Xiomara Reinoso Gómez

Foto: Alfonso Aguilar
Foto: Alfonso Aguilar

HAVANA TIMES — Hay días que deseamos dormir un poco más, sobre todo, los sábados y domingos. Después de una semana de trabajo nos viene bien un buen descanso.

Pero es imposible, los pregoneros se encargan de despertarte. Se oye un pregón por la esquina. La buena yucaaaaaaaa, la buena escobaaaaaaa. Inmediatamente me viene a la mente barrer la yuca.

Se oye otro pregón por la otra esquina. El buen ajooooooo, el buen cloroooooo. Me imagino un aliño de ajo con cloro.

Se oyen pregones de todo tipo con productos que nada tiene que ver el uno con el otro. Ayer pasaron vendiendo aromatizante para baños y tomate. Yo quería comprar tomates, pero pensé ¿y si los tomates están embarrados de aromatizante? No, mejor los voy a comprar al agromercado.

Pero todo eso está bien. Están luchando el día a día. No le están robando a nadie ni están estafando.

En cambio hay algunos que pasan diciendo ¨compro pomos de perfumes vacíos de marcaaaaaa¨. Se supone que los rellenen con cualquier perfume que no tiene nada que ver con la marca del pomo y después se los vendan a algunos incautos y en otras provincias. Esa es la estafa ambulante.

Pero el timo no se queda ahí, no se trata solamente de estafadores callejeros. El otro día mi sobrino compró una botella de Habana Club en el Infotur. Cuando se tomó el primer trago se dio cuenta que era alcohol ligado con agua. Me dio a probar y efectivamente. Pero lo curioso de esto es que la botella estaba sellada.

Le sugerí que fuera para que se la cambiaran. El no quería, me dijo no me la van a cambiar, ya la abrí y van a pensar que yo fui el que la rellené de agua. Yo le insistí. Le dije, apuesto a que sí te la cambian, porque como esas deben tener unas cuantas decenas.

Me hizo caso. Se la cambiaron sin chistar. Podían haberse negado, pero eso no les convenía. ¿Por qué? Porque no sé cómo ni dónde las rellenan con agua y las vuelven a sellar. El cubano no ha aprendido a volar, porque no tiene alas. Bueno, si tuviera alas Cuba estaría vacía.

¡Qué pena señores!, ¿verdad? Tan linda que es la tierra donde hemos nacido, aunque los pregoneros nos despierten por las mañanas.

 

9 thoughts on “Los amaneceres cubanos

  • Si hemos visitado Méjico, y no hay ningún carretón vendiendo ni cebollas podridas ni zanahorias llenas de tierra (como yo he visto las fotos) vociferando entre las calles por delante de las casas, se ponen en una esquina y se para el que le de la gana de comprarle algo, porque los supermercados y las quincallas están repletos de todo. Lo acabo de ver en Bogotá y Cartagena, a cada rato les decía a los que iban conmigo:
    “en un blog cubano que yo me meto hay un tipo que se la pasa comparando el tercermundismo latinoamericano con el de Cuba, y les preguntaba caballero ¿esto se parece a Cuba”. Me dijeron, mija no compares a Cuba con nada, porque lo de Cuba no tiene comparación. EDUARDO por mucho que siempre intentas meter a Cuba a que se parezca a otro país “tercermundista” de latinoamerica es porque no sabes de lo que hablas. Tristemente nos han dejado muy, pero muy atrás.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *