Periodismo oficialista en Cuba: el ruido de las nueces

Vicente Morín Aguado

Pizzas. Foto: Juan Suárez

HAVANA TIMES — El pasado 7 de febrero la prensa del Partido Comunista de Cuba (PCC), publicó varios  artículos dedicados a la acción reporteril de los jóvenes del sector. Antes, el 20 de enero, llamó la atención un comentario de Yeilén Delgado Calvo en Juventud Rebelde bajo el título Me declaro disidente. Es evidente la preocupación del envejecido liderazgo por sus inevitables sucesores.

En esencia, la citada reportera alude a un amigo, molesto porque al criticar de forma directa y clara problemas que nunca se especifican, le llamaron disidente. La respuesta, siempre dentro del fraseo y la parábola característicos de la prensa “comunista” cubana, puede resumirse así:

“A él lo sé disidente de muchas cosas: lo mal hecho, la chapucería, el conformismo, la gente que lleva la Patria en el habla, pero no en el corazón.”

“La cuestión no está en ser disidente, sino en de qué se es disidente.”

“Nos hemos dejado arrebatar la palabra por quiénes entienden muy poco de principios y de patriotismo. Disidente es el que diside, disidir es separarse de la común doctrina, creencia o conducta.”

“Soy disidente del inmovilismo, de la demagogia, de los complacientes, así como de los hipercríticos, de los que esconden información, de los discursos huecos, de la falta de esfuerzo, del escaso compromiso, de la inercia…”

¿Qué les parece el fraseo? Es difícil no suscribirlo, como siempre, en teoría, pero bien lo recalcaron  Marx y Lenin, el asunto ha de resolverse en la práctica, criterio de la verdad.

Por tal razón sorprendió la reseña de Jesús Arencibia Lorenzo sobre una intervención hecha con anterioridad al citado 7 de febrero, de parte de dos reporteros  renombrados dentro de la prensa de la izquierda latinoamericana, Stella Calloni y Alberto Salcedo Ramos. La primera, argentina, demasiado ligada al oficialismo cubano como para decirnos algo interesante, no así el colombiano, quien terminó fuera de eso que Yeilén califica, tratándose de su, nuestro país,“común doctrina, creencia o conducta.”

Entre otras cosas, reproducido por Arencibia Lorenzo en Juventud Rebelde el 7 de febrero, Salcedo dijo:

“Soy periodista porque me gusta oír y contar. Porque me gusta saber lo que pasa más allá de la punta de mi nariz. Porque me cuesta un enorme trabajo quedarme callado. Porque me gusta dejar memoria, dejar un testimonio que pueda ayudar a entender cómo somos, de dónde venimos, por qué somos así.”

“Creo que la profesión lleva mucho tiempo desperdiciado tratando de hacer afirmaciones. Siempre me ha parecido sospechoso que los filósofos duden y los periodistas afirmen.”

“Me gustan los periodistas que buscan la verdad, pero desconfío de aquellos que creen que la han encontrado.”

“Se trata de escribir narraciones, crónicas, reportajes, para situar la noticia en un contexto, en un por qué, más allá del hecho noticioso mínimo.”

Tratándose de la actualidad nacional, puede concluirse: nada de verdades filosóficas desde hace rato puestas en duda, cero fraseo y mucho de realidad concreta, cruda, tal y como la estamos viviendo.

El cronista colombiano, acostumbrado a jugarse la vida en un país extremo, termina concluyendo: “Y creo que ningún engaño, de ninguna ideología, es bueno.”

Tal parece que desde la prensa del PCC están llamando a la disidencia, pero no se froten las manos quienes practican en serio tal conducta, porque de vez en cuando en Cuba se hace mucho ruido y las nueces no alcanzan para la comida diaria.

Simplemente, es preciso refrescar la olla de presión, pues cada día aumentan los auténticos disidentes dentro del universo de la información cubana, incluyendo jóvenes irreverentes que laboran en los medios estatales, algunos castigados ejemplarmente por su atrevimiento.

Por el momento, al firmar el presente artículo, le tomo las palabras a Juventud Rebelde: yo también me declaro disidente.

Vicente Morín Aguado: [email protected]

5 thoughts on “Periodismo oficialista en Cuba: el ruido de las nueces

  • el 23 febrero, 2017 a las 9:48 am
    Permalink

    los jovenes cubanos que se graduan de periodismo saben muy bien que cuando lleguen a las redacciones NO HARAN PERIODISMO.se convertiran en simples propagandistas y dia a dia sentiran que languidecen,es duro vivir desnutrido en terminos de libertad.

  • el 16 febrero, 2017 a las 11:59 am
    Permalink

    Pero encima quería aclarar que el verbo es DISENTIR, por tanto esta mal puesto. Una persona DISIENTE…

  • el 15 febrero, 2017 a las 2:29 pm
    Permalink

    Efectivamente, desde que se hicieron dueños de los periódicos, en Cuba no se hace periodismo, sólo PUBLICIDAD.

  • el 15 febrero, 2017 a las 7:16 am
    Permalink

    Vicente, en Cuba los unicos periodistas son los independientes que cuentan la realidad cubana sin filtros y al momento de producirse. Los que publican en medios del estado son simples propagandistas que repiten lo que la dictadura quiere que el pueblo sepa. Aunque tengan un titulo universitario en la practica no estan haciendo periodismo y ellos mismos estan concientes de su situacion.

  • el 14 febrero, 2017 a las 2:40 pm
    Permalink

    Sobre la veracidad periodística que tanto se echa en falta, si hasta Raúl lo dijo… pero los periodistas saben más que eso. O es que va a estar de sobra la experiencia de estos últimos casi 60 años de lo que realmente pasa si sacan el pie…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *