Lo que falta para disfrutar de una Cuba próspera

El recurso más valioso con que cuenta el país es su potencial humano.  Foto: Jorge Luis Baños/IPS

Por IPS-Cuba

HAVANA TIMES – El año 2020 estuvo plagado de desafíos aún presentes: el azote de la pandemia del coronavirus, la consecuente cuasi paralización de la actividad económica, la caída de los ingresos por exportaciones y el recrudecimiento del bloqueo norteamericano buscando, oportunistamente, la asfixia de la nación.

A pesar del complejo contexto, Cuba logró desarrollar cinco candidatos vacunales contra la Covid-19, dos de ellos de probada eficacia:  Soberana 02 (con un 62% en su esquema de dos dosis) y Abdala (con un 92,28% en su esquema único de tres dosis).  La noticia, dada a conocer en días recientes, llena de regocijo al pueblo cubano. Toda una proeza sin dudas, en este año tan difícil para el mundo y para Cuba.

El resultado, obtenido a poco más de un año de lucha, es fruto de la sapiencia y abnegación de científicos y científicas que constituyen el recurso más valioso con que cuenta el país: su potencial humano. Y muestra todo lo que puede lograrse cuando hay voluntad, ingenio y empeño.

Interrogantes

Mis rezagos de economista desde hace dieciséis años y mi compromiso con el desarrollo de Cuba me hacen preguntarme inevitablemente ¿por qué razón no se imprime ese mismo ímpetu al despegue de la economía de este país? No desconozco con mi inquietud los esfuerzos y medidas acometidos durante años, más, en mi opinión, ha faltado celeridad y coherencia.

El 26 de julio de 2007, el General de Ejército Raúl Castro Ruz en discurso pronunciado en la Ciudad de Camagüey, puso la lupa en problemas críticos de la economía cubana, con especial énfasis en la insuficiente producción de alimentos y la consecuente dependencia importadora para garantizar el consumo de la población. En esa misma intervención, llamó a desatar los nudos que atan las fuerzas productivas del país.

En 2011, comenzó el proceso de Actualización del Modelo Económico y Social Cubano, cuyo documento rector son los Lineamientos para la Política Económica y Social del Partido y la Revolución.

A casi catorce años de la citada intervención, los nudos que atan las fuerzas productivas se resisten a ser desatados. A diez años del comienzo del proceso de Actualización, las principales transformaciones estructurales que precisa la economía cubana, aguardan por ser acometidas.

Entre las más urgentes contemplaría:

-Definir los medios fundamentales de producción, que son aquellos en los cuales la propiedad estatal debe centrarse.

-Buscar una coexistencia entre plan y mercado acorde a los principios socialistas que defendemos. Se precisa reconocer que el mercado existe y tiene leyes objetivas.

-Transformar la empresa estatal para que realmente constituya la célula básica de nuestro sistema. Que goce de real autonomía y capacidad de gestión.

-Eliminar el monopolio al comercio exterior de modo tal que todos los actores que lo deseen puedan importar y exportar directamente.

-Reconocer legalmente la propiedad privada tal cual aparece reflejado en la nueva Constitución refrendada por nuestro pueblo.

-Fomentar todas las formas de propiedad, incluida la cooperativa y promover los vínculos entre ellas en pos del desarrollo del país.

-Impulsar la Inversión Extranjera Directa sobre todo en actividades de exportación que permitan la generación de ingresos en divisas y garanticen los necesarios retornos a los inversionistas.

-Dinamizar los sectores productores de bienes para el consumo nacional y la exportación, con énfasis en la producción de alimentos con enfoque de cadena de valor.

Si en un año nuestra biotecnología fue capaz de aportar el hallazgo de las vacunas para el bien de nuestro pueblo y de la humanidad, considero que es posible, en un lapso no tan prolongado de tiempo, generar impactos positivos en la economía que alivien la tensa situación que atraviesa el país.

Pongámosle el mismo ahínco y acabemos de una vez y por todas de “cortar” los nudos que atan las fuerzas productivas, como diría una querida colega. Talento, creatividad y ganas, sobran. Creemos el contexto adecuado para que se expresen y podamos disfrutar de una Cuba próspera e inclusiva.

Lea más desde Cuba aquí.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *