Los útiles rehenes de Ortega

Por PxMolina / Confidencial

La enorme vulnerabilidad de la población mayoritaria, por su parte, puede ser utilizada para frenar o atemperar las acciones internacionales

Por Eduardo Ulibarri (Confidencial)

HAVANA TIMES – Daniel Ortega quedó más debilitado y deslegitimado que antes con la simulación electoral del domingo. Ahora deberá afrontar no solo mayor aislamiento, sino también nuevas presiones y sanciones internacionales.

Las más determinantes serán de Estados Unidos y la Unión Europea (UE), tanto directas como indirectas, mediante sus votos en organismos financieros internacionales. Pero no descartemos la capacidad reactiva y manipuladora del dictador para capear la tempestad y seguir en el poder. Y en su arsenal tiene un arma tan potente como inhumana: sus rehenes, que pueden funcionar, además, como moneda de cambio.

El grupo más visible son los presos políticos, en particular los posibles candidatos y dirigentes políticos, sindicales y empresariales encerrados en los últimas meses. Pero hay otro, aunque mucho más difuso, que es tan o más importante: la población en general.

La liberación de algunos presos, sobre todo los que ya no representan riesgos, puede ser utilizada para dar la impresión de apertura, traer de nuevo a su redil al gran empresariado, apaciguar tensiones e intentar un nuevo equilibrio que reduzca presiones internas y externas. Es la estrategia de dos (o más) pasos adelante y uno atrás, que en nada cambia los factores estructurales: un excelente rédito.

La enorme vulnerabilidad de la población mayoritaria, por su parte, puede ser utilizada para frenar o atemperar las acciones internacionales que tendrían efecto demoledor sobre el régimen: freno de desembolsos crediticios e, incluso, la posible suspensión de Nicaragua del TLC con Estados Unidos, algo que el Congreso pidió contemplar al presidente Joe Biden. Llegar a esos extremos de eficacia implicaría también un deterioro socioeconómico tan agudo que, además de su impacto humano, podría generar una crisis migratoria de enormes proporciones. Es algo que preocupa mucho a los estadounidenses. Por supuesto, también a nosotros.

Cómo modular el repertorio de sanciones para generar impacto y, como dijo la UE, «seguir apoyando», o al menos no deteriorar más «el desarrollo económico y social de los sectores más vulnerables de la sociedad nicaragüense», es un desafío mayúsculo. También lo será para Ortega, pero en término de rehenes su gran y cruel ventaja es que la vida humana le importa poco.

—–

*Artículo publicado originalmente en La Nación de Costa Rica.

Lea más desde Nicaragua aquí en Havana Times.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *