Madre Amelia, una cubana que no pudo más

Amelia Calzadilla, captura de pantalla Facebook live

Por Martín Guevara

HAVANA TIMES – Amelia Calzadilla, una joven cubana, madre, esposa, hija y nieta, de ese pueblo trabajador, sufriente como pocos, que a fuerza de golpes cada vez es menos alegre aún cuando fue su característica más distintiva, no pudo más y se soltó.

Todo aquel que lea esta humilde opinión lo más probable es que haya escuchado como mínimo una vez la declaración en modo de descarga eléctrica, de grito de angustia, de hastío, de “ostine” de la lingüista Calzadilla.

Amelia hizo un segundo video el día de ayer para disipar todas las calumnias que se vertieron sobre ella, y aclarar quien es, qué estudió, en qué trabajó, la historia del padre que empezó siendo funcionario de la “Involución” con catorce años, las veces que recuerda que fue a formalizar sus reclamos por vías oficiales, que desembocan en un compartimento estanco.

Pero sobre todo Amelia, y acaso por esta razón cobra mucho más valor, nos deja claro que ella no es una persona peleadora, un alma guerrera, sino únicamente una madre. Y en este sentido nos comunica que, al día siguiente de salir en la red social Facebook su airada y valiente proclama, publicaron en Cubadebate un lamentable artículo acusándola, como siempre han hecho con quien critica algo, pero ya de manera ridícula, de agente del imperialismo, de incendiaria instrumentalizada desde Miami que buscaba una rebelión callejera, y en este sentido quienes vivimos afuera no debemos tomarnos esto a risa, porque esa línea de acusación es la que precede a las prisiones preventivas y posteriores condenas a décadas de prisión.  El penoso artículo está firmado por un tal Ernesto Estévez Rams. Amelia denuncia también la manipulación mediática sobre sus palabras y su vida, de un elemento cuyo seudónimo es Guerrero cubano, esos dos sí, orgullosos mercenarios, no al servicio de la CIA sino de la maquinaria propagandística y represora del estado cubano.

En este último video, aparte de ratificar su no va más, Amelia nos advierte de que ipso facto llegó a su casa una visita de unos militantes del núcleo del Partido de su zona, a quienes ella atendió cordialmente, preguntándole si había sufrido represalias. Acto seguido le llegó una citación para el día 14 de junio a las 11 am de una oficina del gobierno de El Cerro, dizque para tratar el tema del gas, que dio pie al famoso video. Por supuesto, ella como todos sospechamos que no tiene nada que ver con el gas, lo más probable es que intenten presionarla, infundirle miedo. O quien sabe, acaso, si les queda algo de inteligencia en el hipotálamo hasta le solucionen el problema del gas para acallarla y mostrar una cara condescendiente.

Pero ¿alguien puede imaginar que porque hagamos un vídeo en directo quejándonos de que no hay pollo, de que se gana en dinero distinto del que compra los víveres, que ni siquiera así se encuentran, que los niños no tienen leche, que en los cuatro costados y en todos los puntos cardinales lo único que encuentra son problemas sin ninguna posibilidad de solución, lo visite una delegación del Partido único, dominante en el país?

Cualquiera en una sociedad normal estaría aterrado, imaginemos allá conociendo las condenas que se aplicaron a quienes salieron el a protestar el célebre 11-J. Llama la atención desde Cuba siendo un país donde la testosterona, en apariencia, juega un rol tan importante e imperante, la cantidad de mujeres valientes, arrojadas, incluso temerarias que está pariendo esta era, desde Laura Pollán, todas las Damas de Blanco, Yoani, Payá, y ahora la respetada Amelia.

Lea más desde Cuba aquí en Havana Times



3 thoughts on “Madre Amelia, una cubana que no pudo más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.