Para destruir la Revolución cubana

Por Elio Delgado Legón

ciaHAVANA TIMES — Después de casi siete años de la sangrienta dictadura de Fulgencio Batista, apoyada económica y militarmente por el gobierno de Estados Unidos, triunfó la Revolución cubana el primero de enero de 1959, con el apoyo masivo de casi todo el pueblo. Sólo los que estaban comprometidos con la dictadura no apoyaron el proceso revolucionario.

Desde el mismo triunfo de la Revolución, comenzaron las acciones para hacerla fracasar. Lo primero fue aceptar en territorio norteamericano a todos los criminales de guerra, torturadores y ladrones, que salieron huyendo de Cuba para evadir la justicia. Todos esos personajes fueron utilizados después por la Agencia Central de Inteligencia (CIA) para realizar actos encaminados a destruir la Revolución.

Durante 54 años, han tratado infructuosamente de darle marcha atrás a la rueda de la historia. En la gran variedad de agresiones, una que se ha mantenido durante todo ese tiempo ha sido el intento de asesinato de líderes de la Revolución, principalmente su comandante en jefe Fidel Castro, sobre el cual se han fraguado más de 600 planes de atentados.

El terrorismo, en todas sus manifestaciones, también ha estado presente en esos años y ha costado al país más de tres mil vidas humanas y cerca de tres mil mutilados, además de cuantiosas pérdidas materiales.

Una de las variantes utilizadas por la CIA fue crear una oposición armada, para lo cual se organizaron bandas de alzados, que asesinaron a campesinos, maestros y alfabetizadores. Batallones de milicias de trabajadores combatieron contra esas bandas hasta su total erradicación.

Conjuntamente con las bandas de alzados en el país, se entrenó y se armó una brigada para invadir a Cuba, con el objetivo de tomar una porción del territorio, y pedir la intervención norteamericana, que ya estaba preparada en aguas cercanas. El fin de esa historia ya todos la conocen: fueron derrotados en menos de 72 horas en Bahía de Cochinos.

En el terreno económico, los gobiernos de Estados Unidos han hecho todo lo que ha estado a su alcance para destruir la Revolución. Desde 1960, se plantearon ese objetivo.  Lester Mallory, subsecretario adjunto de Estado para los Asuntos Interamericanos le envió a Roy R. Rubottom Jr., entonces subsecretario de Estado, un memorando en el que le expresa:

“La mayoría de los cubanos apoyan a Castro (… ) No existe una oposición política efectiva (…) El único modo efectivo para hacerle perder el apoyo interno (al gobierno) es provocar el desengaño y el desaliento mediante la insatisfacción económica y la penuria (… ) Hay que poner en práctica rápidamente todos los medios posibles para debilitar la vida económica (… ) negándole a Cuba dinero y suministros con el fin de reducir los salarios nominales y reales, con el objetivo de provocar hambre, desesperación y el derrocamiento del gobierno”.

Y esa ha sido la política aplicada a Cuba desde entonces: un bloqueo económico, comercial y financiero que le ha costado al país un billón de dólares y que se mantiene cada vez más fuerte, a pesar de que ha sido condenado en la Asamblea General de la ONU, durante 21 años seguidos, de manera casi unánime.

Paralelamente a la política de bloqueo, se ha mantenido el terrorismo y los sabotajes, algunos tan criminales como la introducción del virus del Dengue hemorrágico, que costó la vida a más de cien niños, la introducción de plagas para acabar con la agricultura, y la del virus de la fiebre porcina africana, que acabó con la cría de cerdos en el país.

Como ejemplos del terrorismo ejercido contra Cuba podemos citar la voladura en pleno vuelo de un avión con 73 personas a bordo, o la cadena de atentados con bombas en hoteles de La Habana, pero sería demasiado extensa la relación de hechos, lo que obligó a Cuba a protegerse con la infiltración de agentes entre los grupos terroristas, con el fin de neutralizar su acción; sin embargo, por esa acción, cinco cubanos fueron condenados a largas penas, como si fueran criminales, mientras los criminales siguen libres.

He citado sólo una pequeña parte de los esfuerzos que durante 54 años se han hecho para destruir la Revolución cubana, porque sería interminable citarlos todos. En los últimos años se sigue intentando crear una oposición interna, pagada desde Estados Unidos, pero el pueblo cubano se mantiene firme al lado de su Revolución y la defenderá contra todos los que quieran destruirla desde fuera o desde dentro.

8 thoughts on “Para destruir la Revolución cubana

  • Elio usted ha leido el consepto de revolucion?… entonces si conoce verdaderamente Cuba sabra que casi nada por no decir nada se cumple de lo que en el esta escrito.
    Los estados unidos sabemos que violan muchos derechos y que son el gran depredador del mundo, pero ellos no tienen que hacer nada para acabar con lo que queda de la revolucion , puesto que somos los mismos cubanos empesando por nuestros dirigentes que en mayor parte que no tienen la suma capacidad de hacer en cada momento lo que es preciso pues la incompetencia se los come vivos.
    Eso sin quitar los que dictan una ley sin saber en lo absoluto que repercucion tendra para cuba en incluso para el mundo .
    O simplemente aquellos que se alimentan haciendo sufrir para sentirse mas poderosos.
    Cada govierno cada estado y cada pueblo estan formados por seres humanos y no extraterrestres, con esto quiero decir que la naturaleza del hombre esta podrida a nivel mundial y Cuba no esta exenta de eso.
    Pues aunque se que tenemos muchas cosas buenas tenemos muchas mas cosas malas las cuales podrian ser mejores o no existir pero eso no lo puede arreglar nadie.

  • Yo naci el 17 de septiembre de 1974 en el seno de una familia revolucionaria.
    Mi padre Lesme Santiago Salabarria Betancourt anestecista del hospital ortopedico Frank Pais con un gran historial revolucionario desde muy joven, un hombre honesto como jamas he visto alguno en mis 40 anos de vida, que incluso pudiendo aprovechar del rango que ocupava para mejorar al menos un poco su precaria vida no lo hizo asi en lo mas minimo.
    Mostrandome asi un camino honesto de respeto y amor a la revolucion y mi patria.
    Yo creci amando y defendiendo a mi manera la revolucion como lo ha hecho mi padre y con el lema de seremos como el che en mi mente y mi corazon.
    Pero toda aquella belleza he ideas se fueron poco a poco muriendo dentro de mi dejando en su lugar la impotencia y la frustracion y gran sufrimiento.
    Yo me hice metrologo y trabajé en el mismo hospital Frank Pais en la Lisa ciudad de la Hbana, de donde nos vimos obligados a partir pues apenas teniamos a comer , por lo que decidimos ir a vivir con la familia a Nuevitas Camaguey donde gracias al marido de una de mis primas que es miembro del ministerio del interior tenia la ventaja de entrar en elcallo Sabinal donde ibamos a pescar y cazar cosa que mejoró nuestro menu.
    Y digo todo esto pues comencé a ver la realidad de muchas cosas como el oportunismo la falta de honestidad, la incompetencia y a veces la maldad de muchos jefes de estado de escala baja a escala alta.
    Mi madre era dentista y mi padre anestecista y como honrados que son envejecieron muy humildemente con retiros que a penas alcanzan a pagar las necesidades mas infimas.
    Cosa que me obligo a vender mi casa para poder comprar un barquito y ponerme a pescar y asi mantener mi hijo mi esposa y ayudarlos a ellos.
    Pero como casi todo en Cuba se hace dificil empezaron a surgir impedimentas y leyes absurdas que no solo impiden el progreso sino que estimulan el descontento y la infelicidad de gran parte del pueblo cubano.
    Todas las puertas se me fueron cerrando poco a poco por lo cual hoy vivo en Francia lejos de mi hijo mis padres mis amigos y mi patria a la que tanto amo.
    Pero aqui en Francia he podido ver y tener oportunidades que jamas podria tener en Cuba y esto me causa gran pena y sufrimiento pues veo que despues de mas de 50 anos de revolucion a pesar del bloqueo asesino impuesto por los Estados Unidos de America me he dado cuenta que el peor bloqueo es el bloqueo interno impuesto por nosotros mismos enrriquesido por personas testarudas que no dan su brazo a torser que pudiendo dar una mejor solucion a los problemas y eliminando y combatiendo la corrupcion la alimentan inconcientemente. Yo no estoy de acuerdo enteramente con el capitalismo, pero creo que devemos unir todo lo bueno de uno y de lo otro y asi crear una sociedad justa donde todos crezcan en armonia y en un mundo mas equilivrado logrando asi un futuro mas seguro para una Cuba ejemplar.

  • Si la Revolución evoluciona favorablemente, y espero que así sea, tendrá por necesidad que propiciar un relanzamiento de los principios que la vieron nacer. Ya no más copias, ni encasillamientos en “ismos”.

  • Elio muchas gracias.
    VIVA LA REVOLUCION CUBANA. Estar fuera de Cuba y precisamente en latinoamerica y Estados Unidos me ha hecho creer mas en la revolucion cubana y en su necesidad de pefeccion. Afuera de Cuba he pasado la escuela del Partido.A perfeccionar el sistema que sigue en revolucion, seamos mas participativos y humanos para lograr cada vez mas el sueno de Marti” la dignidad plena del hombre.”
    Estos que hablan de libertad y derechos humanos solo le hacen la apologia al capitalismo que es el mayor violador de todos los derechos humanos. No solo los pisotea diariamente sino que acaba con la vida del ser humano y el planeta.

  • Elio,

    Ahora mismo el control de poder de La Revolución sobre Cuba es el mismo que tenía el Partido Comunista sobre Alemania Oriental dos semanas antes de que cayese El Muro; y el mismo que tenía Ceaucescu sobre Rumanía una semana antes de que le fusilasen.

    Elio, cuando la historia se acelera no te puedes hacer a la idea de lo rápido que se mueve. En una semana pueden pasar cosas que no sucedieron en medio siglo.

    Piénsalo bien: La Revolución no es eterna, pero Cuba sí. Eso es lo que verdaderamente cuenta.

  • A ver si te sigo Elio,

    Hay unos terroristas malísimos que han asesinado a miles de cubanos. Además existe un país malísimo que se llama Estados Unidos que quiere destruir la revolución cubana usando el terrorismo

    Por tanto …

    La oposición pacífica cubana que busca la libertad y la democracia para todos los cubanos no tiene ninguna credibilidad.

    Pues no, Elio, no te sigo.

    Los derechos y libertades de los cubanos son innegociables, hagan lo que hagan los terroristas y los Estados Unidos.

    El pueblo de Cuba se merece democracia y libertad de expresión plena, incluyendo el sagrado derecho a disentir del gobierno.

  • Eso quisieran ustedes, pero no es asi. La Revolución cubana está mas viva que nunca y sigue adelante, se perfecciona para darle al pueblo todo lo que merece. Si hasta ahora no ha podido darle más es porque desde el primer momento ha tenido que enfrentar una feroz guerra económica y política, que el pueblo de Cuba sabe de donde viene. No se engañen pensando que la Revolución se destruyó. El pueblo de Cuba jamas permitira que se destruya ni que la destruyan.

  • Elio a la revolución no hay que destruirla ella misma se destruyo cuando no pudo satisfacer lo que se propusieron. Sigo adivinando de tus titulos que los escritos son tuyos. Totalmente predecible lo que escribes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *