Obama y el difícil caso de Alan Gross

Por Esteban Morales*

Liberar a los Cinco quedaría como un acto de ética ante la justicia mal aplicada y liberar a Allan Gross, por parte de Cuba, quedaría como un simple gesto de buena voluntad. Y así sería posible continuar adelante.
Allan Gross

HAVANA TIMESObama había dividido en dos el bloqueo, echando por tierra las medidas que George Bush había tomado contra Cuba, en términos de remesas, viajes, visados, paquetes, etc. aunque manteniéndolo como herramienta agresiva contra el Gobierno Cubano.

Parecía que se trataba de dos cosas: concederle a la sociedad civil de ambos lados, mejores condiciones para el intercambio familiar; y mantenerlo como una medida de presión contra el gobierno. No parecía una medida definitiva, sino más bien encaminada a jugar con el comportamiento que se lograra por parte de Cuba.

Las medidas beneficiosas se mantienen, no ha sido posible derogarlas, a pesar de las presiones que la derecha cubano-americana ha ejercido. Pero Obama continua esgrimiendo el bloqueo, considerando que estas ahora, en medio de la transición que vive Cuba, hacia un nuevo modelo económico, tendrían más efectividad. Al parecer, al mismo tiempo, tratando de aparecer duro ante aquellos, que aun aspiran a  mantener la agresividad  en la política hacia Cuba.

En tal sentido, aunque habiendo esgrimido una política, en parte más inteligente, Obama no parece ser mucho menos rehén de las fuerzas de derecha dentro de la política norteamericana, que cualquier presidente anterior. Ahí están los republicanos de derecha, tratando de retomar el mando en el 2016 y como todo presidente en su segundo mandato, haciendo todo lo posible por dejarle el camino expedito al futuro candidato de su partido.

Según la administración norteamericana, ha surgido un obstáculo, que parece infranqueable para seguir avanzando: la detención de Allan Gross. Abiertamente la administración declara, que esta es ahora su prioridad de política con Cuba.

¿Pero tiene peso el asunto de Gross como para que Obama esté dispuesto a sacrificar lo que pareció ser desde el principio su estrategia de política hacia Cuba? Sobre todo, tiene el peso que se le quiere dar? Pienso que no, que Obama se está cerrando él mismo.

No es difícil recordar todas las veces que Estados Unidos ha esgrimido  obstáculos para no continuar avanzando en asuntos de la política hacia Cuba. Ahora resulta que la condición para continuar adelante, tal vez en una mejoría de las relaciones, es que Cuba  entregue a Allan Gross de manera incondicional.

Trabajadores
Trabajadores.  Foto: Caridad

Sin dudas, con esa posición, las cosas vuelven a complicarse. Porque nunca Cuba le ha aceptado a Estados Unidos condiciones para negociar sobre ningún asunto. Cualquier administración norteamericana puede recordar, que plantear las cosas de modo tan prepotente, nunca ha ofrecido soluciones, ni bajo los peores y más peligrosos momentos del enfrentamiento entre ambos países durante más de 50 años.

Pero veamos detenidamente, que es lo que ahora se esgrime como un obstáculo por la administración, para, según Obama, seguir avanzando en las relaciones.

Cuba tiene que devolver a Allan Gross, sin condiciones y no se acepta la posibilidad planteada de cambiar a Gross por los cinco.

Esta posición no se sostiene más que a partir de la prepotencia con que Estados  Unidos ha tratado siempre de negociar con Cuba. Lo cual se ha comportado como una constante del enfrentamiento. Debido a las razones siguientes:

1-   La administración de Obama contrató a Gross para realizar en Cuba  actividades, que ahora el propio Gross reconoce, que fue una empresa en la que no debió haberse metido. Incluso vendiéndose como engañado.

2-   La administración insiste en que no hay nada en la actividad de Gross como para haberlo tomado preso y condenarlo a 15 años.

3-   Tal parece que Estados Unidos insiste en que Gross debiera ser liberado porque la acción realizada por Cuba es ilegal. ¿Qué diría Estados Unidos, si las cosas hubieran sido a la inversa?

4-   La administración no acepta negociar, hasta ahora, la liberación de los Cinco por Allan Gross. Algunos llegan a ver ese intercambio  hasta sobre la base de reglas aritméticas de que cinco no vale uno.

Pero, en  realidad, Obama, se encuentra en total desventaja dentro de esa confrontación. Existen toneladas de documentos y no pocas declaraciones de miembros de la propia justicia norteamericana, que demuestran, que el caso de los Cinco  fue  y será, una mancha en la justicia norteamericana, que tiene que ser limpiada.

Esteban-1
Foto: Caridad

Es reconocido, que los Cinco fueron condenados en un proceso totalmente amañado, carente de legalidad, esgrimiendo condenas cuyas causas no son demostrables ni han  sido demostradas, y cuyas sentencias son  extremo exageradas, lo cual rompe  además con el asunto de la precedencia, regla clave del derecho norteamericano.

Como si fuera poco, existen informaciones, y múltiples quejas,  de  que el gobierno norteamericano se niega a desclasificar informaciones,   que pudieran poner aún más en evidencia lo amañado del proceso.

La administración Obama no acepta algo que se ha hecho totalmente evidente, que Estados Unidos, al liberar a los Cinco  podría quitarse de encima el desprestigio tan grande que esa condena ha representado para la justicia norteamericana.

Por lo que en realidad no perderían nada, sino que ganarían con liberarlos. No son pocos los que en el mundo impugnan el proceso y no pocas tampoco,  las personalidades que se han dirigido de manera directa  al Presidente reclamando la liberación de los  Cinco.

Cuba, por su parte, no perdería nada tampoco con liberar a Allan Gross¸ aunque nunca bajo las condiciones que Estados Unidos exige. Mientras liberar a los Cinco para Estados Unidos representaría una rectificación de ética;  para Cuba liberar a Allan Gross bajo las condiciones que Obama exige, devendría en un peligro para la  seguridad nacional de Cuba, pues entonces Estados Unidos se sentiría  siempre en el derecho de exigir a Cuba que actué  simplemente para satisfacer sus intereses.

El proceso se encuentra estancado, porque si algo ha quedado demostrado en esta confrontación, es que Estados Unidos siempre puede apoyarse en las exigencias aceptadas, para exigir más. Pues en la lógica de la política imperial norteamericana la sensatez es tomada siempre como una señal de cobardía y no de madurez política.

Pero existen otros dos asuntos complejos para Estados Unidos, que aun la Administración parece no se ha decidido a considerar y que son los siguientes.

1- Aunque Allan Gross recibe en Cuba todas las atenciones necesarias, correspondientes a un hombre de más de 60 años, las cosas podrían complicarse, si Gross se  enferma y muere en Cuba. Es cierto que Cuba perdería su “pieza de canje”, pero Obama no tendría como justificar haber convertido en una cuestión de principio, lo que no lo es y cargaría con la culpa principal, porque es la Administración la que envió a Gross a Cuba  y  la que está ahora  poniendo todas las condicionalidades.

2- La familia de Gross, en particular la esposa, considera, con mucha razón, que si fue el gobierno norteamericano quien mandó a Allan Gross a Cuba, es quien tiene la máxima responsabilidad de sacarlo de Cuba.

3- Por lo que es la Administración de Obama, en particular el presidente, quien  debiera considerar el caso de manera más inteligente, sin pretender imponer condiciones a Cuba que esta última nunca aceptará, pero sobretodo, impedir que las cosas lleguen a complicarse, de modo que una posible solución, ya pueda resultar tardía.

Tejadoras.  Foto: Caridad
Tejadoras. Foto: Caridad

Ese argumento esgrimido por el gobierno de Estados Unidos, sobre todo de miembros del Congreso, de que no es posible cambiar uno por cinco, se trata de pura aritmética tonta, que nada tiene que ver con un problema político tan serio  como el que se debate.

Es cierto que el caso de Allan Gross no es nada  fácil. Es posible entender el atolladero en que está metido el Presidente, pero bastaría con que pasando por encima de los prejuicios esgrimidos y las manipulaciones del caso de los Cinco, investigara a fondo ese caso y reuniera todos los elementos para tomar una decisión  teniendo en cuenta las injusticias que lo rodean  y el hecho de que en realidad, nunca pusieron en peligro la seguridad nacional de Estados Unidos.

Liberar a los Cinco quedaría como un acto de ética ante la justicia mal aplicada y liberar a Allan Gross, por parte de Cuba, quedaría como un simple gesto de buena voluntad. Y así sería posible continuar adelante.

Ya una administración, la de W. Clinton, ante un asunto mucho más complicado, el caso del niño Elián Gonzales, entendiendo que Cuba tenía la razón y aceptando también el componente de prestigio que tenía para Estados Unidos, tomó la decisión correcta.

Es cierto que no es lo mismo tomar una decisión, frente a los prejuicios, justificados o no, que un caso como el de los Cinco, levanta dentro de la opinión pública norteamericana, pero Obama no debe dejarse guiar por simples prejuicios y debe adoptar la decisión sobre  bases objetivas, en una situación, que en realidad  tiene solución, si se actúa con madurez política y no con prepotencia.

Sobre todo si reconoce como lo ha hecho en varias ocasiones, de que es el obstáculo que le impide continuar avanzando en sus planes contra Cuba.
—–
(*) Visita el blog de Esteban Morales.

3 thoughts on “Obama y el difícil caso de Alan Gross

  • La propuesta puede parecer utópica a primera vista. Sin embargo, ya Ecuador está logrando algo parecido en la ciudad de Cuenca. Con todo, se necesitarán unos cuantos cambios, tanto en EEUU como en Cuba antes de poder intentar tamaña empresa.

  • En aras de solucionar el problema de Allan Gross vs Los 5, la carga de lagrimas, dolor y muertes atribuibles a medio siglo del bloqueo, la solucion de la afrenta nacional que constituye la oprobiosa ocupacion ilegal de la base naval de Guantanamo y los miles de billones en daños y perjuicios que este engendro le ha causado a nuestro pueblo, no tendra solucion mientras que las demandas de Cuba esten sustentatadas en principios, valores y argumentos y no en contramedidas destinadas a equiparar la correlacion de fuerzas que historicamente han estado y continuan estando a favor de los Estados Unidos.

    Quien desde una posicion de no igualdadad, ha podido llevar a la mesa de negociacion al contrario?

    Resulta imperioso entonces, que Cuba valore, descubra y aplique medidas que eleven su perfil y capacidad de negociacion, a saber:

    a) En 1865 Abraham Lincoln ordeno la libertad de los esclavos y la entrega de 40 acres de tierra fertil y un mulo a unas 10,000 familias libertos en las arroceras de Georgia y Carolina del Norte, a los cuales se les expropio forzosamente dichos terrenos durante la llamada Reconstruccion en 1871 bajo el gobierno de Andrew Jackson. Multiples leyes, intimidaciones, extorsiones y trabas selectivas actuales en la entrega de creditos, compra y comercializacion de sus cosechas, mantienen a los Pequeños Agricultores Negros en los Estados Unidos en peligro de extincion, que habra de consumarse alrededor del año 2050.

    Que pasaria, si Cuba le ofreciera publicamente a unas 20,000 familias de Pequeños Agricultores arroceros afroamericanos del delta del Mississippi en peligro de extincion, el uso en usufructo gratuito durante 10 años, de 500,000 hectarias de terrenos arroceros en Granma, Camaguey y Sancti Spiritus, restituyendoles los derechos conculcados 150 años antes, en lugar de importar sus granos como el pais ha venido haciendo, enriqueciendo a las empresas comercializadoras de los Estados Unidos?

    b) Que pasaria, si al igual que Cuba hizo en la decada de los años 70, cuando mas de 40,000 estudiantes de Africa fueron educados en la Isla de la Juventud; decidiera con recursos propios y ayuda internacional, remodelar, equipar e instalar un claustro y personal de servicio altamente calificado convirtiendo en Escuelas Modelo tipo Vocacional Lenin de la Habana NO GRATUITO, a cientos de escuelas secundarias en el campo abandonadas y sin otra aplicacion racional, para la formacion de decenas de miles de jovenes predominantemente minorias de los Estados Unidos, abandonados a su propia suerte por un sistema educacional sectario, apatico y desinteresado en educarlos, que los ha dejado expuestos a la drogadiccion, gestacion precoz, violencia intra muros, un 50% de mortandad academica Pre-Universitaria y los que logran graduarse, su nivel de lectura y matematica es apenas de secundaria basica?

    Que decir de los mas de 500 jovenes negros e hispanos que mueren violentamente todos los años en Chicago, -el lugar de residencia del presidente- y el no ha podido hacer algo por limitarlo o impedirlo? Cuantos de ellos podrian ser salvados de una muerte segura en nuestro pais?

    c) Que leyes del Departmento de Estado pudieran impedir a miles de jubilados de los Estados Unidos aterrados por la violencia, descomposicion social o el intolerable costo de la vida en su pais, establecer residencia parcial o total en Cuba, donde sus ingresos de jubilacion y ahorros les permitirian una vida desahogada, sin temores de lesiones fisicas, protegidos por un servicio de salud y rehabilitacion no gratuita a su alcance, en un entorno de excepcional belleza y calidad humana?

    Como podria el gobierno de los Estados Unidos defender su posicion ante el mundo, frente a una arremitida humanitaria, etica y moral de esta naturaleza o preferiremos las infructuosas deliberaciones anuales de las Naciones Unidas, CARICOM o CELAC?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *