Mi experiencia como voluntario en el Centro de Prevención de ITS

Carlos Fraguela

HAVANA TIMES — Hace doce años casi por azar trabajé voluntario para el CNP (Centro Nacional de Prevención de ITS). Las ITS son las Infecciones de transmisión sexual. Yo estaba en aquel momento sin trabajo y gracias a un amigo del sector de la salud supe que existía el proyecto HSH (hombres que tienen sexo con hombres) en este centro.

En solo semanas me instruí como promotor de salud en cursos que allí imparten sobre ITS, sexo seguro y otros que me cambiaron la vida.

Asimilé nuevas formas de practicar el sexo, diversas y no menos atractivas. Aunque parezca mentira transformé casi todas mis prácticas para mejorar mi seguridad. Mucho aprendí en ese lugar y conocí a personas a las que quiero y admiro muchísimo.

Mi trabajo principal como promotor era asistir a sitios de encuentro de hombres que tienen sexo con hombres y allí hacer contacto verbal mediante una charla para tratar de trasmitir información acerca de la importancia de practicar sexo seguro, el uso del condon, también hablar de las ITS y lo último era regalar condones a las personas contactadas para que pudieran efectivamente protegerse.

No siempre se conseguía trasmitir el mensaje, había algunos que no querían escuchar y era su derecho. De todos modos yo siempre traté de lograr que aprendieran sobre estos temas que suelen ser escabrosos por ser tabú, pero a la vez muy útiles porque nos ayudan a mejorar nuestra salud sexual.

Fue la primera vez en mi vida, creo, en que me sentí orgulloso de una labor, tal vez por que es lo que llaman trabajo de pares y la identificación ayuda a la comunicación, incluso casi perdí la timidez de siempre a la hora de expresarme.

El Centro Nacional de Prevención de ITS en La Habana.

Si me llegan a ver no me habrían conocido, y es que yo creí en lo que hacía en aquel momento. Me sentía aun mejor si lograba contactar con algún travestí y darle mi mensaje, porque siento cuan pesada debe ser la carga de discriminación que soportan.

Creo que fue más de un año mi voluntariado y desgraciadamente tuve que dejarlo, porque se hace difícil vivir del aire y tuve que dejar de ser trabajador voluntario para recomenzar a mantenerme. La restauración me ha ayudado.

No obstante no perdí completamente mi buena relación con el CNP. Por muchos años más asistí a un pequeño espacio del centro donde se realizan video-debates los segundos y cuartos jueves de cada mes con filmes de tema LGBT (lesbianas, gay, bisexuales y transexuales), que en los cines o videotecas de la ciudad son censuradas y muy difíciles de conseguir en Cuba.

Un espacio parecido al antes mencionado existe en el cine 23 y 12, se realiza una vez al mes, nombrado Cine diferente y que modera el crítico de cine Frank Padrón.

Algo muy importante que aprendí con un amigo en el CNP fue a respetar la opinión ajena, también aprendí el daño que hace la exclusión y la discriminación en la sociedad, cosa que aumenta considerablemente el riesgo de contraer infecciones de transmisión sexual debido a la inseguridad. Cosa que afecta al pueblo en general, ya que al final somos un organismo, diverso e interactivo.

5 thoughts on “Mi experiencia como voluntario en el Centro de Prevención de ITS

  • Negra
    Creo que recuerdo quien eres, tú siempre sonreías mucho y tenias un corte de pelo muy bajito, me da mucha alegría que me hayas reconocido por el post, sabes que aunque uno se vaya del centro nunca mas deja de ser un promotor, porque no olvida lo útil que es trasmitir esos conocimientos que la gente además agradece mucho. Fue una etapa muy linda para mi, había personas magnificas allí.

  • “respetar la opinión ajena, también aprendí el daño que hace la exclusión y la discriminación en la sociedad”…tenemos que extrapolar esta frase tambien a otros ambitos de la sociedad… a todos los ambitos… y tendremos una sociedad MEJOR!

  • Felicitaciones hermano de causa, te recuerdo perfectamente. En esa epoca yo tambien era voluntaria, pero en LineAyuda, en el Carrito po la Vida. Gracias me has recordado una bella etapa de mi vida. Y le paso este post a Rosaida!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *