Padres desnaturalizados

Mercedes Gonzalez Amade

Foto de padre e hijo por Caridad.
Foto de familia por Caridad.

HAVANA TIMES — Ser madre es lo más grande y hermoso que me ha sucedido en la vida. Me siento orgullosa de las alegrías, tristezas y sacrificios que he vivido en estos 12 años, tratando de darle lo mejor de mí hijo Carlos Adriel, esconder lo peor y ofrecerle una vida más plena de la que yo tuve.

Los errores me han enseñado, y como dicen por ahí: “Lo que no mata, fortalece”.  Mientras crecía, no tuve la suerte de tener un padre a mi lado, por eso siempre deseé que a mi hijo nunca le faltara, pues las consecuencias de la carencia paterna las conozco por experiencia propia.

Lamentablemente no escogí bien; al separarme del papá de Carlos Adriel, él también se apartó del niño y tuve que asumir sola educación, crianza y alimentación. Me costó trabajo, dudé de mis fuerzas, pedí ayuda a una psicóloga y lo logré. Por suerte esa etapa de inseguridad ya es historia.

Lo cierto es que él nunca está: ni como imagen masculina ni como apoyo económico. A pesar de que en este país la manutención del menor es obligatoria, nunca la exigí, pues iba a servir de muy poco y era preferible no molestar al padre “virtual” imponiéndole algo que él no quería.

Ya mi hijo es un adolescente y sé que esta situación ha abierto un hueco inmenso en su educación, en su vida. Hay muchas madres como yo, que les duele la insensibilidad de parte de algunos hombres.

No todos son así, conozco ejemplos de padres, a esos los celebro y admiro. Pero sí les digo a las mujeres que escojan bien porque al final sufren nuestro hijos y con ellos, nosotras.

 

Mercedes González

Mercedes González Amade: tengo 38 años y soy discapacitada. Sobre muletas o en silla de ruedas lucho a diario en esta vida. Tengo un niño de 12 años que es mi inspiración principal y por el que lucho a brazo partido. Ocupo un cargo en la institución gubernamental que atiende a los discapacitados de mi municipio y en las tardes practico Tenis de Campo bien lejos del lugar donde vivo. Mi intención con Havana Times es contribuir a contagiar el deseo de vivir y de hacerlo dignamente, sobre todo en personas con dificultades físicas y motoras.


8 thoughts on “Padres desnaturalizados

  • el 11 junio, 2014 a las 9:19 pm
    Permalink

    no has sabido de tus cuatro hijos!!!!!!!! es muy fuerte,,,,que clase de madre sos, y todavia lo contas….

  • el 6 diciembre, 2013 a las 8:37 pm
    Permalink

    Hola, Mercedes:

    Conociendo de cerca el medio en que te toca vivir y las condiciones físicas que te impiden desarrollarte a plenitud, no puedo menos que felicitarte y admirarte por tu lucha diaria, y sobre todo por lograr un hijo como el que tienes. Espero que te recuperes pronto de esa caída.
    Tu amigo al otro lado del mundo.

  • el 4 diciembre, 2013 a las 9:03 pm
    Permalink

    En definitiva, ellos no te pidieron que los trajeras al mundo, por lo tanto, no tenían por qué sufrir tus malas decisiones. Desgraciadamente, en lo que a tu ejemplo respecta, nadie escoga a la madre que le toca. ellos fueron los que salieron perdiendo, porque, lo que es a ti, está más que claro que no te importaron nunca.

  • el 4 diciembre, 2013 a las 9:00 pm
    Permalink

    Lo que no es natural es cómo los abandonaste, y el cinismo con que hablas de ello, lo cual me confirma-repito- que no te los merecías.

  • el 4 diciembre, 2013 a las 7:28 am
    Permalink

    Los pari porque me acoste con el padre. Cosa natural no.?

  • el 3 diciembre, 2013 a las 9:48 pm
    Permalink

    ¿Para qué los pariste?. Evidentemente no te los merecías

  • el 3 diciembre, 2013 a las 8:32 pm
    Permalink

    Madre desnaturalizada.

  • el 3 diciembre, 2013 a las 11:23 am
    Permalink

    Pues mi caso es al reves. Me case equivocadamente y tuve 4 hijos. Al separarme del padre tenia el manor 8 anos y el menos un ano y medio. En tre el acuerdo de divorcio estaba que el se encargaria de los ninos pues yo no podia cargar con la mantension de ellos. Luego me fui del pais y no he sabido nada de ellos , Espero que les fuera bien. No faltaba mas que luego de parirlos tuviera que mantenerlos yo sola.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *