Los emigrados cubanos: La solución al revés

Médicos cubanos.
Médicos cubanos.

HAVANA TIMES –  Aún se encuentran varados en Costa Rica alrededor de 4 mil emigrados ilegales cubanos en su paso hacia Estados Unidos y otros mil permanecen en Panamá por las mismas razones. En el intento de solución a este problema se han  involucrado doce gobiernos: los ocho países  centroamericanos, más Colombia, México, Ecuador y Cuba.

El único que no  se ha incluido en la búsqueda de una solución es Estados Unidos, precisamente la fuente del problema y el único que cuenta con posibilidades reales de resolverlo.

Como resultado, si miramos la ruta de estos migrantes ilegales cubanos, los cuales salen legalmente de Cuba y arriban de esta misma manera al primer país de destino, podemos concluir que hasta ahora las acciones para solucionar el conflicto han venido al revés.

Cuba se ha preocupado por su atención y ha hecho gestiones diplomáticas con los países involucrados para encontrar una salida al problema, adoptando la posición de recibirlos si al final no son aceptados por estos y no pueden continuar viaje hacia Estados Unidos.

Por su parte, Ecuador, a solicitud de la mayoría de las naciones afectadas, ha tomado decisiones que se contradicen con su propia política migratoria restableciendo el requisito de visa para los cubanos que deseen viajar a ese país, cargando con costos y problemas que no deseaba ni se buscó.

El resultado es que los primeros afectados con este conflicto han sido los ciudadanos cubanos que desean viajar al Ecuador y son bienvenidos en este país, sin que ello implique que todos lo hagan con la intención de aprovechar estas facilidades para llegar a Estados Unidos.

Costa Rica y Panamá se han visto impelidos de crear condiciones para atenderlos, mientras aparece una solución para su traslado, y el resto de los países de la región ha manifestado la disposición a cooperar, aunque también toman medidas para que el problema no se extienda a sus territorios y se convierta en un conflicto con Estados Unidos, que presiona para evitar el libre tránsito de estas personas por los mismos.

En verdad, Estados Unidos no tiene moral alguna para que terceros intenten frenar un flujo migratorio que ellos promueven y aceptan, pero evidentemente no es la moral, sino el poder, lo que determina esta conducta.

La política de Estados Unidos respecto a la emigración ilegal procedente de Cuba, se traduce en el contrasentido de propiciarla y recibirlos indiscriminadamente en su territorio si llegan a pisar suelo norteamericano, mientras que, a la vez, dificulta su acceso a ese país, obligando a utilizar canales ilegales costosos y peligrosos para quienes hacen la ruta.

En la última ronda de conversaciones migratorias entre Cuba y Estados Unidos, celebrada el pasado 30 de noviembre, el gobierno cubano insistió en la necesidad de que el gobierno norteamericano descontinúe esta práctica, describiéndola como violatoria de la “letra y el espíritu” de los acuerdos firmados entre los dos países.

También, en un comunicado oficial, califica estas políticas como “incoherentes con el contexto bilateral actual”, señalando además que “entorpecen la normalización de las relaciones migratorias entre Cuba y los Estados Unidos y generan problemas a otros países de la región”. Sin embargo, “la delegación estadounidense transmitió que su gobierno no tiene la intención de hacer cambios en la política migratoria que se aplica a los ciudadanos cubanos”.

Aunque el gobierno norteamericano nunca ha explicado las causas que lo inducen a mantener esta política, el argumento utilizado por algunos analistas es que teme que, al eliminar algunas de las ventajas excepcionales de que gozan los inmigrantes ilegales cubanos, se pueda producir una emigración masiva por vía marítima, como la ocurrida en otras ocasiones.

Pero este análisis no se sostiene en la lógica de la situación actual. Precisamente, los acuerdos migratorios de 1994 crearon las condiciones para evitar que esto ocurra y ambos gobiernos han establecido los mecanismos para impedirlo.

Más bien, desde mi punto de vista, refleja el interés de Estados Unidos de no aparecer haciendo “concesiones” a la parte cubana e imponer sus propias condiciones en el proceso de negociaciones, manteniendo vivas aquellas medidas que impliquen presiones desestabilizadoras para Cuba, donde no solo está incluido el mantenimiento de la política migratoria.

Una de las acciones más inconsistentes de esta política con el proceso actual, es precisamente la continuación del “Programa de Parole para Profesionales Médicos Cubanos”, destinado a promover la deserción de estas personas, mientras brindan sus servicios en otros países.

En realidad resulta indefendible para Washington mantener este programa, mientras funcionarios norteamericanos e internacionales han alabado el papel de Cuba en la lucha contra pandemias, como el Ébola, y su papel en la promoción de la salud pública en el mundo. Incluso se habla de alcanzar acuerdos de cooperación bilateral en esta área para ciertos empeños internacionales. Hasta el influyente periódico The New York Times ha criticado este programa, considerándolo obsoleto y contraproducente para la propia política norteamericana hacia La Habana.

Tales servicios médicos, además, se han convertido en una de las principales fuentes de ingreso para Cuba. El “Programa de Parole para Profesionales Médicos Cubanos” drena esta capacidad –más de 5 000 médicos han abandonado sus misiones amparados en este programa–, obligando a su reemplazo, lo que unido a la libre emigración de los médicos, el retiro y su traslado a otras actividades, incorpora una presión adicional para el mantenimiento del sistema de salud interno.

Frente a esta disyuntiva, el gobierno cubano ha decidido restablecer el permiso de salida para algunos especialistas de la medicina que trabajan en el país. Aunque se insiste en que “esto no significa que los médicos especialistas no puedan viajar o residir en el exterior”, sino que busca organizar este proceso, la medida, en la práctica, constituye un retroceso de la actualización de la política migratoria aprobada en 2013.

Nadie puede dudar que el gobierno cubano se halla en una encrucijada donde no existen soluciones óptimas, dado que, en última instancia, constituye un reflejo de la asimetría económica existente entre ambos países, a lo que se agrega un interés político retorcido, pues la mayoría de los médicos que emigran no logran ejercer sus carreras cuando arriban al territorio de EE.UU. Ni siquiera puede hablarse de robo de cerebros, sino del desperdicio de un capital humano tan necesario para la humanidad.

No obstante, en mi opinión, lo más importante a la hora de analizar esta medida, por muy lógica que parezca en primera instancia, es determinar si en realidad es una solución al problema de la emigración de los médicos especialistas y si su aplicación no genera otros problemas, cuya naturaleza política puede conducir a consecuencias aun más indeseadas.

Está demostrado que las restricciones burocráticas no frenan los flujos migratorios. A la larga, el que se quiera ir lo hará. Las restricciones solo sirven para que lo realice en los peores términos. Máxime cuando su aplicación queda a la decisión de multitud de funcionarios, que actuarán a partir de sus propios criterios, adulterando en ocasiones el propósito de la política aprobada. Al parecer, resulta imposible centralizar este tipo de decisiones e incluso si se intentara, nadie puede asegurar su justicia y coherencia, debido a la infinidad de variables que intervienen en las mismas.

Por otro lado, en la práctica, se está discriminando de la política general al sector social y económicamente más importante de la realidad cubana actual, lo que de por sí genera malestares, incluso si se logra minimizar los defectos en la aplicación de las normas aprobadas.

Sería pretensioso de mi parte, dado que no tengo los conocimientos, la información y mucho menos la autoridad para ello, indicar cuáles deben ser las medidas a tomar para resolver esta situación, pero creo que todos los cubanos estamos en la obligación y el derecho de contribuir al debate de un problema tan complejo, por lo que me animo a manifestar mi opinión en cuanto a los criterios que deben regirlas.

En primer lugar, por su sentido estratégico, no creo que sea conveniente para Cuba hacer nada que constituya un paso atrás en la política migratoria. Al contrario, por propia necesidad nacional y como mejor manera de neutralizar los efectos desestabilizadores de la política norteamericana, soy de la opinión que debiera ampliarse aún más, con el objetivo de lograr la mayor integración posible de los emigrados a la vida nacional, evitar rompimientos con su país y lograr que aporten al desarrollo de la nación, incluso estando fuera de su patria.

En realidad, el compromiso de Cuba con la política migratoria aprobada, se ha visto concretado en muchas acciones, incluyendo el tratamiento dado a los emigrantes que se encuentran actualmente en Centroamérica.  Sin embargo, esta medida con los médicos, aunque éste no sea el propósito y así se afirme oficialmente, envía un mensaje contradictorio al resto de la sociedad cubana respecto a la estabilidad de la política migratoria, con consecuencias políticas y económicas muy diversas.

En segundo lugar, en el caso específico del personal de la salud, creo que el único paliativo a la emigración de estos especialistas, así como a otros problemas que afectan la estabilidad y el funcionamiento de los servicios médicos, sería una política dirigida  a convertirlos en el sector más privilegiado de la sociedad cubana.

En este sentido también ha estado dirigida hasta ahora la política cubana, que duplicó los salarios en el sector, pero todo indica que no resulta suficiente, debido a los desniveles económicos existentes en el país.

Quizá haya que establecer de manera más enérgica la decisión de que nadie en Cuba debe vivir y trabajar mejor que los trabajadores de la salud, aunque ello implique erogaciones que afecten a otros sectores de la población, sobre todo aquellos que reciben mayores ingresos.

Aún así, me parece que sería una política muy popular, porque se lo merecen y porque conllevaría beneficios concretos para todo el pueblo cubano, incluso para muchos emigrados que actualmente tienen acceso a estos servicios o que en el futuro también pudieran beneficiarse de los mismos, los cuales también podrían participar de las acciones encaminadas a protegerlos y mejorarlos.

En cualquier caso, estamos en un momento donde se evidencian las contradicciones presentes en el llamado proceso de “normalización” de relaciones entre Cuba y Estados, donde lo acontecido solo constituye un primer tropiezo en el mismo. Por desgracia, sería una quimera suponer que será el último.


16 thoughts on “Los emigrados cubanos: La solución al revés

  • el 12 diciembre, 2015 a las 6:52 pm
    Permalink

    Y la fuente del problema es Estados Unidos? Acere, eso es en serio? Alguien puede ser tan obtuso o cínico como para decir esto en voz alta? Ni me lo voy a leer. Empecé y llegue hasta ahi.

  • el 8 diciembre, 2015 a las 3:47 pm
    Permalink

    No me gusto para nada el articulo, mas alla de lo parcialipzado de la opinion por la forma en que enfoca todo, tal parece que Cuba ha ido alli a preguntarle a estas personas como estan, que necesitan y porque lo hacen.. quitando esta parte aun el articulo deja fuera un analizis donde no existia ‘Ley de Ajuste Cubano’ y de igual manera triunfando la revolucion igual se fueron, de paso, fueron tratados de escoria, muchas veces mas esto sucedio y el trato del gobierno fue el mismo, porque atacar solo un punto de Vista donde EU es culpable ? te contesto, eso es solo mas manipulacion, que EU quiere que el actual gobierno de Cuba no exista ? es verdad, pero bueno, eso yo tambien lo quiero, y preguntale de corazon a estos que emigran sino quieren lo mismo .. Deja ya la manipulacion y el discursito .. q

  • el 5 diciembre, 2015 a las 5:58 pm
    Permalink

    Así, compañero Arboleya, la desición a tomar será que los trabajadores de la salud vivirán mejor que el resto de la población!!! (ya estamos haciendo un experimento con el doctor Tony Castro); el único poblema que vemos venir es que si los demás ciudadanos continuan en la estampida con cualquier rumbo, a quién van a curar y atender los médicos? Usted nos puede ayudar?

  • el 5 diciembre, 2015 a las 1:14 pm
    Permalink

    Yo opino, que el cubano que le agradezca al máximo gánster el haber “arrancado de nuestro suelo la tiranía” debe de estar muy re-loco. Sobran los testimonios vividos por todos nosotros, y que se siguen viviendo para saber, no que “algunas cosas no estén dien” sino que todas están mal, “ésta” tiranía ha superado en desmanes a todas las que el país tuvo antes de ese ’59.

    La propuesta no es seguir usando el nombre de Martí, sino más bien aprender y poner en práctica lo que nos s dejó escrito:
    “Los derechos se toman, no se piden, se arrancan, no se mendigan”,,, porque
    “La felicidad general de un pueblo descansa en la independencia individual de sus habitantes”, porque oiga …
    “Vale más un minuto de pie que una vida de rodillas”, y.. “esta tiranía” ya tiene 57años teniendo al pueblo a sus pies.

  • el 5 diciembre, 2015 a las 10:39 am
    Permalink

    En casa me enseñaron lo siguiente:
    mejor ponerse rojo una vez, que rosadito 100 veces…

  • el 5 diciembre, 2015 a las 6:21 am
    Permalink

    Este articulo da la mala sensacion de que la solucion es obligar a los cubanos a cumplir cadena perpetua en Cuba .

  • el 5 diciembre, 2015 a las 2:10 am
    Permalink

    En todos los países, la constitución, esta (en teoría) por encima de todas las leyes; y supuestamente, toda constitución, esta basada en “los derechos universales del hombre”
    Primeramente, deberíamos pedir, una revisión de nuestra constitución; dejando en ella su ley primera, nuestra dignidad.
    Segundo: hemos sido, desde el inicio de nuestra historia, actores fundamentales de nuestra independencia; ofrendando vidas preciosas, por ella. Mas, hoy día, sin saber como, hemos llegado a ser un rebaño, manso y fácil de pastorear, todo, en agradecimiento a quien arranco de nuestro suelo “la tiranía” patrocinada por todos sabemos quien. Mas, agradecer, no quiere decir, que tengamos que bajar la cabeza y decir siempre que si, a todo; sabiendo que algunas cosas no están bien, pues cada persona es un mundo, y ese mundo tiene pensar propio; aquí entra el espacio de opinión personal, libertad de albedrío; que todos sabemos que es, pero, se nos ha limitado a un 2015%; pues somos masa, y como masa, debemos seguir las pautas que se deciden en reuniones de un “buchito de gente” perdón, quise decir, dirigentes.

    Esta en cada uno de nosotros la libertad de poder exigir un cambio en nuestro contorno, ya sea en el barrio o a nivel nacional; para eso, es importante juntarse como masa “pueblo” pensante, pues todo lo que se ha logrado hasta hoy, a sido dividir a la multitud que fuimos ayer; pues todos sabemos cuantas familias hay literalmente, desbaratadas e incomunicadas hoy día, por tanta partida hacia “el sueño” manzana…
    Lo caro de las comunicaciones, la falta de Internet, de transporte local e ínter provincial, de alimento y un largo etc, etc,etc… mientras que un poco de “privilegiados” hace escándalo en el mundo, por su “tren de vida” que nada tiene que ver con la supuesta vida de un verdadero socialista.
    Tercero: Mi propuesta es la de un cubano de a pie, pues soy eso y solo eso: Llenemos la recepción del consejo de estado, con cartas solicitando, a primera instancia, los cambios que creamos convenientes, como entes pueblo, pensante y diciente.
    No nos enseñaron que las cosas deben hacerse escalonadamente?
    Pues bien, hagamozlo como ellos dicen, y veremos que sucede.
    Ley del pueblo, para las leyes.

    Para mayor información:
    [email protected]

  • el 4 diciembre, 2015 a las 7:48 pm
    Permalink

    Ja ja Doctora , fijese en el parrafo donde plantea no importarle afectar al resto de los trabajadores por beneficiar a los de la salud. Este es el tipo de logica que no tiene en cuenta para nada como se construye una sociedad. El servicio de salud , por muy importante que sea, depende de que la sociedad sea capaz de crear el excedente suficiente para costearlo, manipular los salarios por conveniencia politica es algo poco realista y matematicamente lleva al desastre; solo pensar que que no le importa cuan poco ganen el resto de la poblacion y el interes en que el gobierno cubano siga controlando los recursos humanos , demuestra cuan torcido esta este articulo

  • el 4 diciembre, 2015 a las 7:17 pm
    Permalink

    Como dijo 100% Gusana , Cuba es quien tiene que resolver ese problema, no EUA.
    Si Cuba le propiciara otro standar de vida a sus pobladores no existiria semejantes problemas , opinen los demás pues mas convincente no puede ser .
    Thanksssss.

  • el 4 diciembre, 2015 a las 6:01 pm
    Permalink

    Una anecdota muy triste. El doctor Valle era un extraordinario profesional y una maravillosa persona Jefe del Servicio de Nefrologia del Hospital William.Soler, un dia fui a.verlo pues estaba de guardia y muy abrumado me lo encontre comiendose una conserva de col que vendian parece que aun.del CAME, no habia nada “humano”.de comer para los medicos de.guardia. Un dias con su familia se.fue en una embarcacion y el, su esposa, hijos y padre murieron ahogados. Si no ponemos a los seres humanos, sus.necesidades tanto materiales como.espirituales sus esperanzas, anhelos, metas, repeto por encima de consideraciones politicas de ideologias ya fracasadas entonces se.escriben estos articulos desafortunados por decir algo suave. Es mentira que Cuba le interese la situacion de los cubanos si le interesara habria comenzado ya a revertir tanto absurdo y hacer de la libertad y el mejoramiento material y espirutual de.los cubanos el unico Lineamiento que hara que los otros surjan sin ataduras, antepondrian los intereses de nosotros los cubanos por encima de los de.otros paises o por lo menos en iguales condiciones y dejaria y mas aun pediria perdon por esa practica de vernos como ciudadanos de.segunda sin.derechos a crear empresas a.generar riquezas, derechos que ellos nos robaron para crear una elite.corrupta y anacronica con un nepotismo insultante. Esa es la.causa por la que los.cubanos huyen y debemos estar muy agradecidos a.los EU que han hecho posible que los marginales en Cuba puedan ser residentes de la 1ra potencia del mundo

  • el 4 diciembre, 2015 a las 3:00 pm
    Permalink

    “Estados Unidos, precisamente la fuente del problema y el único que cuenta con posibilidades reales de resolverlo”

    La fuente del problema y el único con la RESPONSABILIDAD de resolverlo es Cuba.

  • el 4 diciembre, 2015 a las 2:05 pm
    Permalink

    Señor, la crisis migratoria cubana es el resultado de un régimen que a la fuerza se mantiene por medio siglo ya, que lejos de resolver los intereses de la población, y que no ha cumplido ninguna de las promesas que se inventaron para hacer “esa revolución”. Un gobierno que desde su inicio despojó gradualmente a la nación de su soberanía y de todos sus derechos.

    Estos emigrantes son personas sin derechos ciudadanos que al verse ante la imposibilidad de cambiar el gobierno por no tener los derechos para promover políticas alternativas en la prensa, de no poder fundar empresas, ni de invertir en la economía nacional, de no poder emprender proyectos personales autónomos y se han visto obligados a ir en busca de sus proyectos de felicidad en otros países. El pueblo de Cuba Arboleya es un pueblo desilusionado por medio siglo de mentiras y promesas incumplidas.

    Decir que los EU son la “fuente del problema, que cuenta con las posibilidades reales de resolverlo, y que ha sido el único que no se ha sumado en buscarle solución al problema es Una Monumental Mentira, y se está atribuyendo insinuar a que los EU lo “resuelvan”.

    Claro que Estados Unidos puede mandar aviones y sacar a los 5mil varados, como también atracar barcos de la Marina para traer a diario hasta el último cubano descontento con el régimen, eso sería el 90% del país, a falta de elecciones libres, así es como el cubano vota, huyendo de esa inmundicia Arboleya, o es que Ud no entiende la realidad, ¿eso es lo que Uds quieren?.

    Los desniveles económicos existentes y los sectores más privilegios de la sociedad cubana , lease la dinastía Castro y sus colaboradores, los tienen que resolver allá en Cuba, no es coherente que un médico en Cuba con menos de cien dólares al mes pueda darse el lujo de poder pasear por el Mediterráneo, y si no lo sabia, EU tienen listas de espera de genios en medicina del mundo entero para poder venir a las universidades americanas y ejercer aquí, así es que es una infamia decir que aquí se llora a los médicos cubanos, quien está en una encrucijada es el régimen de La Habana que es quien esta viendo perder sus “cerebros”, los médicos cubanos prefieren no poder revalidar su título y trabajar en cualquier cosa en los EU que seguir viviendo allá, total no es mas triste que en Cuba, su propio pais hayan miles de médicos y profesionales que han dejado de ejercer sus carreras para trabajar en otras cosas?.

    Arboleya, preséntese ante el PCC y enérgicamente exija que la familia Castro y todos sus funcionarios dejen de vivir mejor que el resto de los trabajadores, no importa el título que posean.

  • el 4 diciembre, 2015 a las 12:00 pm
    Permalink

    Arboleya, lo primero que hay que hacer es no ver al medico como una mercancia que se puede comerciar a intereses del gobierno. Presionarlos y ponerles limitaciones no garantizan que haya mas medicos disponibles ni mucho menos mas calidad en los servicios. Incrementar el salario de los medicos y no el del resto de pais, y sobre todo del que realmente producen no tiene sentido por cuanto es una actividad subsidiada y generaria mas diferencias sociales. Lo que necesita el pais es plena libertad para que sus ciudadanos puedan tomar en sus manos el destino de ellos mismo y el de todo el pais.

  • el 4 diciembre, 2015 a las 11:15 am
    Permalink

    Todos los análisis pro castristas adolecen del mismo problema, cuando no tocan la causa central del éxodo masivo de cubanos que no ha dejado de producirse desde 1959, que es el sistema dictatorial totalitario y económicamente inviable implantado por Fidel Castro siguiendo instrucciones de la ex URSS comunista.

    Entonces hay que buscar el problema migratorio dentro de Cuba. La mejor forma de eliminar o hacer inoperante la ley de Ajuste Cubano es crear un ambiente de oportunidades económicas, políticas y sociales en la isla que permita que los cubanos logren un estado de bienestar y progreso para que no tengan necesidad de encontrarlo en otros países. Pero quien logra explicarle eso a los tiranos que nos gobiernan por la fuerza a Cuba por más de 56 años.

  • el 4 diciembre, 2015 a las 10:57 am
    Permalink

    He leído mucho sobre este tema en estos días, este artículo del periodista arboleya me parece de los mejores, concuerdo con usted, y compartí el artículo con algunos de mis compañeros. Gracias.

  • el 4 diciembre, 2015 a las 10:10 am
    Permalink

    Arboleya, disculpa, pero cada vez estás más disparatado. Es insostenible que defiendas políticas de gobiernos o los critiques sin tener en cuenta los intereses de los ciudadanos cubanos. Ahí está el fallo de todo tu análisis.
    En Cuba hay una política de expulsión de cerebros y esa es responsabilidad del gobierno cubano.
    Si te colocas desde los intereses de los afectados por la errática política del gobierno cubano,la ley de ajuste y el Parole para los médicos son medidas beneficiosas para los médicos reales de carne y hueso y para los ciudadanos reales de carne y hueso.Medidas de beneficio que otorga EEUU y que el gobierno cubano no.
    Tu enfoque coloca a la población como masa esclava que además debe ser obediente a un gobierno que no garantiza ni las tres comidas diarias.
    Es un disparate político proponer los más altos privilegios a los médicos cubanos por encima de todos los demás actores sociales y además arrogarte el derecho de decir que sería una medida muy popular. No va a hacer una medida popular en la medida en que el resto de la población nade en la miseria.
    El absurdo esquizofrénico de la política cubana interna, hace que actores como tú piensen en soluciones disparatadas para atenuar un pedacito de la punta del iceberg, dejando fuera todo el contexto del resto de la sociedad cubana. Estar sumido en una situación disparatada que ya tiene más de 25 años sin subsidio soviético, hace que el disparate sea la propuesta de incluso los personajes mejor intencionados como tú en parar el disparate.Hasta que no salgas de la ilógica política cubana tus propuestas y discurso portan el mal del disparate gubernamental.Lejos de atenuar conflictos, tu propuesta azuza los conflictos sociales y es un parche rotoso al desastre nacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *