Los refrescos ilegales de mi vecina

Por Jancel Moreno

Alamar. Foto: Caridad

HAVANA TIMES — Desde que nací vivo en el reparto Alamar, al este de la capital. Mi localidad es muy conocida por la cantidad de edificios que hay, incluso muchos cuentan en modo chistoso que el arquitecto que estuvo a cargo de la construcción, voló en helicóptero y tiró 100 cajitas de fósforos y donde cayeron allí construyó edificios, sin importar el orden, mucho menos la estética.

Como sabemos, en todo el país existe el negocio ilegal o, como dicen, “por la izquierda”; la causa que lleva a los cubanos a esa práctica está más que clara, “el bloqueo”, y no precisamente el embargo de Estados Unidos hacia Cuba.

Una de mis vecinas es madre soltera, tiene 2 niños de 7 y 10 años respectivamente. Para poder ganar un poco más de lo que cobra limpiando en una escuela primaria, mi vecina Emiley Suárez se dedica a la venta de refresco gaseado. Y asegura a este reportero que le va muy bien en su empresa, porque modestamente sus refrescos son muy buenos.

Pero desde el sábado no ha podido vender ni un solo pomo, pues el delegado de la circunscripción la amenazó con denunciarla a la policía por la ilegalidad de su negocio; ahora, ella debe dejar esa entrada de capital adicional y adaptar sus gastos a su salario de 375 pesos (18 USD).

Lo gracioso del tema es que la misma familia del señor delegado compra refresco a Emiley, para la merienda de sus nietas, aseguró, Yamila Peñalver, hija de este.

Entiendo que como ciudadanos debemos combatir las ilegalidades, pero primero creo que debemos mirar a nuestro alrededor, valorar si esta persona lo hace por necesidad o por el simple hecho de ganar más dinero.

El caso de esta joven no es aislado, pero es el que me tocó conocer y ver más de cerca; ahora ya su niña menor, la de 7 años, se despide de un vaso de leche en la mañana o antes de dormir, porque aunque la necesita, el Gobierno se la eliminó, y su madre no puede darse el lujo de comprar a 70, 80 o 100 pesos una bolsa, cuando tiene que dar de comer y vestir a ambas niñas ella sola.

Solo espero que en mi país algún día no se corten las alas a los que las necesitan para subsistir, espero que personas como mi querido delegado nunca necesiten un vaso de agua de nadie, porque más temprano que tarde se verá solo, pagando por cada una de las personas que destruyó, que amenazó  y que no dejó crecer, todo en nombre de su Revolución.

15 thoughts on “Los refrescos ilegales de mi vecina

  • Atila:

    Así mismo, a pasarle la papa caliente a otro que no fue el que la calentó, para que los cubanos terminen teniendo la misma mentalidad de mendicante y sanguijuela de tu gobierno. Ánimo que hay que reconocer que ya han logrado bastante en ese aspecto: tienen viviendo a media Cuba de la caridad de las familias que se fueron, precisamente, para no tener que vivir así.

  • Refresco gaseado ?, sacar licencia ?, si esto lo leyera alguien no cubano, tal vez vale la pena explicar que cosa es en Cuba el “refresco gaseado”, por ej. como se elabora, como y conqué se “gasea”, que envases utiliza, como lo sella, creo oportuna la intervencion del delegado, y que forma mas humana de cumplir con su deber, el gas (botellon incluido) puede ser de un policlinico cercano, conozco mas de un caso de balones explotados, en fin, si este delegado tuviera todos los atributos que le imputan al pobre hombre, si porque hay que decir que un delegado de circunscripcion lo que inspira es lastima en la Cuba de hoy, la hubiera denunciado a la Policia y entonces si, el fin no hubiera justificado los medios, si viviera por ahí votaba por él en las proximas elecciones.

  • Jajaja…ATILA…Cualquier cosa menos eso prosperará en este blog … Ya una vez Erasmo Calzadilla y yo lo intentamos con una de las colaboradoras de HT, que pasaba por una situación más dificíl de la que se cuenta aquí, y la colecta no trascendió el amago…Cualquier día hago el cuento…

  • Confieso que lo primero que me vino a la mente fue eso, lo de la licencia, porque tengo unos cuantos vecinos vendiendo refrescos, café y unas cuantas golosinas más, y ningún delegado viene a reprimirlos. Eso sí, todos pagan impuestos a la ONAT. Me parece que el redactor cayó en una importante omisión… ¿O no?

  • …esa seria la respuesta mas logica y razonable a este asunto pero se le queman los dedos a unos cuantos por aqui si ponen un comentario logico y razonable sobre un asunto que tenga que ver con la isla….

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *