacidad de iniciativa política. Hacen lo que le dijeron, o al menos lo que oyeron cuando estaban cerca del capitán.

No creo que lo hayan oído de esa otra criatura del zoológico castrista que se denomina Aixa Hevia y que funge como directiva de la UPEC. La UPEC es una organización absolutamente subordinada al aparato ideológico del PCC, que al mismo tiempo lo ha estado siempre a los departamentos de contrainteligencia de los cuerpos armados.

Con la UPEC  no se juega. Se puede jugar con la UNEAC, pues los intelectuales casi siempre son propensos a intercambiar vocación pública por pequeños privilegios, y reprimirlos cuesta caro. Pero un periodista con un mínimo de autonomía es tremendamente peligroso, y reprimirlos no cuesta tan caro. Por eso es presumible que la Sra. Hevia también oyó en algún lugar que Ravsberg estaba molestando.

Lo que el ataque contra Ravsberg muestra es que el sistema es tan débil, tan frágil ideológicamente -particularmente tras el establecimiento de relaciones con EEUU y el agravamiento de la siempre grave economía- que se revuelve contra sí mismo.

Termina mordiendo y devorando a aquellas personas con las que pudiera convivir, e incluso aprovechar para darse a sí mismo una ducha de tolerancia. Cosa para la que Ravsberg -como OnCuba, Progreso Semanal, Temas, la Joven Cuba y todo el espectro de críticos consentidos- servirían eficientemente y a un costo muy bajo.

Si esta razón no fuera suficiente, hay otra: la Sra Hevia está echando mano a un tipo de argumento retrógrado, desvergonzado, sencillamente inaceptable: la xenofobia. Pues está amenazando al periodista uruguayo con la deportación –“aparecen llamados, escribe, en los espacios digitales a que saquen del país a alguien que constantemente se mimetiza como un camaleón”- y ello es absolutamente incompatible con el futuro democrático que queremos para nuestro país.

La amenaza de la UPEC coloca al gobierno cubano en una situación moral vituperable, a la altura de lo peor de la derecha internacional.

Repito: no hay mucho que agradecer a Ravsberg. Ni los opositores encarcelados y reprimidos, ni los emigrados despojados de derechos, ni siquiera los críticos consentidos más audaces que imaginan en voz alta algo de república y pluralismo, tienen mucho que reconocer a Ravsberg. Pero a pesar de ello, y posiblemente por ello, hay que elevar la voz para denunciar la injusticia contra el otro y desfragmentar las tribunas. El sectarismo nos está aniquilando, y el castrismo lo sabe y lo usa.

Hay que apoyar a Ravsberg, para que no suceda, como advertía Niemoller, que cuando me lleven a mí no quede nadie para protestar.


28 thoughts on “¿Por qué apoyo a Fernando Ravsberg?

  • el 1 septiembre, 2016 a las 7:45 am
    Permalink

    El caso Ravsberg demuestra claramente la ausencia de libertad de expresión en Cuba como toda dictadura socialista estalinista, incluso para los simpatizantes de la dictadura. Aixa no es una funcionaria extremista que odia a che Fernandito, ella está aplicando el manual de la mordaza aplicable a todo el que se pase de la ralla. Me pregunto si Fernando alguna vez levantara la mirada de la anécdota y hablará del tema de fondo.

  • el 31 agosto, 2016 a las 10:50 am
    Permalink

    La era de ordeno y mando no ha terminado, ni mucho menos, si así fuera, no hubiera dictadura en Cuba; y Ravsberg no estaría pasando por esto, lo que pasa es que la tecnología no cree en “ordeno y mando”; y se les ha ido de las manos.

  • el 31 agosto, 2016 a las 10:48 am
    Permalink

    Todo se sabe, pero no gracias a que la tiranía esté acuerdo en que se sepa, ni mucho menos a que lo publique; de ahí el miedo cerval a las nuevas tecnología y a internet. Yo creo que el caso de Ravsberg es solo uno más de una larguísima lista, que lo demuestra de primera mano. La situación sigue siendo la misma en cuanto a la posición retrógrada y represora de la dictadura, solo que se les va yendo de las manos el monopolio de la información. Y eso no es -repito- ni porque ellos quieran, ni porque hayan cambiado, sencillamente, no lo han podido evitar.

  • el 31 agosto, 2016 a las 8:36 am
    Permalink

    Se lo traduzco al “cubano” José Darío: años atrás podían expulsar al periodista que ha dado pie a toda esta controversia alrededor de FR y pocos se enteraban, y menos aún sacaban la cara por él. Hoy ha cambiado mucho la situación y sobre todo los medios de comunicación. Todo se sabe en cuestión de minutos y la gente opina en un sentido u otro y los debates se expanden como pólvora. ¿Quiere ejemplos?: Los casos de Esteban Morales y Robertico Carcassés…para empezar…

  • el 31 agosto, 2016 a las 6:29 am
    Permalink

    usted habla en cantones ?? que quiere decir ??

  • el 30 agosto, 2016 a las 9:29 pm
    Permalink

    A Ravsberg y a unos cuantos “bocones” más hay que “comérselos con papas”, por la sencilla razón de que ya quedó a atrás la era del ordeno y mando en la opinión pública…

  • el 30 agosto, 2016 a las 4:50 pm
    Permalink

    Mira esta frase de Fernando para defenderse del ataque de los sicarios mediaticos del regimen: “…Sin poder acusarme de mercenario ni de vendido se les complica el expediente…” Asi es como define Fernando a los periodistas independientes que hacen criticas serias a la dictadura y esta pidiendo no ser abatido por fuego amigo. Veamos que dice ahora en sus proximos articulos. Se tomara el periodismo en serio o entrara por el aro como los muchachos de La joven Cuba.

  • el 30 agosto, 2016 a las 11:08 am
    Permalink

    Haroldo coincido con todo lo que escribes! Precisamente lo que pienso. Gracias por expresarte y dar tu opinión públicamente. Sería muy bueno si otros intelectuales fuera de Cuba o dentro lo hagan también. No podemos permanecer sin expresar lo que pensamos por qué nuestro silencio este gobierno siempre lo a usado a su favor.

  • el 30 agosto, 2016 a las 9:39 am
    Permalink

    De acuerdo totalmente con usted, pero eso sólo aplica donde verdaderamente existe la democracia, en Cuba no, persona que vaya a Cuba hacer negocios con el tirano sabe a lo que se atiene, y por eso a lo que se le debe poner énfasis es, a que el país entero disfrute de esa civilidad. Lo primero es lo primero, no se actúa consecuentemente en restaurarle el derecho a un sólo periodista, que por demás tiene 20 años haciendo el periodismo imparcial obviando las injusticias que veía alrededor. Ahora se encuentra expuesto a un escarnio similar al que están padeciendo en su natal Uruguay -y cito-: “cientos de civiles que apoyaron la dictadura, fueron su sustento técnico e ideológico y permitieron que el Estado facista funcionara” y se enfatiza que sin ser militares realizaron cuestionamientos éticos, que actuaron por convicción ideológica y antidemocraticas, de oportunistas y arribistas, que nunca hubieran llegado por concurso a los cargos que detentaron, por el único mérito de ser serviles a una dictadura”, y ahí se citan a profesionales, intelectuales y hasta los que hoy son paladines de la libertad de prensa en medios como la SIP. No es por hacer leña del árbol caído, es como para que no se olviden que hay que actuar con justeza.

  • el 30 agosto, 2016 a las 8:41 am
    Permalink

    Aunque no simpatizo tampoco con Ravsberg me solidarizo con el en estos momentos. No quiero actuar igual que los comunistas. Es un hombre inteligente y puede que recapacite y se decida enfrentar el regimen cubano a sabiendas que corre el riesgo que lo deporten. Muchos de los que se oponen a apoyar al periodista, solo han protestado despues de emigrar.

  • el 30 agosto, 2016 a las 8:21 am
    Permalink

    Sr. unir es inteligente,sembrar desunion,no lo es .Hasta en democracia y libertad,hay que bscar apoyos,ganar enemigos…por favor.Ser politicamente correcto es una necesidad.En su casa con sus amigos y familias,puede ser politicamente incorrecto….no nos busquemos enemigos por gusto…a enemigo que corre….Puente de plata !!

  • el 30 agosto, 2016 a las 12:18 am
    Permalink

    Muy buen artículo. No se puede permitir injusticias con nadie, sean amigos, enemigos o simples desconocidos.

  • el 29 agosto, 2016 a las 10:28 pm
    Permalink

    Así es. La confirmación de que el amigo de nuestro enemigo se convierta inevitablemente en enemigo también.

  • el 29 agosto, 2016 a las 9:39 pm
    Permalink

    Me parece de una gran hipocresía y vergüenza pedir que se haga, y mas vergonzoso que lo hicieran cuando están viendo a un país entero que sufre por los abusos de la dictadura mas larga que ha tenido el continente, y nadie se solidariza siquiera por compasión.

    Me inclino a pensar que Mujica dirá lo mismo que acaba de decir el gobierno de Correa con la expulsión de los legisladores ecuatorianos en Venezuela, que “reconocen con absoluto respeto, las decisiones soberanas de la República Bolivariana”. Y la dictadura castrista también dirá de Ravsberg lo mismo que dijo la de Ven., que esta interfiriendo “flagrantemente” en los asuntos internos del país, y realizando actividades “desestabilizadoras” expresamente prohibidas en las normas migratorias. Lo cuál es verdad, al menos que se debe defender es: a un extranjero que por demás estuvo hasta el otro día dándose la lengua con los tiranos. Por los que si se debe pedir apoyo en cualquier rincón donde estemos, es por los nuestros que están recibiendo palos y por Fariñas que esta al borde de la muerte pidiendo que se les respeten los derechos de todos, No de uno sólo.

  • el 29 agosto, 2016 a las 2:37 pm
    Permalink

    Uff,que dilema,o apoyas a otro represaliado por la dictadura,que a su vez y a su manera ha sido parte de la misma,o apoyas a la dictadura en esta su labor cotidiana para con ello dar una lección al hasta ayer vendedor de crecepelo.

  • el 29 agosto, 2016 a las 2:20 pm
    Permalink

    Genial Dilla, tal cual siempre nos tiene acostumbrado!!!

  • el 29 agosto, 2016 a las 1:11 pm
    Permalink

    Dalla, he sido un crítico acérrimo de Fernando Ravsberg desde muchísimo tempo antes que los despidieran de la BBC, he sido por todo lo que tu as dicho y algunas cuestiones más que te faltaron por decir de ese sujeto, pero también por lo que tu has argumento a su favor en estos momentos lo apoyo también y pienso que debe ser apoyado por los simpatizantes y no simpatizantes castristas de su país de origen, Uruguay, y particularmente por expresidente José Mujica.

  • el 29 agosto, 2016 a las 12:31 pm
    Permalink

    excelente articulo Haroldo, pero eso de solidarizarme con Ravsberg déjame pensarlo un poquito… de todas formas Ravsberg es solamente el último que ha marcado en la cola y le toca esperar su turno, como el resto de los cubanos a los que le han pisado el callo en los últimos 60 años..

  • el 29 agosto, 2016 a las 12:14 pm
    Permalink

    es que en verdad defender a Ravsberg, que no ha defendido para nada a todos aquellos que tanto lo han necesitado, es comportarse camaleonicamente porque la oportunidad se presenta de defender a un “agredido”, en realidad Ravsberg ha jugado sucio con los cubanos, reportando hasta donde le convino para no meterse en problemas con el gobierno cubano y seguir siendo el reportero de BBC que tan bien le pagaba, lloro mucho cuando perdio ese privilegio, pero penso que podia seguir en cuba cubriendo y vendiendo sus noticias como “freelance”, ahora el sistema lo muerde, se queja y pide usted que lo defendamos para mostrar humanidad y tolerancia que tanto necesitamos en la nueva cuba a formar (que no ha llegado todavia), en mi opinion hay que dejar que lo expulsen, favor bien flaco nos ha prestado, pues en un final para nada que no sea apoyo al gobierno ha servido. la batalla con esta gente tiene que ser como mismo ellos la plantean, sin tolerancia alguna, ya nos han pisado la cabeza y las entranas por mucho tiempo.

  • el 29 agosto, 2016 a las 11:56 am
    Permalink

    De otro modo lo dije, pero coincidimos en sentir…

  • el 29 agosto, 2016 a las 11:55 am
    Permalink

    Pues bien que le he leído al señor RAVSBERG cosas bien pro-régimen, con su estilo velado, que lo tiene, por lo tanto, no está en mi ánimo ni defenderle , ni aducir que es inmerecido lo que le ha sucedido, sencillamente, le han dado “tres tazas de su propio chocolate” y como se dice en mi rancho “cosas de ellos”, que se entiendan, o se “destarren”.

  • el 29 agosto, 2016 a las 11:40 am
    Permalink

    Excelente artículo, pero honor a quien honor merezca , está bueno ya de esforzarse a ser justo y coherente con la realidad solo cuando te pisen el cayo , Ravsberg fue solo uno más de las legiones de intelectuales ,artistas y guerrilleros latinoamericanos y de España , principalmente , que ensancharon su tripa y bolsillo haciendo de juglares y comunicadores de la farsa propagandista revolucionaria por el mundo . Basta ya,cada quien recoge lo que siembra , al final me regocija que estos sujetos tengan una probadita de la realidad que desoyeron e ignoraron a conveniencia ,,,,, la lista es larga.

  • el 29 agosto, 2016 a las 11:23 am
    Permalink

    Menuda tarea en “desperdicio” de apoyo. Hay que coger número en la cola, hay muchos que llegaron primero que él, y si bien el tiene el “derecho” a la libre expresión que le asiste la democracia, aquí todo el mundo sabe que en Cuba se abolió ese derecho desde el mismo ’59, así es que no es justo que ahora gastemos el humilde apoyo nuestro a apoyar a desfrenestrados. Cada cual que cargue con su propia karma.

  • el 29 agosto, 2016 a las 11:02 am
    Permalink

    Yo si me alegro que sufra en carne propia la ira de los sicarios la maquinaria de propaganda de la dictadura. Maquinaria que el jamás denunció cuando callaban de forma brutal a otros periodistas de la prensa independiente y la oposición pacifica. No hay dudas que Fernando ya no es útil para el régimen fuera de la BBC y está siendo desechado y lanzado a las auras como carroña.

    En concreto el puso las manos en el fuego solo por un periodista oficialista que ha sido reprimido injustamente y que seguramente también callaba las injusticias que ocurren en Holguin contra la libertad de expresion. Dudo mucho que Fernando hubiera levantado la voz a favor de un periodista independiente o de cualquier cubano que diariamente es expulsado de su centro laboral, o reprimido fisicamente, o llevado a prisión inventandoles delitos comunes. Lo cierto es Fernando aún no se entera que Fariñas esta en otra huelga de hambre reclamando el cese de la reprecion, el secuestro, el allanamiento de viviendas y el robo de propiedades como práctica criminal de la policía política del régimen. Eso no es noticia para Fernando porque seguramente para el son mercenarios del imperio que se lo merecen.

    Como decimos en Cuba le llegó la hora de los mameyes a Fernando y tendrá que salir de la piel de camuflaje para definirse a favor de la verdad o plegarse totalmente a favor de la tiranía castrista. Ya no podrá usar más el discurso cantinflesco para matizar la cruda realidad cubana . Como bien le recordó Aixa de la UPEC tiene la opción digana de continuar haciendo periodismo serio en su pais. Veamos que hace che Fernando ahora que perdió el don del camaleón.

  • el 29 agosto, 2016 a las 10:01 am
    Permalink

    Buen post!, me permito un pequeño aporte (criterio mio, desde luego), creo el señor Ravsberg está recibiendo una dosis (un tanto desmesurada por cierto) de su propia medicina, porque de todos es conocido que en su blog Cartas desde Cuba no le tiembla la mano a la hora de censurar tal o más cual comentario que no sea de su gusto (aunque no contengan frases ofensivas ni mucho menos); cabe entonces el dicho: quien a hierro mata, a hierro muere. No obstante nos solidarizamos en él.

  • el 29 agosto, 2016 a las 9:16 am
    Permalink

    Preciso y genial. Gracias Haroldo.

  • el 29 agosto, 2016 a las 8:31 am
    Permalink

    Magnifico Haroldo, nada que añadir…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *