Por el culto a la plena dignidad humana: ¡libertad para Yeander, ya!

Por Yasser Farrés Delgado (Hermano de un detenido en Cuba)

HAVANA TIMES — ¿Cuántas personas leerán esta nota? No lo sé; pero, quienes la apoyen, lo harán porque comparten conmigo el respeto por la condición humana. El respeto por la condición humana debería ser el principio primero para debatir sobre el presente y el futuro cubanos, y no el fundamentalismo político que hoy domina en nuestro país.

Esto es evidente en cómo se trata a la disidencia cubana: a ellos y ellas, convertidos y convertidas en simples “gusanos”, es decir, despojados y despojadas de toda condición humana tanto en términos ontológicos como legales, se les puede maltratar y golpear, calumniar y encerrar, ignorar e invisibilizar ante el país y el mundo.

Es lo que está sufriendo en carne propia Yeander Farrés Delgado, mi hermano, miembro del Partido Republicano de Cuba y activista por los DDHH, quien está en “prisión preventiva” desde el pasado 30 de octubre de 2012 por el supuesto delito de “desobediencia pública”.

Allí ha estado por casi 80 días sin importar que sea paciente de VIH-SIDA en tercera etapa y padre responsable de dos niños, uno de 3 años y otro de 11 meses. Allí ha estado sin haber sido sometido a juicio, sin que se tenga fecha prevista para hacerlo, y además, sin que se haya facilitado el acceso a su expediente “delictivo” para preparar defensa alguna.

¿Cuál es el delito cometido por mi hermano? No otro que reportar activamente sobre los atropellos que se están cometiendo contra quienes piensan como él. No otro que manifestarse pacíficamente en los espacios públicos habaneros en formas que en nada difieren de como el 15M se manifestó contra el capitalismo en España, noticia repetida hasta el cansancio en la prensa oficial cubana.

Pero a Yeander lo tratan como “delincuente” (¡no muy distinto que a los “perro-flautas” de la Plaza del Sol!).

Y, ¿qué antecedentes penales se pueden señalar de Yeander? Ninguno; el único “delito” en que ha incurrido mi hermano es exigir por la libertad de expresión y de asociación.

La detención de mi hermano es, en realidad, parte de una ola represiva contra la disidencia cubana que el oficialismo y sus blogueros tratan de ocultar pero que casos como el de Antonio Rodiles ponen al descubierto.

Es parte de un ocultamiento que, aun así, resulta muy efectivo porque se sostiene en el monopolio de la información. Contra esto no puedes manifestarte sin exponerte a ser clasificado como agente de la CIA o terrorista pagado por la mafia de Miami; o como en mi caso, a que te adviertan que estás mintiendo y “eso se castiga”, tal como me han hecho saber a través de mis familiares por divulgar la situación de mi hermano.

Ese ocultamiento se concreta, entre otras formas, en tachar de bulo a cualquier información semejante a esta; estrategia por la que desde el 1ro de diciembre, un mes después del encarcelamiento de mi hermano, he tenido que dar la cara y mi nombre para hacer visible el caso.

No me detendré aquí a relatar las violentas circunstancias en que fue arrestado Yeander, detalles descritos por él mismo y sus vecinos. Tal información la di a conocer el 1ro de diciembre de 2012 mediante una carta enviada a mis contactos en Cuba y otras partes del mundo, misma que está disponible en mi blog personal (www.30ypalante.blogspot.com).

Quien esté leyendo esta nota podrá descargarla, leerla y decidir si apoya o no la campaña que estoy sosteniendo por la inmediata excarcelación de mi hermano, para lo cual se  puede firmar la petición en el mismo blog.

Me detendré, en cambio, a insistir en que apoyar la inmediata liberación de Yeander es, ante todo, apoyar el respeto por la condición humana; postura que debería estar por encima de cualquier política.  Me detendré también en mencionar que todo y cuanto escribo es mi opinión personal y no refleja la de quienes suelen escribir en este espacio. Al respecto me interesa destacar lo que dije en mi carta:

“No comparto buena parte de los ideales de mi hermano, y mucho menos la proyección del Partido Republicano de Cuba al que pertenece; pero creo que ningún gobierno, sea del signo político que sea, tiene potestad de privar de su libertad a quienes exigen pacíficamente por sus derechos a la libertad de expresión y asociación, especialmente si estas no suponen una agresión o violación de los derechos de otras personas.”

Sí, mi hermano es un miembro del Partido Republicano Cubano. Y yo, no tengo reparos en declararme “a-capitalista”, término que uso en el mismo sentido que “a-teísta” para expresar mi no-creencia en el sistema capitalista, y a la vez, para desmarcarme de la lectura fundamentalista que hace la izquierda radical sobre el concepto “anticapitalista” para justificar su violencia contra quienes no comparten sus ideas; una de las razones por las que tampoco creo en el socialismo-realmente-existente que estas personas defienden desde una ceguera patológica.

Precisamente, por esta convicción he mantenido mi lucha aunando apoyos personales y no favores de grupos políticos. De hecho, me parece vergonzoso que el propio partido en que milita mi hermano no haya tenido en estos tres meses un papel activo en divulgar esta situación; lo que, entiendo, es una medida de cuan poco les importa.

En ese sentido, no me puedo creer que las únicas noticias que han tenido alguna trascendencia mediática las haya logrado yo sin apoyo material ninguno, y sólo con la solidaridad de personas concretas y ajenas a la realidad cubana.

Gracias a ellas han sido Granada Hoy  y El Ideal de Granada, dos periódicos de la provincia española donde resido temporalmente, los únicos medios oficiales que recogen el problema. Curiosamente, no me han prestado atención otros medios españoles de más alcance a los que me he dirigido sin discriminar sus signos políticos.

Creo que únicamente lograremos en Cuba una emancipación social que respete la libertad individual si todas las personas participamos activamente, ejerciendo el derecho que nos asiste en tanto ciudadanía cubana, defendiendo el derecho a la diversidad, el derecho a la coexistencia; empoderándonos sobre los problemas de nuestra realidad. Por ello convoco a los cubanos y cubanas, donde quiera que estén, a que divulguen esta nota tanto como esté en sus manos, no sólo entre nuestra diáspora sino entre todas las personas que puedan solidarizarse.

¡Por el culto  a la plena dignidad humana! ¡Libertad para Yeander, ya!

Yasser Farrés Delgado: yasserfarres@yahoo.com.mx

 

7 thoughts on “Por el culto a la plena dignidad humana: ¡libertad para Yeander, ya!

  • Isidro:
    Para ponértelo fácil. Tú familia no está presa por las apuestas políticas de mi hermano.
    Y no, no estoy ciego porque es mi hermano, ni tengo ninguna idea de que mi hermano se haya plegado a la política de hostigamiento de la que menciona. Tú mismo no tienes ninguna prueba de que así sea, pero tomas un discurso generalista y se lo aplicas a todas las personas. Que una persona milite en un partido no significa que esté de acuerdo con todas sus políticas.
    Al final, ¿porqué no respondiste sobre el caso de Pedro Alvarez Borrego?¿por qué no dices de toda esa corrupción?
    ¿No eres privilegiado, dices?¿Cómo llegaste a China? Por cierto, me alegro mucho por ti que tiene dinero para mandar a tu familia. Se que encontraras la forma de hacerlo. Yo no puedo. Este mes pague de alquiler cortando yerba en una finca en Málaga.

  • Yasser:

    Partamos de un principio bastante admitido en las sociedades que se precian de democráticas: el derecho de un ser humano termina donde comienza el de otro. Si para que tu hermano tenga derecho a “expresarse libremente” yo debo admitir sin inmutarme que él organice una formación política que pide sanciones extranjeras contra mi país – y conste que estas sanciones son apenas la punta del iceberg, porque debajo hay temas mucho más siniestros y peligrosos – hasta ahí llegó mi apego a la tolerancia. Como le aclaré a Mercedes, no tengo nada contra la libre expresión y circulación de ideas, y aspiro a que algún día tú, y tu hermano, y todos los cubanos, podamos hacerlo sin ningún problema. Será una larga empresa y dependerá de todos nosotros llegar a esa meta. Pero, aclaro, no comparto que para llegar allí haya que comprometer el futuro – seguridad del país incluida – como intenta hacer ese denominado Partido Republicano, que ni siquiera en el nombre ha tenido la originalidad de proponer algo que los aleje de sus patrones en EEUU. Para mí TODO el que pida embargo, o bloqueo, o cualquier otro castigo o agresión contra Cuba está borrado de mi lista de interlocutores válidos. Y tu bien sabes que tu hermano se ha plegado a esa política. No dejes que la pasión familiar te nuble los sentidos.

    Todos esos ejemplos que me pones de corrupción en Cuba, deben responder ante las autoridades de la Isla. Pero hay que estar allá para poder influir en eso, agitando la sociedad si es necesario. No desde fuera. Y en los tratos con los capitalistas, bueno, ahora todo el mundo es capitalista. En todo caso, mejor harían los del PR en buscarse problemas en Cuba, denunciando todo eso que mencionas, en lugar de procurar que una potencia extranjera nos ponga la bota encima.

    “¿De qué injerencia?”, preguntas. Y qué bien que tú mismo te respondes, poniendo un ejemplo: “Cuba no puede tener cuentas en bancos extranjeros porque los gobiernos de Estados Unidos las congelan.” Viste qué rápido se te cayó el argumento.

    Y te cuento más: En este mismo instante el Tesoro de EEUU está impidiendo que los cubanos en China, que es donde yo vivo, (y sin que por ello me considere a mí mismo privilegiado; no sé tú en España), podamos hacer transacciones bancarias normales. Estamos en lista negra. Con mi pasaporte cubano no puedo mandar ya dinero a mi hija y nieto que viven en Australia. Me lo han impedido. Primero Western Union, y luego mi propio banco chino han recibido presiones, que responden a ese embargo-bloqueo que tu hermano defiende, para que no se pueda hacer la transacción, como han tenido a bien informarme los directivos de esas entidades en varias ocasiones. EEUU incluso le impuso hace poco una multimillonaria multa al Banco de Hong Kong Y Shanghai por hacer negocios con Cuba. Y por si fuera poco se inmiscuye en nuestras remesas familiares. Para que veas qué lejos y a qué extremos llegan las manos de los que nos quieren asfixiar, dentro y fuera de la Isla. O sea, que el embargo tiene muchas caras.

    En resumen, y para ponértelo fácil, las apuestas políticas de tu hermano van contra el bienestar de mi familia. Así que si puedes, pide a tu hermano que coadyuve a impedir los daños a mis seres queridos, y yo seré el primero en gritar a su favor.

  • Isidro:
    Ese bando que tú dices intenta “hacernos daño”; pero el otro lleva años haciéndolo. Mira el caso Pedro Alvarez Borrego, el que dirigía Alimport que se fue con todo el dinero que le dio la gana y ahora vive en Miami, no precisamente pasando trabajo sino dueño de varias propiedades que compró con un dinero que ganó a costa de las necesidades de quienes viven en la Isla. ¿Y qué me dices del presidente de la Aviación Civil? ¿O de los directivos de Habaguanex ?¿Y los del níquel en Moa?¿Y los que estaban metido en el engaño con el cable de fibra óptica de Venezuela?¿Este daño no te importa? ¿No te importa la corrupción que se esconde detrás de un sistema vertical y cerrado? ¿Y el daño que sufren los cubanos al estar sometidos como personas a lo que diga un grupito minúsculo de jefes, que deciden si puedes viajar, si puedes o no trabajar en lo que quieres, etc., etc.?
    El cuento de la potencia extranjera no te lo deberías creer más. Porque la “potencia” no es más otra cosa que una entelequia, una abstracción detrás de la que hay personas concretas, que no son menos capitalistas y explotadores que los españoles, brasileños, franceses y muchos otros con los que Cuba mantiene compañías mixtas. ¿O es que acaso Cuba negocia con honrados comunistas?
    Los negocios que Cuba establece lo hacen con los capitalistas más despiadados que te podrías encontrar. Los dueños de hoteles, de cadenas de tiendas, de compañías que comercializan los productos cubanos saben muy bien que están usando una mano de obra barata a un precio que jamás pagarían en sus países; sabiendo además que no hay posibilidad alguna de que esos obreros y obreras se organicen en sindicatos para plantarles cara. Son capitalistas que saben que no habrá una huelga que pare el flujo de productos o la prestación de servicios; y además, que están seguros que recibirán su dinero en cash porque Cuba no puede tener cuentas en bancos extranjeros porque los gobiernos de Estados Unidos las congelan.
    ¿De qué daño de otra potencia tú estás hablando? ¿De qué injerencia?¿No es injerencia lo que tiene Venezuela en Cuba? ¡Por favor!
    Lo que exige mi hermano no es privatizar la salud, no es privatizar las escuelas. Lo que pide mi hermano es el derecho a la libre expresión, al libre acceso a la información, a una plena libertad individual que respete la diversidad.Yo no sé si tú estás en Cuba, en cuyo caso eres uno de los pocos privilegiados con acceso a Internet; o si estás fuera, en cuyo caso también eres privilegiado.

  • “¿Y qué?”, Mercedes, cuando ese joven decidió enrolarse en una quintacolumna – que no partido, léanse su plataforma (http://partidorepublicanodecuba.org) – para estimular la política de agresiones de una potencia extranjera contra Cuba, definió su suerte. Fíjese que no le hablo de disentir, o de enarbolar ideas propias, incluso contrarias a las oficiales, algo a lo que todos debemos tener derecho. Me refiero a organizarse -aunque sean los cuatro gatos que hoy son en lo que el disidente Antúnez calificó de “engendro que nadie conoce” – para propiciar que otra nación le haga la guerra – aunque sea por otros medios distintos a los militares -al país donde uno ha nacido y vive. Como ser humano comprendo a Yasser, pero su hermano milita en un bando que procura hacernos mucho daño (si los dejan y como si no hubiésemos sufrido ya bastante), aunque entonen el manido canto de sirena de la “democratización”. Y defender la “casa” propia no es adular.

  • Y que? Que si un cubano piensa que lo mas beneficioso para su pais es eso? Tiene todo su derecho.
    Tenerlo encarcelado tanto tiempo sin llevarlo a jucio y sin que siquiera dejen que preparen su defensa es una violacion a sus derechos humanos.
    Abusadores los que lo tienen preso sin abrirle un caso judicial y aduladores los que justifican es barbaridad.

  • El pertenece al partido republicano cubano, casi nada y esto no tuviera importancia si Cuba no fuera atacada constantemente por las politicas injerencistas y agrecivas de este partido norteamericano.
    Ellos cuando el Papa visito Cuba en un plan desestabilizador pagado desde Miami tomaron varias iglesias en Cuba para crear caos internacional. La iglesia no acepto esto y como dije se comprobo su relacion con la ulraderecha de USA, con los cuales hablaban atravez de celulares recibiendo instrucciones y la promesa de financiacion. Los miembros de este partido del cual se puede buscar informacion en internet no se averguenzan de ondear en las paredes de sus casas la bandera de USA.
    por lo del SIDA no hay que preocuparse pues estamos convencidos que le suministraran los costosos medicamentos como lo han hecho hasta ahora de forma gratuita. Tener SIDA no le impide cumplir la ley.
    Nadie en este mundo se puede aliar a una potencia extranjera para cambiar el sistema de gobierno de su pais, nadie, trata de hacerlo en Espana y veras si no vas preso unas decenas de anos.O simplemente actua contra la legalidad de la figura del rey y veras.
    Ojala desee visa para enviarlo a donde desee, el vera si alli le dan la atencion medica que recibe en Cuba. Gracias. No tienen nuestro apoyo. Incluyo amigos y familiares desde USA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *