Los árboles estorban

Por Irina Pino

HAVANA TIMES — Tanto que se predica el cuidado al medio ambiente,  a través de mensajes publicitarios en la televisión y otros medios, de no dañarlo…, y en estos días presencié un suceso muy desagradable. Dicho suceso ocurrió en los bajos de mi edificio, en un artículo anterior hablé de un parqueo que pertenece al CIMEX.

Árbol podado

Podar las ramas de los árboles para que no tropiecen con los cables eléctricos, es algo necesario, pero podar un árbol por completo, que ni siquiera topaba con esos cables, es absolutamente injusto.

El árbol colindaba con mi balcón y a la parte trasera de mi edificio, precisamente, servía para dar sombra y perfume cuando florecía. Allí se posaban disímiles variedades de aves, incluyendo los colibríes.

Al iniciar una protesta, ellos dijeron tranquilamente que estaba seco, –y que estaba en los límites del parqueo–, que yo ni siquiera tenía derecho a emitir un criterio.

Cuando les expliqué este árbol estaba en perfectas condiciones, solo que mudaba las hojas cada cierto tiempo, hicieron oídos sordos. O sea, que la voz de alguien que aboga por la defensa de un paisaje necesario, no es escuchada, ni es tenida en cuenta.

Ahora este lugar parece un campo de batalla, los árboles han quedado casi desnudos, ramas desperdigadas por el suelo, y una gran suciedad y desorden.

 

 

 

 

Irina Pino

Irina Pino: Nací en medio de carencias, en aquellos años sesenta que marcaron tantas pautas en el mundo. Aunque vivo actualmente en Miramar, extraño el centro de la ciudad, con sus cines y teatros, y la atmósfera bohemia de la Habana Vieja, por donde suelo caminar a menudo. Escribir es lo esencial en mi vida, ya sea poesía, narrativa o artículos, una comunión de ideas que me identifica. Con mi familia y mis amigos, obtengo mi parte de felicidad.

Irina Pino has 253 posts and counting. See all posts by Irina Pino

One thought on “Los árboles estorban

  • Iri:
    Hiciste muy bien en quedarte callada, poco importa que igual lo cortaran, a lo mejor y algún día, por lo que dijiste, toman conciencia de lo que hicieron. Como dijo la Madre Teresa de Calcuta “Hay cosas tan insignificantes que parecen una gota de agua en el mar, pero si no se hacen al mar le faltaría esa gota.”. Encima lo posteaste aquí. Gracias Iri,toda la suerte que tuvieron esos fascinerosos fue que Erasmito no estaba en casa, sino ya se hubieran llevado su buen merecido, jajaja. Los quiero un montón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *