Los misterios de la política de Obama hacia Venezuela

Jesús Arboleya  (Progreso Semanal)

Plaza Venezuela.  Foto: Caridad
Plaza Venezuela. Foto: Caridad

HAVANA TIMES — Mucho desconcierto ha creado la decisión del gobierno norteamericano de declarar a Venezuela “una amenaza extraordinaria a la seguridad nacional de Estados Unidos” e imponer sanciones a varios funcionarios de ese país, cuando, al mismo tiempo, hace ingentes esfuerzos por restablecer relaciones diplomáticas con Cuba, su adversario histórico en la región.

Tal parecía que uno de los objetivos de la política de Estados Unidos hacia Cuba era salvar la Cumbre de las Américas, a celebrarse en Panamá en abril próximo, amenazada por el rechazo unánime de los países de la región a la exclusión de la Isla. Salvado este obstáculo, quizá Obama aspiraba a pavonearse por el salón de conferencias, sin que algunos reproches impidiesen mejorar una imagen muy necesitada de la reparación que la nueva política hacia Cuba le estaba propiciando.

Sin embargo, todo se vino abajo cuando Estados Unidos lanzó la “bomba” de la supuesta amenaza venezolana y parece que nadie es capaz de explicar a ciencia cierta las razones. Ni siquiera el propio gobierno norteamericano, que se ha limitado a decir que se trata de una “formalidad legal”, para destacar sus preocupaciones respecto a la situación interna de ese país. Según ellos, no vale la pena “exagerar”, ya que otros treinta países se encuentran en igual situación.

Resulta difícil para cualquier país latinoamericano y caribeño aceptar los términos injerencistas de la declaración estadounidense contra Venezuela. Así ya se han expresado la mayoría de los gobiernos y movimientos políticos de la región. Incluso los más “tibios” han optado por callarse, pero nadie se ha atrevido a apoyarla.

Instituciones regionales como UNASUR, ALBA y CARICOM han expresado su condena a la “orden ejecutiva” del presidente Obama y realizado propuestas para la convocatoria a un diálogo entre las partes. Una solución que Venezuela acepta como buena, pero sobre la cual Estados Unidos no se ha manifestado.

Ni siquiera buena parte de la derecha venezolana ha podido apoyar esta declaración y las sanciones correspondientes. Hasta se quejan de que, por su culpa, se han abortado planes que requerían más discreción de Estados Unidos, contribuyendo a fortalecer la credibilidad del gobierno venezolano ante su pueblo y el resto del mundo.

Hacia lo interno de la sociedad norteamericana, la inmensa mayoría de la prensa, varios tanques pensantes y especialistas en América Latina han considerado, cuando menos, “contraproducente” esta orden ejecutiva del presidente. Si lo que Obama quiso fue mostrar fortaleza frente a sus enemigos políticos, el resultado fue, por el contrario, sacar a flote las inconsistencias que han caracterizado su mandato. La verdad es que ni siquiera la nueva política hacia Cuba necesita intentar esa defensa.

Un resultado seguro es que, cualquiera sea la pretensión del gobierno de Estados Unidos, la agenda de la próxima Cumbre de las Américas ya está escrita y los principales puntos a debatir serán el fin de la amenaza a Venezuela y el levantamiento del bloqueo a Cuba.

Incluso suponiendo que algunos países se distancien de la mayoría, debido a la presión estadounidense, Estados Unidos corre el peligro de que la crisis se extienda al ya cuestionado funcionamiento de la OEA, poniendo en riesgo la existencia misma del sistema panamericano, a través del cual se ha articulado hasta ahora su hegemonía en el continente.

Por todas las vías a su alcance, Cuba ha dejado clara su solidaridad con Venezuela, así como su voluntad de no dejarse “seducir o comprar” por Estados Unidos, ni abandonar a sus aliados. Tal posición pone en dudas la posibilidad de restablecer relaciones diplomáticas con Estados Unidos antes de la Cumbre, como aspira el gobierno norteamericano, y compromete al menos el ritmo del proceso negociador en el que Obama ha invertido tanto capital político y ganado un considerable respaldo interno e internacional.

La moraleja es que la implementación de la política norteamericana está condicionada por intereses tan diversos y contradictorios, que muchas veces resulta difícil comprender sus acciones. Esto explica que “políticas fallidas” para la nación, devengan negocios formidables para algunos consorcios; la existencia de un cuerpo político polarizado, cuando debiera ser homogéneo y que, constantemente, se evidencie el contrasentido de una política que tiende a dinamitar el propio orden internacional donde Estados Unidos es el poder dominante.

Desde mi punto de vista, estamos en presencia de un partido que Estados Unidos ha perdido por culpa de una mala jugada y al presidente norteamericano solo le queda comenzar otro nuevo, en la esperanza de que esta vez actúe con mejor tino. De todas formas, ya no podrá pavonearse en Panamá, donde más bien le espera el mal rato que se ha ganado.

 


9 thoughts on “Los misterios de la política de Obama hacia Venezuela

  • el 23 marzo, 2015 a las 5:56 am
    Permalink

    tu nick bien te describe, el bobo, jaja,y con los bobos no se discute..

  • el 21 marzo, 2015 a las 8:12 pm
    Permalink

    Cojo, Maduro solo se ha dedicado a buscar culpables de sus fracasos económicos. Mira a que mes estamos y todavía no ha presentado un plan serio para sacar del hueco la economía. Cuentanos como te lleva el dolar a 170 Bs o a ti por ser chavista te lo dejan a 6 Bs? Maduro no pasa la revocatoria aunque invente una invasión de marcianos financiada por el imperio.

  • el 21 marzo, 2015 a las 5:07 pm
    Permalink

    ¿Hay otros 30 países que constituyen amenazas “inusuales y extraordinarias” para USA? Me parece que se trata de paranoia gubernamental.
    Obama ha sido torpe al querer dar imagen de guapetón de barrio ante Venezuela. Ha querido complacer a algunos sectores que andan echándole con el rayo por su acercamiento con Cuba. O mejor dicho, con Castro. El tocerdor de brazos le llaman a Obama.
    Pero parece que la cosa le salió mal. Los gobiernos de América Latina ha respondido como un bloque rechazando la orden ejecutiva. Salvo unas pocas vergonzosas excepciones que prefieren guardar un cobarde silencio.
    A lo interno de Venezuela ha aumentado la popularidad de Maduro. Algo muy conveniente al gobierno para el escenario electoral que se avecina.
    Una cosa si es cierta. Venezuela si es una amenaza para USA. Cualquier pueblo que le ponga freno a la expoliación de la riqueza por parte de USA los amenaza.

  • el 21 marzo, 2015 a las 1:14 pm
    Permalink

    Y este Juan de donde salio?. Parece que tantas horas en la cola del papel higienico se le cruzaron los cables jajajajaja Para ustedes los chavistas les vamos a poner un sellito en el captahuellas, en Cuba le deciamos Plan Jaba para que tengan prioridad en las colas sobre el resto del pueblo jajajaja

  • el 21 marzo, 2015 a las 7:20 am
    Permalink

    mire senor arboleya: no se quien es usted,solo se que colabora con progreso seminal y “dime con quien andas y…” es lo que usted pensaria si yo fuera colaborador de radio y tv marti,no es asi?? Pero,al grano…yo no se por que los paises latinoamericanos(o parte de ellos) no quieren reconocer la soberanis de los EEUU.Cada pais es responsable por su seguridad y ese apotegma,que cuba,por ejemplo, esgrime para mantener a su pueblo sumido en la esclavitud hace 56 anos,cuando se enrbola por el gobierno legitimamente constituido de los EEUU,no se quiere aceptar.Es claro que la presidencia de los EEUU tienen mas que razones para hacer lo que hizo y eso sera visto en su momento,tambien esta laro que tanto Venezuela como sus dirigentes cubanos han hecho,hacen y haran todo lo possible por poner trampas en todos los campos a los EEUU,pues son sus enemigos confesos.Por o demas,arboleya,america latina necesita (y mucho) de los EEUU en todos los campos,no son losEEUU los que (desgraciadamente) necesitan de los desgraciados (falta de gracias) paises al sur del rio mas cruzado de America!!!

  • el 21 marzo, 2015 a las 6:46 am
    Permalink

    Escualidos mal nacidos imperfectos imbeciles, ya obama se jodió, viene palo abajo jaja viva chavez carajo viva venezuela, viva la revolución.
    Este si es un lenguaje de barricada como dice la enana mental,de marlene jaja pa q entienda mejor al pueblo vivaa chaveez carajoo.

  • el 20 marzo, 2015 a las 7:18 pm
    Permalink

    A mí me sorprende la capacidad de atribuirle posturas al presidente de los EEUU, sin ningún fundamento y con el mayor irrespeto. No se quién le ha informado al señor Arboleya sobre el supuesto interés del presidente Obama de “pavonearse” en la Cumbre de las Américas. Análisis tan tontos como el de este texto y con lenguaje de barricada ocultan la pobreza de razonamiento.

  • el 19 marzo, 2015 a las 7:11 pm
    Permalink

    Maduro es un persona con problemas mentales que dice que habla con un pájaro y se pasa delirando que los USA le quieren dar un golpe de estado y expulsa a media embajada del pais. Esta aliado a otro demente como Putin y además que esta rodeado de militares que controlan el narcotráfico en Venezuela. Eso es motivo suficiente para declarar a este país una amenaza. Tambien deberian alertar a los ciudadanos americanos que no viajen a ese pais. Allí puede pasar cualquier cosa en cualquier momento.

  • el 19 marzo, 2015 a las 10:47 am
    Permalink

    Cálmese, señor Arboleya. Todo lo que usted dice es pura especulación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *