Obama debe poner en libertad a antiterroristas cubanos

Por Elio Delgado Legón

HAVANA TIMES — Siempre me he preguntado, a lo largo de más de 14 años, por qué el misterio alrededor del caso de cinco cubanos que fueron detenidos en 1998, en Miami, sufrieron 17 meses de confinamiento solitario en el hueco, en violación de las leyes norteamericanas; un juicio que duró tres años, lleno de violaciones de las leyes de ese país, y ningún periódico se interesó en poner en claro lo que estaba sucediendo.

Los periódicos, la radio y la televisión de Miami sí. Esos no descansaron durante los tres años que duró el juicio. Hubo varios periodistas dedicados todo el tiempo a crear una atmósfera anticubana y en contra de los que ellos llamaban espías.

Luego se supo que esos periodistas estaban pagados por el gobierno, precisamente para crear ese ambiente de rechazo en la opinión pública y en los jurados que debían dar su veredicto.

La jueza del caso se negó a que el juicio fuera trasladado a otro escenario más neutral, como establecen las leyes del país. Los jurados fueron intimidados por los terroristas de Miami, que todo el mundo sabe quieres son.

En mi opinión, la jueza también fue intimidada y amenazada, pues no se explica de otra manera que dictara las descomunales sentencias que les impuso a Los Cinco.

La sentencia más leve fue la de René González, a 15 años de prisión, que ya cumplió. La más grave e irracional de todas fue la de Gerardo Hernández: dos cadenas perpetuas, más 15 años.

Ramón Labañino, Antonio Guerrero y Fernando González, recibieron una resentencia, como resultado de una apelación, pero aún sus condenas son irracionales e injustas, porque se les acusó de delitos que no cometieron.

A René trataron de chantajearlo, con la detención de su esposa, para que se declarara culpable de espionaje y así poder acusar a Cuba de estar espiando en Estados Unidos. Pero un revolucionario digno como él no cede a los chantajes. Habría tenido que mentir en contra de su país para salvarse de una condena segura. No tenían ninguna prueba contra él, pero lo condenaron a 15 años.

A Gerardo le imputaron, entre otros cargos, sin probar, el de conspiración para cometer asesinato, por el derribo en aguas cubanas de dos avionetas de la organización terrorista Hermanos al Rescate, que venían violando sistemáticamente el  espacio aéreo de la Isla y lanzando proclamas que llamaban a la insurrección armada contra el gobierno.

Habían anunciado otra incursión para el 24 de febrero, y el gobierno cubano alertó a las autoridades norteamericanas de tráfico aéreo, que si volvían a violar el espacio del país serían derribados en defensa propia, porque una organización terrorista podía, en cualquier momento, lanzar bombas y no sólo proclamas.

Aun así, salieron las avionetas y penetraron el espacio aéreo cubano. El jefe no se arriesgó, se quedó atrás para ver cómo eran derribadas. Por lo tanto, si alguien debe pagar por esas muertes es el señor Basulto, que los mandó a una muerte segura, sin arriesgarse él a correr la misma suerte. Los utilizó como carne de cañón para luego acusar a Cuba de asesinato.

El gobierno de Estados Unidos se ha negado reiteradamente a presentar las imágenes de satélite que muestran el lugar exacto del derribo de las avionetas, porque esas imágenes demuestran que fue dentro del espacio aéreo cubano y por lo tanto Gerardo no tiene absolutamente ninguna responsabilidad en ese hecho.

De todos los cargos presentados contra Gerardo y los otros cuatro antiterroristas sancionados, lo único cierto es que actuaban como agentes sin declararlo ante la fiscalía. Pero actuar como agente no es cometer espionaje contra el país, pues ellos penetraron organizaciones terroristas, no instituciones oficiales.

Los Cinco cubanos fueron víctimas de innumerables irregularidades y violaciones, que enumeraré en otro trabajo, por eso el gobierno no quiere que la prensa trate el caso, pues si el pueblo norteamericano supiera lo que está sucediendo, exigiría poner fin a esa situación, que desprestigia al sistema judicial  de su país.

Todas esas circunstancias deben ser consideradas por el actual gobierno de Barack Obama y ponerlos en libertad.

Elio Delgado Legon

Elio Delgado Legón: Soy un cubano que ha vivido ya 80 años, que conoce bien la etapa anterior a la Revolución porque la sufrió en carne propia y en la ajena y a quien le duele que se escriban tantas calumnias sobre un gobierno que lucha a brazo partido para darnos una vida mejor, y si no lo ha podido hacer a plenitud es por tantos obstáculos que se le han puesto en el camino.

Elio Delgado Legon has 234 posts and counting. See all posts by Elio Delgado Legon

5 thoughts on “Obama debe poner en libertad a antiterroristas cubanos

  • !.- Los aviones derribados no eran civiles, sino militares, según declaró en el juicio un alto oficial de las Fueerzas Armadas de EE:UU. 2.- Hermanos al Rescate sí es una organización terrorista, comprobado por los propios cubanos infiltrados. 3.- Tiraron panfletos instando a una sublevación armada, pero podrían también haber tirado bombas y no se podía esperar a que eso sucediera. Los cinco cubanos condenados a largas penas y desproporcionadas penas no colaboraron con la fiscalía, porque colaborar con la fiscalía era mentir en contra de su país, es decir, traicionar a su país. Los que lo hicieron valoraron más su pellejo que el honor de ser combatiente revolucionario cubano. Traicionaron a su país al declararse culpables de espionaje, cuando no eran espías, sino agentes qaue penetraron a grupos terroristas para evitar más muertes de cubanos y norteamericanos y de otros países. esos hombres merecen ser liberados por el perdón del presidente, que puede hacerlo y debe hacerlo para reparar la gran injusticia que se ha comedtido con ellos.

  • Esto es el “periodismo” de la cotorra. Hay todavía algunos que no entienden lo que es separación de poderes y democracia. Se creen que el presidente o el gobierno pueden hacer y deshacer a su antojo sin rendirle cuentas a nadie como en Cuba o Corea del Norte. Esa es la diferencia entre un Estado real con sus instituciones, que pueden funcionar bien o no, y un país gobernado por una banda

  • Los Cinco se adhirieron a una posición de principios, como queda claro viendo la suerte que corrieron los otros integrantes de la Red Avispa que sí negociaron con la Fiscalía. En lo personal, me quito el sombrero ante ellos por su valentía. Es cierto que en EEUU hay separación de poderes. Pero ojo, que el tema Cuba allá es capaz de juntar a todos los poderes, y sobre todo de erizarle los pelos a los que tienen la posibilidad de cabildear en una u otra dirección. O sea, que Obama puede hacer lo suyo.

  • solo quiero preguntar una sola cosa al sr .Elio que hubiera pasado si esos señores hubieran estado en cuba espiando,o evitando acciones terrorists parael gobierno de EEUU. es facil la respuesta solo tendriamos que ver lo que sucede con el sr. Allan Gros. por favor es insopstenible un argumento cvomo el esgrimido por uds. en este articulo,solo revela en el mejor de los caso una gran desinformacion,

  • Pero Elio,

    No acabo de entender como unos cubanos pueden violar el espacio aéreo cubano. Es lo mismo que decir que te pueden acusar de allanamiento de morada por entrar en tu propia casa.

    Tengo un vecino que penetró desde espacio aéreo español en Portugal usando un ala delta. No me imagino a la fuerza aérea portuguesa asesinándolo en defensa propia. Por suerte Portugal es un país civilizado.

    Aplicar la pena de muerte a cuatro cubanos cuando se estaban alejando de Cuba sobre territorio internacional solo por tirar unos panfletos es una desproporción horrorosa entre delito y pena.

    Por favor, Elio, Hermanos al Rescate no es ninguna organización terrorista. Todo su delito fue tirar panfletos desde una avioneta, algo que deberían de poder hacer legalmente todos los cubanos.

    Elio,

    Las descomunales sentencias a los cinco son consecuencia de que no colaboraron con la fiscalía. El resto de los encausados, que fueron un buen número, colaboraron con lo que se retiraron las acusaciones contra ellos y se les impusieron penas muy leves.

    Es muy difícil imponer penas leves a quienes ni reconocen su culpa ni muestran arrepentimiento.

    Por cierto, Elio, las reglas de la Federación Aeronáutica Internacional, de las que Cuba es signataria, establecen la prohibición del derribo de aeronaves civiles incluso cuando violan el espacio aéreo. Si no existiese esa regla en Europa tendrían que derribar diariamente a un montón de aviones de pasajeros que se introducen inadvertidamente en territorio extranjero.

    En los Estados Unidos hay división de poderes. Obama no tiene autorización para liberar a nadie.

    Es cierto que existe el perdón presidencial para delitos federales, pero solo se hace uso de él en casos excepcionales y siempre que los condenados admitan la culpa y soliciten el perdón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *