Navidad sísmica en Nicaragua

Qué bueno que, aunque estemos tristes, celebremos ese espíritu que nos empuja hacia el futuro. Navidad es nacimiento. Seguiremos naciendo.

Por Gioconda Belli  (Confidencial)

HAVANA TIMES – Hay terremotos de terremotos.

Y hoy en Nicaragua estamos viviendo, no un movimiento de tierra como el del 72, sino otro que igualmente está dejando familias de duelo, edificios clausurados, vidas rotas, niños y niñas huérfanos. Esta Navidad habrá sillas vacías en las casas donde faltan el padre o la madre, pantallas negras, nostalgia por el paisaje de la patria y el calor del hogar, pesar en tantos corazones que han visto sus vidas súbitamente interrumpidas. Habrá pesadillas, dolorosas imágenes, en los sueños nicaragüenses.

En el 72, las familias se apoyaron unas a otras, se volvió a lo más elemental de la vida. Se descubrió la riqueza de estar juntos, de compartir lo poco, descubrimos lo sencillo que era acostumbrarse a las carencias materiales y poder reír y abrazarnos mientras durante meses la tierra seguía temblando. Uno se acostumbró hasta al miedo que producía cada réplica sísmica, esa incertidumbre de no saber lo que pasaría si otro terremoto llegaba a destruir lo poco que había quedado.

El espíritu humano es un prodigio ante la adversidad porque la fuerza de la vida demanda que uno cada día de la cara al tiempo que sigue su curso. Días y noches no se detienen y pasan por encima del dolor y el espanto, hasta obligarnos a enfrentar la pregunta de cómo viviremos en lo sucesivo. Es allí cuando nos damos cuenta de que hay compromisos vitales y valores que no desaparecen en los terremotos.

Llega el tiempo en que la generosidad, la valentía, la terquedad de vivir de acuerdo con principios honestos, el respeto a la vida, la coherencia entre acciones y palabras, el compromiso con las nuevas generaciones, se vuelven el tesoro, el único tesoro al que vale la pena aferrarse. Y es entonces cuando uno puede levantar la vista al futuro y volver a tener la energía para vivir, tener aspiraciones y luchar por hacerlas realidad.

Estamos “terremoteados”, como decíamos en el 72. Es el tiempo del desconcierto y el asombro demoledor, pero es también el tiempo de la solidaridad, de acompañarnos y cuidarnos mutuamente, de darnos fuerzas donde no hay, de respetar las diferencias, de acuerparnos y cuidarnos, de enfrentar juntos la tierra que se sacude para desplazarnos y aterrorizarnos.

Qué bueno darnos cuenta de que no estamos aferrados a la riqueza, ni a las honras que nos den los demás, que nuestras manos están limpias, y que hemos sido valientes y consecuentes. Qué bueno que, aunque estemos tristes, celebremos ese espíritu que nos empuja hacia el futuro.

Navidad es nacimiento. Seguiremos naciendo.


One thought on “Navidad sísmica en Nicaragua

  • el 27 diciembre, 2018 a las 9:39 pm
    Permalink

    Que linda Gioconda Belli, como es capaz de traspasar cualquier pared en la distancia para colocarse en el sentimiento de cada persona que la lee con este poema. seguimos naciendo, una frase muy hermosa porque es la chispa que da la vida, la vida con la esperanza y a la ves con la certeza que es posible morir para seguir viviendo en mejores tiempos.

    Nicaragua tiene grandezas en su gente, y esta es una oportunidad de seguir naciendo ideas, conquistas porque seguro será necesario luego recordar que todo este terremoto del que nos habla Gioconda no ha sido en vano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *