Oportunismo y albóndigas

Por  Álvaro F. Fernández (Progreso Semanal)

HAVANA TIMES – El director Philip Lord es un joven muy listo. Sin duda está en muchos inventarios clase A de los directores de Hollywood en ascenso. Ya ha tenido dos éxitos de taquilla con Cloudy With a Chance of Meatballs* y más recientemente con 21 Jump Street.  Esta última semana se aventuró en el ruedo político –con ganas y de cabeza.

Philip, cuya madre es cubana y el nació aquí en Miami, se ha lanzado contra una poderosa pareja de la industria del entretenimiento como Jay-Z y Beyoncé.

“Estoy tan indignado que no puedo dormir”, escribió en The Huffington Post, “cuando vi que los Carter (el verdadero apellido de Jay-Z) estaban en Cuba”, agrega Lord. “Sentí esa sensación que tengo cuando me entero de que amigos míos viajan allá”. La pasión de Lord echó chispas debido a la reciente visita del dúo a La Habana, Cuba. Escribió: “Siento vergüenza ajena cuando norteamericanos visitan a Cuba como una isla para vacacionar. Por un parte, es ilegal (lo cual a nadie parece importarle)…”

Una pequeña aclaración: el viaje fue autorizado por el Departamento del Tesoro de EE.UU., que es el encargado de decidir esos pequeños detalles. ¿O es que Philip Lord está proponiendo que la gente de Hollywood asuma la responsabilidad de decidir quién puede (o no) viajar a Cuba?

Pero oigan, si Philip Lord opina eso, entonces me alegro que haya expresado su sentimiento en la carta abierta que publicó Huff Post. Un escrito de fuertes palabras dirigidas al señor Z, como se refiere él en su carta a Jay-Z. Fue una descarga en represalia por la respuesta en rap del músico a las críticas e insultos contra la pareja desde que regresaron de su visita a la Isla. Me pregunto si Phil Lord ha oído las mismas cosas dichas en las ondas aéreas de Miami acerca de Jay-Z y Beyoncé después del regreso de ellos.

Yo sé qué se siente cuando uno pierde los estribos. A mí me ha sucedido –demasiado a menudo. Pero llamar a Jay-Z un mal artista… Y referirse a él como un nihilista con ritmo… (Un término muy en onda, pero me parece que para la persona equivocada.)

Permítanme insistir que soy el primero en defender el derecho de Philip Lord a quejarse de que la gente visite a Cuba y los agravios cometidos por el gobierno cubano. Pero al mismo tiempo, el mensaje del señor Lord me confunde. De eso es lo que estoy hablando.

En su carta abierta Philip Lord declara: “En realidad aliento a mis amigos a que viajen a Cuba para que sean testigos de una de las grandes tragedias de nuestro tiempo… El intercambio y los viajes entre nuestras dos naciones debieran ser un catalítico para el cambio… Pero para mí, Cuba no es el lugar adónde a ir a pasar unas vacaciones alegres, sexy”.

Mi pregunta para Philip Lord: ¿Quién murió y lo dejó a usted a cargo de adónde Jay-Z, o cualquier otro, por cierto, puede pasar unas vacaciones alegres y sexy? ¿No es esa una de las cosas que usted critica al gobierno de Cuba –controlarnos la vida? De todas maneras, ¿en qué quedamos? ¿Alienta usted o no los viajes a Cuba? ¿O es solo para ciertas personas?

En su carta abierta Philip Lord también traza una letanía de quejas contra Cuba y el gobierno cubano. Nuevamente, respeto el derecho de Lord para tratar el asunto.

Lo que me confunde es que Philip Lord se crió en Miami. Un lugar donde la libertad de palabra no siempre ha sido fácil ejercerla, en especial cuando se trata de la situación de Cuba. Hay gente que, en realidad, ha perdido la vida o quedado inválida. Tan solo el año pasado, una línea aérea de vuelos charters que viaja a Cuba fue destruida por una bomba en Coral Gables, no lejos de Coconut Grove, donde creció Philip. A pocos les ha interesado lo que sucedió.

En Miami vive y camina libremente por sus calles una persona responsable de destruir un avión en pleno vuelo que llevaba, entre otros pasajeros, a jóvenes, todos los cuales murieron, y cuyo único pecado fue haber nacido en Cuba. Philip Lord sabe esto.

En el sur de la Florida viven personas como Carlos Saladrigas, los hermanos Fanjul, al menos uno de los Cisneros –nombres muy conocidos para la comunidad cubana. Todos han viajado a Cuba más de una vez.

Nunca he escuchado a Philip Lord quejarse en público de esto.

Me disgustaría mucho pensar que la aseveración del artista cubanoamericano de rap Pitbull pudiera ser verdad. En su propia respuesta a la reciente visita a Cuba de los Carter, él pregunta: “La pregunta de la noche/¿Se le hubieran echado encima al señor Carter si fuera blanco?”

Por último, y esto es importante, Philip Lord estrenó su primer gran filme, Cloudy With a Chance of Meatballs, en septiembre de 2009. Eso fue exactamente menos de dos meses después de que una de las estrellas más grandes de ese filme (James Caan que ganó fama por su papel en El padrino e hizo la voz del padre en el filme de Lord) acababa de regresar de Cuba junto sus amigos estrellas del cine Benicio del Toro, Bill Murray y Robert Duval. Estuvieron allí porque el gobierno cubano entregó un premio a del Toro por su filme acerca de Che Guevara. Tengo entendido que se divirtieron mucho y que hay fotos para probarlo.

¿Dónde estaba la indignación entonces?

Ahora me suena como un poco de descuido oportunista de su parte.
—–

(*) El titulo de este articulo se basa en el titulo de la pelicula “Cloudy With a Chance of Meatballs” que se traduce a “Nublado con la probabilidad de Albóndigas”.

2 thoughts on “Oportunismo y albóndigas

  • La caricatura que ilustra el artículo contiene estereotipos degradantes.

  • Creo que era mejor si toda esa indignacion se la cojia para pedir que quitqrqn la prohibicion de viajar a Cuba

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *